Cre­ci­mien­to ofi­cial pro­yec­ta­do pa­ra 2018: 0,01%

El sta­tu quo del agro es cada vez más in­sos­te­ni­ble

El Observador Fin de Semana - - Opinión - EDUAR­DO BLASINA Especial pa­ra El Ob­ser­va­dor

La opor­tu­ni­dad que Uru­guay tie­ne por de­lan­te si­gue sien­do enor­me, pe­ro de­be ad­ver­tir­se que al cie­rre del año el desáni­mo de quie­nes de­ben lle­var­la ade­lan­te des­de la pro­duc­ción de ali­men­tos es cada vez ma­yor. Es una si­tua­ción bas­tan­te ge­ne­ra­li­za­da. Y que en es­ta se­ma­na tu­vo una an­da­na­da de da­tos ofi­cia­les que confirman que el rum­bo de­be ser mo­di­fi­ca­do. El áni­mo es de preo­cu­pa­ción en­tre los ga­na­de­ros que vie­ron co­mo los pre­cios en el fi­nal del año se ca­ye­ron por un pa­ro que lle­gó en el mo­men­to de más ofer­ta y me­nos llu­vias. Es más gra­ve en­tre los agri­cul­to­res que vie­nen ba­jan­do la su­per­fi­cie sem­bra­da de to­do lo que no sea so­ja. Y tu­vie­ron una desas­tro­sa za­fra de cul­ti­vos de in­vierno. No es­ca­pan los tam­be­ros que tie­nen deu­das que han subido más de 20% res­pec­to al año pa­sa­do. Y me­nos los arro­ce­ros que usan rie­go, di­fe­ren­cian el pro­duc­to y ob­tie­nen de los ren­di­mien­tos más al­tos del mun­do, pe­ro no pue­den con los cos­tos y se es­tán yen­do en fi­la rum­bo a Pa­ra­guay. El Pro­duc­to Bru­to del Agro va rum­bo a su quin­to año con­se­cu­ti­vo de cre­cer me­nos de 1% y en 2018, se­gún las es­ti­ma­cio­nes ofi­cia­les, el cre­ci­mien­to se­rá 0,01%. O sea, ce­ro.

La va­ca no ga­na pe­ro da pe­lea. La pecuaria cre­ce. Pe­ro los da­tos de la agri­cul­tu­ra son con­tun­den­tes, no hay ex­cep­cio­nes, to­do en ba­ja.

Va­ya­mos a los nú­me­ros ofi­cia­les: cre­ci­mien­to de PBI agro­pe­cua­rio de 2014 a la fe­cha nun­ca lle­gó al

1% por año y el da­to más al­to nu­mé­ri­ca­men­te fue la caí­da de 0,94% en

2015. Pro­yec­ción pa­ra 2018, cre­ci­mien­to de 0,01%, o sea ce­ro.

Si eso se des­glo­sa, la ga­na­de­ría cre­ce los cin­co años, pe­ro la pro­yec­ción 2018 es el me­nor de la se­rie, con

0,91%. Agri­cul­tu­ra y sil­vi­cul­tu­ra caen cin­co años se­gui­dos, de 2014 a 2018, con un des­cen­so en 2017 y

2018 ca­si idén­ti­co: 1,37 y 1,35%. La pers­pec­ti­va de pro­duc­ción fí­si­ca 2017/18 en la agri­cul­tu­ra es de­pri­men­te: tri­go -25%, ce­ba­da

-38%, maíz -21%, so­ja -14%, arroz

-12% y sor­go -10%. En el ca­so del tri­go la tra­yec­to­ria es en pi­ca­da: se pro­du­jo en es­ta co­se­cha me­nos de la mi­tad que dos años atrás, y se pro­lon­ga una ló­gi­ca de re­duc­ción im­pa­ra­ble de área, que ya pue­de ade­lan­tar­se si na­da cam­bia con­ti­nua­rá en 2018.

Es­to sig­ni­fi­ca un dre­na­je per­ma­nen­te no so­lo de pro­duc­to­res, prin­ci­pal­men­te pe­que­ños y me­diano sino tam­bién de tra­ba­ja­do­res. Pro­yec­tan­do las ci­fras del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­cas, el agro pro­ba­ble­men­te per­de­rá 8.000 pues­tos de tra­ba­jo es­te año.

El agro uru­gua­yo fun­cio­na con cos­tos eu­ro­peos pe­ro sin los sub­si­dios eu­ro­peos. Con un cos­to de ener­gía mu­cho más al­to que en EEUU, y sin los sub­si­dios que dan una red de con­ten­ción a los es­ta­dou­ni­den­ses. Y com­pi­ten con los de los paí­ses ve­ci­nos pa­gan­do un so­bre­cos­to de pre­cios de ener­gía so­bre el que no tie­nen res­pon­sa­bi­li­dad al­gu­na. Pe­ro ade­más en los otros tres paí­ses del Mer­co­sur la ma­yo­ría de los pro­duc­to­res tie­nen

El agro uru­gua­yo fun­cio­na con cos­tos eu­ro­peos pe­ro sin los sub­si­dios eu­ro­peos. Con un cos­to de ener­gía mu­cho más al­to que en EEUU, y sin los sub­si­dios que dan una red de con­ten­ción a los es­ta­dou­ni­den­ses. Y com­pi­ten con los de los paí­ses ve­ci­nos pa­gan­do un so­bre­cos­to de pre­cios de ener­gía so­bre el que no tie­nen res­pon­sa­bi­li­dad al­gu­na

una sen­sa­ción de cer­ca­nía con los go­bier­nos que no es la que pre­do­mi­na hoy en Uru­guay.

