Ci­ru­gía ba­riá­tri­ca

Una cos­to­sa res­pues­ta a la obe­si­dad

El Observador Fin de Semana - - Portada - MACARENA SAAVEDRA twit­ter.com/ma­ca­saa­v_

Era 1º de ma­yo de 2017 y Shir­ley Mo­raes, de 61 años, es­ta­ba en la sa­la de ci­ru­gía del hos­pi­tal Ma­ciel. En po­cos mi­nu­tos iban a rea­li­zar­le la ci­ru­gía ba­riá­tri­ca, pa­ra dis­mi­nuir el ta­ma­ño del es­tó­ma­go y que le per­mi­tie­ra adel­ga­zar. Em­pe­zó a en­gor­dar a los 38 años y no pa­ró. Mi­de 1,65 me­tros y lle­gó a pe­sar

136 ki­los. Re­cuer­da con bron­ca cuan­do la mé­di­ca le di­jo que no era gor­da, que era obe­sa mór­bi­da.

“Cuan­do te mi­rás al es­pe­jo, te asus­tás”, con­fe­só Shir­ley días an­tes de ope­rar­se. Sa­bía que una ci­ru­gía era su úni­ca al­ter­na­ti­va, por­que hi­zo die­tas to­da su vi­da. Siem­pre co­mió más de lo que de­bía, pe­ro en ese mo­men­to pre­vio a la ope­ra­ción se cues­tio­nó qué ha­bía he­cho to­do ese tiem­po y se mos­tró arre­pen­ti­da de no ha­ber reac­cio­na­do an­tes.

De­bi­do a la obe­si­dad em­pe­zó a te­ner dia­be­tes –y a de­pen­der de la in­su­li­na–, a to­mar medicamentos pa­ra la pre­sión, a su­frir in­fec­cio­nes y pro­ble­mas res­pi­ra­to­rios, sus ro­di­llas co­men­za­ron a sen­tir el pe­so ex­ce­si­vo y se agu­di­za­ron los pro­ble­mas. Lo mis­mo ocu­rrió con la ca­de­ra.

La pri­me­ra vi­si­ta de El Ob­ser­va­dor fue en abril, cuan­do to­da­vía pe­sa­ba ca­si 130 ki­los. Ca­mi­na­ba den­tro de su ca­sa y su res­pi­ra­ción se agi­ta­ba, ade­más de ren­guear con una de las pier­nas. Da­ba po­cos pa­sos y una si­lla, una me­sa o una pa­red le ser­vían de apo­yo pa­ra des­can­sar. So­lía no sa­lir de su ca­sa, por­que se sen­tía ob­ser­va­da. Y, cuan­do lo ha­cía, tra­ta­ba de no mi­rar a los cos­ta­dos pa­ra creer que los de­más no la veían.

“Te sen­tís co­mo una mo­le pa­san­do y pe­chan­do a to­do el mun­do”, di­jo. Eso la lle­vó a pa­sar años sin to­mar­se óm­ni­bus por­que “no es­tán pre­pa­ra­dos ni pa­ra una per­so­na con un po­co de so­bre­pe­so”. Los asien­tos son tan chi­cos que in­clu­so co­no­ce per­so­nas obe­sas que de­ben pa­gar por dos bo­le­tos pa­ra po­der sen­tar­se, cuan­do via­jan en un in­ter­de­par­ta­men­tal.

Pe­ro lo que más su­fre es ha­ber pa­sa­do años sin po­der ju­gar con sus nie­tos, lle­var­los a la pla­ya o acom­pa­ñar a su es­po­so a ca­mi­nar. “Per­dí opor­tu­ni­da­des en la vi­da por es­to. Me ani­mo a de­cir que no so­lo yo es­toy per­dien­do, es­toy ha­cien­do per­der a mi es­po­so”, di­jo, sin po­der con­te­ner las lá­gri­mas.

Por esa ra­zón, en ju­nio de 2015 co­men­zó a tra­tar­se con un equipo mul­ti­dis­ci­pli­na­rio en el Hos­pi­tal Ma­ciel, que se es­pe­cia­li­za en obe­sos mór­bi­dos y los pre­pa­ra pa­ra la ci­ru­gía. Hay nu­tri­cio­nis­tas,

in­ter­nis­tas, una psi­quia­tra, una dia­be­tó­lo­ga y ci­ru­ja­nos.

“Te­nés que ope­rar­te la ca­be­za an­tes que el es­tó­ma­go. El es­tó­ma­go es un múscu­lo, si vos lo tra­ba­jás, vuel­ve a cre­cer. Co­mer es una en­fer­me­dad co­mo cual­quier vi­cio”, di­jo Shir­ley, con­ven­ci­da. “Sa­bés que no te­nés que es­tar co­mien­do a ve­ces, pe­ro es más fuer­te que vos, igual que las dro­gas”, agre­gó.

