Acu­sa­do por abu­so, pre­so 14 me­ses y era inocen­te

Hum­ber­to Ca­bre­ra fue acu­sa­do de ha­ber abu­sa­do de su hi­jo con la úni­ca prue­ba de una gra­ba­ción ma­ni­pu­la­da por la ni­ñe­ra; pe­ro no ha­bía he­cho na­da

El Observador Fin de Semana - - Portada - NATALIA ROBA twit­ter.com/na­ti­ro­ba

Era un jue­ves de julio en Pi­riá­po­lis así que, re­cién le­van­ta­do y con el ma­te pron­to, Hum­ber­to Ca­bre­ra avi­vó el fue­go de la es­tu­fa. Ha­bía te­ni­do sus tres jor­na­das de 16 ho­ras en la em­pre­sa de trans­por­te don­de tra­ba­ja­ba y se dis­po­nía a dis­fru­tar del pri­me­ro de tres días li­bres. Pe­ro en mi­nu­tos su vi­da cam­bió.

“So­mos po­li­cías, te­ne­mos una or­den de de­ten­ción pa­ra ti. Te te­ne­mos que alla­nar la ca­sa, y no po­dés es­tar acá”, le di­je­ron tres hom­bres y una mu­jer que lle­ga­ron en una ca­mio­ne­ta. To­tal­men­te con­fun­di­do, Ca­bre­ra ati­nó so­la­men­te a pe­dir­les que no hi­cie­ran rui­do por­que el be­bé dor­mía. No se le ocu­rrió pre­gun­tar por qué lo bus­ca­ban, con­tó a El Ob­ser­va­dor.

A los cin­co mi­nu­tos lle­gó otra ca­mio­ne­ta de la que se ba­ja­ron cua­tro po­li­cías más, to­dos ves­ti­dos de par­ti­cu­lar. Pa­sa­do un ra­to que le pa­re­ció eterno, sa­lió uno y le ofre­ció traer­le un par de cham­pio­nes, ya que –le avi­sa­ban– de­bían lle­var­lo a la co­mi­sa­ría. No lo de­ja-

“Cuan­do en­tré a la cár­cel, un abo­ga­do me acon­se­jó ‘bo­rrá to­do de tu ca­be­za, tus va­lo­res, to­do, cui­dá tu vi­da ca­da día, no te me­tas en na­da, no te dro­gues, evi­tá los pro­ble­mas’. Eso hi­ce y la lle­vé

Hum­ber­to Ca­bre­ra

PROCESADO POR ATEN­TA­DO VIO­LEN­TO AL PUDOR EN JULIO DE 2016 Y ABSUELTO EN OC­TU­BRE DE 2017 POR UN TRI­BU­NAL

ron en­trar a apa­gar la es­tu­fa ni a ir al ba­ño. Le tra­je­ron el cal­za­do y par­tie­ron rum­bo a Mal­do­na­do. La ni­ñe­ra sa­lió con el be­bé en bra­zos y subió a la otra ca­mio­ne­ta. Al lle­gar a la es­qui­na, Ca­bre­ra vio que ese vehícu­lo do­bla­ba en dirección al co­le­gio de su otro hi­jo, de 6 años. Pre­gun­tó por qué y le res­pon­die­ron que pa­sa­rían a bus­car al ni­ño. Co­mo to­das las ma­ña­nas, su pa­re­ja lo ha­bía de­ja­do allí an­tes de ir a tra­ba­jar en la ciu­dad de Mal­do­na­do.

Los 40 ki­ló­me­tros que se­pa­ran a Pi­riá­po­lis de la ca­pi­tal de­par­ta­men­tal los hi­cie­ron a 130 ki­ló­me­tros por ho­ra, re­cuer­da. En su ca­be­za bus­ca­ba una ex­pli­ca­ción y se pre­gun­ta­ba qué es­ta­ba pa­san­do. Al lle­gar a la al­tu­ra de So­la­nas, uno de los po­li­cías le di­jo: “Vos es­tás acá por­que le ba­jas­te una mano a tu hi­jo”.

Mi­nu­tos des­pués de­cla­ra­ba en el De­par­ta­men­to de Ho­mi­ci­dios de la Je­fa­tu­ra de Mal­do­na­do. De nue­vo es­cu­chó: “Le ba­jas­te una mano a tu hi­jo las­ci­va­men­te”, le di­jo el po­li­cía que ha­bía en­ca­be­za­do el ope­ra­ti­vo. Ca­bre­ra reac­cio­nó: “Es una lo­cu­ra”, a lo que le respondió: “Te­ne­mos prue­bas”. “Quie­ro que me las mues­tren”, re­tru­có él.

