Un por­ta­zo en el MEF que ter­mi­na ha­cien­do mu­cho rui­do

Mal ma­ne­jo de una re­nun­cia y de la co­mu­ni­ca­ción em­pa­ña una ne­go­cia­ción que ya era com­ple­ja

El Observador Fin de Semana - - Entrevista “muchas de las obras que estamos hacien - NELSON FER­NÁN­DEZ Es­pe­cial pa­ra El Ob­ser­va­dor

Qué se­rá lo que el go­bierno es­tá en­tre­gan­do a UPM pa­ra que la em­pre­sa fin­lan­de­sa ha­ga la fá­bri­ca de ce­lu­lo­sa en Uruguay, que ha lle­va­do a que un je­rar­ca del Mi­nis­te­rio de Economía re­nun­cia­ra al car­go? Esa es la pre­gun­ta que mu­chos se hi­cie­ron cuan­do tras­cen­dió la de­ci­sión del eco­no­mis­ta An­drés Ma­so­ller. Y del go­bierno hu­bo men­sa­jes di­fe­ren­tes.

El mi­nis­tro de Economía, Da­ni­lo As­to­ri, di­jo que se es­tá “muy le­jos de te­ner un acuer­do res­pec­to de UPM”, que “no se re­sol­vió el te­ma” y que “no es una dis­cu­sión fá­cil”.

El di­rec­tor de OPP, Ál­va­ro Gar­cía, di­jo que se si­gue tra­ba­jan­do “co­mo des­de el prin­ci­pio” y que “se es­tá más cer­ca de acor­dar”.

El mi­nis­tro de Trans­por­te, Víc­tor Ros­si, di­jo que él tam­bién al­gu­na vez ha­bía “sen­ti­do ga­nas de de­jar to­do”, pe­ro que en­tien­de que un pro­ce­so de ne­go­cia­ción así, que es tan “re­con­for­tan­te” co­mo a ve­ces “tan ári­do”.

La mi­nis­tra de In­dus­tria, Ca­ro­li­na Cos­se, di­jo que la ne­go­cia­ción hu­bie­ra si­do muy cor­ta si el go­bierno hu­bie­se di­cho que sí a to­do lo que pe­día la em­pre­sa.

La ne­go­cia­ción por un em­pren­di­mien­to de gran mag­ni­tud lle­va im­plí­ci­ta la re­ser­va del ca­so, lo que com­pli­ca la co­mu­ni­ca­ción, pe­ro la or­ques­ta de­be afi­nar an­tes de to­car en pú­bli­co.

El si­len­cio for­za­do y los men­sa­jes des­afi­na­dos ge­ne­ran te­rreno fér­til pa­ra ver­sio­nes que cir­cu­lan en el ám­bi­to po­lí­ti­co. En ám­bi­tos de fren­team­plis­tas afi­nes al as­to­ris­mo sur­gie­ron jus­ti­fi­ca­ti­vos a la ida de Mas­so­ller, ba­sa­dos en exi­gen­cias de UPM res­pec­to al con­trol de las obras es­ta­ta­les de in­fraes­truc­tu­ra, so­bre el pre­cio de la ven­ta de energía ge­ne­ra­da en la plan­ta, la exo­ne­ra­ción de im­pues­to al Pa­tri­mo­nio a las plan­ta­cio­nes fo­res­ta­les, en­tre otros.

Ob­via­men­te el eco­no­mis­ta no se fue por las exi­gen­cias, sino por­que en­tien­de que el go­bierno es­tá dis­pues­to a ce­der en plan­teos de UPM que de­be­ría re­cha­zar. Eso pue­de ser com­par­ti­do en par­te o to­tal­men­te por el mi­nis­tro de Economía, pe­ro el que man­da es el pre­si­den­te. El

Da­ni­lo As­to­ri po­dría preo­cu­par­se por su ima­gen y los cos­tos a asu­mir tan­to en el ám­bi­to po­lí­ti­co co­mo en el en­torno de eco­no­mis­tas. Pe­ro se de­be al pre­si­den­te y al in­te­rés ge­ne­ral. No tie­ne la mis­ma chan­ce que Ma­so­ller pa­ra dar un por­ta­zo

que fue ele­gi­do por los uru­gua­yos pa­ra go­ber­nar es Ta­ba­ré Váz­quez, y los mi­nis­tros son sus se­cre­ta­rios de Es­ta­do.

As­to­ri tie­ne cla­ro eso.

