Por un To­ble­ro­ne

No se tra­ta de usar la éti­ca co­mo ar­ma arro­ja­di­za de lu­cha po­lí­ti­ca, sino de in­cor­po­rar­la en la vi­da pú­bli­ca del país

El Observador Fin de Semana - - Opinión - RI­CAR­DO PEIRANO

Las con­se­cuen­cias de la re­nun­cia del vi­ce­pre­si­den­te Raúl Sen­dic es­tán le­jos de apa­gar­se. Ha de­ci­di­do vol­ver a la ac­ti­vi­dad po­lí­ti­ca y el efec­to de su re­nun­cia co­mien­za in­ci­dir a la ho­ra de ana­li­zar otras con­duc­tas. Pa­ra al­gu­nos, es la ho­ra que el Fren­te Am­plio re­cu­pe­re la ini­cia­ti­va lue­go del gra­ve epi­so­dio ocu­rri­do. Al­gu­nos di­ri­gen­tes, co­mo el ex­pre­si­den­te Mu­ji­ca, in­ten­tan mi­ni­mi­zar la im­por­tan­cia de los he­chos que de­ter­mi­na­ron la re­nun­cia de Sen­dic. Mu­ji­ca se re­fi­rió, por ejem­plo, al ca­so de los bol­sos con­te­nien­do US$ 9 mi­llo­nes que Jo­sé Ló­pez, nú­me­ro dos del Mi­nis­te­rio de Obras Pú­bli­cas de Ar­gen­ti­na, arro­jó por en­ci­ma de los mu­ros de un con­ven­to. “En­fren­te unas mon­ji­tas (en reali­dad no fue­ron las mon­ji­tas sino el al­to fun­cio­na­rio del go­bierno K) ti­ran unos bol­so­nes de pla­ta y no­so­tros dis­cu­ti­mos so­bre unos cal­zon­ci­llos”.

Pa­re­ce­ría que pa­ra Mu­ji­ca la va­ra éti­ca va en fun­ción de la cuan­tía de la mal­ver­sa­ción: unas ber­mu­das (que tie­nen co­mo com­pa­ñía al­gún col­chón y otros efec­tos per­so­na­les en la mis­ma tar­je­ta) no son lo mis­mo que bol­sos con US$ 9 mi­llo­nes. Efec­ti­va­men­te no lo son en cuan­tía pe­ro sí en la con­duc­ta. Y a raíz de co­rrup­cio­nes y co­rrup­te­las, la va­ra éti­ca pa­ra me­dir la ac­ción po­lí­ti­ca se ha pues­to muy ele­va­da por par­te de la gen­te, que no to­le­ra la com­pra de unas ber­mu­das con di­ne­ros pú­bli­cos ni las pér­di­das de ANCAP, ni las men­ti­ras so­bre un tí­tu­lo de li­cen­cia­do (el fa­mo­so “car­ton­ci­to” que pa­re­ce no ser­vir pa­ra mu­cho, a es­tar por las po­lé­mi­cas de­cla­ra­cio­nes de la vi­ce­pre­si­den­te To­po­lansky).

Por eso es bueno po­ner las co­sas en pers­pec­ti­va y pa­ra ello na­da me­jor que un pá­rra­fo del fa­llo del Tri­bu­nal de Con­duc­ta Po­lí­ti­ca del Fren­te Am­plio don­de se­ña­la que “des­de el pun­to de vis­ta éti­co la cuan­tía de una mal­ver­sa­ción y el gra­do de en­ri­que­ci­mien­to tie­nen im­por­tan­cia so­lo re­la­ti­va. Un en­ri­que­ci­mien­to in­de­bi­do de mon­to po­co im­por­tan­te es tam­bién una vio­la­ción de prin­ci­pios que de­ben con­si­de­rar­se fun­da­men­ta­les”.

Pe­ro ¿es así?, ¿no se tra­ta de un sú­bi­to ata­que de mo­ra­li­na?

