El nue­vo La­rra­ña­ga: al to­do o na­da apun­ta con­tra Lacalle

BLAN­COS. El lí­der del sec­tor Jun­tos dio un vi­ra­je en su re­la­ción con su ad­ver­sa­rio in­terno, Luis Lacalle Pou

El Observador Fin de Semana - - Portada - LEO­NAR­DO LUZ­ZI twit­ter.com/@leo­luz­zi

Ju­ga­do ca­si al to­do o na­da, el se­na­dor na­cio­na­lis­ta Jorge La­rra­ña­ga (Jun­tos) in­ten­ta­rá, en el tiem­po que lo se­pa­ra de la elec­ción in­ter­na de su par­ti­do, con­ver­tir­se en el hom­bre fuer­te de esa co­lec­ti­vi­dad y, pa­ra ello, ha­rá cam­bios en la for­ma de po­si­cio­nar­se en la in­ter­na. El “gua­po”, co­mo le di­cen, de­ja­rá de te­ner una ac­ti­tud de­ma­sia­do com­pren­si­va con sus com­pa­ñe­ros de par­ti­do y sal­drá a po­ner los pun­tos so­bre las íes en par­ti­cu­lar con su ri­val, Luis Lacalle Pou.

La­rra­ña­ga pro­bó un ca­mino y, en las úl­ti­mas dos elec­cio­nes, la vic­to­ria le fue es­qui­va. Eso le exi­gió ha­cer un gran es­fuer­zo per­so­nal pa­ra res­ta­ñar las he­ri­das que de­jan esas ins­tan­cias so­bre to­do en­tre los blan­cos.

La­rra­ña­ga su­po ga­nar y tam­bién vi­vió de­rro­tas. Ga­nó la In­ten­den­cia de Pay­san­dú dos ve­ces y se vino a Mon­te­vi­deo en­ca­be­zan­do un gru­po de in­ten­den­tes. Dis­fru­tó de las mie­les de ob­te­ner la in­ter­na del año 2004 y eso lo en­fren­tó en las ur­nas con Ta­ba­ré Váz­quez, que por pri­me­ra vez co­lo­có al Fren­te Am­plio en la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca.

Pe­ro la es­pal­da de La­rra­ña­ga tam­bién car­ga con de­rro­tas en las in­ter­nas. Y fue­ron dos con­se­cu­ti­vas que le do­lie­ron en los años 2009 y 2014, cuan­do de­bió aga­char la ca­be­za y acep­tar ser se­gun­do.

Lo hi­zo con Luis Lacalle He­rre­ra y lue­go, en las úl­ti­mas in­ter­nas, con Luis Lacalle Pou, que lo pa­só en el dis­co al fi­nal de esa ca­rre­ra.

Has­ta ahí, La­rra­ña­ga tra­ba­jó por man­te­ner la uni­dad del par­ti­do y hoy sien­te que se “le fal­ta el res­pe­to” al no re­co­no­cer­le su sa­cri­fi­cio, se­gún lo di­jo es­te vier­nes.

Pe­ro esa ac­ti­tud cam­bió y aho­ra pa­só a la ofen­si­va.

Des­de su en­torno se ex­pli­có a El Ob­ser­va­dor que “no se tra­ta de in­cen­diar la pra­de­ra”, pe­ro que la ac­ti­tud de Lacalle Pou “de pes­car aden­tro de la pe­ce­ra no le sir­ve al par­ti­do”. Un alle­ga­do a La­rra­ña­ga co­men­tó que la es­tra­te­gia de Lacalle Pou bus­ca la he­ge­mo­nía in­ter­na, lo que es le­gí­ti­mo, pe­ro “los mo­dos son inade­cua­dos”. Esa for­ma de pro­ce­der, di­cen, pue­de ha­cer cre­cer al sec­tor To­dos pe­ro aten­ta con­tra la vic­to­ria del par­ti­do en lo na­cio­nal.

De a po­co, La­rra­ña­ga, que en­fren­ta pro­ble­mas con un gru­po de in­ten­den­tes re­bel­des que lo desafían, tam­bién se fue dis­tan­cian­do de Lacalle Pou.

