El ge­ne­ral que co­no­ció la gue­rra y ase­so­ra a Váz­quez

El je­fe del Es­ta­do Ma­yor de la De­fen­sa reivin­di­ca el rol e im­por­tan­cia de las FFAA

El Observador Fin de Semana - - Portada - Juan Jo­sé Saa­ve­dra

El avión en el que via­ja­ban per­dió uno de sus dos mo­to­res y los pi­lo­tos no tu­vie­ron otro re­me­dio que ate­rri­zar en la mon­ta­ña pa­ra sal­var sus vi­das y la de los dos mi­li­ta­res uru­gua­yos que iban abor­do.

Una vez en tie­rra los vi­nie­ron a bus­car y en­ton­ces los uru­gua­yos pu­die­ron lle­gar a su des­tino pro­vi­so­rio: un lu­gar con una pis­ta de pas­to y una cons­truc­ción pri­mi­ti­va que so­lía lla­mar­se Bakh­ta­ran.

El en­ton­ces ca­pi­tán del Ejér­ci­to, Juan Jo­sé Saa­ve­dra, se des­pi­dió de su com­pa­ñe­ro uru­gua­yo, quien subió a un he­li­cóp­te­ro y par­tió ha­cia el des­tino que le ha­bían de­sig­na­do. En­ton­ces ahí que­dó, so­lo y en si­len­cio en un lu­gar re­mo­to del es­te ira­ní. Era se­tiem­bre de 1988 y aun­que los ára­bes ira­quíes y los per­sas ira­níes ha­bían lo­gra­do ma­tar­se lo su­fi­cien­te co­mo pa­ra ha­cer de esa gue­rra la más vio­len­ta des­de 1945, los so­ni­dos de la muer­te aún se es­cu­cha­ban a lo lar­go de la fron­te­ra.

Saa­ve­dra, que ha­bía ate­rri­za­do tres días an­tes en Tehe­rán jun­to a otros 11 ob­ser­va­do­res mi­li­ta­res uru­gua­yos, ha­bía es­cu­cha­do de bo­ca de otro mi­li­tar, que es­ta­ba al ser­vi­cio de Na­cio­nes Uni­das, que ha­bía un lu­gar don­de la si­tua­ción era te­rri­ble: Sa­leh Abad, en la fron­te­ra es­te con Irak. Y la suer­te hi­zo que mar­cha­ra ha­cia ese des­tino.

Dos ho­ras des­pués de su arri­bo a Bakh­ta­ran apa­re­ció un vehícu­lo de Na­cio­nes Uni­das que lo ve­nía a bus­car. El ma­yor tur­co que se ba­jó del au­to le di­jo que lo lle­va­ría al co­man­do del sec­tor y apre­tó el ace­le­ra­dor a fon­do. Saa­ve­dra to­da­vía re­cuer­da esas tres ho­ras en au­to a tra­vés de las mon­ta­ñas con al­go de pá­ni­co. El ma­te y la vis­ta de las mon­ta­ñas ira­níes fue su dis­trac­ción mo­men­tá­nea. Ese pai­sa­je exó­ti­co se­ría lo úl­ti­mo digno de ser re­cor­da­do que el en­ton­ces ca­pi­tán uru­gua­yo vio an­tes de pa­sar tres me­ses en Sa­leh Abad, que lu­cía tan te­rri­ble co­mo le ha­bían ad­ver­ti­do.

Du­ran­te su mi­sión co­mo ob­ser­va­dor de Na­cio­nes Uni­das en la fron­te­ra ira­ní-ira­quí, Saa­ve­dra co­no­ció la atro­ci­dad de la gue­rra. Par­ti­ci­pó del “tris­te y du­ro” in­ter­cam­bio de cuer­pos que se da­ba por pri­me­ra vez en ocho años de un en­fren­ta­mien­to que ha­bía lle­va­do la fron­te­ra ha­cia un la­do y ha­cia otro. “Ha­bía que en­con­trar y con­tar los cuer­pos. De­ter­mi­nar dón­de ha­bían es­ta­do y cla­si­fi­car­los. Era una si­tua­ción com­pli­ca­da por la enor­me des­con­fian­za que ára­bes y per­sas se te­nían”, re­cor­dó Saa­ve­dra 30 años des­pués en con­ver­sa­ción con El Ob­ser­va­dor en su des­pa­cho del Es­ta­do Ma­yor de la De­fen­sa (Es­ma­de).

