INCONGRUENCIA DEL GO­BIERNO BRA­SI­LE­ÑO

El Observador Fin de Semana - - Opinión -

En paí­ses se­rios y or­de­na­dos la fun­ción de los se­cre­ta­rios de Es­ta­do es obe­de­cer y eje­cu­tar las de­ci­sio­nes del pre­si­den­te. No pa­re­ce ser el ca­so en Bra­sil, don­de el mi­nis­tro del agro, Blai­ro Mag­gi, de­jó en po­si­ción desai­ra­da a su pre­si­den­te al fre­nar por se­gun­da vez el in­gre­so de lác­teos uru­gua­yos, pe­se a la pro­me­sa de Mi­chel Te­mer al pre­si­den­te Ta­ba­ré Váz­quez de de­jar sin efec­to la prohi­bi­ción. Es cier­to que las re­la­cio­nes en­tre go­bier­nos y paí­ses se guían ca­si siem­pre por los in­tere­ses de ca­da par­te, aun­que per­ju­di­quen a los de­más y vio­len nor­mas acor­da­das y pro­fe­sio­nes de bue­na vo­lun­tad. Pe­ro sue­le exis­tir al me­nos cier­ta cohe­ren­cia in­ter­na en los go­bier­nos, que ha es­ta­do au­sen­te en es­te ca­so.

Mag­gi desató el nue­vo des­a­gui­sa­do en las aza­ro­sas re­la­cio­nes bi­la­te­ra­les cuan­do blo­queó la en­tra­da de nues­tros lác­teos días atrás. Ar­gu­men­tó que Uru­guay im­por­ta­ba le­che de otro país y la ex­por­ta­ba co­mo de ori­gen lo­cal, en una trian­gu­la­ción prohi­bi­da por el Mer­co­sur, y que po­nía en des­ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va a los pro­duc­to­res lo­ca­les. Am­bas ex­cu­sas son ri­dí­cu­las. Por un la­do, Uru­guay ya le de­mos­tró a Bra­sil en una vi­deo­con­fe­ren­cia que no trian­gu­la. Y por otro, la le­che uru­gua­ya re­pre­sen­ta ape­nas el 0,4% del con­su­mo bra­si­le­ño to­tal, por lo que mal pue­de in­ci­dir en los pre­cios in­ter­nos. La ra­zón ver­da­de­ra fue la pre­sión pro­tec­cio­nis­ta de los pro­duc­to­res bra­si­le­ños.

Uru­guay to­mó la jus­ta re­pre­sa­lia in­me­dia­ta de im­pe­dir el in­gre­so de ca­mio­nes con pro­duc­tos bra­si­le­ños, mien­tras ini­cia­ba ur­gen­tes ges­tio­nes di­plo­má­ti­cas. Cul­mi­na­ron con la pro­me­sa per­so­nal de Te­mer a Váz­quez de que sus­pen­de­ría el blo­queo a los lác­teos, con lo que nues­tro go­bierno dio por ce­rra­do el en­tuer­to. Pe­ro na­die con­tó con lo que, en el me­jor de los ca­sos, es des­arre­gla­da incongruencia in­ter­na en el go­bierno bra­si­le­ño por de­bi­li­dad pre­si­den­cial y, en el peor, du­pli­ci­dad li­sa y lla­na. Por se­gun­da vez, Mag­gi aca­ba de blo­quear el in­gre­so de lác­teos, al tiem­po que pos­ter­gó la ve­ni­da a Mon­te­vi­deo de una mi­sión téc­ni­ca que iba a dar las úl­ti­mas pun­ta­das al arre­glo sin de­mo­ra que Te­mer le ase­gu­ró a Váz­quez.

Su pro­me­sa has­ta pa­re­ció de­jar atrás la hos­ti­li­dad que ha­bían ge­ne­ra­do los erro­res di­plo­má­ti­cos de nues­tro go­bierno por su de­fen­sa de la dic­ta­du­ra ve­ne­zo­la­na, a con­tra­pe­lo de los otros so­cios del Mer­co­sur, y por su rum­bo­sa bien­ve­ni­da ofi­cial a Dil­ma Rous­seff des­pués de su des­ti­tu­ción. Pe­ro no ha­bía de ser. Es evi­den­te que a Bra­sil na­da le im­por­tan las nor­mas vi­gen­tes del Mer­co­sur so­bre tra­sie­go de bie­nes ni un com­pro­mi­so asu­mi­do por su pre­si­den­te.

Ob­via­men­te, Uru­guay no pue­de pres­cin­dir de Bra­sil, que si­gue sien­do nues­tro se­gun­do mer­ca­do ma­yor de ex­por­ta­ción des­pués de Chi­na. Co­mo na­ción pe­que­ña e irre­mi­si­ble­men­te ata­da a nues­tros ve­ci­nos en mu­chas áreas, so­lo nos que­da ne­go­ciar con ha­bi­li­dad, apro­ve­chan­do que la le­ga­li­dad mer­co­su­re­ña es­tá de nues­tro la­do, pa­ra evi­tar las in­jus­ti­cias con que asi­dua­men­te nos cas­ti­gan. Pe­ro no es­ta­ría de más que, adi­cio­nal­men­te, el go­bierno fue­ra más cui­da­do­so en acom­pa­sar su po­lí­ti­ca ex­te­rior a po­si­cio­nes ra­zo­na­bles de los otros tres so­cios del Mer­co­sur, de­jan­do de la­do erro­res in­du­ci­dos por anacró­ni­cos arres­tos ideo­ló­gi­cos que nun­ca pue­den te­ner pre­ce­den­cia so­bre el co­mer­cio, pi­lar irreem­pla­za­ble del desa­rro­llo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.