Sub­si­dios a po­lí­ti­cos, un pri­vi­le­gio en de­ba­te

El sub­si­dio a quie­nes de­jan su car­go en el Es­ta­do bus­ca ase­gu­rar el ac­ce­so igua­li­ta­rio a la fun­ción pú­bli­ca pe­ro es, en los he­chos, un pri­vi­le­gio de los po­lí­ti­cos

El Observador Fin de Semana - - Portada - MAR­TÍN TO­CAR twit­ter.com/tin­cho­toc

Raúl Sen­dic, Ri­car­do Pé­rez Man­ri­que, Pedro de Au­rre­co­echea, Was­hing­ton Ab­da­la, Enrique An­tía y Jo­sé Kor­ze­niak tie­nen al­go en co­mún. Ellos, co­mo tan­tas otras fi­gu­ras del sis­te­ma po­lí­ti­co, co­bran o co­bra­ron un sub­si­dio es­pe­cial lue­go de aban­do­nar sus car­gos, ya sea a tra­vés de una re­nun­cia o por el ven­ci­mien­to del pla­zo es­ta­ble­ci­do por ley.

La mis­ma ley que otor­ga a Sen­dic el de­re­cho a co­brar por un año US$ 13 mil, les da a cen­te­na­res de je­rar­cas de Es­ta­do la po­si­bi­li­dad de co­brar un sub­si­dio tras de­jar la fun­ción pú­bli­ca. El be­ne­fi­cio abar­ca al pre­si­den­te, vi­ce­pre­si­den­te, mi­nis­tros, sub­se­cre­ta­rios, le­gis­la­do­res, fis­cal de Cor­te, di­rec­to­res de en­tes y ser­vi­cios des­cen­tra­li­za­dos, di­rec­tor y sub­di­rec­tor de la OPP, se­cre­ta­rio y pro­se­cre­ta­rio de Pre­si­den­cia, miem­bros de la Cor­te Elec­to­ral, de la Su­pre­ma Cor­te de Jus­ti­cia, del Tri­bu­nal de Cuen­tas y del Tri­bu­nal de lo Con­ten­cio­so Ad­mi­nis­tra­ti­vo.

Se tra­ta, en de­fi­ni­ti­va, de una ver­sión pri­vi­le­gia­da del se­gu­ro de pa­ro que co­bra el co­mún de los tra­ba­ja­do­res. Mien­tras que es­tos re­ci­ben el 60% de su suel­do por un pla­zo de seis me­ses, los po­lí­ti­cos re­ci­ben el 85% por un año. El fun­da­men­to de es­te be­ne­fi­cio es que los po­lí­ti­cos de­ben dis­po­ner de una pro­tec­ción so­cial es­pe­cial pa­ra, de esa for­ma, in­cen­ti­var a que to­dos los ciu­da­da­nos, más allá de sus con­di­cio­nes so­cio­eco­nó­mi­cas, pue­dan ac­ce­der a un car­go pú­bli­co de je­rar­quía.

La ley que ri­ge es de 1991, pe­ro sus antecedentes se re­mon­tan a la dic­ta­du­ra mi­li­tar. Si bien con el re­torno de la de­mo­cra­cia se res­trin­gió el be­ne­fi­cio crea­do por el go­bierno de fac­to, al­gu­nas mo­di­fi­ca­cio­nes re­cien­tes am­plia­ron el ac­ce­so al sub­si­dio.

Bu­ro­cra­cia pa­ra re­nun­ciar

Pa­ra los que aban­do­nan un car­go pú­bli­co, se les ha­ce más tra­ba­jo­so exi­gir que no se les pa­gue el sub- si­dio que de­jar que la ma­qui­na­ria ya acei­ta­da ha­ga lo su­yo y les en­tre­gue el be­ne­fi­cio.

Al­go de eso le ocu­rrió al ex­se­na­dor del MPP Er­nes­to Agaz­zi, quien, lue­go de re­nun­ciar a su ban­ca en di­ciem­bre de 2016, pi­dió por car­ta no re­ci­bir el be­ne­fi­cio. “Tu­ve una fuer­te dis­cu­sión con el apa­ra­to ad­mi­nis­tra­ti­vo del Pa­la­cio Le­gis­la­ti­vo. Los fun­cio­na­rios de la par­te con­ta­ble me de­cían que no po­día po­ner eso”, con­tó a El Ob­ser­va­dor. El ex­par­la­men­ta­rio re­cuer­da que le lle­ga­ron a en­viar una no­ta que de­cía que su pe­di­do “no te­nía fun­da­men­to ju­rí­di­co”.