La bús­que­da de cuer­pos se reali­zó en cam­pos mi­na­dos que ha­cían de ca­da pa­so una de­ci­sión de vi­da o muer­te. Y las imá­ge­nes que apa­re­cían in­ter­pe­la­ban la for­ta­le­za es­pi­ri­tual de cual­quie­ra: “Lle­gar a un trans­por­te blin­da­do, abrir y ver res­tos de 10 o 12 hu­ma­nos que es­ta­ban ahí ha­ce mu­cho tiem­po, es muy di­fí­cil”, con­tó el ge­ne­ral. En­ton­ces de­bían jun­tar, em­bol­sar los hue­sos y lle­var­los. “Fue lo que me to­có”, di­ce con una ex­tra­ña mez­cla de acep­ta­ción y re­sig­na­ción.

Des­pués de tres me­ses, Saa­ve­dra se des­pla­zó ha­cia el nor­te, don­de es­ta­ba ins­ta­la­da la co­mu­ni­dad kur­da en Irán. Allí en­fren­tó un ries­go “muy con­cre­to” por­que es­ta­ba a po­cos me­tros de la lu­cha de ese mo­men­to en­tre kur­dos e ira­níes.

La mi­sión en Irán ter­mi­na­ría a los po­cos me­ses y cons­trui­ría un es­la­bón más del am­plio re­co­no­ci­mien­to que Uru­guay re­ci­be por su apor­te a las fuer­zas de paz.

La ex­pe­rien­cia ira­ní mar­có co­mo po­cas co­sas la ca­rre­ra de quien hoy es el prin­ci­pal ase­sor mi­li­tar del pre­si­den­te Ta­ba­ré Váz­quez. Pe­ro la his­to­ria ha­bía em­pe­za­do va­rios años an­tes, un día de 1962 o 1963, cuan­do con 7 u 8 años, Saa­ve­dra se subió a un tan­que por pri­me­ra vez con la com­pli­ci­dad de los es­tu­dian­tes de su pa­dre en el Ba­ta­llón de In­fan­te­ría nú­me­ro 13, don­de era do­cen­te de la Es­cue­la Mi­li­tar de Ae­ro­náu­ti­ca.

El co­man­dan­te

En el des­pa­cho de Saa­ve­dra pre­va­le­ce el or­den. En esas cua­tro pa­re­des se dis­cu­ten los te­mas más tras­cen­den­tes del país en ma­te­ria de es­tra­te­gia y pla­ni­fi­ca­ción mi­li­tar. Y en esas pa­re­des cuel­ga, a su vez, la dis­tin­ción más im­por­tan­te que el ge­ne­ral di­ce que re­ci­bió: el amor de su fa­mi­lia.

Su hi­ja Ce­ci­lia, una abo­ga­da de

32 años, con­tó a El Ob­ser­va­dor que más allá de que su pa­dre siem­pre es­tu­vo en unidades de­man­dan­tes y de te­ner un tra­ba­jo de tiem­po com­ple­to, nun­ca de­jó de es­tar en los mo­men­tos im­por­tan­tes de sus tres hi­jos.

En­tre las múl­ti­ples fo­tos que evo­can mo­men­tos inol­vi­da­bles hay una en la que se ve a tres hom­bres ves­ti­dos con uni­for­me. Allí es­tá Saa­ve­dra el día en que se re­ci­bió de ofi­cial, jun­to a su pa­dre y her­mano. “Mi pa­dre ya es­ta­ba re­ti­ra­do, pe­ro ese día se vol­vió a po­ner el uni­for­me”, re­me­mo­ró Saa­ve­dra.

Ma­nuel Saa­ve­dra era el te­le­gra­fis­ta que re­por­ta­ba el avan­ce de la cons­truc­ción del fe­rro­ca­rril en­tre Trein­ta y Tres y Río Bran­co cuan­do, en 1938, lo re­clu­ta­ron pa­ra el Ejér­ci­to an­te la in­mi­nen­cia de una nue­va gue­rra mun­dial. Así fue co­mo el te­le­gra­fis­ta se con­vir­tió en mi­li­tar. “Era un hom­bre de la vie­ja es­cue­la. Fir­me, de ca­rác­ter fuer­te y muy rec­to”, re­cuer­da Saa­ve­dra so­bre su pa­dre con quien tu­vo una re­la­ción de cer­ca­nía du­ran­te 20 años.

