Año du­ro pa­ra los par­ti­dos po­lí­ti­cos

Re­nun­cias, fal­tas éti­cas, es­ta­fas, fal­si­fi­ca­cio­nes, fa­llos ju­di­cia­les ad­ver­sos: to­do eso en­fren­ta­ron lí­de­res po­lí­ti­cos de los tres prin­ci­pa­les par­ti­dos du­ran­te el 2017

El Observador Fin de Semana - - Portada - LEONARDO PE­REY­RA twit­ter.com/LeoPe­rey­ra5

El tiem­po es un ele­men­to con­ti­nuo, sin prin­ci­pio ni fin, al que no le va ni le vie­ne el ca­len­da­rio gre­go­riano. Lo bueno no se ter­mi­na el 31 de di­ciem­bre ni lo ma­lo se so­lu­cio­na con la vuel­ta de ho­ja de un al­ma­na­que. Por tan­to, cuan­do en po­cos días lle­gue el 1° de enero de 2018, los par­ti­dos ten­drán que se­guir car­gan­do la pesada mo­chi­la de pro­ble­mas re­co­lec­ta­dos en es­te 2017 que se ter­mi­na, un año pa­ra el ol­vi­do en la vi­da de las co­lec­ti­vi­da­des po­lí­ti­cas más im­por­tan­tes del país.

Acu­sa­cio­nes de co­rrup­ción, in­ves­ti­ga­cio­nes ju­di­cia­les, pe­leas in­ter­nas y pro­ble­mas de li­de­raz­go aco­sa­ron en to­do o en par­te a blan­cos, co­lo­ra­dos y fren­team­plis­tas. Fue el año en el que la Jun­ta An­ti­co­rrup­ción (Ju­tep) pa­só del ca­si ano­ni­ma­to a te­ner un rol protagónico juz­gan­do la con­duc­ta de los po­lí­ti­cos, y en el que los par­ti­dos tu­vie­ron que po­ner a tra­ba­jar a sus tri­bu­na­les de éti­ca.

El Fren­te Am­plio (FA), des­de ha­ce más de 12 años en el po­der y por tan­to más ex­pues­to que el res­to de los par­ti­dos, pa­de­ció en 2017 la re­nun­cia for­za­da del vi­ce­pre­si­den­te Raúl Sen­dic lue­go de que se su­pie­ra que se ex­ce­dió con los gas­tos de la tar­je­ta cor­po­ra­ti­va de ANCAP cuan­do es­tu­vo a la ca­be­za del en­te.

Sen­dic se ba­jó del car­go des­pués de que el Tri­bu­nal de Con­duc­ta del FA con­si­de­ra­ra inad­mi­si­ble su com­por­ta­mien­to y en me­dio de acu­sa­cio­nes cru­za­das en la in­ter­na del par­ti­do de go­bierno en­tre quie­nes cues­tio­na­ban du­ra­men­te al je­rar­ca aho­ra caí­do en des­gra­cia y quie­nes se mos­tra­ban más pia­do­sos.

En 2018 se­gui­rá abier­ta la cau­sa ju­di­cial so­bre Sen­dic por su ges­tión en ANCAP e igual de abier­tas es­ta­rán las he­ri­das que el en­fren­ta­mien­to in­terno de­jó en­tre al­gu­nos sec­to­res del ofi­cia­lis­mo, par­ti­cu­lar­men­te en­tre el Fren­te Lí­ber Se­reg­ni (FLS) y la Lis­ta 711.

El mi­nis­tro de Eco­no­mía, Da­ni­lo As­to­ri, ya sa­be que en los sim­pa­ti­zan­tes de Sen­dic ten­drá a evi­den­tes ad­ver­sa­rios si de­ci­de ser pre­can­di­da­to pre­si­den­cial en 2019.

As­to­ri fue pro­ta­go­nis­ta prin­ci­pal en es­te di­ciem­bre de la pe­núl­ti­ma cri­sis fren­team­plis­ta del año cuan­do se pa­ró fir­me an­te ca­si to­da la iz­quier­da pa­ra opo­ner­se a la ley que so­lu­cio­na­ba la ju­bi­la­ción de los de­no­mi­na­dos cin­cuen­to­nes a un cos­to de US$ 3.500 mi­llo­nes pa­ra el Es­ta­do.

