Il Po­ve­ro Sal­va­tor Mun­di, la otra obra que ayu­da­rá a los ne­ce­si­ta­dos

La pin­tu­ra del ar­tis­ta Lean­dro Gó­mez Gue­rre­ro po­drá ser ad­qui­ri­da por quien reali­ce la ma­yor donación

El Observador Fin de Semana - - Remates - @pa­blo­pi­ney­ro11 PA­BLO PIÑEYRO

Prác­ti­ca­men­te pa­ra na­die pa­só des­aper­ci­bi­do que el pa­sa­do 15 de no­viem­bre, en una subas­ta en Ch­ris­tie’s de Nue­va York, se subas­tó la obra Sal­va­tor Mun­di (de Leo­nar­do Da Vin­ci) en la es­ca­lo­frian­te ci­fra de US$ 450,3 mi­llo­nes.

La ven­ta pue­de in­ter­pre­tar­se co­mo una de­mos­tra­ción más de la bue­na sa­lud que go­za hoy el mer­ca­do del ar­te in­ter­na­cio­nal. Pe­ro es una reali­dad tam­bién que los mon­tos exor­bi­tan­tes son es­po­rá­di­cos, y que aún hay quie­nes a tra­vés del ar­te es­tán dis­pues­tos a rea­li­zar ac­cio­nes be­né­fi­cas pa­ra ayu­dar sin te­ner in­tere­ses ni fi­nes de lu­cro.

Con es­te úl­ti­mo ejem­plo se pue­de iden­ti­fi­car a Lean­dro Gó­mez Gue­rre­ro, em­pre­sa­rio y ar­tis­ta plás­ti­co. Na­ci­do en Mon­te­vi­deo ha­ce 46 años, en su in­fan­cia fue un di­bu­jan­te au­to­di­dac­ta. In­tere­sa­do por el ar­te, en 1991 se in­te­gró al ta­ller de Nor­man Bot­trill, pro­fun­di­zan­do sus es­tu­dios de di­bu­jo y pin­tu­ra –lle­gó a ser su asis­ten­te–. Pa­ra 1994 ofre­ció una mues­tra in­di­vi­dual ti­tu­la­da Así en la Tie­rra co­mo en el Cie­lo, en ho­me­na­je al Pa­dre Cacho.

Gó­mez pen­só en la obra que rea­li­za­ba el Pa­dre Cacho, e inevi­ta­ble­men­te ana­li­zó el im­pac­to que le pro­vo­có el va­lor de la pin­tu­ra de Leo­nar­do Da Vin­ci, y to­do lo que se po­dría ha­cer en el mun­do con esa gran can­ti­dad de di­ne­ro. De allí sur­ge la bús­que­da y ne­ce­si­dad de ha­cer al­go dis­tin­to, pe­ro siem­pre con la men­te en ayu­dar al pró­ji­mo.

Allí es co­mo na­ce Il Po­ve­ro Sal­va­tor Mun­di, la ré­pli­ca de la obra del pin­tor re­na­cen­tis­ta que bus­ca a tra­vés de una con­tra­su­bas­ta ayu­dar a per­so­nas con es­ca­sos re­cur­sos. Crea­do con car­bo­ni­lla y pas­tel so­bre te­la, con me­di­das de 80 por 120 cm, el ar­tis­ta ex­pli­có a El Ob­ser­va­dor el an­tes, du­ran­te y des­pués de un pro­yec­to tan par­ti­cu­lar co­mo dis­tin­to.

“Me atra­jo la te­má­ti­ca por­que per­so­nal­men­te co­mo ar­tis­ta me in­tere­sa el te­ma re­li­gio­so. Lo vi­vo y sien­to pro­fun­da­men­te, y me gus­ta com­par­tir­lo a tra­vés de la pin­tu­ra. To­do es­to por el Pa­dre Cacho. Tu­ve la suer­te de co­no­cer­lo gra­cias a que mis pa­dres ayu­da­ron en la obra cuan­do él vi­vía. Era una per­so­na especial por­que trans­mi­tía al­go especial”, di­jo.

El pin­tor ex­pli­có, al co­no­cer el re­sul­ta­do de la subas­ta de Sal­va­tor Mun­di, que lo ca­ta­pul­tó co­mo el cua­dro más ca­ro de la his­to­ria, pen­só que al­go te­nía que ha­cer uti­li­zan­do su obra, que se­gún él

pre­go­na la so­li­da­ri­dad, la gra­tui­dad, el dar sin es­pe­rar re­ci­bir y el no lu­cro, ahí . “Hu­mil­de­men­te y des­de Uru­guay sen­tí que al­go te­nía que de­cir. Y ahí pen­sé que el pro­yec­to ar­tís­ti­co ade­cua­do era y es la con­tra­su­bas­ta”, con­tó.

En la idea ini­cial con­si­de­ró que no de­bía ser una subas­ta clá­si­ca don­de el me­jor pos­tor se que­da con el cua­dro, sino el ha­cer una subas­ta pe­ro de do­na­cio­nes. “To­dos do­nan. El que do­na más se que­da con el cua­dro. To­do pa­ra fo­men­tar ese es­pí­ri­tu de que­rer dar, más allá de ver si te que­das o no con la obra. Y ahí fue cuan­do sen­tí que de­bía ha­cer una ver­sión más aus­te­ra del cua­dro. Por eso lo lla­mé Il Po­ve­ro Sal­va­tor Mun­di”, afir­mó.