Ade­más, pe­se a que la Cons­ti­tu­ción im­pi­de que los le­gis­la­do­res co­bren una com­pen­sa­ción an­tes de ter­mi­na­do el pe­río­do pa­ra el que fue­ron elec­tos –a no ser que el pago sea au­to­ri­za­do por tres quin­tos de la Cá­ma­ra–, en el Par­la­men­to es una prác­ti­ca co­mún que se otor­guen sub­si­dios al que re­nun­cia an­tes de cum­plir el pla­zo pa­ra el que fue ele­gi­do.

Des­de 2004 has­ta el sub­si­dio vo­ta­do pa­ra Sen­dic que pro­vo­có una po­lé­mi­ca po­lí­ti­ca, seis dipu­tados re­nun­cian­tes co­bra­ron de esa for­ma el sub­si­dio co­rres­pon­dien­te.

Jo­sé Kor­ze­niak, abo­ga­do cons­ti­tu­cio­na­lis­ta y ex­se­na­dor del Fren­te Am­plio ha­bía im­pul­sa­do un pro­yec­to de ley pa­ra que los le­gis­la­do­res tu­vie­ran el mis­mo se­gu­ro de pa­ro que el res­to de los ciu­da­da­nos. Sin em­bar­go lo co­bró. Se­gún ex­pli­có, du­ran­te su pa­so por el Par­la­men­to (de 1990 a 1995) “ha­bía un pac­to no es­cri­to” de ate­ner­se siem­pre al sub­si­dio, “pa­ra no sa­car ven­ta­jas po­lí­ti­cas”. Por eso, cuen­ta el ju­ris­ta de 84 años, que co­bró el be­ne­fi­cio.

En los en­tes, el sub­si­dio se da tam­bién de ma­ne­ra na­tu­ral y ca­si au­to­má­ti­ca. “Yo ni si­quie­ra lo pe­dí. Me di­je­ron: te co­rres­pon­de”, di­jo a El Ob­ser­va­dor Pedro De Au­rre­co­echea, fren­team­plis­ta y vi­ce­pre­si­den­te de UTE en­tre 2005 y 2010. En la Su­pre­ma Cor­te de Jus­ti­cia no hay ca­sos co­no­ci­dos de re­nun­cia an­ti­ci­pa­da, pe­ro sí de co­bro de sub­si­dio tras el ce­se del car­go. Pé­rez Man­ri­que se re­ti­ró de la fun­ción pú­bli­ca el año pa­sa­do tras su­pe­rar los 80 años y, a pe­sar de cum­plir con las con­di­cio­nes pa­ra ju­bi­lar­se, pi­dió ha­cer uso del sub­si­dio. “Res­tan­do im­pues­tos es­toy co­bran­do cer­ca del 40% del suel­do co­mo mi­nis­tro”, ase­gu­ró el ex­ma­gis­tra­do.

Los ca­sos de re­nun­cias al sub­si­dio son es­ca­sos. A Agaz­zi se le su­man otras fi­gu­ras de re­nom­bre co­mo los ex­le­gis­la­do­res del Fren­te Am­plio Mar­cos Ca­rám­bu­la y Gui­ller­mo Chif­flet, el ex­mi­nis­tro de Eco­no­mía co­lo­ra­do Alejandro At­chu­garry y el ac­tual pre­si­den­te Ta­ba­ré Váz­quez.

Be­ne­fi­cio con fun­da­men­tos

Du­ran­te la se­sión del Se­na­do del 10 de oc­tu­bre, en la que el Fren­te Am­plio re­cha­zó de­jar sin efec­to la de­ci­sión de la vi­ce­pre­si­den­ta Lu­cía To­po­lansky – quien ha­bía dis­pues­to por vía ad­mi­nis­tra­ti­va el pago del sub­si­dio a Sen­dic–, vol­vió a aso­mar el de­ba­te acer­ca de los sa­la­rios que per­ci­ben los par­la­men­ta­rios.

“¿ Por qué los le­gis­la­do­res ga­nan lo que ga­nan, por qué es ne­ce­sa­rio un sub­si­dio?”, se pre­gun­tó el se­na­dor del Fren­te Am­plio, Mar­cos Ot­he­guy, en for­ma re­tó­ri­ca. “¡Por­que si no va­mos a te­ner sen­ta­dos en es­ta cá­ma­ra a los pa­tro­nes, co­mo era an­tes! Los due­ños de los cam­pos, de las em­pre­sas, y los que tie­nen cuen­tas

ban­ca­rias abul­ta­das que nun­ca ne­ce­si­ta­ron ocho ho­ras de tra­ba­jo pa­ra sol­ven­tar a sus fa­mi­lias”, ar­gu­men­tó.

