ES­CO­LLOS CON UPM

El Observador Fin de Semana - - Opinión -

Los mu­chos es­co­llos que di­la­tan el acuer­do con UPM po­nen en ries­go sus ven­ta­jas, eco­nó­mi­cas pa­ra el país y elec­to­ra­les pa­ra el Fren­te Am­plio. Pe­se a que el pre­si­den­te Ta­ba­ré Váz­quez lo vie­ne anun­cian­do co­mo in­mi­nen­te des­de fe­bre­ro, per­sis­ten cru­cia­les áreas de tra­ba­zón. In­clu­yen el tren, el ca­non que la em­pre­sa fin­lan­de­sa pa­ga­ría al go­bierno, las exen­cio­nes im­po­si­ti­vas a UPM y los rea­se­gu­ros. El go­bierno con­fia­ba en ob­te­ner in­ver­sión pri­va­da, a tra­vés de la ley de par­ti­ci­pa­ción pú­bli­co pri­va­da (PPP), pa­ra fi­nan­ciar bue­na par­te de los US$ 1.000 mi­llo­nes que el Es­ta­do ne­ce­si­ta pa­ra me­jo­rar el de­fi­cien­te sis­te­ma fe­rro­via­rio y obras co­ne­xas. Es­tas me­jo­ras en in­fraes­truc­tu­ra son esen­cia­les, co­mo con­tra­par­ti­da es­ta­tal a los US$ 4.000 mi­llo­nes que UPM in­ver­ti­ría en la nue­va plan­ta de ce­lu­lo­sa.

Pe­ro el tiem­po pa­sa y los fon­dos pri­va­dos no apa­re­cen, lo que po­ne al go­bierno an­te la ne­ce­si­dad de ar­bi­trar­los con más en­deu­da­mien­to pú­bli­co. Es­ta pers­pec­ti­va fue la cau­sa prin­ci­pal de la re­nun­cia de An­drés Ma­so­ller, fi­gu­ra cla­ve en el Mi­nis­te­rio de Economía que ob­je­tó el even­tual im­pac­to ad­ver­so de ese cur­so en el al­to dé­fi­cit fis­cal ac­tual, que el go­bierno no lo­gra aba­tir. Tam­po­co se ter­mi­na de de­fi­nir el ca­non que UPM pa­ga­ría al go­bierno, te­ma re­la­cio­na­do con las exen­cio­nes tri­bu­ta­rias a la em­pre­sa. Y per­sis­ten desacuer­dos so­bre los rea­se­gu­ros que re­quie­ren tan­to el go­bierno co­mo la em­pre­sa pa­ra el ca­so de que una de las par­tes no cum­plie­ra al­gu­na de las cláu­su­las con­trac­tua­les. To­do es­tos pun­tos han tras­cen­di­do pe­se a que el go­bierno man­tie­ne los de­ta­lles de las ne­go­cia­cio­nes en se­cre­to. Por más que pue­de en­ten­der­se la re­ser­va ofi­cial por la com­ple­ji­dad de las dis­cu­sio­nes, des­de la opo­si­ción se la ob­je­ta con el ar­gu­men­to ra­zo­na­ble de que la nue­va plan­ta de ce­lu­lo­sa, si se con­cre­ta, tras­cien­de al ac­tual pe­río­do de go­bierno, por lo cual de­be­ría to­mar­se el te­ma co­mo po­lí­ti­ca de Es­ta­do, con par­ti­ci­pa­ción de to­da la es­truc­tu­ra par­ti­da­ria.

Es pro­ba­ble que Váz­quez ejer­ci­te su au­to­ri­dad pre­si­den­cial pa­ra ce­rrar even­tual­men­te el acuer­do. Lo ne­ce­si­ta tan­to por su im­pac­to en ge­ne­rar ac­ti­vi­dad co­mo pa­ra ayu­dar a re­cu­pe­rar la fuer­za elec­to­ral que la alian­za de iz­quier­da vie­ne per­dien­do se­gún las en­cues­tas. Pe­ro su em­pe­ño en­fren­ta no so­lo los cues­tio­na­mien­tos de la opo­si­ción por la fal­ta de trans­pa­ren­cia. Ade­más de Ma­so­ller, otras fi­gu­ras del ofi­cia­lis­mo son re­nuen­tes a que se ex­ce­dan las con­ce­sio­nes del go­bierno a UPM. Se­ña­lan que cuan­do se ne­go­ció la pri­me­ra plan­ta en Fray Ben­tos, la si­tua­ción más frá­gil de la economía im­po­nía ser be­ne­vo­len­te con la em­pre­sa. Pe­ro es­ti­man que aho­ra, con el país en cre­ci­mien­to, se es­tá en con­di­cio­nes de ser más exi­gen­te.

No es­tá cla­ro aún có­mo se de­fi­ni­rán, si se de­fi­nen, las dis­cre­pan­cias den­tro del go­bierno, con la opo­si­ción y con UPM. La cons­truc­ción de la plan­ta se­rá útil pa­ra el país siem­pre que se lo­gre un jus­to equi­li­brio en­tre los in­tere­ses de am­bas par­tes. Pe­ro si fi­nal­men­te que­da en la na­da se agre­ga­rá a la lar­ga lis­ta de gran­des pro­yec­tos frus­tra­dos des­de que el Fren­te Am­plio lle­gó al po­der. In­clu­yen el op­ti­mis­ta anun­cio de gas y pe­tró­leo he­cho por Váz­quez en su pri­me­ra pre­si­den­cia y, ba­jo la ad­mi­nis­tra­ción Mu­ji­ca, la ex­plo­ta­ción mi­ne­ra de Ara­ti­rí, el puer­to de aguas pro­fun­das, la re­ga­si­fi­ca­do­ra y la re­cu­pe­ra­ción fe­rro­via­ria por em­pre­sas de Chi­na que nun­ca apa­re­cie­ron. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.