Un pin­tor de bro­cha gor­da en­tre las pa­re­des del po­der

Le di­cen “el Fla­co”, no ter­mi­nó cuar­to de li­ceo, tra­ba­jó en la cons­truc­ción des­de chi­co y lo­gró di­ri­gir por dos períodos con­se­cu­ti­vos la In­ten­den­cia de Mal­do­na­do

El Observador Fin de Semana - - Perfil - DIE­GO CAYOTA twit­ter.com/Die­goCa­yo­ta a

La caí­da del mu­ro de Ber­lín en 1989 le hi­zo cam­biar su vi­sión del mun­do. Aquel jo­ven co­mu­nis­ta que ha­bía in­gre­sa­do a la mi­li­tan­cia yen­do atrás de una uto­pía a tra­vés del sin­di­ca­lis­mo se cho­có de fren­te con la reali­dad. Óscar de los San­tos en­ten­dió que su uto­pía no era la de to­dos los tra­ba­ja­do­res y que se ha­bía atre­vi­do a ha­blar en nom­bre de mu­chos re­pre­sen­tan­do ape­nas a un pe­que­ño sec­tor.

“El ca­mino era mu­cho más lar­go. La re­vo­lu­ción no es­ta­ba a la vuel­ta de la es­qui­na”, re­cuer­da en su des­pa­cho en el anexo del Pa­la­cio Le­gis­la­ti­vo cus­to­dia­do por los re­tra­tos del di­ri­gen­te sin­di­cal Jo­sé D´Elía y del lí­der his­tó­ri­co del Fren­te Am­plio (FA), el ge­ne­ral Lí­ber Se­reg­ni, que cuel­gan en la pa­red de­trás de su es­cri­to­rio y re­ve­lan su tra­yec­to­ria des­de los sin­di­ca­tos a la po­lí­ti­ca. “Quie­ro pre­ser­var esos sue­ños”, se­ña­la mien­tras ha­bla de esa uto­pía que lo acer­có a la po­lí­ti­ca.

Su dis­cur­so man­tie­ne un fuer­te con­te­ni­do ideo­ló­gi­co pe­ro, con dos períodos al fren­te de la In­ten­den­cia de Mal­do­na­do so­bre la es­pal­da, tam­bién pue­de ha­blar de ges­tión con pro­pie­dad.

Na­ció en Pan de Azú­car en fe­bre­ro de 1962 y se mu­dó a Mal­do­na­do en 1978. Cuan­do to­da­vía no ha­bía ter­mi­na­do cuar­to de li­ceo, co­men­zó a tra­ba­jar en la cons­truc­ción y apren­dió el ofi­cio de pin­tor mirando a quie­nes lo prac­ti­ca­ban. Nun­ca vol­vió a los es­tu­dios y a los 17 años se com­pró su pri­me­ra ca­sa, que de a po­co fue re­for­man­do. Vi­vió dos años en Mon­te­vi­deo, en­tre 1982 y 1984, don­de tu­vo sus pri­me­ros con­tac­tos con el Sin­di­ca­to Úni­co de la Cons­truc­ción y Afi­nes (Sun­ca). Cuan­do vol­vió a Mal­do­na­do se acer­có a la mi­li­tan­cia en el Par­ti- do Co­mu­nis­ta de Uru­guay (PCU) y, se­gún di­ce, le “en­can­ta­ría” re­ti­rar­se de la po­lí­ti­ca co­mo edil de su de­par­ta­men­to. Se pro­yec­ta “vi­vien­do en San Car­los y tra­ba­jan­do co­mo edil en un go­bierno del Fren­te Am­plio”.

Di­ce ser un “gran es­cu­cha­dor” y se preo­cu­pa por re­co­rrer el país “una o dos ve­ces” por año. De tra­to ho­ri­zon­tal y “sin dar mu­chas vuel­tas”, va­rias ve­ces lo til­da­ron de so­ber­bio y du­ro. Sin em­bar­go, quie­nes lo co­no­cen ase­gu­ran que tie­ne una “co­ra­za” que lo ha­ce pa­re­cer dis­tan­te, pe­ro que si “lo ras­cás” es una per­so­na muy sen­si­ble. “La gen­te lo ve y pien­sa que es una per­so­na apá­ti­ca, pe­ro tie­ne una ex­tra­or­di­na­ria sen­si­bi­li­dad”, con­tó a El Ob­ser­va­dor el di­ri­gen­te co­lo­ra­do de Mal­do­na­do y ac­tual di­rec­tor del Ban­co Re­pú­bli­ca Eduar­do Elin­ger, que lo co­no­ce des­de ha­ce 18 años.