Su ni­ñe­ra lo ha­bía de­nun­cia­do por gol­pea­dor, abu­sa­dor, al­cohó­li­co y dro­ga­dic­to, y a su pa­re­ja por

cómplice del abu­so. La mu­jer, que ha­bía si­do con­tra­ta­da po­co des­pués del na­ci­mien­to de su se­gun­do hi­jo, ha­bía pre­sen­ta­do co­mo prue­ba una con­ver­sa­ción con el ni­ño gra­ba­da con un ce­lu­lar en la que es­te con­ta­ba: “Yo le de­cía a pa­pá que me hi­cie­ran cos­qui­llas y él me aga­rra­ba de los bra­zos y me me­tía el de­do en el cu­lo, mien­tras pa­pá ha­ce eso ma­má me to­ca el pi­to”, se­gún el tes­ti­mo­nio del ni­ño trans­cri­to en el ex­pe­dien­te ju­di­cial.

Co­mo Ca­bre­ra ne­ga­ba las acusaciones, en de­ter­mi­na­do mo­men­to uno de los efec­ti­vos le acla­ró: “Mira que tu se­ño­ra es­tá de­te­ni­da ahí y vas a te­ner que de­cir la ver­dad”. El cal­va­rio pe­nal ape­nas ha­bía co­men­za­do: del in­te­rro­ga­to­rio al ca­la­bo­zo, de allí al juz­ga­do –pri­me­ro pa­ra rea­li­zar­le una pe­ri­cia psi­co­ló­gi­ca, y de­cla­rar an­te el juez, lo que fi­nal­men­te ocu­rrió al día si­guien­te–, del juz­ga­do –es­po­sa­do y a la vis­ta de mu­chos co­no­ci­dos– a la mu­tua­lis­ta pa­ra un che­queo mé­di­co y de allí a la cár­cel de Las Ro­sas.

De­fen­so­ra y her­ma­na

Mien­tras Ca­bre­ra y su pa­re­ja de­cla­ra­ban en la sec­cio­nal po­li­cial, Adria­na, la her­ma­na de Hum­ber­to, que es abo­ga­da, re­ci­bió una lla­ma­da del juz­ga­do. Le in­for­ma­ban que su cu­ña­da Natalia es­ta­ba de­te­ni­da y de­bía pre­sen­tar­se a la ho­ra 13 pa­ra de­fen­der­la. Pre­gun­tó la cau­sa –pe­ro no se la di­je­ron– y pi­dió más tiem­po, pues­to que eran las 12 y le re­sul­ta­ba im­po­si­ble tras­la­dar­se a Mal­do­na­do en una ho­ra. El juez le dio pla­zo has­ta las 15.

En el tra­yec­to in­ten­tó co­mu­ni­car­se con su her­mano, lo que ob­via­men­te no pu­do lo­grar. Co­mo su cu­ña­da es en­car­ga­da de una em­pre­sa de te­le­fo­nía ce­lu­lar pen­só que ha­bría fal­ta­do al­gún ce­lu­lar o pla­ta. Re­cién al lle­gar al juz­ga­do su­po que su her­mano tam­bién es­ta­ba de­te­ni­do. “Cuan­do el juez me in­for­ma que am­bos es­ta­ban de­te­ni­dos por abu­so se­xual, me em­pe­cé a reír, y le di­je: ‘Doc­tor, ¿me hi­zo per­der tiem­po por es­ta pa­va­da?’”.

Al en­trar al juz­ga­do tam­bién ha­bía vis­to a sus so­bri­nos, quie­nes le gri­ta­ron “tía”. Cuan­do se acer­có a sa­lu­dar­los, una mu­jer re­gor­de­ta que los te­nía en bra­zos los apre­tó con­tra sí y le gri­tó: “No se acer­que”. Ca­bre­ra le pre­gun­tó quién era y ella respondió: “¡Po­li­cía!”. Pe­ro no era una po­li­cía. Mi­nu­tos des­pués su­po que era la de­nun­cian­te, la ni­ñe­ra, a quien no co­no­cía per­so­nal­men­te.