Ma­nuel Saa­ve­dra tu­vo dos hi­jos va­ro­nes y un par de me­lli­zos: Juan Jo­sé y Mar­ga­ri­ta. En el año

1971, Juan Jo­sé in­gre­só en el Li­ceo Mi­li­tar y en fe­bre­ro de 1973 de­ci­dió in­gre­sar en la Es­cue­la Mi­li­tar, un año des­pués de que su pa­dre se re­ti­ra­ra de la ca­rre­ra.

En esos días del tur­bu­len­to 1973, Saa­ve­dra co­no­ció a Raúl Mu­ñoz, otro as­pi­ran­te con quien for­ja­ría una amis­tad de her­ma­nos que du­ra has­ta hoy. “Juan Jo­sé era uno de los me­jo­res es­tu­dian­tes. Siem­pre es­ta­ba en los pri­me­ros pues­tos a la de­re­cha. Era muy es­tu­dio­so y me­mo­rio­so”, re­cor­dó Mu­ñoz en diá­lo­go con El Ob­ser­va­dor. A pe­sar de ser de los “me­jo­res”, Saa­ve­dra te­nía un problema no me­nor: “Se dor­mía en cla­se”, cuen­ta Mu­ñoz, quien re­cuer­da có­mo lo des­per­ta­ban an­tes de que los su­pe­rio­res ca­ye­ran en la cuen­ta.

En la Es­cue­la Mi­li­tar apren­dió las ba­ses de la ca­rre­ra que in­clu­ye la ex­pe­rien­cia igua­li­ta­ria de pa­sar una no­che de in­vierno en un pues­to de guar­dia. “To­dos pa­sa­mos por eso. La vi­da de un ca­de­te es la de un sol­da­do. Es­tá ba­jo ré­gi­men mi­li­tar y cum­ple ór­de­nes per­ma­nen­te­men­te. Es muy di­fe­ren­te a la del res­to de la so­cie­dad”, se­ña­ló Saa­ve­dra, quien re­co­no­ce la “du­re­za” de esa si­tua­ción aun­que cree que el sis­te­ma de la dis­ci­pli­na si­gue sien­do “una he­rra­mien­ta mag­ní­fi­ca” pa­ra que “las per­so­nas for­men su ca­rác­ter y ma­du­ren”.

Ese sis­te­ma de dis­ci­pli­na y la “man­co­mu­nión” que se lo­gra a par­tir del en­tre­na­mien­to son los ele­men­tos dis­tin­ti­vos que Saa­ve­dra pon­de­ra de la ins­truc­ción mi­li­tar. “Los jó­ve­nes de hoy tie­nen ca­rac­te­rís­ti­cas di­fe­ren­tes. Un tema que hay que lo­grar es que an­te un obs­tácu­lo no lo vean co­mo al­go in­sal­va­ble, sino que va­yan pa­ra ade­lan­te y no se frus­tren rá­pi­da­men­te”, di­jo Saa­ve­dra, quien en otro mo­men­to de su ca­rre­ra fue di­rec­tor del Li­ceo Mi­li­tar.

Du­ran­te sus días de apren­di­za­je en la Es­cue­la Mi­li­tar Saa­ve­dra le­yó El ar­te de man­dar de An­dré Ga­vet, un li­bro que le ayu­dó a en­ten­der la di­fe­ren­cia en­tre un co­man­dan­te –un lí­der–, y un “por­ta ga­lo­nes”. “La di­fe­ren­cia es­tá en lo­grar en esos mo­men­tos que son com­pli­ca­dos –que son mu­chos– que los hom­bres que es­tán a su car­go lo si­gan”.

“Lle­gar a un trans­por­te blin­da­do, abrir y ver res­tos de 10 o 12 hu­ma­nos que es­ta­ban ahí, es muy di­fí­cil”

Juan Jo­sé Saa­ve­dra

JE­FE DEL ES­TA­DO MA­YOR DE LA DE­FEN­SA

¿Es­tán esos co­man­dan­tes hoy en las Fuer­zas Ar­ma­das? Sí, sin du­da. Hay en to­dos los ni­ve­les y me ani­mo a de­cir en to­das las Fuer­zas Ar­ma­das.