Un ca­so ocu­rri­do en Sue­cia en 1995 nos ayu­da a en­ten­der­lo me­jor. Ese año, la ex­vi­ce­pri­me­ra mi­nis­tra sue­ca Mona Sah­lin, prin­ci­pal as­pi­ran­te a sus­ti­tuir a Ing­var Carls­son, pri­mer mi­nis­tro y lí­der del Par­ti­do So­cial­de­mó­cra­ta sue­co, vio se­pul­tar to­das sus es­pe­ran­zas y su ca­rre­ra po­lí­ti­ca por el equi­va­len­te de un par de cal­zon­ci­llos. In­cu­rrió, en efec­to, en un “es­can­da­lo­so ca­so de co­rrup­ción”. ¿En qué con­sis­tió? En uti­li­zar su Riks­dag cre­dit card (la tar­je­ta de cré­di­to que po­seen los al­tos car­gos po­lí­ti­cos sue­cos) pa­ra com­pras per­so­na­les. ¿Y qué com­pró? Al­go que Mu­ji­ca qui­zá ha­bría pa­sa­do por al­to: dos ba­rras de cho­co­la­te To­ble­ro­ne y un ves­ti­do en un free shop, to­do lo cual le cos­tó a las ar­cas del Es­ta­do sue­co la “es­ca­lo­frian­te” su­ma de 35,12 eu­ros. Cuan­do se su­po el he­cho, que aún hoy se co­no­ce co­mo el “af­fai­re To­ble­ro­ne”, la in­dig­na­ción de la gen­te fue tan gran­de que a los po­cos días Mona tu­vo que re­nun­ciar y, por su­pues­to, de­vol­ver los 35,12 eu­ros que no le per­te­ne­cían. Años más tar­de, es­cri­bió un li­bro en el que ofre­cía sus dis­cul­pas pe­ro nun­ca se li­be­ró del des­pre­cio del pue­blo sue­co, muy es­tric­to en el uso de los di­ne­ros pú­bli­cos.

En de­fi­ni­ti­va, los que po­nen las va­ras éti­cas más o me­nos ele­va­das son los pue­blos cuan­do to­le­ran, o no, con­duc­tas re­ñi­das con la éti­ca. Pe­ro ello no en fun­ción de la cuan­tía de la con­duc­ta sino en fun­ción de la ca­li­dad de la mis­ma. Son los pue­blos, cuan­do se in­dig­nan

o no an­te las con­duc­tas de sus di­ri­gen­tes, los que po­nen la al­tu­ra de las va­ras. Mu­chos ar­gen­ti­nos se mos­tra­ron sor­pren­di­dos por la re­nun­cia de Sen­dic, re­cor­dan­do que el vi­ce de Cris­ti­na Kirch­ner, Ama­do Bou­dou, pro­ce­sa­do por la Jus­ti­cia, ja­más se le pa­só por la ca­be­za re­nun­ciar a su car­go. Son va­ras di­fe­ren­tes.

Al­gu­nos han di­cho que el Fren­te Am­plio de­jó al­ta la va­ra éti­ca con la re­nun­cia de Sen­dic, con­se­gui­da lue­go de va­rios me­ses de ti­res y aflo­jes den­tro de su par­ti­do. Pe­ro en reali­dad quien de­jó la va­ra al­ta fue la gen­te, que no to­le­ra­ba “el uso inapro­pia­do de los di­ne­ros pú­bli­cos”, co­mo se­ña­ló el fa­llo del Tri­bu­nal de Con­duc­ta Po­lí­ti­ca del Fren­te Am­plio. Que, bueno es re­co­no­cer­lo, de­jó tam­bién al­ta la va­ra éti­ca al no en­trar en con­si­de­ra­cio­nes de que si “el uso inapro­pia­do de los di­ne­ros pú­bli­cos” era de es­ca­sa o de ele­va­da cuan­tía.

En­tra­mos aho­ra en una épo­ca de nues­tra vi­da po­lí­ti­ca en la que to­dos los par­ti­dos usa­rán la va­ra éti­ca pa­ra me­dir a sus ad­ver­sa­rios. Pe­ro no se tra­ta de usar la éti­ca co­mo ar­ma arro­ja­di­za de lu­cha po­lí­ti­ca, sino de in­cor­po­rar­la en la vi­da pú­bli­ca del país. Y que la éti­ca in­clu­ya no so­lo el uso in­de­bi­do de di­ne­ros pú­bli­cos, sino tam­bién el uso in­de­bi­do de la con­fian­za po­pu­lar y el uso in­de­bi­do de la ver­dad o la men­ti­ra se­gún me con­ven­ga. No nos pue­de dar lo mis­mo que un día nos di­gan una co­sa y al si­guien­te la con­tra­ria, y no­so­tros tan im­pá­vi­dos. •

EFE

Mona Sah­lin, la po­lí­ti­ca sue­ca que ca­yó por un To­ble­ro­ne y un ves­ti­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.