Una China más enér­gi­ca desafía a Oc­ci­den­te

Pe­kín ga­na ca­da vez más con­fian­za en su ha­bi­li­dad pa­ra com­bi­nar el con­trol po­lí­ti­co con el cre­ci­mien­to y la in­no­va­ción

El Observador Fin de Semana - - Opinión - GIDEON RACHMAN Especial pa­ra El Ob­ser­va­dor

El con­gre­so del Par­ti­do Co­mu­nis­ta en Pe­kín es un hi­to. A me­di­da que la era de Xi Jin­ping en­tra en su se­gun­do man­da­to, el desafío de China ha­cia Oc­ci­den­te se es­tá vol­vien­do ca­da vez más abier­to. Exis­te una cre­cien­te con­fian­za ofi­cial en Pe­kín — que ra­ya en la arro­gan­cia— de que China es­tá en as­cen­so, mien­tras que Oc­ci­den­te es­tá en de­cli­ve. El desafío chino a Oc­ci­den­te se es­tá desa­rro­llan­do en tres fren­tes: ideo­ló­gi­co, eco­nó­mi­co y geo­po­lí­ti­co

En el ám­bi­to de las ideas, la dirección del Par­ti­do Co­mu­nis­ta es ca­da vez más es­tri­den­te con res­pec­to a re­pu­diar el li­be­ra­lis­mo oc­ci­den­tal. El pre­si­den­te Xi y sus co­le­gas sos­tie­nen que el go­bierno de par­ti­do único fun­cio­na bien pa­ra China, y de­be­ría ex­ten­der­se en el fu­tu­ro.

En el país se ha pro­pues­to la idea de que un “mo­de­lo es­ti­lo China” po­dría pro­mo­ver­se en el res­to del mun­do, co­mo una al­ter­na­ti­va a la pro­mo­ción de la de­mo­cra­cia por par­te de EEUU. Al igual que la cri­sis fi­nan­cie­ra de 2008 da­ñó la cre­di­bi­li­dad de las ideas eco­nó­mi­cas oc­ci­den­ta­les en China, la elec­ción de Do­nald Trump y la frac­tu­ra de la UE han fa­ci­li­ta­do que los lí­de­res de China des­pre­cien las prác­ti­cas po­lí­ti­cas oc­ci­den­ta­les.

Mu­chos in­te­lec­tua­les chi­nos aún mi­ran ha­cia Oc­ci­den­te co­mo un mo­de­lo de li­ber­tad po­lí­ti­ca. Pe­ro co­mo me di­jo un aca­dé­mi­co li­be­ral la se­ma­na pa­sa­da: “Es un pro­ble­ma real pa­ra no­so­tros, den­tro de China, que Oc­ci­den­te se vea tan dé­bil”.

En lu­gar de avan­zar ha­cia la de­mo­cra­cia, China es­tá res­trin­gien­do ca­da vez más la li­ber­tad po­lí­ti­ca, con me­di­das enér­gi­cas con­tra los di­si­den­tes y los abo­ga­dos de­fen­so­res de los de­re­chos hu­ma­nos, con con­tro­les más es­tric­tos en los me­dios y con la im­ple­men­ta­ción de cam­pa­ñas ofi­cia­les con­tra la in­fluen­cia de las ideas oc­ci­den­ta­les. Las com­pa­ñías de in­ter­net es­ta­dou­ni­den­ses, Goo­gle, Fa­ce­book y Twit­ter, si­guen ex­clui­das de China, blo­quea­das por el “Gran Cor­ta­fue­gos”.

La sa­bi­du­ría po­pu­lar oc­ci­den­tal siem­pre ha sos­te­ni­do que China pa­ga­ría un al­to pre­cio eco­nó­mi­co por res­trin­gir la li­ber­tad de ex­pre­sión, y que es­te pre­cio so­lo au­men­ta­ría con­for­me China in­ten­ta­ra ale­jar­se de la ma­nu­fac­tu­ra de ba­jo cos­to ha­cia una eco­no­mía del co­no­ci­mien­to.

Pe­ro China con­fía ca­da vez más en que pue­de com­bi­nar un es­tric­to con­trol po­lí­ti­co con un rá­pi­do cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y la in­no­va­ción tec­no­ló­gi­ca. La eco­no­mía es­tá cre­cien­do al 6,9% anual, lo cual es im­pre­sio­nan­te pa­ra una eco­no­mía de in­gre­sos me­dios que aho­ra es la más gran­de o la se­gun­da más gran­de del mun­do (de­pen­dien­do de la uni­dad de me­di­da).