Se ale­jó del Par­ti­do Co­mu­nis­ta en la gran cri­sis del sec­tor, a prin­ci­pios de la dé­ca­da de 1990, y fun­dó con va­rios es­cin­di­dos Con­fluen­cia Fren­team­plis­ta (Con­fa). En 1999, par­ti­ci­pó de la crea­ción de la Alian­za Pro­gre­sis­ta, sec­tor que li­de­ra el can­ci­ller Ro­dol­fo Nin No­voa –pro­ve­nien­te del Par­ti­do Na­cio­nal–.

Hoy se sien­te más cer­ca del fi­nal de su ca­rre­ra que del co­mien­zo del ca­mino, a pe­sar de que to­da­vía no lle­gó a los 60 años y los prin­ci­pa­les lí­de­res del FA pi­san los 80 y ana­li­zan si vol­ve­rán a ser can­di­da­tos a la Pre­si­den­cia.

“Me sien­to vie­jo, en el me­jor sen­ti­do de la pa­la­bra. A ve­ces me cues­ta de­co­di­fi­car la reali­dad ac­tual”, di­ce, y pien­sa que al­gu­nos pre­con­cep­tos ideo­ló­gi­cos que an­tes le sir­vie­ron pa­ra plan­tar­se y dis­cu­tir hoy no lo per­mi­ten en­ten­der lo que pa­sa a su al­re­de­dor. Sin em­bar­go, Jor­ge Ro­drí­guez, di­ri­gen­te del Par­ti­do De­mó­cra­ta Cris­tiano, que mi­li­tó mu­chos años jun­to a él, ase­gu­ra que tie­ne la ca­pa­ci­dad, des­de “sus raí­ces ideo­ló­gi­cas”, pa­ra “ana­li­zar y crear pro­pues­tas” nue­vas. “Es un gran ana­lis­ta de la ac­tua­li­dad”, re­ma­ta, y re­ve­la la preo­cu­pa­ción de De los San­tos por en­ten­der lo que pa­sa a su al­re­de­dor.

“Ne­ce­si­ta­mos gen­te nue­va pa­ra com­ple­men­tar­nos”, vuel­ve a de­cir el exin­ten­den­te pa­ra mar­car su “ve­jez” y nom­bra co­mo po­si­ble re­le­vo a Su­sa­na Her­nán­dez, pre­si­den­ta del FA en Mal­do­na­do y en mu­chas opor­tu­ni­da­des men­cio­na­da co­mo su su­ce­so­ra. De to­das for­mas, rá­pi­da­men­te acla­ra que si la “úni­ca op­ción” es la re­elec­ción del ac­tual in­ten­den­te na­cio­na­lis­ta de Mal­do­na­do, Enrique An­tía, tie­ne de­ci­di­do vol­ver a ser can­di­da­to a la co­mu­na en 2020. “Ten­go de­ci­di­do que, an­te la om­ni­po­ten­cia que sien­te An­tía, si ten­go que lar­gar, voy a lar­gar”, di­ce.

El in­ten­den­te

Fue el pri­mer y úni­co in­ten­den­te de iz­quier­da en Mal­do­na­do y, se­gún sus alle­ga­dos, uno de los je­rar­cas más re­pre­sen­ta­ti­vos del FA en el in­te­rior. Lle­gó al po­der en 2005, po­cos me­ses des­pués de que el FA asu­mie­ra el po­der a ni­vel na­cio­nal. “Es­ta­ban las con­di­cio­nes pa­ra ga­nar. An­tía es­ta­ba de­va­lua­do y el FA ha­bía lle­ga­do al go­bierno”, re­cuer­da. An­tes ha­bía si­do can­di­da­to a su­plen­te de dipu­tado en 1989 y co­mo ti­tu­lar en 1994 y 1999, pe­ro en nin­gu­na sa­lió elec­to. Aho­ra tie­ne su ban­ca en la cá­ma­ra ba­ja del Pa­la­cio Le­gis­la­ti­vo has­ta 2020.

Nun­ca se ima­gi­nó lle­gar a ser in­ten­den­te y cuan­do se mo­vía en fi­las sin­di­ca­les re­cha­za­ba “pa­sar pa­ra el otro la­do del mos­tra­dor”. “Creía que la vin­cu­la­ción en­tre los tra­ba­ja­do­res y el Es­ta­do la te­nían que to­mar otros”, ase­gu­ra, pe­ro re­co­no­ce que de a po­co se fue “me­tien­do”. Cuan­do le ofre­cie­ron ser se­cre­ta­rio del PCU en Mal­do­na­do, de­ci­dió re­nun­ciar al Sun­ca.

