La au­to­de­ter­mi­na­ción en la pra­xis

No que­da cla­ro que lo ju­rí­di­co pre­do­mi­ne so­bre lo po­lí­ti­co

El Observador Fin de Semana - - Breves -

La in­te­gri­dad te­rri­to­rial es el prin­ci­pio se­gún el cual to­do es­ta­do tie­ne de­re­cho a la pre­ser­va­ción de la to­ta­li­dad de su te­rri­to­rio; que na­die tie­ne el de­re­cho a des­ga­jar par­tes de ese te­rri­to­rio. La au­to­de­ter­mi­na­ción de los pue­blos (2) es el prin­ci­pio que con­sa­gra el de­re­cho de los pue­blos a de­ter­mi­nar su pro­pio des­tino por sí mis­mos, a su li­bre y en­te­ro al­be­drío. De­ter­mi­nar su des­tino im­pli­ca la po­si­bi­li­dad de de­ci­dir su cons­ti­tu­ción co­mo es­ta­do, pro­cla­mar su in­de­pen­den­cia, aso­ciar­se a otro es­ta­do, de­ter­mi­nar su or­ga­ni­za­ción po­lí­ti­ca, ci­vil, so­cial y eco­nó­mi­ca. Lue­go vie­nen el cuán­do, el có­mo y el dón­de del ejer­ci­cio de la au­to­de­ter­mi­na­ción, que en prin­ci­pio enfrenta al prin­ci­pio glo­bal de so­be­ra­nía (ella co­rres­pon­de al pueblo de la in­te­gri­dad del te­rri­to­rio) y el prin­ci­pio pro­cla­ma­do por Ar­ti­gas: “La so­be­ra­nía par­ti­cu­lar de los pue­blos se­rá pre­ci­sa­men­te de­cla­ra­da y os­ten­ta­da, co­mo ob­je­to único de nues­tra re­vo­lu­ción; …” (3).

Co­mo sur­ge de la me­ra lec­tu­ra, hay mo­men­tos en que los prin­ci­pios de in­te­gri­dad te­rri­to­rial (y aso­cia­do a él el de so­be­ra­nía glo­bal del te­rri­to­rio) co­li­de con el prin­ci­pio de so­be­ra­nía par­ti­cu­lar de los pue­blos. En la historia fun­da­cio­nal de las na­cio­nes ame­ri­ca­nas hay tres ca­sos re­le­van­tes de con­fron­ta­ción de prin­ci­pios en­tre la au­to­de­ter­mi­na­ción o so­be­ra­nía par­ti­cu­lar y la in­te­gri­dad te­rri­to­rial o so­be­ra­nía glo­bal. El de ma­yor mag­ni­tud es la su­ce­sión de de­cla­ra­cio­nes uni­la­te­ra­les de in­de­pen­den­cia de los dis­tin­tos te­rri­to­rios de la Amé­ri­ca Es­pa­ño­la, que en ge­ne­ral ocu­rren an­te la re­sis­ten­cia de la Me­tró­po­lis a ad­mi­tir la au­to­no­mía de las pro­vin­cias ame­ri­ca­nas; fre­na­da la au­to­no­mía, plan­tea­da la op­ción en­tre so­me­ti­mien­to al cen­tra­lis­mo o in­de­pen­den­cia, to­das op­ta­ron por es­to úl­ti­mo; triun­fó la so­be­ra­nía par­ti­cu­lar y per­dió la in­te­gri­dad te­rri­to­rial por la sim­ple ra­zón de las ar­mas. Es­pa­ña tar­dó en­tre al­go más de tres y has­ta ca­si cin­co dé­ca­das en re­co­no­cer que esas “pro­vin­cias re­bel­des” cons­ti­tuían es­ta­dos in­de­pen­dien­tes (la in­de­pen­den­cia de la Re­pú­bli­ca Orien­tal es re­co­no­ci­da por Es­pa­ña en 1870, 42 años des­pués que el Es­ta­do de Mon­te­vi­deo fue­se re­co­no­ci­do co­mo su­je­to de De­re­cho de Gen­tes por los paí­ses ame­ri­ca­nos y va­rias po­ten­cias eu­ro­peas).

Un se­gun­do ca­so re­le­van­te se da en el sur del con­ti­nen­te y con­fron­ta a la te­sis glo­ba­lis­ta de las Pro­vin­cias Uni­das del Sud (o de las pro­vin­cias ma­yo­ri­ta­rias, o de la to­do­po­de­ro­sa Pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res) con la te­sis par­ti­cu­la­ris­ta enar­bo­la­da por Ar­ti­gas (y las pro­vin­cias de Cór­do­ba, Co­rrien­tes, En­tre Ríos, Mi­sio­nes, Santa Fe y Orien­tal). El ter­cer ca­so, que da ori­gen a la cruen­ta Gue­rra Ci­vil en Amé­ri­ca del Nor­te, con­fron­ta la te­sis glo­ba­lis­ta de los Es­ta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca (o de los es­ta­dos del nor­te o es­ta­dos unio­nis­tas) y la te­sis par­ti­cu­la­ris­ta que lle­va a la se­ce­sión de los es­ta­dos del sur y la crea­ción de la Confederación de Es­ta­dos de Amé­ri­ca. En am­bos ca­sos tam­bién la dis­cu­sión re­sul­tó lau­da­da y sin ape­la­ción -aho­ra en con­tra de la au­to­de­ter- mi­na­ción par­ti­cu­lar- por la ra­zón ex­clu­si­va y ex­clu­yen­te que ema­na de la pun­ta de los fu­si­les y de los ca­ño­nes.