La ope­ra­ción

Dos años des­pués de ese 2015 en el que em­pe­zó a tra­tar­se en el Ma­ciel es­ta­ba acos­ta­da en una ca­mi­lla con anes­te­sia ge­ne­ral. Los ci­ru­ja­nos se apron­ta­ban, mien­tras en la sa­la se es­cu­cha­ba mú­si­ca clá­si­ca: se po­nían ba­ta, guan­tes, cu­bre­bo­ca, go­rro y bo­tas.

La ci­ru­gía la rea­li­zan por vía la­pa­ros­có­pi­ca – con el ab­do­men ce­rra­do– vien­do a tra­vés de una cá­ma­ra. Al rea­li­zar un by pass gás­tri­co a un pa­cien­te, se achi­ca su es­tó­ma­go y se acor­ta el in­tes­tino del­ga­do. Eso de­ja a es­te ór­gano con una ca­pa­ci­dad de en­tre 40 y 50 cen­tí­me­tros cú­bi­cos y no so­lo pro­vo­ca que les dis­mi­nu­ya el ape­ti­to, sino tam­bién la ab­sor­ción de nu­trien­tes.

Sin em­bar­go, son po­cos los que pue­den ac­ce­der a es­ta ci­ru­gía pa­ra lo­grar adel­ga­zar, por­que no es­tá in­clui­da den­tro de las pres­ta­cio­nes de sa­lud gra­tui­tas. “La obe­si­dad no es­tá re­co­no­ci­da co­mo una en­fer­me­dad. El único tra­ta­mien­to efec­ti­vo que de­mues­tra que el pa­cien­te ba­ja de pe­so, se co­rri­gen co­mor­bi­li­da­des y los re­sul­ta­dos se man­tie­nen a lo lar­go del tiem­po es la ci­ru­gía. Pe­ro no la brin­da el sis­te­ma de sa­lud, por­que no exis­te una ley de obe­si­dad”, di­jo a El Ob­ser­va

dor el profesor ti­tu­lar de ci­ru­gía del hos­pi­tal Ma­ciel, Gus­ta­vo Ro­drí­guez. Es­to úl­ti­mo es lo que la aso­cia­ción Gor­dos Or­ga­ni­za­dos re­cla­ma.

La can­ti­dad de per­so­nas obe­sas en Uru­guay es alar­man­te. Es el se­gun­do país con las ci­fras más al­tas, lue­go de Chi­le. “Es­ti­ma­mos que en Uru­guay co­mo mí­ni­mo hay 80 mil obe­sos mór­bi­dos”, ase­gu­ró Ro­drí­guez. Es por eso que en el Ma­ciel tie­nen una lis­ta de es­pe­ra de pa­cien­tes que pre­ci­san ope­rar­se y de­ben es­pe­rar cer­ca de dos años pa­ra que lle­gue su turno.

Ha­cer su­tu­ras y nu­dos den­tro del cuer­po –so­lo vien­do una pan­ta­lla– re­quie­re un en­tre­na­mien­to especial, por lo que no es una ope­ra­ción que to­dos los ci­ru­ja­nos es­tén pre­pa­ra­dos pa­ra ha­cer. Es­ta ci­ru­gía cues­ta US$ 3.500 so­lo de in­su­mos, a lo que hay que su­mar­le los re­cur­sos hu­ma­nos y los de­re­chos de block.

Úni­ca­men­te pue­den rea­li­zar­se la ope­ra­ción ba­riá­tri­ca los so­cios de ASSE que cum­plan con los re­qui­si­tos que es­ta­ble­ce el hos­pi­tal Ma­ciel (ver re­cua­dro) o quie­nes tie­nen la po­si­bi­li­dad de pa­gar más de US$ 10 mil en cen­tros pri­va­dos co­mo Ci­ru­gía Ba­riá­tri­ca Uru­guay o la Clí­ni­ca de Obe­si­dad y Ci­ru­gía Ba­riá­tri­ca.

A pe­sar de que se tra­ta de una ci­ru­gía muy cos­to­sa, es­tos gas­tos son re­cu­pe­ra­dos en el cor­to pla­zo. “Es­tá es­tu­dia­do que en­tre los dos y tres años el sis­te­ma amor­ti­za el gas­to, por­que el pa­cien­te obe­so mór­bi­do es muy ca­ro. Re­quie­re me­di­ca­ción: an­ti­hi­per­ten­si­vos, an­ti­dia­bé­ti­cos. En ge­ne­ral son pa­cien­tes jó­ve­nes que le cues­tan mu­cho al sis­te­ma por to­das las co­mor­bi­li­da­des aso­cia­das a la en­fer­me­dad”, ex­pli­có Ro­drí­guez.

