Cuen­tas sin con­trol

Los or­ga­nis­mos que su­per­vi­san los gas­tos del Es­ta­do tie­nen po­cos re­cur­sos, nor­mas desac­tua­li­za­das y po­co pe­so; hay pro­yec­tos pa­ra re­ver­tir esa si­tua­ción

El Observador Fin de Semana - - Tema - MAR­TÍN TO­CAR twit­ter.com/tin­cho­toc

Cuan­do ANCAP re­sol­vió, el 3 de ma­yo de 2011, la con­tra­ta­ción de la agen­cia de pu­bli­ci­dad La Diez –una de­ci­sión que hoy día es­tá en la ór­bi­ta de la Jus­ti­cia pe­nal–, el do­cu­men­to apro­ba­do por el Di­rec­to­rio via­jó en co­che des­de la se­de de la em­pre­sa en Pay­san­dú y Li­ber­ta­dor has­ta las ofi­ci­nas del Tri­bu­nal de Cuen­tas de la Re­pú­bli­ca (TCR), en el co­ra­zón de la Ciu­dad Vie­ja.

Allí en­tró por la ofi­ci­na de se­cre­ta­ría, pa­só por el aná­li­sis de los in­for­man­tes ( los pri­me­ros que re­vi­san los ex­pe­dien­tes), y lue­go se re­mi­tió al de­par­ta­men­to de ju­rí­di­ca. El 22 de ju­nio los mi­nis­tros del tri­bu­nal, ya ha­bien­do ana­li­za­do las opi­nio­nes de ca­da es­ca­la­fón, se reunie­ron en el ter­cer pi­so del edi­fi­cio y acor­da­ron por una­ni­mi­dad ob­ser­var el gas­to por di­ver­sas irre­gu­la­ri­da­des.

Sin em­bar­go, el 12 de ju­lio el Di­rec­to­rio de la em­pre­sa de­ci­dió ig­no­rar al or­ga­nis­mo de con­tra­lor y se­guir ade­lan­te con la con­tra­ta­ción. El 28 de di­ciem­bre el TCR lo vol­vió a ob­ser­var por fal­ta de fun­da­men­tos y, co­mo dic­ta la Cons­ti­tu­ción, co­mu­ni­có su re­so­lu­ción a la Asam­blea Ge­ne­ral.

Los pa­pe­les lle­ga­ron al Pa­la­cio Le­gis­la­ti­vo des­pués de año nue­vo y re­cién fue­ron in­clui­dos en el or­den del día de la se­sión del 14 de fe­bre­ro, al le­van­tar­se el re­ce­so par­la­men­ta­rio, jun­to a ob­ser­va­cio­nes de otros 46 or­ga­nis­mos es­ta­ta­les. No se le­yó nin­gu­na de las re­so­lu­cio­nes. La úni­ca re­fe­ren­cia la hi­zo el se­cre­ta­rio de la cá­ma­ra, quien in­for­mó que “los ofi­cios” se en­con­tra­ban pu­bli­ca­dos en la web del Par­la­men­to y a dis­po­si­ción de los le­gis­la­do­res.

La “ru­ta” de ese ex­pe­dien­te sir­ve pa­ra ilus­trar el po­co pe­so que tie­nen los or­ga­nis­mos de con­tra­lor pa­ra ha­cer va­ler sus fa­llos. Tan­to el Tri­bu­nal de Cuen­tas (TCR), co­mo la Au­di­to­ría In­ter­na de la Na­ción (AIN) y la Jun­ta de Trans­pa­ren­cia y Éti­ca Pú­bli­ca (Ju­tep), ca­da una de ellas in­vo­lu­cra­da en la su­per­vi­sión de dis­tin­tas eta­pas del gas­to pú­bli­co y de la ges­tión de los po­lí­ti­cos, son cuer- pos ya acos­tum­bra­dos a ope­rar en un mar­co ins­ti­tu­cio­nal aco­ta­do y con re­cur­sos li­mi­ta­dos.

Si bien es un tema que ha es­ta­do más de una vez arri­ba de la me­sa, has­ta aho­ra nun­ca ha ha­bi­do vo­lun­tad po­lí­ti­ca su­fi­cien­te pa­ra abor­dar los cam­bios que el sis­te­ma ne­ce­si­ta. Sin em­bar­go, la cre­cien­te preo­cu­pa­ción por el con­trol de los fon­dos pú­bli­cos, mo­ti­va­da por ca­sos de gran ex­po­si­ción co­mo el del ex­vi­ce­pre­si­den­te Raúl Sen­dic, ASSE o la In­ten­den­cia de So­riano, ali­men­tan cier­ta es­pe­ran­za de un cam­bio.

