MIGUEL ARREGUI

Y aho­ra qué sen­ti­do tie­ne la vi­da

El Observador Fin de Semana - - Portada - MIGUEL ARREGUI

Ha­ce ape­nas un mes la gre­mial de ár­bi­tros pa­ró el fútbol pro­fe­sio­nal uru­gua­yo en de­man­da de ma­yor se­gu­ri­dad en las can­chas. El fútbol lue­go con­ti­nuó, más mal que bien, co­mo siem­pre, y la gre­mial de ár­bi­tros ri­ñó y se di­vi­dió. Aho­ra de nue­vo no ha­brá fútbol pro­fe­sio­nal, es­ta vez por pen­den­cias po­lí­ti­co- gre­mia­les en­tre los ju­ga­do­res. Co­mo en tan­tas oca­sio­nes, los asun­tos cor­po­ra­ti­vos pa­re­cen en Uru­guay tan o más im­por­tan­tes que la ac­ti­vi­dad en sí. En es­te ca­so los fut­bo­lis­tas es­tán di­vi­di­dos en torno a la di­rec­ción de su gre­mio: por cues­tio­nes de po­der y por di­ne­ro, o por ex­pec­ta­ti­vas de di­ne­ro.

Un nu­me­ro­so gru­po de de­por­tis­tas con­gre­ga­dos tras la con­sig­na Más Uni­dos Que Nun­ca, que cuen­ta con el apo­yo de al­gu­nos lí­de­res de la se­lec­ción, co­mo Die­go Go­dín o Luis Suá­rez, quie­re des­pla­zar a la di­rec­ti­va de la Mu­tual Uru­gua­ya de Fut­bo­lis­tas Pro­fe­sio­na­les que en­ca­be­za Enrique Sa­ra­via.

Sa­ra­via, un re­cio za­gue­ro que es­tu­vo en Na­cio­nal en­tre 1979 y 1993 e in­te­gró el plan­tel que en 1988 ga­nó la Li­ber­ta­do­res y la In­ter­con­ti­nen­tal, pre­si­de la Mu­tual des­de 2003, cuan­do des­pla­zó a un ofi­cia­lis­mo que creía de­ma­sia­do “ami­ga­ble” con la di­rec­ción de los clu­bes. Su ac­tual man­da­to, que du­ra tres años, ex­pi­ra en agos­to de 2019.

La Mu­tual es un vie­jo gre­mio que tie­ne en su ha­ber una lar­guí­si­ma huel­ga de sie­te me­ses en 1948, cuan­do se le­van­tó con­tra la Aso­cia­ción Uru­gua­ya de Fútbol (AUF) que pre­si­día Cé­sar Batlle y Or­dó­ñez, hi­jo ma­yor del gran cau­di­llo co­lo­ra­do; y otra huel­ga de un mes en 1992, con­tra una de­ci­sión del eje­cu­ti­vo que pre­si­día Hu­go Ba­ta­lla.

Aho­ra la man­za­na de dis­cor­dia son cier­tas fuen­tes in­di­rec­tas de di­ne­ro.

El año pa­sa­do los fut­bo­lis­tas de la se­lec­ción na­cio­nal re­cu­pe­ra­ron los de­re­chos de ima­gen que ha­bían ce­di­do a la em­pre­sa Ten­field. Y a fin de año ven­cie­ron otros pri­vi­le­gios de pu­bli­ci­dad que gi­ran en torno a la se­lec­ción. Ten­field so­lo man­tie­ne el uso co­mer­cial de la ca­mi­se­ta ce­les­te, que pa­tro­ci­na Pu­ma. Y tam­bién po­see des­de 1998 los de­re­chos de te­le­vi­sa­ción del fútbol uru­gua­yo, por los que pa­ga a la AUF, en tan­to co­la­bo­ra con los clu­bes de di­ver­sas for­mas.