Ma­yo

A un mes de la ope­ra­ción, Shir­ley co­no­ció la sa­cie­dad. El Ob

ser­va­dor vol­vió a vi­si­tar­la y ella con­tó que “cam­bió to­do”. En ese mo­men­to ya no sen­tía ham­bre y tam­po­co vi­vía pen­dien­te de la co­mi­da, al­go que no le pa­sa­ba an­tes.

Era do­min­go y llo­vía, pe­ro se rehu­sa­ba a co­ci­nar tor­ta­fri­tas, por­que se iba a ten­tar. Se sor­pren­dió cuan­do lo­gró no ha­cer­lo. “Eso de no pro­bar una co­sa que ha­cés de co­mer me lla­mó la aten­ción”, di­jo el 31 de ma­yo. Pa­ra ella fue “una se­ñal de que las co­sas cambian”.

Su al­muer­zo y ce­na son 40 gra­mos de co­mi­da, lo que equi­va­le al ta­ma­ño de una pe­lo­ta de te­nis de me­sa. Cuan­do ve lo po­co que es pien­sa que no le va a al­can­zar, pe­ro lue­go se da cuen­ta de que le so­bra. “Tu ca­be­za te di­ce no te al­can­za, pe­ro des­pués tu es­tó­ma­go te di­ce otra co­sa”, con­tó. Así, en ma­yo, ha­bía lo­gra­do ba­jar 10 ki­los des­de la ci­ru­gía. Ese des­cen­so lo no­ta­ba al ca­mi­nar, por­que no le do­lían tan­to las ca­de­ras.

Se­tiem­bre y oc­tu­bre

A cua­tro me­ses y me­dio de la ope­ra­ción, pue­de de­cir que “uno de los ali­vios más gran­des” fue que de­jó de de­pen­der de la in­su­li­na y de uno de los medicamentos pa­ra la pre­sión. Tam­bién re­to­mó el gim­na­sio y pue­de ca­mi­nar sin pro­ble­mas más de 10 cua­dras. La pri­me­ra vez que El Ob­ser­va­dor vi­si­tó a Shir­ley, pe­sa­ba cer­ca de 130 ki­los. Cua­tro me­ses y me­dio des­pués, el 19 de se­tiem­bre, ha­bía cum­pli­do su pri­me­ra me­ta: pa­sar a los dos dí­gi­tos. Pe­sa­ba 92. En oc­tu­bre, es­te jue­ves 26, con­ta­ba cin­co ki­los me­nos, 87. Aho­ra tie­ne un nue­vo ob­je­ti­vo: lle­gar a los 75 u 80 ki­los.

La obe­si­dad for­ma par­te de las en­fer­me­da­des cró­ni­cas no trans­mi­si­bles, que son la prin­ci­pal cau­sa de muer­te en el país. Las per­so­nas que pa­de­cen obe­si­dad tie­nen más po­si­bi­li­da­des de con­traer otras en­fer­me­da­des, co­mo cán­cer, hi­per­ten­sión ar­te­rial cró­ni­ca, dia­be­tes, pro­ble­mas de co­les­te­rol, pa­to­lo­gías de la co­lum­na, las ro­di­llas o las ca­de­ras, to­do co­mo con­se­cuen­cia del so­bre­pe­so. “El pa­cien­te obe­so vi­ve pro­me­dial­men­te 10 años me­nos que el no obe­so. Es una dis­mi­nu­ción muy sig­ni­fi­ca­ti­va en tér­mi­nos de so­bre­vi­da”, in­di­có Ro­drí­guez.

Cin­co me­ses atrás evi­ta­ba sa­lir a la ca­lle. “Aho­ra sal­go con un po­co más de gus­to, pue­do ca­mi­nar. El otro día ve­nía en el óm­ni­bus y ha­bía un se­ñor pa­ra­do que es­ta­ba en los 140 ki­los y yo ya te­nía 40 me­nos. Pen­sar que si hu­bie­se si­do an­tes yo no po­día sen­tar­me”, con­tó. Su con­se­jo pa­ra otros obe­sos mór­bi­dos es que “tra­ten de sa­lir a flo­te an­tes de lle­gar al fon­do” y que “pi­dan ayu­da”.

“La obe­si­dad no es­tá re­co­no­ci­da co­mo una en­fer­me­dad. El único tra­ta­mien­to efec­ti­vo (...) es la ci­ru­gía”

Gus­ta­vo Ro­drí­guez

PROFESOR TI­TU­LAR DE CI­RU­GÍA, HOS­PI­TAL MA­CIEL

En abril de 2017, an­tes de la ope­ra­ción, Shir­ley Mo­raes pe­sa­ba 130 ki­los

Es­te jue­ves, cua­tro me­ses y me­dio des­pués, lle­gó a los 87 ki­los

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.