El en­tre­vis­ta­do agre­gó que su obra bus­ca re­co­ger un es­pí­ri­tu de aus­te­ri­dad y de no os­ten­tar, y que las do­na­cio­nes ten­drán co­mo fin la obra del Pa­dre Cacho. “Fue una fi­gu­ra que de al­gu­na ma­ne­ra tra­tó de ayu­dar a los po­bres pa­ra sal­var­los del mun­do. En es­te ca­so el pe­que­ño mun­do en el que va­rios vi­ven en esa zo­na de Mon­te­vi­deo”.

Con­sul­ta­do acer­ca de có­mo fue pin­tar una obra de ca­rac­te­rís­ti­cas tan es­pe­cia­les, Gó­mez co­men­tó que fue un pro­ce­so in­ten­so. “Lo hi­ce en ocho días, y esa fue otra

de las par­tes del desafío. Pa­ra mí tam­bién era in­tere­san­te mar­car la subas­ta en un es­pí­ri­tu na­vi­de­ño, por­que es en Na­vi­dad que Je­sús na­ce en un pe­se­bre en ex­tre­ma po­bre­za, y co­mo que to­do ce­rra­ba pa­ra es­ta ver­sión aus­te­ra de la pin­tu­ra”.

Gue­rre­ro con­fe­só ade­más que una vez que plan­teó la idea en su fa­mi­lia, con­tó con el apo­yo de su es­po­sa e hi­jos, quie­nes lo in­cen­ti­va­ron a pin­tar, y así fue co­mo em­pe­zó un sá­ba­do y fi­na­li­zó el do­min­go de la se­ma­na si­guien­te.

El crea­dor de la ré­pli­ca con­si­de­ra que la ven­ta de la obra en Ch­ris­tie’s, en con­tra­po­si­ción con el pre­sen­tar una subas­ta de do­na­cio­nes, pue­de ser­vir pa­ra re­fle­xio­nar so­bre el ver­da­de­ro sen­ti­do del men­sa­je de Sal­va­tor Mun­di, y que to­dos po­de­mos bus­car ha­cer al­go pa­ra ayu­dar y co­la­bo­rar.

En­tre los en­tre­te­lo­nes del tra­ba­jo, el pin­tor re­co­no­ció que hu­bo mo­men­tos de mu­cha com­ple­ji­dad. “Sen­tí que va­rios ins­tan­tes fue­ron muy desafian­tes. Uno de ellos fue la mi­ra­da per­di­da (de Je­sús), co­mo au­sen­te. En la me­di­da que fui avan­zan­do, en po­cos días de­fi­ní la mi­ra­da, pe­ro en un día que que­dé so­lo en ca­sa di­je: “Le voy a cam­biar la mi­ra­da”, y ob­ser­vé que los ojos apun­ta­ban

co­mo mi­ran­do ha­cia un cos­ta­do, pe­ro re­sol­ví que te­nía que mi­rar de for­ma más fron­tal. La mi­ra­da te­nía que con­vo­car más al que la mi­ra, y que no po­día es­tar au­sen­te o per­di­da”, se­ña­ló.

Re­la­tó que otros pun­tos im­por­tan­tes fue­ron la na­riz y la bo­ca, y agre­gó que len­ta­men­te se fue sol­tan­do. “Me fui in­de­pen­di­zan­do de a po­co, y la obra co­men­zó a co­brar su vi­da pro­pia. Lo bueno es que no lo pen­sé mu­cho. Si lo pen­sa­ba de­ma­sia­do no lo ha­cía. Pen­sé a lo que me es­ta­ba ex­po­nien­do, y tam­bién a las com­pa­ra­cio­nes. Pe­ro si de­jás que to­dos esos mie­dos te pa­ra­li­cen, no ha­cés na­da. Da Vin­ci es lo má­xi­mo”.

“Des­de la na­tu­ra­li­dad del sen­ti­mien­to pen­sé que es­to te­nía que ha­cer­lo. Me desafié a con­cre­tar­lo des­de lo ar­tís­ti­co, y no se tra­ta­ba so­lo del cua­dro sino de lo que ve­nía el día des­pués, que era dar­le al pro­yec­to una for­ma se­ria y só­li­da. Fue muy im­por­tan­te el apo­yo de mi fa­mi­lia y de los com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo. Hay que arries­gar. No te po­dés que­dar en tu zo­na de con­fort. Si te que­dás, no ha­cés na­da”.

Quie­nes deseen rea­li­zar do­na­cio­nes de­ben in­gre­sar a www. lean­dro­go­mez­gue­rre­ro.com Allí se pue­de do­nar tan­to en mo­ne­da na­cio­nal co­mo en dó­la­res. •

IlPo­ve­roSal­va­to­rMun­di, pin­ta­do por Lean­dro Gó­mez Gue­rre­ro

El ar­tis­ta tra­ba­jó su ver­sión de la pin­tu­ra du­ran­te ocho días

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.