El gru­po Más Uni­dos Que Nun­ca se pro­pu­so res­ca­tar los de­re­chos co­mer­cia­les de la Mu­tual y ad­mi­nis­trar­los a su ma­ne­ra. Pe­ro co­men­zó a di­sen­tir con la di­rec­ti­va del gre­mio, que con­si­de­ra afín a los in­tere­ses de Ten­field y de ma­ne­jo po­co cla­ro.

En reali­dad, la ima­gen del fútbol lo­cal va­le po­co. El asun­to es más per­so­nal y po­lí­ti­co, o por ex­pec­ta­ti­vas de lo que po­dría va­ler al­gún día.

Más Uni­dos Que Nun­ca, que se­ría cla­ra­men­te ma­yo­ri­ta­rio en­tre los fut­bo­lis­tas, pre­ten­de una asam­blea con po­der pa­ra des­pla­zar a la di­rec­ti­va del gre­mio. Desean una con­vo­ca­to­ria in­me­dia­ta, en tan­to Sa­ra­via y los su­yos la pro­po­nen pa­ra fi­nes de mes. Des­de ha­ce tiem­po la Mu­tual ha he­cho un chi­cle de los pla­zos y de sus pre­rro­ga­ti­vas. Los di­si­den­tes en­ton­ces pa­ran el fútbol has­ta que se lla­me a asam­blea.

Los es­ta­tu­tos de la Mu­tual no pre­vén que la di­rec­ti­va pue­da ser des­ti­tui­da por una asam­blea, aun­que hay al­gu­nas nor­mas que po­drían ad­mi­tir­lo en for­ma im­plí­ci­ta. Al fi­nal, tal vez de­pen­da de la in­ter­pre­ta­ción que ha­ga el Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción y Cultura, que has­ta aho­ra se ha la­va­do las ma­nos olím­pi­ca­men­te.

Al­gu­nos di­ri­gen­tes de Más Uni­dos Que Nun­ca se con­si­de­ran de iz­quier­das, aun­que sin fi­lia­ción pre­ci­sa y sin in­te­rés po­lí­ti­co-par­ti­da­rio evi­den­te. Mien­tras Sa­ra­via, pre­si­den­te de la Mu­tual, en las úl­ti­mas elec­cio­nes na­cio­na­les se can­di­da­teó a la Cá­ma­ra de Dipu­tados por una lis­ta afín al ex­pre­si­den­te Jo­sé Mu­ji­ca que en­ca­be­zó Gus­ta­vo To­re­na, el Pa­to Ce­les­te.

Sa­ra­via, par­te de la di­rec­ti­va de la Mu­tual, el Pa­to Ce­les­te y has­ta el ex­pre­si­den­te Mu­ji­ca ca­si siem­pre han ac­tua­do en sin­to­nía con los in­tere­ses de Francisco “Pa­co” Casal, el ex­fut­bo­lis­ta y lí­der de Ten­field del que de­pen­de bue­na par­te de las fi­nan­zas del fútbol uru­gua­yo.

Pa­co Casal se fue ale­jan­do del mer­ca­do de trans­fe­ren­cias de fut­bo­lis­tas pa­ra con­cen­trar­se en ne­go­cios de ima­gen y te­le­vi­sa­ción, con lo que su po­der, que en la dé­ca­da de 1990 fue ca­si in­con­tes­ta­do, co­men­zó a res­que­bra­jar­se. An­tes lo ado­ra­ban, o al me­nos eso de­cían; aho­ra po­cos lo ala­ban. Tam­bién es cier­to que Pa­co no sa­be ju­gar si no es con la pier­na en al­to.

Los po­lí­ti­cos, cons­cien­tes de la tre­men­da po­pu­la­ri­dad del fútbol, se ofre­cen co­mo me­dia­do­res. No fal­ta na­die.

Otra vez pa­re­ce que se cae la es­tan­te­ría del fútbol uru­gua­yo, aun­que to­dos sa­ben que al fi­nal, no. El cam­ba­la­che mi­la­gre­ro de ca­da fin de se­ma­na se­gui­rá un día de es­tos, co­mo siem­pre, em­par­cha­do y ata­do con alam­bre. •

mi­gue­la­rre­gui@yahoo.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.