Pé­rez Man­ri­que tam­bién di­jo es­tar de acuer­do con la exis­ten­cia del sub­si­dio. “La his­to­ria es en­ten­der que cuan­do una per­so­na de­ja un car­go que ha sig­ni­fi­ca­do una al­ta de­di­ca­ción, ne­ce­si­ta un pe­río­do de adap­ta­ción”, di­jo. Se­gún el ex­mi­nis­tro de la SCJ, “esa adap­ta­ción no se so­lu­cio­na” con un se­gu­ro de pa­ro co­mún. “Pue­de ha­ber ca­sos en que es­to pue­da pa­re­cer in­jus­to, pe­ro pien­so que es al­go to­tal­men­te atí­pi­co y no se­ría ló­gi­co dis­cu­tir el sub­si­dio a par­tir de ca­sos par­ti­cu­la­res”, sos­tu­vo.

Lo mis­mo opi­na Kor­ze­niak. “Ten­dría que ser ob­je­to de es­tu­dio en mo­men­tos en que no ha­ya ca­sos (con­cre­tos so­bre la me­sa), por­que en­tur­bia la ob­je­ti­vi­dad de la gen­te”, afir­mó el ju­ris­ta, y agre­gó que el aná­li­sis ten­drá que pro­ve­nir “de téc­ni­cos y no de po­lí­ti­cos”.

Se­gún Agaz­zi, “es di­fí­cil en­con­trar es­pa­cios en el Pa­la­cio Le­gis­la­ti­vo pa­ra dis­cu­tir de es­tos te­mas”. El ex­se­na­dor di­jo que tan­to “los suel­dos bas­tan­te abu­si­vos” co­mo el asun­to del sub­si­dio “va a re­que­rir una dis­cu­sión y un ajus­te”. Al res­pec­to, se­ña­ló que en la in­ter­na del MPP se es­tá in­ten­tan­do im­pul­sar ese de­ba­te.

El se­na­dor Pedro Bor­da­berry ins­tó tam­bién a dar la dis­cu­sión en el Se­na­do. “Y no in­clu­ya­mos so­lo eso, sino tam­bién los mo­ti­vos por los cua­les se se­sio­na del 1° al 18 y no los 30 días del mes co­mo tra­ba­ja cual­quier uru­gua­yo. Y tam­bién re­plan­tee­mos si es­tá bien que el re­ce­so em­pie­ce el 15 de di­ciem­bre y se re­to­me el 1° de mar­zo”, afir­mó el se­na­dor co­lo­ra­do en la se­sión del 10 de oc­tu­bre.

His­to­ria de un sub­si­dio

La dis­cu­sión del Se­na­do en torno al sub­si­dio otor­ga­do a Sen­dic re­edi­tó de al­gu­na ma­ne­ra el in­ter­cam­bio que se dio en esa mis­ma cá­ma­ra 30 años atrás, cuan­do el Par­la­men­to acor­dó re­ver­tir una se­rie de pri­vi­le­gios que go­za­ban los car­gos po­lí­ti­cos des­de la épo­ca de la dic­ta­du­ra.

En 1978, en ple­na dic­ta­du­ra cí­vi­co-mi­li­tar, se ha­bía apro­ba­do el lla­ma­do Ac­to Ins­ti­tu­cio­nal N°9, que res­trin­gió las con­di­cio­nes de ac­ce­so a una ju­bi­la­ción pa­ra la ma­yo­ría de los ciu­da­da­nos, pe­ro fa­ci­li­tó di­ver­sas ven­ta­jas a quie­nes hu­bie­ran desem­pe­ña­do car­gos po­lí­ti­cos o de par­ti­cu­lar con­fian­za. Mien­tras que se au­men­tó la edad de retiro, se de­cre­tó que los car­gos de con­fian­za po­dían ju­bi­lar­se ha­bien­do tra­ba­ja­do 15 años y con so­lo un año en la ac­ti­vi­dad pú­bli­ca. En 1987, ya en de­mo­cra­cia, los par­ti­dos po­lí­ti­cos acor­da­ron re­for­mar lo que con­si­de­ra­ban un ré­gi­men pri­vi­le­gia­do. La ley

15.900, apo­ya­da por to­do el ar­co po­lí­ti­co, eli­mi­nó va­rios be­ne­fi­cios ju­bi­la­to­rios y los sus­ti­tu­yó por un sub­si­dio de 85% del suel­do, con una du­ra­ción má­xi­ma de tres años, so­lo pa­ra aque­llos que no cum­plie­ran los re­qui­si­tos pa­ra ju­bi­lar­se. Dos años des­pués, un de­cre­to del pri­mer go­bierno de Ju­lio Ma­ría San­gui­net­ti in­ter­pre­tó que la con­fi­gu­ra­ción de cau­sal ju­bi­la­to­ria no era in­com­pa­ti­ble con el co­bro del sub­si­dio, siem­pre y cuan­do no se co­bra­ran las dos al mis­mo tiem­po.