El asun­to fue re­suel­to con un acuer­do que, co­mo siem­pre su­ce­de en es­tos ca­sos, fue apro­ve­cha­do por los di­ri­gen­tes fren­team­plis­tas pa­ra re­sal­tar que, por en­ci­ma de to­do, es­tá la uni­dad de la iz­quier­da. Pe­ro lo cier­to es que la ne­go­cia­ción fue muy di­fi­cul­to­sa, hu­bo ama­gues de re­nun­cia de As­to­ri y su pro­pio sec­tor re­co­no­ció que la coa­li­ción atra­vie­sa una “eta­pa crítica”.

No ha­bien­do sa­li­do de una, la iz­quier­da ya se es­tá me­tien­do en otra por es­tas ho­ras, ya que el dipu­tado de la Li­ga Fe­de­ral Da­río Pérez ame­na­za con re­be­lar­se con­tra el im­pues­to a las ju­bi­la­cio­nes mi­li­ta­res más al­tas, lo que echa­ría por tie­rra el afán ofi­cia­lis­ta de ob­te­ner al­gún di­ne­ro de los bol­si­llos cas­tren­ses.

Pa­ra ce­rrar el año, la que fue­ra la pri­me­ra se­na­do­ra tran­se­xual de la his­to­ria del país, Mi­che­lle Suárez, fue for­za­da a re­nun­ciar al Par­ti­do Co­mu­nis­ta lue­go de que la Jus­ti­cia de­ter­mi­na­ra que, co­mo

abo­ga­da, fal­si­fi­có fir­mas pa­ra sa­car­le a un hom­bre la pa­tria po­tes­tad so­bre su hi­jo.

Olor a naf­ta

A los blan­cos no les fue tan mal, pe­ro tam­bién pa­sa­ron por va­rios mo­men­tos com­pli­ca­dos en el año que se va. Por ejem­plo, los he­chos que in­vo­lu­cra­ron al in­ten­den­te na­cio­na­lis­ta de So­riano, Agus­tín Bas­cou, no so­lo sal­pi­ca­ron al fun­cio­na­rio alu­di­do sino que re­ve­la­ron que la re­la­ción en­tre los lí­de­res Luis La­ca­lle Pou y Jor­ge La­rra­ña­ga no atra­vie­sa su me­jor mo­men­to.

Cuan­do los blan­cos es­ta­ban apro­ve­chan­do el flan­co que ha­bía de­ja­do el FA en asun­tos éti­cos, se su­po que Bas­cou –afín a La­rra­ña­ga– ha­bía com­pra­do com­bus­ti­ble pa­ra la in­ten­den­cia a es­ta­cio­nes de ser­vi­cio de su pro­pie­dad. An­te la mo­de­ra­da eu­fo­ria de los fren­team­plis­tas, que apro­ve­cha­ron pa­ra men­tar aque­llo de la vi­ga en el ojo ajeno, La­ca­lle Pou y La­rra­ña­ga se tren­za­ron en de­cla­ra­cio­nes pú­bli­cas en las que el pri­me­ro su­ge­ría la re­nun­cia del je­rar­ca cues­tio­na­do y el se­gun­do sos­te­nía que no era pa­ra tan­to. La co­mi­sión de éti­ca na­cio­na­lis­ta le apli­có un aper­ci­bi­mien­to al je­fe co­mu­nal, La­ca­lle Pou con­si­de­ró que la san­ción re­sul­ta­ba muy le­ve y La­rra­ña­ga se enojó. “¿Pa­ra qué te­ne­mos la co­mi­sión de éti­ca? ¿Si nos sir­ve lo aca­ta­mos y si no nos sir­ve de­ci­mos que es­tu­vo mal?”, pre­gun­tó.

La que zan­jó el asun­to fue la Ju­tep, que en­ten­dió que Bas­cou vio­ló va­rias de las nor­mas que mar­can lí­mi­tes a la fun­ción pú­bli­ca –ca­si lo mis­mo ha­bía fa­lla­do so­bre el pro­ce­der de Sen­dic– y que se ha­bía be­ne­fi­cia­do eco­nó­mi­ca­men­te.