Pri­me­ro que­da­ron en­fren­ta­dos por lo su­ce­di­do con el in­ten­den­te de So­riano, Agus­tín Bas­cou, que tras ser san­cio­na­do éti­ca­men­te, se fue del sec­tor de La­rra­ña­ga pa­ra no per­ju­di­car las po­si­bi­li­da­des elec­to­ra­les del lí­der, se­gún le es­cri­bió en una car­ta.

Lacalle Pou opi­nó que Bas­cou de­be­ría re­nun­ciar y La­rra­ña­ga le res­pon­dió que el in­ten­den­te “es una per­so­na ho­nes­ta” ( ver apun­te).

Pe­ro la go­ta que de­rra­mó el va­so fue lo que ocu­rrió es­ta se­ma­na con el in­ten­den­te de Ar­ti­gas, Pa­blo Ca­ram, quien elec­to por el sec­tor de La­rra­ña­ga le en­vió una car­ta al lí­der anun­cian­do que se iba del gru­po, y pa­ra peor, con Lacalle Pou. “Se apro­ve­chan desave­nen­cias” en un de­par­ta­men­to “pri­vi­le­gian­do el cre­ci­mien­to de

LO DI­JO “No se cre­ce des­de la an­tro­po­fa­gia in­ter­na, sino que se cre­ce con la vo­lun­tad ex­pre­sa de con­for­mar sec­to­res po­lí­ti­cos fuer­tes”

Jorge La­rra­ña­ga SE­NA­DOR DEL PAR­TI­DO NA­CIO­NAL

un sec­tor a cos­ta de los equi­li­brios par­ti­da­rios”, di­jo La­rra­ña­ga. El lí­der de Jun­tos acu­só di­rec­ta­men­te a Lacalle Pou de ac­tuar sin cui­dar la in­ter­na, de in­ten­tar cre­cer aden­tro a cual­quier cos­to y has­ta di­jo que desa­rro­lla una es­tra­te­gia de “an­tro­po­fa­gia” que de­bi­li­ta a los blan­cos. Esos co­men­ta­rios los reali­zó es­te vier­nes en una en­tre­vis­ta con el pro­gra­ma Pi­san­do fuer­te de Me­tró­po­lis FM, don­de re­cor­dó que cuan­do “el la­ca­llis­mo fue gran­de el par­ti­do fue chi­co”.

“De to­do es­to con­ver­sé con Lacalle Pou. Le di­je que es un error” afir­mó La­rra­ña­ga. “No me­rez­co que se in­sis­ta con una es­tra­te­gia so­ber­bia y equi­vo­ca­da por­que se prio­ri­za cre­cer des­de aden­tro y no agran­dan­do el par­ti­do des­de afue­ra. Es una es­tra­te­gia de de­bi­li­ta­mien­to in­terno que no creo que sea la más ade­cua­da, en un mo­men­to en que el par­ti­do tie­ne que des­ple­gar to­da una es­tra­te­gia pa­ra ser la es­pe­ran­za”, opi­nó.

Otra dis­cre­pan­cia re­cien­te de los dos lí­de­res ocu­rrió en el de­par­ta­men­to de San Jo­sé. Las ten­sio­nes lle­va­ron a que el in­ten­den­te Jo­sé Luis Fa­le­ro (To­dos) ce­sa­ra a di­rec­to­res que res­pon­den a La­rra­ña­ga lue­go de que edi­les de ese sec­tor se ne­ga­ron a vo­tar la so­li­ci­tud de un prés­ta­mo an­te el Ban­co Re­pú­bli­ca co­mo lo pi­dió el je­fe co­mu­nal. Con esas di­vi­sio­nes y sin paz en la in­ter­na, el nue­vo La­rra­ña­ga em­pie­za a ca­mi­nar ha­cia las pró­xi­mas elec­cio­nes. Ya en fe­bre­ro ha­bía se­ña­la­do a El Ob­ser­va­dor que no vol­ve­rá a ser can­di­da­to a vi­ce­pre­si­den­te. •

I. GUIMARAENS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.