El país va con un cre­ci­mien­to dual, ace­le­ra­do en el con­su­mo y fre­nan­do en el sec­tor que ge­ne­ra las ex­por­ta­cio­nes y los ali­men­tos pa­ra el mer­ca­do in­terno. No es un pro­ble­ma del agro, es tam­bién de la in­dus­tria y de cual­quie­ra que ex­por­te.

El agro es­tá ha­cien­do es­fuer­zos in­gen­tes por se­guir cre­cien­do y ex­por­tan­do. Em­pe­zó a ven­der la­na con tra­za­bi­li­dad, ha­ce acuer­dos con Chi­na que au­men­tan cos­tos pe­ro siem­bran es­pe­ran­zas y es el responsable de que las ex­por­ta­cio­nes crez­can es­te año, pe­ro es muy di­fí­cil que pro­lon­gue el cre­ci­mien­to más allá de los ni­ve­les ac­tua­les. El dó­lar es un com­po­nen­te in­elu­di­ble del pre­cio de quie­nes ex­por­tan. Y el dó­lar ac­tual tie­ne un va­lor me­nor al de ha­ce dos años. Idén­ti­co al de agos­to de 2015. Al­go de­be ha­cer­se pa­ra com­pen­sar una in­fla­ción de 17% que ha te­ni­do co­mo con­tra­par­ti­da un dó­lar que ama­gó a acom­pa­ñar la in­fla­ción y amor­ti­guar la ba­ja de las ma­te­rias pri­mas, pe­ro que tras ubi­car­se por arri­ba de los $ 30 en el pri­mer se­mes­tre de 2016 vol­vió a los $ 28 has­ta el pre­sen­te. En Aus­tra­lia y Nue­va Ze­lan­da la mo­ne­da se mue­ve com­pen­san­do la tra­yec­to­ria de las ma­te­rias pri­mas y la in­fla­ción es 2%. Si eso pa­sa­ra aquí, aun pa­gan­do fle­tes más lar­gos pa­ra mu­chas ex­por­ta­cio­nes y aran­ce­les más ele­va­dos, las agroin­dus­trias se pon­drían a ti­ro. Si na­da cam­bia Uru­guay se vol­ve­rá im­por­ta­dor de tri­go en po­co tiem­po más, el área arro­ce­ra em­pe­za­rá a ba­jar ace­le­ra­da­men­te y en otros sec­to­res aun­que el re­tro­ce­so no sea tan dra­má­ti­co, se es­ta­rá per­dien­do una opor­tu­ni­dad enor­me en ba­se al pres­ti­gio que ha al­can­za­do la mar­ca país. Ape­nas por no dar un dó­lar equi­li­bra­do de acuer­do a los cri­te­rios del FMI, o que sea ca­paz de se­guir la tra­yec­to­ria de la in­fla­ción, o por no dar pre­cios de la ener­gía si­mi­la­res a los de los paí­ses ve­ci­nos.

Es ne­ce­sa­rio un diá­lo­go ur­gen­te y un shock de ex­pec­ta­ti­vas, pa­ra lo que no se pre­ci­sa de­ma­sia­do, sim­ple­men­te pa­ri­dad en ener­gía con los ve­ci­nos o pa­ri­dad en­tre dó­lar e in­fla­ción. Más allá de que los muy ma­los re­sul­ta­dos de la za­fra de cul­ti­vos de in­vierno mues­tra los efec­tos no­ci­vos del in­vierno con me­nos frío en mu­cho tiem­po, tam­bién con­fir­ma in­con­tras­ta­ble­men­te que hay que des­an­dar ur­gen­te­men­te un ca­mino que va des­ar­man­do a la agri­cul­tu­ra y es­tan­can­do al con­jun­to del sec­tor agroex­por­ta­dor por ra­zo­nes exó­ge­nas a los ge­nui­nos es­fuer­zos que el sec­tor ha­ce. Una pe­lí­cu­la que ya vi­mos y que me­re­ce es­ta vez te­ner un fi­nal dis­tin­to.

O una se­ñal des­de la ener­gía o una se­ñal des­de el dó­lar, que bas­ta­ría con que hu­bie­se man­te­ni­do su pre­cio cons­tan­te du­ran­te los úl­ti­mos dos años pa­ra que el agro es­tu­vie­se pen­san­do en có­mo in­ver­tir y cre­cer lo más po­si­ble. Pe­ro dos caí­das en tér­mi­nos no­mi­na­les ha­cen muy di­fí­cil mi­rar el fu­tu­ro pen­san­do en in­ver­tir. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.