Una vez que in­gre­só a la po­lí­ti­ca pu­do “vin­cu­lar” las reivin­di­ca­cio­nes y la lu­cha sin­di­cal con la mi­li­tan­cia po­lí­ti­ca, pe­ro con la pers­pec­ti­va del tiem­po, cree que esa tran­si­ción no la ma­ne­jó del to­do bien. La pri­me­ra vez, en 2005, ga­nó la in­ten­den­cia ape­nas por 1.700 vo­tos y, se­gún di­ce, has­ta 2008 su ges­tión no fue na­da bue­na. Re­cién en ese año, las en­cues­tas co­men­za­ron a cam­biar y la apro­ba­ción lle­gó a sus gua­ris­mos más al­tos, que no su­pe­ra­ban el 44%.

“Lo­gra­mos dar pa­sos im­por­tan­tes en la ca­rre­ra fun­cio­nal, in­gre­sos por con­cur­sos y eso nos ge­ne­ró con­flic­tos muy lar­gos”, con­tó. Pa­ra la se­gun­da elec­ción el pa­no­ra­ma fue dis­tin­to: el FA ob­tu­vo el 52% de los vo­tos en Mal­do­na­do y De los San­tos se que­dó con el si­llón mu­ni­ci­pal.

Du­ran­te su pri­mer man­da­to do­nó la mi­tad de su sa­la­rio de in­ten­den­te a las de­pen­den­cias de la Uni­ver­si­dad de la Re­pú­bli­ca en el de­par­ta­men­to.

En el se­gun­do go­bierno pu­do aho­rrar pla­ta y se com­pró un apar­ta­men­to en Mon­te­vi­deo, que aho­ra uti­li­za cuan­do le to­ca ve­nir al Pa­la­cio Le­gis­la­ti­vo.

Du­ran­te su pri­me­ra ges­tión fue cues­tio­na­do por su pro­pio com­pa­ñe­ro Da­río Pé­rez ( Li­ga Fe­de­ral), quien lo acu­só de ha­ber co­me­ti­do irre­gu­la­ri­da­des al con­tra­tar una em­pre­sa de pu­bli­ci­dad ca­lle­je­ra pri­va­da. Por otros ca­sos vin­cu­la­dos a su ges­tión, el ac­tual in­ten­den­te na­cio­na­lis­ta, Enrique An­tía, lo acu­só an­te la Jus­ti­cia. Por esos asun­tos pen­dien­tes, De los San­tos se opo­ne a vo­tar la de­ro­ga­ción del de­li­to de abu­so de fun­cio­nes pa­ra que, di­ce, no crean que lo ha­ce en be­ne­fi­cio pro­pio.

Sus úl­ti­mos cru­ces po­lí­ti­cos a ni­vel me­diá­ti­co fue­ron con Pé­rez, otro de los prin­ci­pa­les lí­de­res del FA en Mal­do­na­do. De los San­tos fue acu­sa­do de “echar pa­ra atrás” en las úl­ti­mas elec­cio­nes de­par­ta­men­ta­les, por es­tar pen­san­do en ser se­na­dor – se postuló pe­ro no sa­lió– y des­de el sec­tor de Pé­rez lo se­ña­lan co­mo uno de los res­pon­sa­bles de la de­rro­ta elec­to­ral.

“No lo­gra­mos re­te­ner el go­bierno por­que no pu­di­mos ha­cer sín­te­sis po­lí­ti­ca”, di­ce De los San­tos y asu­me su res­pon­sa­bi­li­dad en no lo­grar cons­truir en su sec­tor un can­di­da­to fuer­te.

“Hi­ci­mos unas elec­cio­nes in­ter­nas – de Alian­za Pro­gre­sis­ta– que fue­ron anu­la­das. Fue­ron muy ma­no­sea­das, de­ja­mos vo­tar a cual­quie­ra, sin afi­lia­ción, vino gen­te de otros par­ti­dos”, re­cor­dó. En­tien­de que el FA no lo­gró “po­la­ri­zar” la in­ter­na y no pu­do cons­truir una “al­ter­na­ti­va” a Pé­rez que per­mi­tie­ra atraer vo­tos.

Sin em­bar­go, re­cha­za de plano las crí­ti­cas so­bre su “au­sen­cia” en la cam­pa­ña. “Ten­go res­pon­sa­bi­li­dad en la de­rro­ta, pe­ro no por no ha­ber es­ta­do”, di­jo, y agre­gó que uno de sus erro­res fue pen­sar que “no se po­día” per­der con An­tía en Mal­do­na­do.

El go­bierno y el Fren­te Am­plio

De los San­tos es­tá con­ven­ci­do de que el FA tie­ne chan­ces de ga­nar un cuar­to go­bierno pe­ro des­car­ta que vuel­va a al­can­zar la ma­yo­ría par­la­men­ta­ria.

