Cuá­les son los ín­di­ces del agua uru­gua­ya

Sa­be­mos más del le­jano Dow Jo­nes que del agua que sa­le de las ca­ni­llas

El Observador Fin de Semana - - Perfil - EDUAR­DO E BLASINA Es­pe­cial E pa­ra El Ob­ser­va­dor

Se­gui­mos el Dow Jo­nes mi­nu­to a mi­nu­to, sa­be­mos que es­tá en ni­ve­les ré­cord y po­de­mos des­me­nu­zar al enési­mo de­ta­lle el por­qué de su com­por­ta­mien­to. Por sec­to­res, por em­pre­sas, por lo que di­ce uno y otro ana­lis­ta. Cru­zó los 23 mil pun­tos y si­gue su­bien­do, tal vez sea una bur­bu­ja.

No te­ne­mos ni de cer­ca esa pre­ci­sión en los da­tos que re­fie­ren a la com­po­si­ción del agua que be­be­mos, en la que nos su­mer­gi­mos, de la que pes­ca­mos. No sa­be­mos qué tie­ne el agua de la ram­bla de Mon­te­vi­deo, ni la de la ram­bla de Co­lo­nia, ni de la de Mer­ce­des. O al me­nos, quien es­cri­be no lo sa­be y no cree que Goo­gle ten­ga la res­pues­ta on­li­ne co­mo la que me da cual­quier pá­gi­na fi­nan­cie­ra so­bre el Dow. Una bús­que­da de “Uru­guay ca­li­dad de agua” da re­sul­ta­dos va­gos y con­tra­dic­to­rios.

Son las 5 de la tar­de de un lu­nes fe­ria­do de oc­tu­bre en la cos­ta de la ca­pi­tal uru­gua­ya. Gen­te de to­das las con­di­cio­nes ca­mi­na por la ram­bla a la al­tu­ra de la em­ba­ja­da de EEUU. Gen­te de to­das las ra­zas fes­te­ja la pri­ma­ve­ra y más de uno ha sa­li­do a pes­car. La tor­men­ta se ave­ci­na. La cal­ma an­te la tem­pes­tad es un mo­men­to pro­pi­cio pa­ra la pes­ca.

Las ron­ca­de­ras al­ter­nan con los ba­gres ama­ri­llos. El in­vierno llu­vio­so lle­va a que en el es­tua­rio el agua dul­ce ga­ne par­cial­men­te la pul­sea­da a la sa­la­da. A las ron­ca­de­ras po­co les im­por­ta la sa­li­ni­dad, pe­ro a los ba­gres el agua sa­la­da los li­qui­da sin pie­dad. Es cu­rio­so, tam­bién ha sa­li­do un bu­rel, que con el agua dul­ce no se lle­va. Es ma­ra­vi­llo­so el es­tua­rio y su di­ver­si­dad ic­tí­co­la.

En la se­ma­na pa­sa­da mu­rie­ron por mi­les los pe­ces en el río Ne­gro, por­que en la re­pre­sa de Pal­mar los de­ja­ron sú­bi­ta­men­te sin agua. Las pro­tec­to­ras de ani­ma­les no se es­cu­cha­ron. Co­mo mu­chas ve­ces pa­sa, la muer­te ar­bi­tra­ria de un pe­rro ge­ne­ra mu­cha más in­dig­na­ción que la muer­te de mi­les y mi­les de pe­ces. Co­mo con la com­po- si­ción del agua, po­co sa­be­mos so­bre lo ocu­rri­do y na­die ha­rá una re­vo­lu­ción por ello.