La de­ci­sión del Po­der Eje­cu­ti­vo se re­ver­ti­ría par­cial­men­te en 1991. Ese año, ya ba­jo go­bierno blan­co, se pre­sen­ta­ron dos pro­yec­tos de ley pa­ra mo­di­fi­car el sub­si­dio. Por un la­do, la ban­ca­da del Fren­te Am­plio pro­pu­so re­du­cir el be­ne­fi­cio al

60% del suel­do y por seis me­ses, equi­pa­rán­do­lo con el se­gu­ro de pa­ro. Ade­más, el tex­to im­pe­día el

ac­ce­so al sub­si­dio a quie­nes per­ci­bie­ran otras re­mu­ne­ra­cio­nes.

Por otra par­te, el Par­ti­do Na­cio­nal pro­pu­so sim­ple­men­te re­du­cir la ex­ten­sión má­xi­ma del sub­si­dio de tres a un año. Las ma­yo­rías par­la­men­ta­rias hi­cie­ron que ese pro­yec­to, de ar­tícu­lo úni­co, fue­ra el que pre­va­le­cie­ra.

El 10 de ju­lio de 1991, la cá­ma­ra al­ta apro­bó la nor­ma por una­ni­mi­dad, no sin an­tes de­ba­tir los fun­da­men­tos del sub­si­dio en cues­tión. Al­gu­nos se­na­do­res ex­pre­sa­ron su desacuer­do con la ley que se vo­ta­ba, aun­que la apo­ya­ron por dis­ci­pli­na par­ti­da­ria. Uno de ellos fue el co­lo­ra­do Juan Car­los Blan­co, quien es­gri­mió ar­gu­men­tos si­mi­la­res a los que ex­pon­dría Ot­he­guy ca­si tres décadas más tar­de. “Se tra­ta de fa­ci­li­tar que la opi­nión real y con­cre­ta de po­der par­ti­ci­par en la fun­ción pú­bli­ca, es­té al al­can­ce tam­bién de los ciu- da­da­nos con me­no­res re­cur­sos”, ma­ni­fes­tó.

Ig­na­cio De Po­sa­das, se­na­dor del Par­ti­do Na­cio­nal, tam­bién se ex­pre­só en con­tra del cam­bio. “Exis­te en es­te pro­yec­to un po­co de fal­so es­crú­pu­lo o de com­ple­jo de cul­pa por par­te de los se­ño­res le­gis­la­do­res. Es­te ti­po de me­di­das pro­du­cen el agra­va­mien­to de una di­fi­cul­tad que ya exis­te pa­ra re­clu­tar en es­te ti­po de ac­ti­vi­da­des a per­so­nas que es­tán en el pe­río­do ac­ti­vo de sus vi­das”, di­jo.

Los se­na­do­res fren­team­plis­tas, por su par­te, ex­pre­sa­ron que la re­duc­ción del sub­si­dio a un año igual cons­ti­tuía un pri­vi­le­gio in­jus­ti­fi­ca­ble. Ade­más, apro­ve­cha­ron la oca­sión pa­ra cri­ti­car du­ra­men­te al go­bierno de San­gui­net­ti y su de­cre­to emi­ti­do dos años an­tes. “To­das es­tas idas y ve­ni­das ter­mi­nan por des­ca­li­fi­car­nos co­lec­ti­va­men­te co­mo sis­te­ma”, di­jo el en­ton­ces se­na­dor Ma­riano Ara­na. “Es­ta es una ima­gen ho­rren­da que to­dos con­tri­bui­mos a ge­ne­rar”, agre­gó.

Lo que se­gu­ra­men­te no ima­gi­nó Ara­na es que 19 años des­pués, ya con el Fren­te Am­plio en el po­der, el go­bierno en­ca­be­za­do por Jo­sé Mu­ji­ca en­via­ría al Par­la­men­to un ar­tícu­lo que va­li­da­ba por ley la in­ter­pre­ta­ción im­pul­sa­da por el go­bierno de San­gui­net­ti.

El in­ci­so es­tá per­di­do en­tre otros 867 ar­tícu­los de la ley de Pre­su­pues­to vo­ta­da en los úl­ti­mos días de 2010 y es­ta­ble­ce que “la con­fi­gu­ra­ción de cau­sal ju­bi­la­to­ria no im­pi­de el ac­ce­so al sub­si­dio por ce­se en car­gos po­lí­ti­cos o de par­ti­cu­lar con­fian­za”, siem­pre y cuan­do no se re­ci­ban ha­be­res por ju­bi­la­ción o pen­sión. Así fi­gu­ra ac­tual­men­te en el ins­truc­ti­vo pu­bli­ca­do por la Con­ta­du­ría Ge­ne­ral de la Na­ción, en­car­ga­da de otor­gar el cré­di­to a ca­da or­ga­nis­mo que dis­po­ne del pago de sub­si­dio que ca­si nin­gún je­rar­ca pú­bli­co se ol­vi­da de co­brar. •

I. GUIMARAENS

C. DOS SAN­TOS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.