Es de los que cree que el ofi­cia­lis­mo de­be re­no­var­se y que ni el mi­nis­tro de Eco­no­mía, Da­ni­lo As­to­ri (77), ni el ex­pre­si­den­te Jo­sé Mu­ji­ca (82) pue­den ser can­di­da­tos a pre­si­den­te. De to­das for­mas, pre­ten­de que As­to­ri li­de­re el mo­vi­mien­to Fren­te Lí­ber Se­reg­ni (FLS), al que per­te­ne­ce Alian­za Pro­gre­sis­ta, jun­to al can­ci­ller Ro­dol­fo Nin No­voa y a la mi­nis­tra de Tu­ris­mo, Li­liam Ke­chi­chian, pe­ro que se com­ple­men­ten con fi­gu­ras de re­no­va­ción co­mo el sub­se­cre­ta­rio de Eco­no­mía, Pa­blo Fe­rre­ri.

Des­car­ta vol­ver a pos­tu­lar­se al Se­na­do, pe­ro di­ce que se sen­ti­ría “muy có­mo­do” tra­ba­jan­do pa­ra un lis­ta del FLS que pos­tu­le a la mi­nis­tra de Tu­ris­mo a la cá­ma­ra al­ta. “Ver a Da­ni­lo (As­to­ri), a Li­liam (Ke­chi­chian), a Pa­blo Fe­rre­ri mis­mo, tra­ba­jan­do por el FLS se­ría muy es­ti­mu­lan­te co­mo pun­to de par­ti­da en­tre la con­ti­nui­dad y el re­cam­bio”, apun­ta, y ase­gu­ra que su rol ac­tual es “to­mar­le el pul­so a la iz­quier­da” y con­tri­buir a “zur­cir aden­tro y afue­ra”.

El dipu­tado del MPP, Alejandro Sán­chez, el se­cre­ta­rio ge­ne­ral del Sun­ca, Óscar An­dra­de, y el sub­se­cre­ta­rio de Eco­no­mía, Fe­rre­ri, son los pri­me­ros nom­bres que ma­ne­ja cuan­do es con­sul­ta­do por esa ge­ne­ra­ción de re­cam­bio que ten­dría que to­mar el li­de­raz­go. “No co­mo can­di­da­tos”, acla­ra, “no quie­ro que­mar nom­bres”.

Cree que el go­bierno sí tie­ne agen­da, pe­ro que es “la po­si­ble” pa­ra la co­yun­tu­ra ac­tual. “Sa­li­mos de una co­yun­tu­ra en la que te­nía­mos mar­gen pa­ra re­tro­ce­der y, sin em­bar­go, pa­ra­mos el pro­ce­so, no re­tro­ce­di­mos y lo­gra­mos avan­zar”, di­ce, y pien­sa que es ne­ce­sa­rio for­ta­le­cer la pre­si­den­cia de la fuer­za po­lí­ti­ca.

“Hoy (el pre­si­den­te del FA) Javier Mi­ran­da tie­ne una res­pon­sa- bi­li­dad enor­me y es­tá ha­cien­do el es­fuer­zo de que no nos mi­re­mos el om­bli­go y vea­mos lo que pa­sa en la re­gión”, se­ña­la.

El trá­gi­co 2012

Al des­pa­cho del exin­ten­den­te en la ca­pi­tal lo ador­nan va­rios cua­dros con fo­tos de sus se­res que­ri­dos. Sen­ta­do de­trás de su es­cri­to­rio se­ña­la a la de­re­cha pa­ra mos­trar los re­tra­tos de sus pa­dres, pe­ro rá­pi­da­men­te cam­bia la mi­ra­da de lu­gar y se di­ri­ge ha­cia la es­qui­na opues­ta don­de, so­bre una es­tan­te­ría, des­can­san va­rias fo­to­gra­fías.

“Es­ta es mi mu­jer y es­te es mi her­mano”, y agre­ga: “Per­dí dos her­ma­nos en 2012”. Su her­mano ma­yor te­nía 58 años cuan­do mu­rió de un in­far­to. Ya ha­bía te­ni­do pro­ble­mas “con los hue­sos” y te­nía una pró­te­sis de ca­de­ra y otra de ro­di­lla. “Un ti­po ex­tra­or­di­na­rio”, lo de­fi­ne. Ese mis­mo año, po­cos me­ses des­pués, otra her­ma­na, de 57 años, fa­lle­ció de cáncer po­co tiem­po des­pués de que mu­rie­ra su hi­jo con sín­dro­me de Down. Su “ál­bum” lo com­ple­tan las dos fo­tos que tie­ne de sus hi­jos en su bi­lle­te­ra. •

“Me sien­to vie­jo. En el me­jor sen­ti­do de la pa­la­bra. No sé pa­ra dón­de va el mun­do, me cues­ta de­co­di­fi­car la reali­dad”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.