Hoy el ca­so más re­le­van­te en­tre am­bas con­cep­cio­nes se da co­mo es no­to­rio en el ca­so que pa­ra unos es pro­ble­ma de la Co­mu­ni­dad Au­tó­no­ma de Ca­ta­lu­ña del Reino de Es­pa­ña y pa­ra otros de la Re­pú­bli­ca de Ca­ta­lu­ña, in­de­pen­dien­te. El pre­ce­den­te más re­le­van­te es el de la in­de­pen­den­cia del te­rri­to­rio de Ko­so­vo-Me­tohi­ja, que tu­vie­se el sta­tus de pro­vin­cia au­tó­no­ma de la Re­pú­bli­ca de Ser­bia (sin de­re­cho a la se­ce­sión, se­gún el de­re­cho ser­bio). La in­de­pen­den­cia fue de­cla­ra­da a con­se­cuen­cia del re­sul­ta­do de un ple­bis­ci­to no au­to­ri­za­do por las au­to­ri­da­des na­cio­na­les de Ser­bia (en que triun­fó la ma­yo­ría al­bano ko­so­var) y se im­pu­so por el apo­yo po­lí­ti­co y mi­li­tar de las po­ten­cias oc­ci­den­ta­les. Esa in­de­pen­den­cia fue re­co­no­ci­da por la ma­yo­ría de los miem­bros de la Unión Eu­ro­pea, aun­que no por Es­pa­ña, Chi­pre, Es­lo­va­quia y Ru­ma­nia (afec­ta­dos o te­me­ro­sos del prin­ci­pio de so­be­ra­nía par­ti­cu­lar).

Lo cu­rio­so del ca­so de Ko­so­vo es que la ma­yo­ría de los miem­bros de la Unión Eu­ro­pea in­tro­du­je­ron en la va­lo­ra­ción otra va­ria­ble, que en po­cas pa­la­bras se tra­du­ce en: hay de­re­cho a rom­per la in­te­gri­dad te­rri­to­rial y es vá­li­da la au­to­de­ter­mi­na­ción par­ti­cu­lar de un te­rri­to­rio, cuan­do el pueblo de ese te­rri­to­rio es víc­ti­ma de agre­sión o vio­len­cia por par­te de la au­to­ri­dad cen­tral. Es de­cir, no hay un re­cha­zo inequí­vo­co al prin­ci­pio de so­be­ra­nía par­ti­cu­lar, hay una con­di­ción pa­ra su adop­ción. Co­mo se ob­ser­va, la so­be­ra­nía par­ti­cu­lar de los pue­blos se im­pu­so en Ko­so­vo - co­mo ha­ce dos si­glos en las Amé­ri­cas­por el jue­go de las fuer­zas po­lí­ti­cas y de la fuer­za de las ar­mas

Otra cu­rio­si­dad es que en 2010 la Cor­te In­ter­na­cio­nal de Jus­ti­cia emi­tió un fa­llo con­sul­ti­vo – aca­lo­ra­da­men­te re­cha­za­do por Ser­bia y Es­pa­ña- en que es­ta­ble­ce que “la de­cla­ra­ción uni­la­te­ral de in­de­pen­den­cia de Ko­so­vo no vio­la la ley in­ter­na­cio­nal”. Es de­cir, hay la po­si­bi­li­dad de de­cla­ra­ción uni­la­te­ral de in­de­pen­den­cia sin vio­lar la ley in­ter­na­cio­nal.

Una ter­ce­ra cu­rio­si­dad sur­ge de los paí­ses his­pa­noa­me­ri­ca­nos: to­dos ellos son pro­duc­to de apli­car la doc­tri­na de la so­be­ra­nía par­ti­cu­lar y agre­dir la in­te­gri­dad te­rri­to­rial de Es­pa­ña; nin­guno - se­gún pa­re­ce- es­tá dis­pues­to a re­co­no­cer la in­de­pen­den­cia de Ca­ta­lu­ña por­que apli­có la so­be­ra­nía par­ti­cu­lar y agredió la in­te­gri­dad te­rri­to­rial de Es­pa­ña.

Bueno, hay bi­blio­te­cas ju­rí­di­cas pa­ra to­dos los gus­tos. Hay pre­ce­den­tes pa­ra ca­da la­do. La ju­ris­pru­den­cia in­dis­cu­ti­da es que pre­do­mi­na el prin­ci­pio de quien tie­ne más fuer­za, en la po­lí­ti­ca o en las ar­mas. Co­mo quien di­ce, no es cla­ro que lo ju­rí­di­co pre­va­lez­ca so­bre lo po­lí­ti­co.

( 1) Ca­te­drá­ti­co de Sis­te­ma Elec­to­ral de la Uni­ver­si­dad de la Re­pú­bli­ca (Fa­cul­tad de Cien­cias So­cia­les)

(2) Ver Una in­ter­pre­ta­ción del vo­to ca­ta­lán y La au­to­de­ter­mi­na­ción de los pue­blos, El Ob­ser­va­dor, oc­tu­bre 4 de 2015 y oc­tu­bre 21 de 2017, en Fac­tum Di­gi­tal, www.fac­tum.uy

Ar­ti­gas, 29 de ju­nio de 1815, dis­cur­so inau­gu­ral del Con­gre­so de Orien­te en Arro­yo de la China ( hoy Con­cep­ción del Uru­guay, En­tre Ríos, Ar­gen­ti­na)

AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.