De­sigual­dad: una ame­na­za pa­ra la de­mo­cra­cia

El Observador Fin de Semana - - Opinión - MAR­TIN WOLF

En­tre 1980 y 2016, el 1% de ma­yo­res in­gre­sos cap­tó el 28% del au­men­to de in­gre­sos reales en EEUU, Ca­na­dá y Eu­ro­pa Oc­ci­den­tal, mien­tras que el 50% de me­no­res in­gre­sos cap­tó el 9%. Pe­ro esos to­ta­les ocul­tan di­fe­ren­cias: en Eu­ro­pa Oc­ci­den­tal, el 1% de ma­yo­res in­gre­sos cap­tó tan­to co­mo el 51% de me­no­res in­gre­sos. En Amé­ri­ca del Nor­te el 1% de ma­yo­res in­gre­sos cap­tó tan­to co­mo el 88% de me­no­res in­gre­sos. Es­tos he­chos prue­ban que el cre­ci­mien­to to­tal por sí mis­mo nos di­ce muy po­co acer­ca las me­jo­ras en el bie­nes­tar eco­nó­mi­co pa­ra la po­bla­ción en ge­ne­ral.

Los da­tos pro­vie­nen del In­for­me so­bre De­sigual­dad Glo­bal 2018 del World Ine­qua­lity Lab. “Des­de 1980, la de­sigual­dad de in­gre­sos ha au­men­ta­do en Amé­ri­ca del Nor­te y Asia, ha cre­ci­do mo­de­ra­da­men­te en Eu­ro­pa y se ha es­ta­bi­li­za­do en un ni­vel ex­tre­ma­da­men­te al­to en el Me­dio Orien­te, Áfri­ca sub­saha­ria­na y Bra­sil”, es­ta­ble­ce.

Walter Schei­del, his­to­ria­dor del mun­do an­ti­guo y au­tor de ‘The Great Le­ve­ler’ (El gran ni­ve­la­dor), di­ría que el au­men­to de la de­sigual­dad es jus­to lo que ha­bría de es­pe­rar­se. Ar­gu­men­ta que des­pués de que se in­ven­tó la agri­cul­tu­ra (y el es­ta­do agra­rio), las éli­tes tu­vie­ron un sor­pren­den­te éxi­to ex­tra­yen­do to­do el su­pe­rá­vit que la eco­no­mía crea­ba.

El lí­mi­te de la de­pre­da­ción era es­ta­ble­ci­do por la ne­ce­si­dad de per­mi­tir que los pro­duc­to­res so­bre­vi­vie­ran. Sor­pren­den­te­men­te, nu­me­ro­sas so­cie­da­des agra­rias de­ses­pe­ra­da­men­te po­bres se acer­ca­ron a es­te lí­mi­te. En tiem­pos de paz y tran­qui­li­dad, ar­gu­men­ta Schei­del, los po­de­ro­sos ma­ni­pu­la­ron a la so­cie­dad de una ma­ne­ra que au­men­ta­ra su por­ción (y la de los des­cen­dien­tes) de las ga­nan­cias. El po­der crea ri­que­za y la ri­que­za crea po­der. ¿Exis­te al­go que pue­da de­te­ner es­te pro­ce­so? Sí, sos­tie­ne el li­bro: los cua­tro ji­ne­tes de la ca­tás­tro­fe. Gue­rra, re­vo­lu­ción, pes­te y ham­bre.

Al­gu­nos ar­gu­men­ta­rán que el pa­sa­do no fue tan som­brío co­mo lo su­gie­re el li­bro. Cuan­do los Es­ta­dos de­pen­dían de la mo­vi­li­za­ción mi­li­tar, por ejem­plo, te­nían que to­mar en cuen­ta la pros­pe­ri­dad de la gen­te. Pe­ro, en ge­ne­ral, la de­sigual­dad en las so­cie­da­des pre­mo­der­nas a me­nu­do era im­pac­tan­te.

¿Qué tie­ne es­to que ver con las so­cie­da­des po­sin­dus­tria­les mu­cho más prós­pe­ras? Pa­re­cie­ra que más de lo que nos gus­ta­ría. Nue­va­men­te, en el si­glo XX, las re­vo­lu­cio­nes (en la Unión So­vié­ti­ca y en Chi­na, por ejem­plo) y las dos gue­rras mun­dia­les re­du­je­ron dra­má­ti­ca­men­te la de­sigual­dad. Pe­ro, cuan­do los re­gí­me­nes re­vo­lu­cio­na­rios se sua­vi­za­ron (o co­lap­sa­ron), o cuan­do las exi­gen­cias de la gue­rra se des­va­ne­cie­ron, pro­ce­sos si­mi­la­res a los de los an­ti­guos es­ta­dos se afian­za­ron. Sur­gie­ron éli­tes enor­me­men­te ri­cas, ob­tu­vie­ron po­der po­lí­ti­co y lo usa­ron pa­ra be­ne­fi­ciar sus pro­pios fi­nes. Quie­nes lo du­den de­bie­ran mi­rar de cer­ca la ley fis­cal apro­ba­da en EEUU.