En­ton­ces, La­rra­ña­ga re­co­no­ció que la co­sa era más gra­ve de lo que pen­sa­ba, Bas­cou aban­do­nó el sec­tor que li­de­ra y el ca­so –lue­go de una pre­sión por par­te del gru­po de La­ca­lle Pou– fue re­to­ma­do por la co­mi­sión de éti­ca que se apres­ta a dar un nue­vo ve­re­dic­to. En 2017 ese or­ga­nis­mo tam­bién aper­ci­bió al dipu­tado Wil­son Ez­que­rra quien, bo­rra­cho, atro­pe­lló con su au­to y las­ti­mó a una se­ño­ra. Por si es­to fue­ra po­co, el in­ten­den­te de San Jo­sé, Jo­sé Luis Fa­le­ro –afín a La­ca­lle Pou– echó del ga­bi­ne­te a los in­te­gran­tes del la­rra­ña­guis­mo de­bi­do a que los edi­les del sec­tor ne­ga­ron los vo­tos ne­ce­sa­rios pa­ra apro­bar un prés­ta­mo del Ban­co Re­pú­bli­ca. Es­tos y otros asun­tos pe­sa­rán en la re­la­ción de La­ca­lle Pou y La­rra­ña­ga en el año que es­tá a pun­to de co­men­zar.

Pe­ro, a mo­do de epílogo, la se­na­do­ra Ve­ró­ni­ca Alon­so – quien pro­po­ne una ter­ce­ra vía en el Par­ti­do Na­cio­nal– no se que­dó afue­ra de la lis­ta de los gol­pea­dos por el 2017 y fue con­de­na­da por la Jus­ti­cia a pa­gar­le US$ 30 mil a una im­pren­ta por deu­das de cam­pa­ña.

Adiós a Pe­dro

Pa­ra el Par­ti­do Co­lo­ra­do, los pe­sa­res del 2017 co­men­za­ron re­cién arran­ca­do el año cuan­do el dipu­tado su­plen­te Fran­cis­co Sa­na­bria se fu­gó del país tras la quie­bra del Cam­bio Nel­son que re­gen­tea­ba.

Fran­cis­co es hi­jo del ya fa­lle­ci­do Wil­son Sa­na­bria, un ex­se­na­dor que fue hom­bre fuer­te en el Par­ti­do Co­lo­ra­do y fi­nan­ció a va­rios de sus sec­to­res en pa­sa­das cam­pa­ñas elec­to­ra­les.

El co­mi­té de éti­ca co­lo­ra­do re­co­men­dó ex­pe­di­ti­va­men­te la ex­pul­sión del di­ri­gen­te y las au­to­ri­da­des aten­die­ron la su­ge­ren­cia. Sa­na­bria fue con­de­na­do por la Jus­ti­cia por reite­ra­dos de­li­tos de li­bra­mien­to de che­ques sin fon­do, un de­li­to con­ti­nua­do de apro­pia­ción in­de­bi­da y otro de fal­si­fi­ca­ción ideo­ló­gi­ca.

Se­ma­nas des­pués el se­na­dor Pe­dro Bor­da­berry anun­ció que ya no vol­ve­rá a ser can­di­da­to pre­si­den­cial y de­jó a bue­na par­te de los co­lo­ra­dos huér­fa­nos de lí­der. Ese pa­so al cos­ta­do le abrió el ca­mino a di­ri­gen­tes que es­pe­ra­ban su opor­tu­ni­dad, co­mo el dipu­tado Fer­nan­do Ama­do, quien es­te año lan­zó su can­di­da­tu­ra aun­que no es de­ma­sia­do que­ri­do en am­plios sec­to­res del co­lo­ra­dis­mo. “Es una de las peo­res per­so­nas que me to­có en­con­trar­me en la po­lí­ti­ca”, di­jo Bor­da­berry. La pro­pia Con­ven­ción co­lo­ra­da re­pro­bó la de­ci­sión de Ama­do de dar­le su vo­to al FA pa­ra apro­bar un ar­tícu­lo de la Ren­di­ción de Cuen­tas que le da po­tes­ta­des al Es­ta­do pa­ra di­fe­rir el pa­go de los jui­cios per­di­dos.

Así ter­mi­nan el 2017 los tres par­ti­dos ma­yo­ri­ta­rios: sal­pi­ca­dos por cues­tio­nes po­co éti­cas y con la fra­ter­ni­dad in­ter­na de­te­rio­ra­da, por de­cir po­co. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.