En la cár­cel: bo­rrón y cuen­ta nueva

El Observador Fin de Semana - - Tema -

Pa­ra un hombre que nun­ca ha­bía pi­sa­do una co­mi­sa­ría la ex­pe­rien­cia car­ce­la­ria es trau­má­ti­ca. “Un abo­ga­do me acon­se­jó ‘bo­rrá to­do de tu ca­be­za, tus va­lo­res, to­do, arran­cá de ce­ro, cui­dá tu vi­da ca­da día, des­de que te le­van­tás has­ta que te acos­tás, no te me­tas en na­da, no te dro­gues, evi­tá los pro­ble­mas’”. Esas re­co­men­da­cio­nes tra­tó de cum­plir­las a ra­ja­ta­bla y así pu­do “lle­var­la”. “La lle­vé, en­tre otras co­sas por­que soy ve­te­rano pa­ra es­tar en la cár­cel; me de­cían ‘el vie­jo hip­pie’”, cuen­ta Hum­ber­to Ca­bre­ra, de 43 años. Fue al sec­tor lla­ma­do “de se­gu­ri­dad”, don­de es­tán re­clui­dos los gol­pea­do­res y vio­la­do­res. Allí com­par­tía una cel­da de 10 me­tros cua­dra­dos con otros cin­co pre­sos, pe­ro agra­de­ce que no tu­vo ma­yo­res pro­ble­mas. “Tu­ve un par de en­tre­di­chos con los pe­sa­dos del sec­tor”, acla­ra.

Otro re­cuer­do im­bo­rra­ble fue el de la pri­me­ra no­che en Las Ro­sas, cuan­do es­cu­chó la no­ti­cia de su ca­so en la TV. “Sen­ta­do arri­ba de una la­ta de pin­tu­ra con cin­co más mi­ran­do la te­le, quie­ti­to, es­cu­ché que ha­bla­ban de ‘otro ca­so de abu­so en Pi­riá­po­lis’. ‘Es­pe­ro que en la cár­cel se ocu­pen de él’, re­cuer­da que di­jo el pre­sen­ta­dor. Me que­dé en si­len­cio y me fui a acos­tar”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.