No hay dis­cre­pan­cias en­tre Váz­quez y As­to­ri so­bre la con­ve­nien­cia de la me­ga­in­ver­sión, pe­ro el pre­si­den­te quie­re ase­gu­rar el plan, y que sea lo an­tes po­si­ble, mien­tras el mi­nis­tro qui­sie­ra te­ner más tiem­po y po­der pa­ra ha­cer­lo más be­ne­fi­cio­so pa­ra el Es­ta­do. Y ahí en­tran a ju­gar los tiem­pos.

El mi­nis­tro sa­be que la pa­la­bra fi­nal la tie­ne Váz­quez.

Y Váz­quez sa­be que su mi­nis­tro es leal y en­tien­de los ro­les.

Ma­quia­ve­lo des­ta­có en su obra El prín­ci­pe la im­por­tan­cia de có­mo un je­fe de Es­ta­do eli­ge sus mi­nis­tros. “La pri­me­ra opi­nión que se tie­ne del jui­cio de un prín­ci­pe se fun­da en los hom­bres que lo ro­dean: si son ca­pa­ces y fie­les”, de­cía el fi­ló­so­fo flo­ren­tino. Y agre­ga­ba que “pa­ra co­no­cer a un mi­nis­tro hay un mo­do que no fa­lla nun­ca”, que con­sis­te en ob­ser­var có­mo ma­ne­ja los in­tere­ses per­so­na­les y ge­ne­ra­les: “Cuan­do se ve que un mi­nis­tro pien­sa más en él que en uno y que en to­do no bus­ca sino su pro­ve­cho, es­ta­mos en pre­sen­cia de un mi­nis­tro que nun­ca se­rá bueno y en quien el prín­ci­pe nun­ca po­drá con­fiar”.

As­to­ri po­dría preo­cu­par­se por su ima­gen y los cos­tos a asu­mir tan­to en el ám­bi­to po­lí­ti­co co­mo en el en­torno de eco­no­mis­tas. Pe­ro se de­be al pre­si­den­te y al in­te­rés ge­ne­ral. No tie­ne la mis­ma chan­ce que Ma­so­ller pa­ra dar un por­ta­zo.

El mi­nis­tro asu­me ries­gos con una ne­go­cia­ción com­ple­ja en la que de­be ase­gu­rar una in­ver­sión ne­ce­sa­ria y tras­cen­den­te pa­ra el país. ¿O na­die se da cuen­ta que el PIB da una co­sa con las plan­tas de ce­lu­lo­sa y otro nú­me­ro sin con­si­de­rar dos fá­bri­cas?

El pre­si­den­te Váz­quez sien­te que el sec­tor de la cons­truc­ción – que tu­vo un boom ha­ce unos años pe­ro no lo­gra des­pe­gar úl­ti­ma­men­te– re­quie­re un im­pul­so que no apa­re­ce por otro la­do, y que de eso de­pen­de la suer­te de mi­les y mi­les de fa­mi­lias. Y que el Uruguay no se­rá el mis­mo con o sin es­ta plan­ta de UPM, el fe­rro­ca­rril del si­glo XXI y un puer­to mon­te­vi­deano con sal­to cua­li­ta­ti­vo en es­truc­tu­ra y ope­ra­ti­va.

As­to­ri de­be con­tem­plar el im­pac­to fis­cal de la in­ver­sión pú­bli­ca y el cos­to de otras exi­gen­cias de la em­pre­sa pe­ro, so­bre to­do, ser leal al pre­si­den­te.

Esa leal­tad de­be pa­gar en la in­ter­na po­lí­ti­ca, y no ocu­rrió así cuan­do el pre­si­den­te Váz­quez dio la de­re­cha al mi­nis­tro de Tra­ba­jo, en el pro­yec­to de ley pa­ra los “cin­cuen­to­nes”. Eso fue otro asun­to que em­pu­jó a Ma­so­ller a sa­lir del MEF, y que se vio con frus­tra­ción en el mi­nis­te­rio, por­que Er­nes­to Mu­rro pu­do im­po­ner un tex­to he­cho por el PIT-CNT y no por los téc­ni­cos que sa­ben del te­ma.

Con el pro­yec­to de “cin­cuen­to­nes”, ¿cuál de los mi­nis­tros pen­só en sus in­tere­ses y cuál en el in­te­rés del go­bierno en su con­jun­to?

El pre­si­den­te es el que man­da, pe­ro tam­bién de­be sa­ber que de­ci­sio­nes co­mo esa son un gol­pe de de­silu­sión pa­ra téc­ni­cos se­rios y com­pro­me­ti­dos con el go­bierno. Y to­do va su­man­do.

Con ese con­tex­to, el mal ma­ne­jo de la re­nun­cia de un fun­cio­na­rio ter­mi­nó em­pa­ñan­do una ne­go­cia­ción que ya era com­ple­ja. •

N. SCAFIEZZO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.