Mu­ñoz con­si­de­ra a su ami­go Saa­ve­dra co­mo un “sol­da­do de ver­dad” por su com­pro­mi­so irre­nun­cia­ble y su li­de­raz­go po­si­ti­vo. “Una co­sa es or­de­nar y otra es man­dar. El me­jor re­co­no­ci­mien­to que po­de­mos te­ner no es del su­pe­rior, sino el del sub­al­terno. Cuan­do un sol­da­do lo va a sa­lu­dar con afec­to es por­que hi­zo las co­sas bien y eso no es ne­ce­sa­ria­men­te por ser sim­pá­ti­co”, di­jo.

Mu­ñoz des­ta­ca su ecua­ni­mi­dad, pre­ci­sión y sen­ti­do co­mún a la ho­ra de apli­car los re­gla­men­tos y su don de gen­te pa­ra ejer­cer el man­do. Re­cuer­da que hu­bo ca­sos en los que su ami­go via­jó al in­te­rior pa­ra to­car la puer­ta de pa­dres que ha­bían per­di­do a su hi­jo en un en­tre­na­mien­to.

Cuan­do ter­mi­na­ron la Es­cue­la Mi­li­tar, Saa­ve­dra y Mu­ñoz to­ma­ron ca­mi­nos di­fe­ren­tes. Saa­ve­dra fue asig­na­do a Pay­san­dú en don­de en el año 1977 es­cu­chó al ge­ne­ral Zu­bía de­cir que el “es­ta­do nor­mal de Uru­guay era la de­mo­cra­cia” y que se es­ta­ban to­man­do “pa­sos con­cre­tos” pa­ra vol­ver a ella. En la con­ver­sa­ción con El

Ob­ser­va­dor, Saa­ve­dra nom­bra­rá la pa­la­bra “Cons­ti­tu­ción” una y otra vez pa­ra sub­ra­yar su irre­nun­cia­ble com­pro­mi­so de­mo­crá­ti­co.

Los años de la dic­ta­du­ra Saa­ve­dra los vi­vió “muy me­ti­do” en la ca­rre­ra. To­mó el se­gun­do cur­so de pa­ra­cai­dis­mo mi­li­tar que se ofre­cía en el país y du­ran­te 15 años for­mó par­te de la uni­dad de ope­ra­cio­nes especiales que in­te­gran el ba­ta­llón 14. En esos años nun­ca vio ac­ción, pe­ro tu­vo cien­tos de ho­ras de un en­tre­na­mien­to muy ri­gu­ro­so des­de el pun­to de vis­ta fí­si­co, men­tal y es­pi­ri­tual.

Saa­ve­dra aún es un pa­ra­cai­dis­ta ac­ti­vo y con sus 60 años prac­ti­ca el sal­to li­bre con su hi­jo, que de­ci­dió se­guir el ca­mino de su pa­dre re­no­van­do la he­ren­cia fa­mi­liar, aun­que el ge­ne­ral se re­sis­te a pen­sar que ha­ya ejer­ci­do una in­fluen­cia di­rec­ta so­bre su hi­jo. “La pa­la­bra cla­ve de la ca­rre­ra es com­pro­mi­so. Si el hi­jo que es­tá cer­ca ve a su pa­dre, en­ton­ces de al­gu­na ma­ne­ra se abre la puer­ta”, di­jo.

El rol de las Fuer­zas Ar­ma­das

Des­pués de 44 años de ca­rre­ra, Saa­ve­dra lle­gó a la cús­pi­de de la pi­rá­mi­de aun­que di­ce que nun­ca se lo pro­pu­so y quie­nes lo co­no­cen sub­ra­yan que fue to­do por mé­ri­to pro­pio y en fun­ción de sus an­te­ce­den­tes. “A él no lo aco­mo­da­ron. Nun­ca se me­tió en po­lí­ti­ca”, di­jo Mu­ñoz.

Su ami­go y su hi­ja Ce­ci­lia di­cen que Saa­ve­dra mi­ra los pro­ble­mas a la ca­ra, que pien­sa en so­lu­cio­nes y que di­fí­cil­men­te al­go lo so­bre­pa­se. En la ac­tua­li­dad el je­fe de Es­ta­do Ma­yor de la De­fen­sa es el prin­ci­pal ne­xo con el go­bierno, que dis­cu­te varias de­ci­sio­nes que pue­den cam­biar la vi­da de las Fuer­zas Ar­ma­das en es­te país.

