Ta­rro

Los de­par­ta­men­tos del no­res­te del país mues­tran las peo­res ci­fras eco­nó­mi­cas y sus ha­bi­tan­tes es­pe­ran que el desa­rro­llo gol­pee su puer­ta de una bue­na vez

El Observador Fin de Semana - - Actualidad - SE­BAS­TIÁN PANZL twit­ter.com/spanzl

Hay un Uru­guay al que la his­to­ria pa­re­ce ha­ber con­de­na­do a que­dar re­za­ga­do. Ya des­de los tiem­pos co­lo­nia­les, el desa­rro­llo gi­ra­ba en torno al puer­to de Mon­te­vi­deo mien­tras los des­po­bla­dos cam­pos ubi­ca­dos al nor­te de la Ban­da Orien­tal des­per­ta­ban po­co in­te­rés.

Pa­sa­ron dos si­glos, pe­ro esa zo­na del país cer­ca­na a la fron­te­ra con Bra­sil aún es­pe­ra an­sio­sa que de una bue­na vez por to­das la pros­pe­ri­dad gol­pee su puer­ta. Los más ve­te­ra­nos tal vez ten­gan po­cas es­pe­ran­zas. A lo lar­go de sus vi­das han vis­to pa­sar go­bier­nos blan­cos, co­lo­ra­dos y fren­team­plis­tas, pe­ro los vien­tos del desa­rro­llo siem­pre so­pla­ron ha­cia el sur.

La es­truc­tu­ra eco­nó­mi­ca del país po­dría de­fi­nir­se co­mo una per­fec­ta L. Los si­tios más prós­pe­ros han si­do his­tó­ri­ca­men­te aque­llos de­par­ta­men­tos ubi­ca­dos so­bre el Río de la Pla­ta y so­bre el río Uru­guay. El desafío de las po­lí­ti­cas pú­bli­cas es gran­de: ven­cer las de­sigual­da­des te­rri­to­ria­les y acer­car ma­yo­res ni­ve­les de bie­nes­tar al res­to del país. Pe­ro no es sen­ci­llo.

Un es­tu­dio rea­li­za­do por el Ins­ti­tu­to de Eco­no­mía de la Fa­cul­tad de Cien­cias Eco­nó­mi­cas de la Uni­ver­si­dad de la Re­pú­bli­ca ad­vir­tió so­bre los se­rios des­equi­li­brios te­rri­to­ria­les que mues­tra Uru­guay. El in­for­me ela­bo­ra­do en agos­to de es­te año, al que ac­ce­dió El Ob­ser­va­dor, to­mó en cuen­ta tres pa­rá­me­tros a la ho­ra de in­ten­tar echar luz so­bre el te­ma: el Pro­duc­to In­terno Bru­to (PIB) per cá­pi­ta de­par­ta­men­tal, la can­ti­dad de em­pre­sas por ha­bi­tan­te en las di­fe­ren­tes re­gio­nes, y un gru­po de va­ria­bles so­cia­les co­mo la edu­ca­ción, el ac­ce­so a la sa­lud, y los ni­ve­les de po­bre­za.

La su­ma­to­ria de esos in­di­ca­do­res per­mi­tió dis­cri­mi­nar el ni­vel de desa­rro­llo de los de­par­ta­men­tos de acuer­do a las si­guien­tes ca­te­go­rías: al­to, me­dio al­to, me­dio ba­jo y ba­jo. Las zo­nas más de­pre­cia­das son jus­ta­men­te las que que­dan por fue­ra de la L del El go­bierno apues­ta a que la ins­ta­la­ción de UPM en el cen­tro del país ayu­de a acor­tar las bre­chas. y no­res­te del país es ex­tre­ma­da­men­te im­por­tan­te y fue una par­te fun­da­men­tal del pro­ce­so de aná­li­sis a la ho­ra de lle­var ade­lan­te es­ta ne­go­cia­ción. Esa zo­na tie­ne me­nor desa­rro­llo re­la­ti­vo que el res­to”, di­jo el je­rar­ca. “El em­pu­je que im­pli­ca­ría una in­ver­sión de es­te ti­po no so­lo en la zo­na del cen­tro sino tam­bién en la zo­na de in­fluen­cia del no­res­te es es­pe­cial­men­te con­si­de­ra­ble”, agre­gó Gar­cía.

Con­cre­ta­men­te, el ti­tu­lar de la OPP anun­ció que, de con­cre­tar­se la in­ver­sión, al­go que to­da­vía no ha su­ce­di­do, el in­cre­men­to es­ti­ma­do del PIB per cá­pi­ta en las zo­nas de in­fluen­cia a la plan­ta se­rá de “en­tre un 10% y un 15%”. El ins­pec­tor ge­ne­ral de Tra­ba­jo, Ge­rar­do Rey, por su par­te, agre­gó en su cuen­ta de Twit­ter que la in­ver­sión ge­ne­ra­rá “más de cua­tro mil em­pleos di­rec­tos en la zo­na”.

Las ci­fras del go­bierno no con­ven­cen pa­ra na­da a al­gu­nos je­rar­cas que vi­ven en las zo­nas re­le­ga­das. El in­ten­den­te de Ce­rro Lar­go, el na­cio­na­lis­ta Ser­gio Bo­ta­na, dis­cre­pó con las pro­me­sas ofi­cia­les. “UPM va a im­pac­tar so­la­men­te en el cen­tro del país. No co­no­ce­mos nin­gún pro­yec­to que ge­ne­re desa­rro­llo en el es­te. Por aho­ra se man­tie­ne nues­tro rol co­mo sim­ples plan­ta­do­res de ár­bo­les. Es­ta­mos ex­pul­san­do fa­mi­lias de la tie­rras”, di­jo Bo­ta­na a El Ob­ser­va­dor.

El je­rar­ca de­par­ta­men­tal cri­ti­có la es­tra­te­gia de pla­ni­fi­ca­ción te­rri­to­rial del Po­der Eje­cu­ti­vo. “Si la OPP tie­ne to­dos los da­tos acer­ca de có­mo se dis­tri­bu­ye el in­gre­so en Uru­guay y sa­be dón­de es­ta­mos los po­bres, ¿por qué po­ne to­das las in­ver­sio­nes en otro lu­gar? Me sor­pren­de. En Uru­guay no exis­te la pla­ni­fi­ca­ción te­rri­to­rial”, di­jo Bo­ta­na, eco­no­mis­ta de pro­fe­sión.

Al mar­gen de las po­lé­mi­cas en­tre los po­lí­ti­cos, los ha­bi­tan­tes que vi­ven le­jos de los ríos que traen opor­tu­ni­da­des eco­nó­mi­cas aguar­dan es­pe­ran­za­dos que esas ci­fras mi­llo­na­rias que es­cu­chan en los in­for­ma­ti­vos se tra­duz­can en una me­jor ca­li­dad de vi­da en su co­ti­dia­ni­dad por­que, a de­cir ver­dad, a ellos po­co les im­por­tan los nú­me­ros fríos de los eco­no­mis­tas. •

J .MA­RRA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.