Un lu­gar en la me­sa

Lo que de­jan los dos años de Uru­guay en el Con­se­jo de Se­gu­ri­dad de Na­cio­nes Uni­das

El Observador Fin de Semana - - Tema - MAR­TÍN NATALEVICH twit­ter.com/mna­ta­lev

Cuan­do el em­ba­ja­dor El­bio Ro­se­lli brin­de, el pró­xi­mo 31 de di­ciem­bre, po­drá res­pi­rar tran­qui­lo por pri­me­ra vez en dos años pues nin­gu­na cri­sis in­ter­na­cio­nal lo obli­ga­rá a atar el nu­do de una cor­ba­ta con pre­mu­ra.

El ca­mino ha­cia la par­ti­ci­pa­ción del ór­gano de se­gu­ri­dad de Na­cio­nes Uni­das co­men­zó mu­cho an­tes que el país asu­mie­ra su asien­to co­mo miem­bro no per­ma­nen­te e im­pli­có un in­ten­so tra­ba­jo di­plo­má­ti­co. El es­fuer­zo de Ro­se­lli y del em­ba­ja­dor Jo­sé Luis Can­ce­la (ex­vi­ce­can­ci­ller), en­tre otros, lle­vó a que el 1 de enero de 2016 Uru­guay vol­vie­ra a la me­sa chica que ve­la por la paz y se­gu­ri­dad in­ter­na­cio­nal.

El ta­ma­ño desafío se hi­zo pa­ten­te po­cas ho­ras des­pués que la mi­sión uru­gua­ya es­tre­na­ra su pri­me­ra pre­si­den­cia en el or­ga­nis­mo. De bue­nas a pri­me­ras, al re­pre­sen­tan­te uru­gua­yo le to­có sa­lir a con­de­nar un en­sa­yo ar­ma­men­tís­ti­co nor­co­reano.

Des­de esos pri­me­ros días de enero has­ta las úl­ti­mas ho­ras de es­te año, Uru­guay mar­có su pos­tu­ra fren­te a los más di­ver­sos te­mas de la agen­da de se­gu­ri­dad glo­bal.

“Lo hi­ci­mos con mu­cha fuer­za y que­bran­do mu­chas de las cos­tum­bres que ha­bía en el Con­se­jo de Se­gu­ri­dad”, di­jo Ro­se­lli a El Ob­ser­va­dor.

Cuál es el im­pac­to so­bre la reali­dad es di­fí­cil de aven­tu­rar. El em­ba­ja­dor uru­gua­yo tie­ne cla­ro que “del otro la­do de la pri­me­ra ave­ni­da hay una co­sa que se lla­ma mun­do” y que, mu­chas ve­ces, los di­plo­má­ti­cos que tra­ba­jan en el “sub­mun­do” del edi­fi­cio de Na­cio­nes Uni­das en Nue­va York no son ca­pa­ces de sa­lir de su “nu­be”.

Pe­ro, en oca­sio­nes con­cre­tas, los di­plo­má­ti­cos si pue­den ver de for­ma tan­gi­ble el fru­to de su tra­ba­jo.

Los lo­gros

El im­pac­to real más im­por­tan­te de la par­ti­ci­pa­ción uru­gua­ya en el Con­se­jo de Se­gu­ri­dad que Ro­se­lli no du­da en se­ña­lar fue “acom­pa­ñar” el pro­ce­so de paz en Co­lom­bia. En con­jun­to con el Reino Uni­do, Uru­guay fue uno de los paí­ses que tra­ba­jó pa­ra que el or­ga­nis­mo fa­ci­li­ta­ra el pro­ce­so que el go­bierno de Juan Ma­nuel San­tos y las Fuer­zas Ar­ma­das Re­vo­lu­cio­na­rias de Co­lom­bia (FARC) ha­bían de­ci­do em­pren­der.

Du­ran­te la se­gun­da pre­si­den­cia de Uru­guay, en ma­yo de 2017, to­do el Con­se­jo hi­zo una vi­si­ta a Co­lom­bia que mar­có un pun­to de in­fle­xión pa­ra la re­so­lu­ción del con­flic­to. “Que el Con­se­jo de Se­gu­ri­dad es­tu­vie­ra en Bo­go­tá ha­blan­do con el go­bierno y la gue­rri­lla sa­cu­dió el pa­no­ra­ma”, di­jo Ro­se­lli.

La lle­ga­da del Con­se­jo de Se­gu­ri­dad ayu­dó a dis­mi­nuir el te­mor que con­lle­va es­te ti­po de mo­vi­mien­tos, so­bre to­do cuan­do aún no se ha­bía pro­ce­di­do al pro­ce­so de desar­me. “El pro­yec­to era irre­ver­si­ble. No ha­bía mar­cha atrás”, va­lo­ró Ro­se­lli so­bre el apor­te del or­ga­nis­mo.