A la cár­cel

Des­pués de de­cla­rar, un po­li­cía le co­mu­ni­có a Ca­bre­ra la de­ci­sión del juez de pro­ce­sar­lo con pri­sión. “Se me ca­yó el mun­do, me lar­gué a llo­rar; le di­je ‘es un dis­pa­ra­te’”.

La voz de ese po­li­cía to­da­vía re­sue­na en su ca­be­za: “Que­da­te tran­qui­lo, es­to pa­sa. Mo­ví a ocho per­so­nas pa­ra ir a bus­car un ti­po que sa­lió en pan­tu­flas to­man­do ma­te; no sé si sos cul­pa­ble por­que eso no de­pen­de de mí”, le di­jo. Le acon­se­jó que se pu­sie­ra ro­pa y cham­pio­nes más vie­jos de los que usa­ba en ese mo­men­to pa­ra ir a la cár­cel.

En el au­to de pro­ce­sa­mien­to el juez pe­nal de Mal­do­na­do, Mar­ce­lo Sou­to, es­cri­bió que Ca­bre­ra “en reite­ra­das opor­tu­ni­da­des hi­zo ob­je­to de to­ca­mien­tos las­ci­vos” a su hi­jo. “De­be con­si­de­rar­se que se­gún in­di­can las má­xi­mas de la ex­pe­rien­cia los ni­ños no in­ven­tan es­te ti­po de epi­so­dios, mien­tras que los adul­tos in­vo­lu­cra­dos co­mo pre­sun­tos abu­sa­do­res siem­pre tien­den a ne­gar­los”, agre­gó.

Lo en­con­tró cul­pa­ble de “reite­ra­dos de­li­tos de aten­ta­do vio­len­to al pudor” y se­ña­ló que sur­gían in­di­ca­do­res es­pe­cí­fi­cos re­la­cio­na­dos con el abu­so se­xual in­fan­til. El pro­ce­sa­mien­to fue pe­di­do por el fis­cal Ro­dri­go Mo­ro­so­li, quien com­par­tió las apre­cia­cio­nes del juez.

En­tre esos in­di­ca­do­res, Sou­to men­cio­nó la pe­ri­cia psi­co­ló­gi­ca a Ca­bre­ra, que de­tec­tó “la exis­ten­cia de víncu­lo con­flic­ti­vo con ca­rac­te­rís­ti­cas agre­si­vas de ín­do­le ver­bal, psi­co­ló­gi­ca y pun­tual­men­te fí­si­ca ha­cia su pa­re­ja (in­clu­si­ve en pre­sen­cia de hi­jos y ni­ñe­ra)” y que des­car­tó en el ni­ño “un dis­cur­so im­pues­to”. Si bien el mé­di­co fo­ren­se de­ter­mi­nó que no ha­bía “sig­nos fí­si­cos de vio­len­cia externa ge­ni­tal o anal”, pa­ra el juez ha­bía “ele­men­tos de con­vic­ción su­fi­cien­te” pa­ra in­fe­rir el abu­so.

Con res­pec­to a la ma­dre, con­clu­yó que “no se ha lo­gra­do re­unir los ele­men­tos de con­vic­ción su­fi­cien­tes que fun­da­men­ten un re­pro­che pe­nal”, pe­ro aun así la de­jó em­pla­za­da –sig­ni­fi­ca que pue­de ser ci­ta­da y de­te­ni­da en cual­quier mo­men­to–, y pa­só el ca­so a un juez de Fa­mi­lia. Ese tri­bu­nal le qui­tó a la mu­jer la te­nen­cia de sus hi­jos – uno de ellos en eta­pa de ama­man­ta­mien­to– y se la dio a sus abue­los ma­ter­nos, con quie­nes vi­ven has­ta el día de hoy.

Ca­tor­ce me­ses y seis días

Ca­bre­ra es­tu­vo 14 me­ses y seis días pre­so, has­ta que el 4 de oc­tu­bre pa­sa­do el Tri­bu­nal de ape­la­cio­nes pe­nal de ter­cer turno lo ab­sol­vió y de­cre­tó su in­me­dia­ta li­be­ra­ción. Por una­ni­mi­dad los mi­nis­tros Eduar­do Bor­ges, Julio Oli­ve­ra y Pe­dro Sa­la­zar se­ña­la­ron que la “prue­ba fun­da­men­tal” en la que se ba­só el juez “fla­quea”, pues­to que el diá­lo­go en el que el ni­ño cuen­ta el pre­sun­to abu­so fue “guia­do por la ni­ñe­ra”.