Aún más sig­ni­fi­ca­ti­vo que las ci­fras de cre­ci­mien­to es el éxi­to de China en la nueva eco­no­mía y en el sec­tor de tec­no­lo­gías de van­guar­dia. Los chi­nos se­ña­lan, con or­gu­llo jus­ti­fi­ca­do, que su país es­tá muy por de­lan­te de EEUU y Eu­ro­pa en el área de tec­no­lo­gía de pa­go mó­vil. China es­tá li­de­ran­do el ca­mino ha­cia una “so­cie­dad sin efec­ti­vo”. Los con­su­mi­do­res ru­ti­na­ria­men­te pagan por ar­tícu­los pe­que­ños, co­mo co­mi­da en pues­tos ca­lle­je­ros, usan­do sus te­lé­fo­nos mó­vi­les. Ali­pay y WeChat Pay, los sis­te­mas de pa­gos mó­vi­les más co­mu­nes, se han con­ver­ti­do ••• •••

en sím­bo­los de la in­no­va­ción. Tan­to el go­bierno co­mo el sec­tor pri­va­do con­fían en que pro­gre­sa­rán rá­pi­da­men­te en una se­rie de cam­pos, in­clu­yen­do la ro­bó­ti­ca, los dro­nes, la tec­no­lo­gía ver­de y la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial.

La cre­cien­te so­fis­ti­ca­ción de la eco­no­mía china desafía la su­po­si­ción de Oc­ci­den­te de que las em­pre­sas es­ta­dou­ni­den­ses y eu­ro­peas se­gui­rán do­mi­nan­do la eco­no­mía de al­ta tec­no­lo­gía, de­jan­do a China en­fo­ca­da en el ex­tre­mo in­fe­rior de la ca­de­na de va­lor mun­dial. La emer­gen­cia del gi­gan­te asiá­ti­co co­mo el prin­ci­pal ex­por­ta­dor de ca­pi­tal tam­bién sig­ni­fi­ca que sus com­pa­ñías inevi­ta­ble­men­te in­cre­men­ta­rán su pre­sen­cia co­mo pro­pie­ta­rias de ac­ti­vos fí­si­cos e in­te­lec­tua­les en Oc­ci­den­te.

La in­ver­sión glo­bal de China tam­bién tie­ne im­pli­ca­cio­nes es­tra­té­gi­cas que pon­drán a prue­ba el do­mi­nio de Oc­ci­den­te so­bre el sis­te­ma po­lí­ti­co in­ter­na­cio­nal. Su­ce­si­vos gobiernos es­ta­dou­ni­den­ses han des­ple­ga­do la Ma­ri­na de EEUU pa­ra con­te­ner las am­bi­cio­nes de Pe­kín en los océa­nos al es­te de China; pe­ro Pe­kín se es­tá en­fo­can­do ca­da vez más en las tie­rras ha­cia el oes­te. La muy pro­mo­cio­na­da ini­cia­ti­va de la Ru­ta de la Se­da, es, en par­te, un in­ten­to por desa­rro­llar nue­vos mer­ca­dos pa­ra China en Eu­ra­sia, con co­ne­xio­nes de in­fra­es­truc­tu­ra a tra­vés de Asia Cen­tral y Me­ri­dio­nal ha­cia Eu­ro­pa y Áfri­ca. Vein­te ciu­da­des chi­nas aho­ra es­tán co­nec­ta­das a Eu­ro­pa me­dian­te en­la­ces fe­rro­via­rios di­rec­tos y la can­ti­dad de car­ga en­via­da ha­cia el oes­te se ha quin­tu­pli­ca­do des­de 2013.

El cre­cien­te in­te­rés de China en Eu­ra­sia tie­ne im­por­tan­tes con­se­cuen­cias es­tra­té­gi­cas. Al go­bierno in­dio le preo­cu­pa que Pe­kín lo es­té ro­dean­do con pro­yec­tos de in­fra­es­truc­tu­ra que tie­nen cla­ras im­pli­ca­cio­nes mi­li­ta­res, co­mo los puer­tos desa­rro­lla­dos en Pa­kis­tán y Sri Lan­ka. Las co­ne­xio­nes fe­rro­via­rias y ma­rí­ti­mas del país tam­bién ayu­da­rán al país a ob­te­ner su­mi­nis­tros de ener­gía de Me­dio Orien­te.

El prin­ci­pal pro­pó­si­to del la Ru­ta de la Se­da es con­ver­tir a la ma­sa con­ti­nen­tal de Eu­ra­sia en una re­gión eco­nó­mi­ca y es­tra­té­gi­ca que ri­va­li­ce –y fi­nal­men­te su­pere– a la re­gión eu­ro­atlán­ti­ca. Los ob­ser­va­do­res ex­ter­nos que es­tén ten­ta­dos a des­car­tar es­ta am­bi­ción de­be­rían re­cor­dar que China ya es el ma­yor so­cio co­mer­cial de Ale­ma­nia.

La re­tó­ri­ca pú­bli­ca del pre­si­den­te Xi si­gue sien­do re­la­ti­va­men­te mo­des­ta y cau­te­lo­sa, es­pe­cial­men­te en com­pa­ra­ción con la inigua­la­ble fan­fa­rro­na­da del pre­si­den­te Trump. Pe­ro la vi­sión del lí­der es­ta­dou­ni­den­se pa­ra su país aho­ra pa­re­ce pe­que­ña y re­tró­gra­da en com­pa­ra­ción con las gran­dio­sas am­bi­cio­nes que el lí­der chino ha es­ta­ble­ci­do pa­ra China. •

AFP - W. ZHAO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.