La im­pli­ca­ción de es­te pa­ra­le­lis­mo se­ría que, sal­vo al­gún even­to ca­tas­tró­fi­co, es­ta­mos en ca­mino de vuel­ta a una de­sigual­dad en au­men­to. Una gue­rra ter­mo­nu­clear glo­bal se­ría un even­to ‘ni­ve­la­dor’. Pe­ro una ca­tás­tro­fe no es una po­lí­ti­ca.

Sin em­bar­go, te­ne­mos tres ra­zo­nes más atrac­ti­vas pa­ra sen­tir­nos re­la­ti­va­men­te op­ti­mis­tas. La pri­me­ra es que nues­tras so­cie­da­des son mu­cho me­nos de­sigua­les de lo que pu­die­ran ser: nues­tros po­bres son re­la­ti­va­men­te po­bres, pe­ro no al mar­gen de la sub­sis­ten­cia. La se­gun­da es que los paí­ses de al­tos in­gre­sos no to­dos com­par­ten la mis­ma ten­den­cia ha- cia una al­ta y cre­cien­te de­sigual­dad. La úl­ti­ma es que los Es­ta­dos po­seen una ga­ma de he­rra­mien­tas con que co­rre­gir la de­sigual­dad de in­gre­sos y de ri­que­za, si así lo desea­ran. Una com­pa­ra­ción en­tre la dis­tri­bu­ción de los in­gre­sos dis­po­ni­bles y los in­gre­sos del mer­ca­do en los prin­ci­pa­les paí­ses de al­tos in­gre­sos (Ca­na­dá, Fran­cia, Ale­ma­nia, Italia, Es­pa­ña, Reino Uni­do y EEUU) de­mues­tra ade­cua­da­men­te el úl­ti­mo pun­to. En to­dos es­tos ca­sos, los im­pues­tos y el gas­to pú­bli­co re­du­cen la de­sigual­dad. Pe­ro la me­di­da en que lo ha­cen va­ría sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te, des­de EEUU, el me­nos ac­ti­vo, has­ta Ale­ma­nia, el más ac­ti­vo.

La pre­gun­ta es, sin em­bar­go, si las pre­sio­nes que oca­sio­nan la de­sigual­dad se­gui­rán au­men­tan­do y la vo­lun­tad de com­pen­sar­las dis­mi­nui­rá. En re­fe­ren­cia a lo pri­me­ro es bas­tan­te di­fí­cil ser op­ti­mis­ta. Pa­re­ce po­co pro­ba­ble que el va­lor de mer­ca­do de la la­bor de per­so­nas re­la­ti­va­men­te no es­pe­cia­li­za­das en paí­ses de al­tos in­gre­sos au­men­te. En re­fe­ren­cia a lo se­gun­do se po­dría se­ña­lar, con op­ti­mis­mo, un de­seo de dis­fru­tar de un cier­to gra­do de ar­mo­nía so­cial y la abun­dan­cia ma­te­rial de las eco­no­mías mo­der­nas co­mo ra­zo­nes pa­ra creer que los ri­cos pu­die­ran es­tar dis­pues­tos a com­par­tir su abun­dan­cia. Sin em­bar­go, a me­di­da que la mo­vi­li­za­ción mi­li­tar de me­dia­dos del si­glo XX y que las ideo­lo­gías igua­li­ta­rias que acom­pa­ña­ron a la in­dus­tria­li­za­ción y a la gue­rra ma­si­va se des­va­ne­cen, y el in­di­vi­dua­lis­mo se tor­na cada vez más fuer­te, pue­de que las éli­tes se em­pe­ñen más en apo­de­rar­se de to­do lo que pue­dan pa­ra sí mis­mas.

De ser así, eso au­gu­ra­ría un mal fu­tu­ro, no so­la­men­te pa­ra la paz, sino in­clu­so pa­ra la su­per­vi­ven­cia de las de­mo­cra­cias es­ta­bles de su­fra­gio uni­ver­sal. Una con­se­cuen­cia es el ti­po de “po­pu­lis­mo plu­to­crá­ti­co” que se ha con­ver­ti­do en una ca­rac­te­rís­ti­ca tan im­por­tan­te de EEUU (el país que ga­ran­ti­zó, de­bié­ra­mos re­cor­dar, la su­per­vi­ven­cia de la de­mo­cra­cia li­be­ral du­ran­te la agi­ta­ción del si­glo an­te­rior). El fu­tu­ro pu­die­ra con­sis­tir de una plu­to­cra­cia es­ta­ble, la cual se las arre­gla­ría pa­ra man­te­ner a las ma­sas di­vi­di­das y dó­ci­les. La al­ter­na­ti­va pu­die­ra ser el sur­gi­mien­to de un dic­ta­dor, quien as­cen­de­ría al po­der apo­yan­do una fal­sa opo­si­ción a esas éli­tes.

Schei­del su­gie­re que la de­sigual­dad se­gu­ra­men­te au­men­ta­rá. De­be­mos de­mos­trar­le que es­tá equi­vo­ca­do. Si no lo ha­ce­mos, la desor­bi­ta­da de­sigual­dad pue­de que, al fi­nal, aca­be con la de­mo­cra­cia. •

Copy­right The Fi­nan­cial Ti­mes Li­mi­ted 2017

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.