La Ar­gen­ti­na que pue­de ser

La ta­rea que tie­nen los ar­gen­ti­nos por de­lan­te –go­bierno y pueblo– es la re­cons­truc­ción de la ple­na ins­ti­tu­cio­na­li­dad re­pu­bli­ca­na

El Observador Fin de Semana - - Opinión - RI­CAR­DO PEIRANO

Las elecciones le­gis­la­ti­vas de me­dio tér­mino del pa­sa­do do­min­go 22 y los su­ce­sos ju­di­cia­les de es­ta se­ma­na, ge­ne­ran una bo­ca­na­da de ai­re fres­co pa­ra la re­com­po­si­ción ins­ti­tu­cio­nal de la Re­pú­bli­ca Ar­gen­ti­na. Cam­bie­mos, el par­ti­do de Mauricio Ma­cri y sus alia­dos, ob­tu­vo una có­mo­da vic­to­ria a ni­vel na­cio­nal y en los prin­ci­pa­les dis­tri­tos: ciu­dad y pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, Cór­do­ba, Men­do­za, Santa Fe, con el 40% de los vo­tos. Cristina Kirch­ner fue de­rro­ta­da en su feu­do más fa­vo­ra­ble por Es­te­ban Bull­rich, can­di­da­to de Cam­bie­mos y fi­gu­ra po­co ca­ris­má­ti­ca. No son po­cos los que pro­nos­ti­can el oca­so de­fi­ni­ti­vo de la otro­ra po­de­ro­sa pre­si­den­ta que, ade­más, es­tá ase­dia­da por la Jus­ti­cia en va­rias cau­sas de co­rrup­ción y en el ca­so del acuer­do con Irán pa­ra ocul­tar la au­to­ría del aten­ta­do con­tra la mu­tual ju­día AMIA. Tam­po­co les fue muy bien a los di­ri­gen­tes pe­ro­nis­tas re­no­va­do­res, lo que pa­ra al­gu­nos ana­lis­tas es mo­ti­vo de preo­cu­pa­ción por­que le qui­ta a Ma­cri una ne­ce­sa­ria opo­si­ción. Por úl­ti­mo, el desafue­ro de Julio de Vi­do, el po­de­ro­so ex­mi­nis­tro de Trans­por­te de los Kirch­ner y su re­clu­sión por de­ci­sión ju­di­cial, pa­re­ce po­ner co­to fi­nal al man­to de im­pu­ni­dad que ha­bía ar­ma­do el kirch­ne­ris­mo. Aho­ra, la Jus­ti­cia si­gue su tra­ba­jo con la ex­pre­si­den­ta y con su hi­jo Má­xi­mo. Y el pe­nal de Ezei­za se ha con­ver­ti­do en alo­ja­mien­to de la pla­na má­xi­ma de je­rar­cas del Mi­nis­te­rio de Trans­por­te y Obras Pú­bli­cas y de los be­ne­fi­cia­rios di­rec­tos. Eli­sa Ca­rrió y Mar­ga­ri­ta Stol­bi­zer, fir­mes de­nun­cian­tes de es­tos y otros ca­sos de co­rrup­ción en épo­cas en que no era fá­cil rea­li­zar esas de­nun­cias, tie­nen mo­ti­vos pa­ra es­tar sa­tis­fe­chas.

Ma­cri tie­ne un ca­mino des­pe­ja­do pa­ra re­cu­pe­rar a Ar­gen­ti­na, pe­ro no es un ca­mino fá­cil. Es pre­ci­so su­pe­rar mu­chas dé­ca­das de es­tan­ca­mien­to, de­te­rio­ro ins­ti­tu­cio­nal y au­ge de la co­rrup­ción. Ha­ce un par de me­ses es­tu­vo en Uru­guay el eco­no­mis­ta ar­gen­tino Jo­sé Luis Es­pert, au­tor del li­bro La Ar­gen­ti­na de­vo­ra­da, y ex­pu­so cla­ra­men­te los mo­ti­vos del de­te­rio­ro e in­vo­lu­ción del ve­cino país. El li­bro, con­ver­ti­do en un gran éxi­to edi­to­rial, es por de­más elo­cuen­te. Las me­di­das eco­nó­mi­cas adop­ta­das ca­si sin so­lu­ción de con­ti­nui­dad des­de 1930 –cie­rre de la eco­no­mía, con­ti­nuos dé­fi­cits fis­ca­les, re­cur­so al en­deu­da­mien­to o a la emi­sión mo­ne­ta­ria pa­ra fi­nan­ciar­los, in­ter­fe­ren­cia es­ta­tal en el ma­ne­jo de los ne­go­cios pri­va­dos, re­cha­zo a la com­pe­ten­cia, et­cé­te­ra– han lle­va­do a que Ar­gen­ti­na ca­ye­ra de un si­tial de pri­vi­le­gio en el ran­king mun­dial, si se to­ma co­mo me­di­da el PIB per cá­pi­ta, a un me­dio­cre pues­to 55.