El miér­co­les 4 de oc­tu­bre, el Par­la­men­to vo­tó las ve­nias pa­ra la nue­va in­te­gra­ción del TCR. Ruperto Long, mi­nis­tro en re­pre­sen­ta­ción del Par­ti­do Na­cio­nal, di­jo a El Ob­ser­va­dor que per­ci­bió “un ma­yor gra­do de con­cien­cia de la im­por­tan­cia de los or­ga­nis­mos de con­trol” y se mos­tró con­fia­do en las “po­si­bi­li­da­des de re­gis­trar avan­ces con­cre­tos”.

En un mis­mo sen­ti­do se pro­nun­ció Ri­car­do Gil, pre­si­den­te de la Ju­tep. “Te­ne­mos que asu­mir que, en ma­te­ria de co­rrup­ción, te­ne­mos for­ta­le­zas pe­ro tam­bién de­bi­li­da­des”, ad­vir­tió.

“Los even­tos de es­te año con­fir­man una for­ta­le­za, que es el re­cla­mo de la ciu­da­da­nía”, di­jo Gil, pe­ro agre­gó que “más allá de que re­la­ti­va­men­te es­ta­mos me­jor que otros paí­ses de la re­gión, hay que asu­mir que te­ne­mos un problema con la co­rrup­ción”.

“A na­die le gus­ta que lo con­tro­len mu­cho, pe­ro el sec­tor pú­bli­co tie­ne que pa­sar por pro­ce­sos más en­go­rro­sos”

Ál­va­ro Ez­cu­rra

MI­NIS­TRO DEL TRI­BU­NAL DE CUEN­TAS

Con­trol po­lí­ti­co

El lu­nes 9 de oc­tu­bre, los mi­nis­tros del TCR comparecieron an­te la co­mi­sión in­ves­ti­ga­do­ra que ana­li­za el fi­nan­cia­mien­to de los par­ti­dos po­lí­ti­cos pa­ra dar su ver­sión so­bre el pro­ce­so de ad­ju­di­ca­ción de La Diez co­mo agen­cia de pu­bli­ci­dad de ANCAP.

Ade­más de ra­ti­fi­car las ob­ser­va­cio­nes que hi­cie­ron en su mo­men-

to, los miem­bros del tri­bu­nal apro­ve­cha­ron la ins­tan­cia pa­ra ex­po­ner an­te los le­gis­la­do­res al­gu­nas de sus preo­cu­pa­cio­nes. La prin­ci­pal es que se cum­pla con el “con­trol po­lí­ti­co” que pre­vé la Cons­ti­tu­ción, a tra­vés de la Asam­blea Ge­ne­ral, pe­ro que en los he­chos nun­ca ocu­rre. El mi­nis­tro Ál­va­ro Ez­cu­rra re­cor­dó que ya se ha pro­pues­to, con po­co éxi­to, im­ple­men­tar di­ver­sos me­ca­nis­mos pa­ra fil­trar las más de 20 mil ob­ser­va­cio­nes que año a año co­mu­ni­ca el tri­bu­nal. “Es im­po­si­ble que la Asam­blea Ge­ne­ral tra­te los asun­tos que no­so­tros le co­mu­ni­ca­mos si no bus­ca un sis­te­ma”, ad­vir­tió. Una de las vías que se pro­pu­sie­ron fue la for­ma­ción de una co­mi­sión es­pe­cial que ana­li­ce las ob­ser­va­cio­nes y se­lec­cio­ne las que im­pli­can ile­ga­li­da­des o ele­men­tos sos­pe­cho­sos de co­rrup­ción y lue­go dé cuen­ta al res­to del ple­na­rio.

Se­gún el dipu­tado del Fren­te Am­plio, Al­fre­do As­ti, “ya exis­te una co­mi­sión” que tie­ne ese co­me­ti­do, que es la de Hacienda y Pre­su­pues­to, de la cual él mis­mo for­ma par­te. “Nun­ca he­mos dis­cu­ti­do una ob­ser­va­ción. Sim­ple­men­te da­mos vis­ta”, di­jo el dipu­tado a El Ob­ser­va­dor.