He sa­li­do a la ram­bla a bus­car ins­pi­ra­ción pa­ra es­ta co­lum­na. Y creo que va­le la pe­na re­fle­xio­nar so­bre las asi­me­trías en ma­te­ria de muer­tes, in­for­ma­ción y opi­nión pú­bli­ca. Es­ta se­ma­na un me­ga­aten­ta­do en Mo­ga­dis­cio, ca­pi­tal de So­ma­lia, y en un pes­ta­ñar ha ce­ga­do la vi­da de 371 per­so­nas, ci­vi­les inocen­tes de to­da inocen­cia que ca­mi­na­ban cer­ca de los ca­mio­nes re­ple­tos de ex­plo­si­vos. Si hu­bie­se si­do en otro país, no se ha­bla­ría de otra co­sa. Co­mo los pe­ces del río Ne­gro, cuen­tan mu­cho me­nos que si un lo­co en una ca­pi­tal del pri­mer mun­do ma­ta­ra a una so­la per­so­na en el mis­mo ac­to ab­sur­do. Ni se­gui­mos de cer­ca la mar­cha de la epi­de­mia de có­le­ra que jun­to a la ham­bru­na pro­vo­ca­da por una eter­na gue­rra ci­vil de chií­tas y su­ni­tas es­tá ter­mi­nan­do con la vi­da de mi­les y mi­les de ni­ños.

Vol­va­mos a la ram­bla, fuen­te de so­laz pri­ma­ve­ral, por aho­ra la preo­cu­pa­ción por aten­ta­dos no nos lle­ga a es­te rin­cón aus­tral. Veo a tres pes­ca­do­res que pa­re­cen bas­tan­te pro­fe­sio­na­les, las bo­yas de sus lí­neas nun­ca se hun­den, pes­can ex­tre­ma­da­men­te cer­ca de la ori­lla ro­co­sa. Le­van­tan con inusi­ta­da vio­len­cia. Me acer­co, veo más de 20 li­sas cap­tu­ra­das y un gri­to que me saluda. Na­da me­nos que el por­te­ño, uno de los tan­tos lo­bos de mar que lle­van a Ram­pla en el co­ra­zón, una es­pe­cie de Po­pe­ye que me es­tru­ja con­ten­to y me cuen­ta de su tra­ba­jo en la dra­ga y que “es­tan­do en tie­rra no me pier­do un par­ti­do”. Sus ca­che­tes ro­sa­dos, su mos­ta­cho y su mi­ra­da tin­ti­nean­te me en­se­ñan de la fe­li­ci­dad sim­ple del la­bu­ran­te.

Hay ba­jan­te y se pue­de ca­mi­nar por un te­rra­plén anexo a la ram­bla y fre­cuen­te­men­te su­mer­gi­do. Una mu­jer jo­ven va con cua­tro ni­ños de no más de 5 años. Se abre co­mo una gru­ta im­pe­ne­tra­ble­men­te ne­gra una al­can­ta­ri­lla. “¡ Qué olor a mier­da!”, gri­ta un ni­ño. “¡ Mier­da! ¡ Mier­da!”, gri­ta un se­gun­do. El más chi­co de to­dos di­ce “si hay al­guien aden­tro que sal­ga y pe­lee”. La mu­jer lo re­pro­cha y le pi­de que se apu­re. El aro­ma, cier­ta­men­te, no es pu­ra­men­te a mar. Los ni­ños y su reac­ción ha­blan de la so­cie­dad en que vi­vi­mos.

Pien­so que real­men­te la cos­ta uru­gua­ya es al­go úni­co en el mun­do y que nues­tros an­te­pa­sa­dos fue­ron sa­bios o suer­tu­dos en ele­gir es­te lu­gar. Su­bo a la ex­pla­na­da pa­ra vol­ver. Una vez más la pro­li­fe­ra­ción de plás­ti­cos me abru­ma. Ima­gino a un Uru­guay que con­vo­ca a los ocea­nó­gra­fos a pen­sar una po­lí­ti­ca de de­fen­sa de la bio­di­ver­si­dad acuá­ti­ca uru­gua­ya. Ima­gino que las cor­vi­nas vuel­ven al­gún día a la cos­ta, que las re­pre­sas se es­tu­dian pa­ra op­ti­mi­zar su fau­na, ima­gino que la ciu­dad y to­da la cos­ta ce­le­bran una in­va­sión de ta­chos de ba­su­ra que vie­nen en pa­re­ja: or­gá­ni­co/ inor­gá­ni­co. Ima­gino que los tu­ris­tas e in­mi­gran­tes ven to­do lo mis­mo pe­ro con plás­ti­co, car­tón, go­ma, vi­drios des­pa­rra­ma­dos en el pi­so. Ima­gino que al­gu­nos anó­ni­mos fi­nal­men­te se abu­rren de van­da­li­zar los ser­vi­cios pú­bli­cos y los ta­chos so­bre­vi­ven y se usan.

