El Fren­te, em­pu­jo­nes en la cor­ni­sa

La éti­ca en el ma­ne­jo de fon­dos pú­bli­cos y las vio­la­cio­nes a los de­re­chos hu­ma­nos en Ve­ne­zue­la po­nen en jue­go el con­tra­to ori­gi­nal

El Observador Fin de Semana - - Entrevista -

El Fren­te Am­plio ha su­fri­do ma­los mo­men­tos. La au­sen­cia de fra­ter­ni­dad de­ri­vó in­clu­so en una frac­tu­ra en 1989, la cual no im­pi­dió que la coa­li­ción ga­na­ra por pri­me­ra vez la In­ten­den­cia de Mon­te­vi­deo con la can­di­da­tu­ra de Ta­ba­ré Váz­quez. Aque­lla he­ri­da de­jó mu­chas en­se­ñan­zas. To­dos apren­die­ron que en la in­tem­pe­rie no hay na­da –la ma­yo­ría de los sec­to­res que se ale­ja­ron en­ton­ces vol­vie­ron al re­dil– y tam­bién que es ne­ce­sa­rio ad­mi­nis­trar las di­fe­ren­cias pa­ra no re­pe­tir aque­lla trau­má­ti­ca ex­pe­rien­cia.

Sin dra­ma­ti­zar por las en­cues- tas que mues­tran al Par­ti­do Na­cio­nal con al­gún pun­to por en­ci­ma de la coa­li­ción de iz­quier­das en in­ten­ción de vo­to, esos nú­me­ros re­fle­jan un es­ta­do de áni­mo ad­ver­so ha­cia la coa­li­ción de iz­quier­das.

La cues­tión de la éti­ca y la for­ma de pa­rar­se fren­te a de­nun­cias que in­vo­lu­cran el ma­ne­jo de fon­dos pú­bli­cos y la jus­ti­fi­ca­ción o no de vio­la­cio­nes a los de­re­chos hu­ma­nos en Ve­ne­zue­la po­ne en jue­go va­lo­res que, en su ori­gen, el Fren­te Am­plio tra­tó de de­fen­der co­mo se­llos de dis­tin­ción.

El asun­to del vi­ce­pre­si­den­te Raúl Sen­dic, al que aprie­tan pa­ra que re­nun­cie lue­go de men­tir so- bre su tí­tu­lo de li­cen­cia­do y usar la tar­je­ta de ANCAP so­bre gas­tos per­so­na­les sin que na­die le­van­te una ce­ja por su ma­la ges­tión de ANCAP y la fies­ta de US$ 300 mil a la que mu­chos asis­tie­ron, po­ne en jue­go el ma­ne­jo de la éti­ca.

A Sen­dic lo em­pu­jan a la cor­ni­sa pa­ra cu­rar­se en sa­lud an­te un even­tual fa­llo ad­ver­so de la Jus­ti­cia con pe­di­do de desafue­ro. El Fren­te Am­plio pre­fie­re el ries­go de un ex vi­ce­pre­si­den­te pro­ce­sa­do que un pe­di­do de desafue­ro pa­ra un vi­ce en fun­cio­nes, sin com­ple­jo de cul­pa por la in­ges­ta de sa­la­di­tos jun­to a la ban­da K.

Y mien­tras la pre­si­den­ta de ASSE de­nun­cia al pe­rio­dis­ta Ga- briel Pe­rey­ra por una co­lum­na en que des­cri­be las ho­rro­ro­sas de­nun­cias de irre­gu­la­ri­da­des que cam­pean en ese feu­do co­mu­nis­ta, a na­die en el Fren­te se le mue­ve un pelo. Ahí la co­sa pue­de ser peor que con Sen­dic.

Al me­nos la iz­quier­da apo­yó la co­mi­sión in­ves­ti­ga­do­ra par­la­men­ta­ria pe­ro so­bre la ba­se de que no hay na­da que em­pa­ñe la ges­tión de la com­pa­ñe­ra.

La cues­tión de Ve­ne­zue­la par­te aguas en cues­tio­nes fun­da­men­ta­les y la pri­me­ra es la ad­he­sión o no a la de­mo­cra­cia. Los sin­di­ca­tos y la in­men­sa ma­yo­ría del Fren­te Am­plio re­cha­za­ron el vo­to uru­gua­yo a fa­vor de sus­pen- der a la Ve­ne­zue­la de Ma­du­ro del Mer­co­sur. Acá se rom­pió al­go, la leal­tad de la fuer­za po­lí­ti­ca ha­cia el go­bierno en un te­ma ma­yor. Y al cos­ta­do de es­tos asun­tos, el PIT- CNT con­si­de­ra un pa­ro de pro­tes­ta con­tra la esen­cia­li­dad de­cla­ra­da en los hos­pi­ta­les pú­bli­cos ba­jo ries­go sa­ni­ta­rio. Je­lou.

Éti­ca y de­re­chos hu­ma­nos es lo que se po­ne en jue­go y es­to es pe­li­gro­so pa­ra el Fren­te Am­plio.

Es­te ti­po de con­tro­ver­sia po­ne en jue­go la ad­he­sión al con­tra­to ori­gi­nal de una par­te de su gen­te al que so­lo le fal­ta un em­pu­jon­ci­to, mu­cho más sua­ve que el de Sen­dic, pa­ra pa­sar al otro la­do. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.