Otra de las dis­cu­sio­nes es si al­gu­nos ti­pos de ob­ser­va­cio­nes de­bie­ran te­ner un efec­to vin­cu­lan­te, co­mo la po­tes­tad de fre­nar el gas­to. Es­to, que ocu­rre con otras con­tra­lo­rías de la re­gión y del mun­do, ge­ne­ra di­fe­ren­cias en­tre los le­gis­la­do­res y los pro­pios miem­bros del TCR. “Creo que no ha­bría que po­ner to­do reite­ra­ble, pe­ro no se pue­de tran­car la eje­cu­ción por­que es­ta­ría­mos tran­can­do al país”, ex­pli­có la mi­nis­tra Su­sa­na Díaz el pa­sa­do lu­nes 9.

Au­di­to­rías de ges­tión

Ade­más de re­sol­ver el problema po­lí­ti­co y le­gal, des­de el TCR re­cla­man ma­yo­res re­cur­sos –tan­to hu­ma­nos co­mo fi­nan­cie­ros– pa­ra po­der pa­sar de un ré­gi­men de in­ter­ven­ción pre­ven­ti­va a uno de au­di­to­rías de ges­tión. Su­ce­de que el con­trol que ha­ce hoy día el tri­bu­nal aca­ba en la re­so­lu­ción del pa­go, pe­ro no ha­ce un se­gui­mien­to de có­mo se eje­cu­ta la con­tra­ta­ción. “Ha­ce­mos un con­trol de le­ga­li­dad, pe­ro des­pués se pier­de el ras­tro”, ex­pli­có Ez­cu­rra a El Ob­ser­va­dor.

De esa for­ma, pue­de ocu­rrir que una con­tra­ta­ción es­té ajus­ta­da a la nor­ma, pe­ro al eje­cu­tar­se, en los he­chos, ter­mi­na apar­tán­do­se de lo es­ta­ble­ci­do en la ofer­ta. Los mi­nis­tros del tri­bu­nal as­pi­ran a con­tro­lar tam­bién esa eta­pa del gas­to. “Es­ta­mos con­ven­ci­dos de que el Tri­bu­nal de Cuen­tas debe te­ner una de­fi­ni­ción di­fe­ren­te a la que tie­ne en es­te mo­men­to”, afir­mó Díaz el 25 de ju­lio an­te la co­mi­sión de Pre­su­pues­to de Dipu­tados. Se­gún la mi­nis­tra, el tri­bu­nal gas­ta mu­chos es­fuer­zos y re­cur­sos en ob­ser­var “cier­to ti­pos de gas­tos” que no son más que “pro­ble­mas for­ma­les y no de fon­do”. Por eso, pro­pu­so “ca­li­fi­car cuá­les son los gas­tos que im­pres­cin­di­ble­men­te de­ben ser in­ter­ve­ni­dos pre­via­men­te y cuá­les son pa­si­bles de otro ti­po de con­trol”.

El mi­nis­tro Mi­guel Au­men­to aña­dió que el TCR es “de las po­cas en­ti­da­des fis­ca­li­za­do­ras su­pe­rio­res en el mun­do que no ha abor­da­do el ins­tru­men­to de la au­di­to­ría ope­ra­ti­va”, por más que la Cons­ti­tu­ción lo man­da­ta a “ha­cer eva­lua­cio­nes en tér­mi­nos de efi­cien­cia” de los pro­yec­tos gu­ber­na­men­ta­les.

En los paí­ses de la re­gión, in­for­mó el mi­nis­tro, las en­ti­da­des fis­ca­li­za­do­ras ha­cen au­di­to­rías de ges­tión ha­ce más de 25 años. “Es una po­tes­tad nues­tra que no de­be­mos re­le­gar más”, con­clu­yó.

La que se en­car­ga en la ac­tua­li­dad de rea­li­zar au­di­to­rías en los or­ga­nis­mos del Es­ta­do es la AIN. Se­gún ex­pli­có su pre­si­den­ta, Car­men Rúa, “lo que ve la AIN es la efi­ca­cia y efi­cien­cia de los re­cur­sos, y eva­lúa si los re­sul­ta­dos se es­tán cum­plien­do”. La je­rar­ca in­for­mó que año a año el di­rec­to­rio ela­bo­ra un plan de­fi­nien­do qué or­ga­nis­mos au­di­tar y fi­jan­do cier­tos ob­je­ti­vos pa­ra ca­da uno.

El prin­ci­pal problema, se­gún Rúa, es “qué se ha­ce lue­go” con las ob­ser­va­cio­nes y re­co­men­da­cio­nes de la au­di­to­ría. En ese sen­ti­do, in­for­mó que la res­pon­sa­bi­li­dad es de los je­rar­cas de ca­da ins­ti­tu­ción. Pa­ra in­cen­ti­var­los a la ac­ción, la AIN des­de 2015 pi­de a los or­ga­nis­mos auditados que pre­sen­ten un plan con so­lu­cio­nes. “No co­mo una as­pi­ra­ción de de­seo, sino co­mo una mi­sión con­cre­ta, con res­pon­sa­bles y tiem­pos de eje­cu­ción”, afir­mó Rúa, y co­men­tó que la res­pues­ta “viene me­jo­ran­do”.