Pien­so que así co­mo es­tá la cos­ta y nues­tros ríos, son una enor­me opor­tu­ni­dad de la na­tu­ra­le­za no ple­na­men­te apro­ve­cha­da y año­ra­ría que los po­lí­ti­cos de to­dos los par­ti­dos ha­bla­ran de eso y acor­da­ran. Si ha ha­bi­do una bue­na re­cu­pe­ra­ción de las du­nas, ¿ por qué no se­guir con la re­cu­pe­ra­ción de la ca­li­dad del agua? ¿ A qué cien­tí­fi­cos en­co­men­da­rían los po­lí­ti­cos esa re­cu­pe­ra­ción de esas aguas? Uru­guay ha apro­ba­do es­te año un có­di­go de aguas y se apres­ta a vo­tar una ley de rie­go que ya tie­ne me­dia san­ción. ¿ Pe­ro qué de­ba­te hay so­bre el más vi­tal ele­men­to que com­po­ne la ma­yo­ría ab­so­lu­ta del pe­so de nues­tros cuer­pos? ¿Qué to­ma­mos cuan­do to­ma­mos un ma­te, un ca­fé o un té ela­bo­ra­do con el agua que sa­le de las ca­ni­llas? ¿Co­mo es la dis­tri­bu­ción geo­grá­fi­ca de la com­po­si­ción del agua en Uru­guay?

Y mien­tras pien­so qué opor­tu­ni­dad fan­tás­ti­ca si tu­vié­ra­mos las aguas lím­pi­das y la pes­ca cos­te­ra que co­no­ció mi pa­dre en su in­fan­cia, que aún más ma­ra­vi­lla­dos que­da­rían los vi­si­tan­tes si no se vie­ra una so­la bol­sa de nai­lon en el pai­sa­je, si­go pen­san­do cuál se­rá la exac­ta com­po­si­ción de esas aguas de las que aca­ba de sa­lir el ba­gre ama­ri­llo y bi­go­tu­do que se­rá la ce­na del ve­cino que es­pe­ra con­cen­tra­do un nue­vo pi­que. ¿Qué tie­ne el agua en los ter­mos de los pa­sean­tes ma­te­ros?

Un crí­ti­co del ca­pi­ta­lis­mo di­ría que las fi­nan­zas en la prác­ti­ca im­por­tan más que la sa­lud nues­tra y del pla­ne­ta. Y en prin­ci­pio de­be­ría­mos ad­mi­tir­le fuer­za en su ar­gu­men­to. Sa­be­mos más del le­jano Dow que del agua que sa­le de las ca­ni­llas.

Ima­gino que la me­jor res­pues­ta de la eco­no­mía de mer­ca­do se­ría la de unos jó­ve­nes di­se­ñan­do una apli­ca­ción que di­ce en tiem­po real la com­po­si­ción del agua de la cos­ta y de la que sa­le de la ca­ni­lla. Po­dría ha­cer­se un ín­di­ce de ca­li­dad de aguas y sa­ber ca­da día en ca­da ho­ra y mi­nu­to si esa ca­li­dad va en al­za o en ba­ja. Es­toy se­gu­ro que en al­gún co­work de la zo­na al­gún jo­ven ci­ber­né­ti­co lo re­sol­ve­ría con unas bo­yas y un soft­wa­re. Y tal vez la app co­ti­za­ra un día en un ín­di­ce bur­sá­til. Ima­gino que mi­ro am­bos ín­di­ces ca­da ma­ña­na ce­le­bran­do el des­cen­so del in­di­ca­dor de im­pu­re­zas has­ta lle­gar al­gún día al ce­ro. Por­que en es­te ca­so ba­jar es su­bir. El Dow es­ta se­ma­na si­gue mar­can­do ré­cords, cru­za por pri­me­ra vez los 23 mil pun­tos y eso sig­ni­fi­ca mi­llo­nes a los ac­cio­nis­tas. ¿ El agua uru­gua­ya en sus ín­di­ces de ca­li­dad qué ten­den­cia tie­ne? ¿Y qué sig­ni­fi­ca eso pa­ra la sa­lud de los uru­gua­yos y los pe­ces? •

A. SARTOROTTI

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.