CLAU­DIO ROMANOFF

As­to­ri y cuan­do po­co es mu­cho

El Observador Fin de Semana - - Portada - CLAU­DIO ROMANOFF Es­pe­cial pa­ra ElOb­ser­va­dor

Da­ni­lo As­to­ri en­tre­gó mu­cho pa­ra lo­grar lo que pa­re­ce po­co. De ahí que una bue­na par­te de los ana­lis­tas y ob­ser­va­do­res de la po­lí­ti­ca vean al mi­nis­tro de tra­ba­jo, Er­nes­to Mu­rro, co­mo un cla­ro ga­na­dor de la con­tro­ver­sia in­ter­na so­bre el te­ma de los cin­cuen­to­nes.

Y no les fal­ta ra­zón al ad­ver­tir que el pa­dre del pro­yec­to de ley de re­pa­ra­ción a esas ju­bi­la­cio­nes lo­gró el ob­je­ti­vo de per­ju­di­car a las AFAP al im­po­ner­les un to­pe equi­va­len­te al 50% de la más ba­ra­ta, Re­pú­bli­ca AFAP. Es ob­vio que eso sig­ni­fi­ca fi­jar un pre­cio y da­ñar el ne­go­cio de las ase­gu­ra­do­ras pri­va­das en gra­dos dis­pa­res. Mu­rro tam­bién con­si­guió que los cin­cuen­to­nes de­ban op­tar aho­ra, ni bien apro­ba­da la ley so­bre pa­sar­se al BPS o pa­sar sus aho­rros a las AFAP, al­go que los per­ju­di­ca y po­dría be­ne­fi­ciar al sec­tor pú­bli­co. Esos lo­gros no son po­ca co­sa. As­to­ri arran­có el par­ti­do per­dien­do por va­rios go­les. El pre­si­den­te Ta­ba­ré Váz­quez no acep­tó cam­biar el pro­yec­to ori­gi­nal aun cuan­do su mi­nis­tro de Eco­no­mía ad­vir­tió que, en vez de US$ 2.500 mi­llo­nes cos­ta­ría US$ 3.700 mi­llo­nes. Esa ci­fra, pa­ga­de­ra en más de 40 años, ali­men­ta un dé­fi­cit de 3,5% que pa­re­ce in­vul­ne­ra­ble a los su­ce­si­vos au­men­tos de im­pues­tos y ta­ri­fas con fi­nes re­cau­da­to­rios. En­ton­ces, As­to­ri y to­do su equi­po trans­mi­tió por lo ba­jo que ello ho­ra­da­ría las fi­nan­zas pú­bli­cas a un pun­to lí­mi­te que ha­ría im­po­si­ble la per­ma­nen­cia de to­do el gru­po en car­gos de go­bierno. El MEF que­ría to­pear en 80% y al fi­nal el Fren­te tran­só en 90%.

¿Pu­so to­da la carne en el asa­dor pa­ra lo­grar una qui­ta del 10%, ade­más de en­tre­gar a las AFAP?

El asun­to es que ese 10% sig­ni­fi­ca un aho­rro de un 30% del pro­yec­to ori­gi­nal, equi­va­len­te a US$ 1.200 mi­llo­nes del pro­yec­to ori­gi­nal. Y ello per­mi­te abri­gar la es­pe­ran­za de que las ca­li­fi­ca­do­ras de ries­go man­ten­gan el gra­do in­ver­sor, que ha­bi­li­ta a pa­gar una ta­sa de in­te­rés ba­ja en las emi­sio­nes de deu­da lo­cal. Es la deu­da que, en for­ma cre­cien­te, se em­plea pa­ra fi­nan­ciar el dé­fi­cit. Pa­re­ce po­co, pe­ro es mu­cho. Y es mu­cho más des­de el pun­to de vis­ta po­lí­ti­co la com­pren­sión fren­tis­ta de que la re­nun­cia de As­to­ri le pro­vo­ca­ría un da­ño gran­de al go­bierno y a la coa­li­ción. Aun­que le pe­gan ca­da vez que pue­den, al fi­nal de to­do es el mi­nis­tro quien po­ne la ca­ra pa­ra dar las ma­las no­ti­cias y quien ha evi­ta­do el des­ma­dre en un Es­ta­do que si­gue des­cor­chan­do co­mo si la fies­ta fue­ra eter­na.

Y los que de­be­rían fes­te­jar por los mis­mos mo­ti­vos son Da­niel Mar­tí­nez y Luis La­ca­lle Pou por­que el lí­der de Asam­blea Uru­guay es la me­jor car­ta del Fren­te pa­ra aman­sar el po­tro de un dé­fi­cit que –ya lo ve­mos–pue­de con­di­cio­nar y ma­nia­tar al pró­xi­mo go­bierno. Mien­tras As­to­ri se man­ten­ga en el go­bierno ha­rá lo que pue­da por ba­jar el ro­jo en las cuen­tas del Es­ta­do y tal vez sea de los po­cos ca­paz de re­sis­tir la ten­ta­ción de ba­jar im­pues­tos en el año elec­to­ral, co­mo la con­ve­nien­cia po­lí­ti­ca man­da.

En su­ma, As­to­ri pa­só de la ma­yor de­bi­li­dad a una po­si­ción de ma­yor for­ta­le­za, arran­có ais­la­do y ter­mi­nó ro­dea­do.

Ex­hi­bió es­tra­te­gia y to­mó ries­go en una par­ti­da en la que pue­de sen­tir­se ga­na­dor en el te­rreno de sus prio­ri­da­des eco­nó­mi­cas y po­lí­ti­cas. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.