Otro as­pec­to des­ta­ca­ble de la ges­tión uru­gua­ya fue la apro­ba­ción de la re­so­lu­ción 2286, la pri­me­ra de­ci­sión re­dac­ta­da por Uru­guay en la his­to­ria del or­ga­nis­mo, que apun­tó a pro­te­ger las ins­ta­la­cio­nes y el per­so­nal hos­pi­ta­la­rio en zo­nas de con­flic­tos ar­ma­dos con un cuer­po nor­ma­ti­vo “más fuer­te”. La de­ter­mi­na­ción apun­tó a la ren­di­ción de cuen­tas pe­ro no lo­gró es­ta­ble­cer me­ca­nis­mos de in­ves­ti­ga­ción que se­rá el pró­xi­mo pa­so.

Un ter­cer pun­to de sen­si­ble tras­cen­den­cia de la ges­tión uru­gua­ya es­tá vin­cu­la­do con as­pec­tos de fun­cio­na­mien­to del or­ga­nis­mo. La de­le­ga­ción uru­gua­ya in­sis­tió de for­ma per­ma­nen­te en la trans­pa­ren­cia y rom­pió con una prác­ti­ca ins­ta­la­da de dis­cu­tir por lo ba­jo y re­sol­ver por fue­ra de la me­sa re­don­da.

“El Con­se­jo te­nía la tra­di­ción de ha­cer se­sio­nes in­for­ma­ti­vas don­de se pre­sen­ta­ba un in­for­me y lue­go se ha­cían con­sul­tas in­for­ma­les en el cuar­ti­to de al la­do. No­so­tros rom­pi­mos con eso. No en­ten­día­mos por qué se en­ce­rra­ban en un cuar­to en lu­gar de ex­pli­car a Un hi­to de la se­gun­da pre­si­den­cia de Uru­guay en el Con­se­jo de Se­gu­ri­dad (ma­yo de 2017) fue la mi­sión que or­ga­ni­zó jun­to al Reino Uni­do a ese país pa­ra man­te­ner con­tac­to con el go­bierno, las FARC y la so­cie­dad ci­vil en apo­yo al pro­ce­so de paz. Du­ran­te la la mem­bre­sía cuá­les son las po­si­cio­nes, so­bre to­do cuan­do los paí­ses que vo­ta­ron a los miem­bros no per­ma­nen­tes tie­nen de­re­cho a sa­ber lo que opinan”, di­jo Ro­se­lli.

Por eso, Uru­guay co­men­zó a in­sis­tir de ma­ne­ra sis­te­má­ti­ca en lle­var la dis­cu­sión a su ám­bi­to co­rres­pon­dien­te y so­bre cada te­ma, en cada ins­tan­cia po­si­ble, plan­teó su pos­tu­ra (ver in­fo­gra­fía).

La rup­tu­ra con el for­ma­to de tra­ba­jo tra­di­cio­nal ge­ne­ró ma­les­tar de al­gu­nos miem­bros que in­ten­ta­ron evi­tar ese ca­mino. “Nos cons­ta que qui­sie­ron que no ha­blá­ra­mos”, di­jo Ro­se­lli. Pe­ro, tal co­mo re­co­no­ce el di­plo­má­ti­co uru­gua­yo, “no hay nin­gu­na dis­po­si­ción que obli­gue a ca­llar­se e ir al cuar­to de al la­do”.

El go­bierno uru­gua­yo tu­vo de alia­dos a Ve­ne­zue­la, Bo­li­via y Ka­zajs­tán en al­gu­nas oca­sio­nes. Pe­ro en ge­ne­ral tran­si­tó ese ca­mino en so­le­dad, sal­vo cuan­do la pro­vo­ca­ción del de­ba­te no de­ja­ba más re­me­dio que abrir la dis­cu­sión pa­ra el re­gis­tro.

“Aho­ra te­ne­mos co­mo alia­do en las reunio­nes abier­tas a Es­ta­dos Uni­dos por­que es­tán en una lu­cha muy fuer­te con Ru­sia, quie­ren po­ner­lo ba­jo las cá­ma­ras. La for­ma de ha­cer eso es yen­do a reunio­nes abier­tas”, di­jo. pri­me­ra pre­si­den­cia de Uru­guay, en enero de 2016, se ha­bía apro­ba­do la Re­so­lu­ción 2261, por la que se es­ta­ble­ció una mi­sión de Na­cio­nes Uni­das pa­ra par­ti­ci­par por un pe­río­do de 12 me­ses co­mo com­po­nen­te in­ter­na­cio­nal y coor­di­na­do­ra del me­ca­nis­mo tri­par­ti­to de mo­ni­to­reo y ve­ri­fi­ca­ción del acuer­do de paz. Te­ner la pa­la­bra y un vo­to en el Con­se­jo de Se­gu­ri­dad sig­ni­fi­ca me­ter­se en una can­ti­dad de te­mas que pue­den com­pro­me­ter las re­la­cio­nes con paí­ses ami­gos. Ese era el pe­li­gro que al­gu­nos se­ña­la­ban cuan­do sur­gió la can­di­da­tu­ra de Uru­guay.