El rol de la Ju­tep

Otro or­ga­nis­mo que ha te­ni­do una cre­cien­te par­ti­ci­pa­ción en el de­ba­te pú­bli­co es la Jun­ta de Trans­pa­ren­cia y Éti­ca Pú­bli­ca. La Ju­tep pa­só a es­tar en bo­ca de to­dos los uru­gua­yos a par­tir del ca­so Sen­dic y el uso de las tar­je­tas cor­po­ra­ti­vas de ANCAP.

El di­rec­to­rio de la jun­ta so­li­ci­tó al en­te que en­via­ra to­da la in­for­ma­ción so­bre el uso de las tar­je­tas y con­clu­yó que Sen­dic vio­ló las nor­mas vi­gen­tes “en ma­te­ria de ad­mi­nis­tra­ción de fon­dos pú­bli­cos”. Sin em­bar­go, se­gún ad­mi­tió Gil, ANCAP no es­ta­ba obli­ga­da a re­mi­tir la in­for­ma­ción. “Esa es una de las co­sas que hay que co­rre­gir. No te­ne­mos po­tes­ta­des san­cio­na­to­rias”, ex­pli­có.

Pe­ro ade­más de ana­li­zar el com­por­ta­mien­to de los fun­cio­na­rios pú­bli­cos y ase­so­rar a la Jus­ti­cia pe­nal, la Ju­tep es la en­car­ga­da de ad­mi­nis­trar las de­cla­ra­cio­nes ju­ra­das de 55 mil fun­cio­na­rios pú­bli­cos, des­de el pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca has­ta el po­li­cía de me­nor ran­go. No obs­tan­te, sus po­tes­ta­des se li­mi­tan a or­ga­ni­zar y en­ca­jo­nar esos do­cu­men­tos. No pue­den abrir ni re­vi­sar la in­for­ma­ción de ca­da de­cla­ra­ción, sal­vo que lo pi­da el fun­cio­na­rio en cues­tión o la Jus­ti­cia an­te sos­pe­cha de de­li­to. Las únicas de­cla­ra­cio­nes que se ha­cen pú­bli­cas son las del pre­si­den­te y vi­ce­pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca.

Pa­ra de­rri­bar ese obs­tácu­lo, el Fren­te Am­plio pre­sen­tó en 2016 un pro­yec­to de ley que am­plía la pro­fun­di­dad de los con­tro­les y el ran­go de de­cla­ra­cio­nes ju­ra­das que obli­ga­to­ria­men­te de­ben ha­cer­se pú­bli­cas. El pro­yec­to es­tá so­me­ti­do a la dis­cu­sión de la co­mi­sión es­pe­cial so­bre La­va­do de Ac­ti­vos de la Cá­ma­ra de Dipu­tados, y dis­po­ne que ca­da ca­rá­tu­la ten­ga un re­su­men de los ac­ti­vos y los pa­si­vos del fun­cio­na­rio. “Hoy lo úni­co que ha­cen las de­cla­ra­cio­nes ju­ra­das es ocu­par un es­pa­cio”, co­men­tó As­ti.

Otro ele­men­to que se pla­nea in­cluir es sor­tear anual­men­te la aper­tu­ra de un por­cen­ta­je de las de­cla­ra­cio­nes ju­ra­das con cier­to gra­do de “ries­go aso­cia­do”, pa­ra que los téc­ni­cos de la jun­ta pue­dan exa­mi­nar­las. En­tre las 55 mil de­cla­ra­cio­nes ju­ra­das que se api­lan en las ofi­ci­nas de la Ju­tep, unas 30 mil son del Mi­nis­te­rio del In­te­rior. Se­gún el dipu­tado, es in­ne­ce­sa­rio pres­tar­le la mis­ma aten­ción a un fun­cio­na­rio po­li­cial de ba­jo ran­go que a un mi­nis­tro de Es­ta­do.

En eso coin­ci­de el pre­si­den­te de la Ju­tep: “Es­ta­mos con­tro­lan­do mal a 55 mil per­so­nas. Pre­fe­ri­mos con­tro­lar bien a un nú­me­ro más chi­co”, di­jo Gil. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.