Tam­bién es pre­ci­so re­cu­pe­rar la es­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca, sa­cu­di­da por nu­me­ro­sos gol­pes de es­ta­do des­de 1930 en ade­lan­te. Asi­mis­mo, se­rá vi­tal res­ta­ble­cer la ple­na vi­gen­cia del es­ta­do de de­re­cho, con in­de­pen­den­cia ju­di­cial, con un du­ro com­ba­te a la co­rrup­ción pú­bli­ca y pri­va­da, y con un cam­bio so­cial don­de el sal­tar­se las re­glas no sea vis­to co­mo un de­por­te ni aplau­di­do co­mo un éxi­to, don­de cum­plir los con­tra­tos y los tra­ta­dos sea bien vis­to, y don­de no se fes­te­je con al­ga­ra­bía en el Con­gre­so la de­cla­ra­ción del de­fault de la deu­da externa.

En ese con­tex­to se­rá ne­ce­sa­rio dar ma­yor va­lor a los em­pren­de­do­res, a los pio­ne­ros, a los que asu­men un ries­go, que a aque­llos que bus­can pro­tec­ción y pre­ben­das en los pa­si­llos mi­nis­te­ria­les.

Si que­re­mos re­su­mir en po­cas pa­la­bras la in­men­sa ta­rea que tie­nen los ar­gen­ti­nos por de­lan­te –go­bierno y pueblo– es la re­cons­truc­ción de la ple­na ins­ti­tu­cio­na­li­dad re­pu­bli­ca­na. La Cons­ti­tu­ción Ar­gen­ti­na de 1853-1860 es un mag­ní­fi­co do­cu­men­to que es­tu­vo vi­gen­te muy po­cas dé­ca­das. Las su­fi­cien­tes pa­ra que Ar­gen­ti­na die­ra pa­sos de gi­gan­te en desa­rro­llo eco­nó­mi­co y so­cial y se po­si­cio­na­ra en los al­bo­res del si­glo XX en­tre los cin­co prin­ci­pa­les paí­ses del mun­do por su po­ten­cial eco­nó­mi­co.

Vol­ver a esos ni­ve­les no se­rá fá­cil –hoy un ter­cio de la po­bla­ción de­pen­de del Es­ta­do pa­ra vi­vir o sub­sis­tir– y es pre­ci­so cam­biar una cul­tu­ra de la avi­va­da que es­tá muy en­quis­ta­da en la so­cie­dad. No es cues­tión de un pre­si­den­te, ni de uno o dos pe­río­dos pre­si­den­cia­les. Se­rá ne­ce­sa­rio ac­tuar con rea­lis­mo pe­ro con fir­me­za. Ma­cri no es un fir­me par­ti­da­rio de la eco­no­mía de mer­ca­do o, al me­nos, aún no lo ha de­mos­tra­do. Pe­ro hoy, an­tes que na­da, es pre­ci­so lim­piar la co­rrup­ción y de­jar que fun­cio­ne la re­pú­bli­ca con sus pe­sos y con­tra­pe­sos. Que fun­cio­ne la Jus­ti­cia. Que la ley sea pa­re­ja. Con eso, se ha­brá da­do un pa­so de gi­gan­te en la re­cu­pe­ra­ción ar­gen­ti­na. El res­to tie­nen que po­ner­lo los pro­pios ar­gen­ti­nos, que tie­nen crea­ti­vi­dad de so­bra, tan­to pa­ra ha­cer el mal co­mo pa­ra cons­truir el bien. Y así con­vi­ven los bol­sos lle­nos de dó­la­res de Ló­pez por en­ci­ma de los mu­ros del con­ven­to con los “cua­tro uni­cor­nios”, es de­cir, cua­tro star­tups que hoy va­len más de U$S 1.000 mi­llo­nes. •

AFP - M. LU­NA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.