Sin em­bar­go, el go­bierno se man­tu­vo ape­ga­do a sus prin­ci­pios y no su­frió represalias, di­jo Ro­se­lli. Pe­ro eso no im­pi­dió que hu­bie­ra mo­men­tos par­ti­cu­lar­men­te du­ros. Uno de ellos fue la pre­sión que Is­rael ejer­ció a par­tir del apo­yo que el go­bierno de Ta­ba­ré Váz­quez otor­gó pa­ra que el Con­se­jo de Se­gu­ri­dad de Na­cio­nes Uni­das apro­ba­ra la re­so­lu­ción 2334 que exi­ge Du­ran­te la se­gun­da pre­si­den­cia de Uru­guay en el Con­se­jo de Se­gu­ri­dad, Es­ta­dos Uni­dos pro­mo­vió el tra­ta­mien­to de la cri­sis ve­ne­zo­la­na a puer­tas ce­rra­das en el ór­gano de se­gu­ri­dad co­lec­ti­va. El go­bierno uru­gua­yo ar­gu­men­tó que la cri­sis ve­ne­zo­la­na no era un te­ma que es­tu­vie­ra plan­tea­do en la agen­da del Con­se­jo de Se­gu­ri­dad y se­ña­ló que es me­jor que el te­ma si­ga en la ór­bi­ta de las or­ga­ni­za­cio­nes re­gio­na­les por­que co­no­cen me­jor “las sen­si­bi­li­da­des” que es­tán en jue­go.

Las du­ras

el ce­se “in­me­dia­to” y “com­ple­to” de los asen­ta­mien­tos is­rae­líes en Cis­jor­da­nia y Je­ru­sa­lén Es­te.

Aun­que el vo­to uru­gua­yo fue con­sis­ten­te con su po­si­ción his­tó­ri­ca so­bre la ocu­pa­ción, la pre­sión is­rae­lí se hi­zo sen­tir en Nue­va York, Mon­te­vi­deo y Je­ru­sa­lén.

“No gus­tó pa­ra na­da. Pe­ro tam­bién hay que de­cir que el em­ba­ja­dor (Danny) Da­non –re­pre­sen­tan­te is­rae­lí an­te la ONU– lla­mó mu­chas más ve­ces pa­ra agra­de­cer. Por ejem­plo, cuan­do di­ji­mos que es una ver­güen­za que la Au­to­ri­dad Pa­les­ti­na si­ga pa­gan­do sub­si­dios (a fa­mi­lias de már­ti­res y pri­sio­ne­ros) o cuan­do cues­tio­na­mos el fun­cio­na­mien­to la mi­sión de paz pa­ra el Lí­bano (Uni­fil), por­que cons­ta que Hez­bo­llah da vuel­tas por el sur de ese país”, se­ña­ló Ro­se­lli.

Otro mo­men­to de par­ti­cu­lar di­fi­cul­tad pa­ra la mi­sión uru­gua­ya fue cuan­do Es­ta­dos Uni­dos in­ten­tó im­po­ner la cri­sis ve­ne­zo­la­na co­mo te­ma del Con­se­jo, du­ran­te la se­gun­da pre­si­den­cia de Uru­guay. La ini­cia­ti­va es­ta­dou­ni­den­se no pros­pe­ró, en­tre otras ra­zo­nes, por la ne­ga­ti­va uru­gua­ya que ar­gu­men­tó que el te­ma ya es­ta­ba en ma­nos de or­ga­ni­za­cio­nes re­gio­na­les. Uru­guay tam­bién sa­lió al cru­ce del go­bierno de Trump por sus re­cien­tes anun­cios so­bre Je­ru­sa­lén.

Pa­ra cuan­do la mi­sión uru­gua­ya se des­pi­da del Con­se­jo se­gui­rá sin ha­ber una so­lu­ción con­sen­sua­da pa­ra Co­rea del Nor­te ni pa­ra Si­ria, y otras ca­tás­tro­fes hu­ma­ni­ta­rias co­mo Ye­men aun se­rán invisibles. Es que, tal co­mo con­clu­ye el em­ba­ja­dor uru­gua­yo, “el po­der es la fron­te­ra fi­nal de la apli­ca­ción del de­re­cho in­ter­na­cio­nal”. Y eso tam­bién que­dó cla­ro en los úl­ti­mos dos años. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.