Pe­ro al en­fren­tar los te­mas di­fí­ci­les, co­mo lo que los mi­li­ta­res lla­man “ley de re­ti­ro” (en re­fe­ren­cia a la re­for­ma del Ser­vi­cio de Re­ti­ros y Pen­sio­nes de las Fuer­zas Ar­ma­das), el ge­ne­ral mi­de sus pa­la­bras y las eli­ge cui­da­do­sa­men­te al tiem­po que es­cu­cha las pre­gun­ta en un es­ta­do de me­di­ta­ción pro­fun­da.

¿Cuál es su vi­sión so­bre la dis­po­si­ción del go­bierno de re­for­mar el Ser­vi­cio de Re­ti­ros y Pen­sio­nes de las Fuer­zas Ar­ma­das? Las as­pi­ra­cio­nes que te­nían las Fuer­zas Ar­ma­das fue­ron ele­va­das en el pro­yec­to que se en­vió, eso es lo úni­co que pue­do de­cir.

Saa­ve­dra es un mi­li­tar ac­ti­vo y en fun­cio­nes y, co­mo tal, res­pe­ta la je­rar­quía. Por eso, di­ce que to­dos los re­que­ri­mien­tos los ca­na­li­za a tra­vés del mi­nis­tro de De­fen­sa Na­cio­nal, Jor­ge Me­nén­dez.

Sin em­bar­go, en tiem­pos en que al­gu­nos le­gis­la­do­res fren­team­plis­tas cues­tio­nan el rol de las Fuer­zas Ar­ma­das, el ge­ne­ral ha­ce una reivin­di­ca­ción.

“Las Fuer­zas Ar­ma­das es­tán lla­ma­das a cum­plir un pa­pel muy im­por­tan­te. Un país de nues­tro ta­ma­ño y nues­tra po­bla­ción, al la­do de dos paí­ses mu­cho más gran­des en un con­tex­to glo­ba­li­za­do, re­quie­ren de las Fuer­zas Ar­ma­das pa­ra man­te­ner la in­te­gri­dad del te­rri­to­rio, la de­fen­sa de la so­be­ra­nía, la ley y la Cons­ti­tu­ción. Y to­do lo que el Eje­cu­ti­vo en­tien­da que po­da­mos co­la­bo­rar pa­ra lo me­jor pa­ra el Es­ta­do”, con­tes­tó.

Saa­ve­dra ha­bla de la res­pon­sa­bi­li­dad de pro­te­ger el mar te­rri­to­rial uru­gua­yo y el es­pa­cio aé­reo co­mo una mi­sión “fun­da­men­tal” e “in­de­le­ga­ble” del Es­ta­do. Pe­ro cuan­do se le pre­gun­ta si las fuer­zas tie­nen las con­di­cio­nes ma­te­ria­les y hu­ma­nas, con­tes­ta con una eva­si­va: “Siem­pre ca­na­li­za­mos a tra­vés del man­do pa­ra cum­plir de la me­jor ma­ne­ra. Siem­pre que­re­mos es­tar me­jor pa­ra cum­plir me­jor”.

Res­pe­tuo­so de esa ca­de­na de man­do, sa­be que no pue­de hablar de cues­tio­nes que le re­sul­tan sen­si­bles o es­te re­por­ta­je ter­mi­na­rá con una san­ción.

El ge­ne­ral ya no mi­de sus pa­la­bras y ha­bla aho­ra con pa­sión de una se­rie is­rae­lí: Fau­da, y de un li­bro: El Le­xus y el oli­vo de Tho­mas Fried­man. En su des­pa­cho hay un te­lé­fono se­gu­ro y un mo­ni­tor. En el fon­do de pan­ta­lla apa­re­ce Saa­ve­dra aga­rran­do la hé­li­ce de una avio­ne­ta.

“En la ins­ti­tu­ción no pue­de ha­ber nin­gún ti­po de gru­po ni de lo­gia. El úni­co gru­po al que no­so­tros per­te­ne­ce­mos es el de las Fuer­zas Ar­ma­das”

MAR­TÍN NATALEVICH

D. BATTISTE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.