Ar­gu­men­ta­ron que las pre­gun­tas de la ni­ñe­ra eran “cla­ra­men­te su­ges­ti­vas: ‘¿Qué era que me con­ta­bas que te ha­cía tu pa­dre y tu ma­dre?’ ‘¿Y ma­má qué te ha­ce?’ ‘¿Y ma­má qué te to­ca?’ ‘¿Y ma­má te to­ca el pi­to?’ ‘¿Así que te to­can los dos?’ ‘¿Y có­mo te to­ca?’, de­jan­do en evi­den­cia que la char­la ya ve­nía desa­rro­llán­do­se sin po­der es­ta­ble­cer cuál era su te­nor, en qué con­di­cio­nes y cuál fue su ge­ne­ra­dor”.

Ci­tan­do a ex­per­tos en abu­so se­xual in­fan­til, el tri­bu­nal se­ña­ló que pa­ra diag­nos­ti­car­lo “es ne­ce­sa­rio te­ner otros in­di­ca­do­res”, por­que “el tes­ti­mo­nio de los ni­ños ne­ce­si­ta ser va­lo­ra­do con cui­da­do”.

Tam­bién con­si­de­ró que el ni­ño “ca­re­ce de sig­nos fí­si­cos de vio­len­cia externa ge­ni­tal ni anal”, y des­de lo con­duc­tual no hay sig­nos que per­mi­tie­ran sos­pe­char que “es­tu­vie­ra sien­do víc­ti­ma de un abu­so se­xual in­tra­fa­mi­liar”.

“Se en­tien­de que so­lo el re­la­to del me­nor re­ca­ba­do en pri­mer tér­mino en las es­pe­cia­les con­di­cio­nes ex­pues­tas no es su­fi­cien­te pa­ra ava­lar un en­jui­cia­mien­to y me­nos aun pa­ra avi­zo­rar que (pue­da ha­ber) una sen­ten­cia de con­de­na”, con­clu­yó la sen­ten­cia.

“Te vas”

Esa tar­de del 4 de oc­tu­bre, ape­nas los mi­nis­tros fir­ma­ron la sen­ten­cia, des­de el tri­bu­nal lla­ma­ron a la cár­cel a in­for­mar que Ca­bre­ra de­bía ser li­be­ra­do. “Es­ta­ba de me­dias y vino un po­li­cía y me di­jo: ‘Te vas. Yo no reac­cio­na­ba y otro pre­so me di­jo: ‘Bo­lu­do, te vas’”, na­rra.

Se­ma­nas des­pués, aho­ra li­bre, in­ten­ta en­fo­car­se en vol­ver a la nor­ma­li­dad y en dis­fru­tar de sus hi­jos, a quie­nes no veía des­de esa ma­ña­na de julio de 2016.

De­ci­dió ade­más que ha­rá un jui­cio al Es­ta­do por pri­sión in­de­bi­da. “No sé el tiem­po que va a lle­var, pe­ro lo ten­go que ha­cer, por mí y por mi fa­mi­lia. Ten­go que ha­cer­lo por mis sue­gros, que se pu­sie­ron es­to al hom­bro y de­ja­ron la vi­da cui­dan­do a mis hi­jos”, di­ce. El da­ño por el pa­sa­je por la cár­cel –que de­fi­ne co­mo “tor­tu­ra psi­co­ló­gi­ca”–, por es­tar ale­ja­do de su fa­mi­lia, por per­der el tra­ba­jo y so­bre to­do por ser acu­sa­do de un de­li­to que in­ci­ta al des­pre­cio pú­bli­co. “En los co­men­ta­rios en Fa­ce­book has­ta pro­po­nían ma­tar­lo. Que­rían lin­char­lo”, re­cuer­da su her­ma­na. A la ni­ñe­ra la de­nun­cia­ron pe­nal­men­te por la fal­sa de­nun­cia (ver no­ta apar­te). “Quie­ro que se se­pa que soy inocen­te por­que pa­ra mu­chos soy un vio­la­dor. Mi hi­jo quie­re que lo va­ya a bus­car al co­le­gio, pe­ro la ma­yo­ría de las ve­ces va mi sue­gro. Qui­zá la gen­te no reac­cio­ne pe­ro yo me sien­to per­se­gui­do, no en­tro al su­per­mer­ca­do, me que­do en el au­to”, con­fie­sa. •

C. DOS SAN­TOS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.