Me­gao­pe­ra­ti­vo gol­peó el co­ra­zón del nar­co­trá­fi­co

Ac­ción de fis­ca­les y Po­li­cía en Ca­sa­va­lle es par­te de un plan a gran es­ca­la con­tra gru­pos nar­cos; uno de es­tos ex­tor­sio­na­ba y des­alo­ja­ba ve­ci­nos

El Observador Fin de Semana - - Portada -

El mer­ca­do del nar­co­trá­fi­co tie­ne de fon­do una gue­rra en­tre ban­das que es­tán dis­pues­tas a to­do por ob­te­ner el mo­no­po­lio. Son gru­pos or­ga­ni­za­dos de fa­mi­lias que li­de­ran ba­rrios de la zo­na nor­te de Mon­te­vi­deo y mu­chas ve­ces re­clu­tan alia­dos pa­ra po­der per­ma­ne­cer en el po­dio. Den­tro de ellas, las ban­das de We­lling­ton “Ta­to” Se­ga­de y de Ge­rar­do “La­lo” Al­gor­ta lle­van li­bran­do una lu­cha des­de ha­ce años por el do­mi­nio del ba­rrio 40 Se­ma­nas, en la que am­bos lí­de­res fue­ron ase­si­na­dos –Se­ga­de en 2015 y Al­gor­ta en 2017– y en la que tam­bién par­ti­ci­pa­ron otros gru­pos fa­mi­lia­res que in­ten­ta­ron apro­ve­char que esas ban­das se de­bi­li­ta­ron pa­ra po­der te­ner el con­trol.

El miér­co­les 20, una de esas or­ga­ni­za­cio­nes fa­mi­lia­res ca­yó en Ca­sa­va­lle lue­go del ma­yor ope­ra­ti­vo de los úl­ti­mos tiem­pos, que des­de ha­cía se­ma­nas era pla­nea­do por tres fis­ca­les, de Dro­gas, Mó­ni­ca Fe­rre­ro, de De­li­tos eco­nó­mi­cos, En­ri­que Ro­drí­guez, y de Ho­mi­ci­dio, Juan Gó­mez. Era la ban­da de Los chin­gas, li­de­ra­da prin­ci­pal­men­te por mu­je­res y con una es­truc­tu­ra de tra­ba­jo que bien po­dría com­pa­rar­se con la de una em­pre­sa, pe­ro del de­li­to. En el gru­po cada her­mano de esa fa­mi­lia te­nía una ta­rea es­pe­cí­fi­ca.

Por un la­do, es­ta­ban los je­fes y coor­di­na­do­res del co­man­do de ex­tor­sión, en­car­ga­dos de di­ri­gir a quie­nes ame­na­za­ban a ve­ci­nos. Se­gún in­di­ca el pe­di­do de for­ma­li­za­ción del ope­ra­ti­vo del miér­co­les 20 fir­ma­do por el fis­cal Ro­drí­guez, ex­tor­sio­na­ban a per­so­nas de Ca­sa­va­lle y las obli­ga­ban a aban­do­nar sus ca­sas ba­jo ame- na­za de las­ti­mar­los o ma­tar­los. En al­gu­nos ca­sos, de la ame­na­za se pa­só a los he­chos. Se­gún in­di­có el fis­cal Ro­drí­guez, en­tre el 15 de oc­tu­bre y el 1 de no­viem­bre de es­te año fue­ron des­alo­ja­das 77 per­so­nas y 25 ca­sas.

Cuan­do las vi­vien­das eran aban­do­na­das, la ma­dre de uno de los coor­di­na­do­res se en­car­ga­ba de cla­si­fi­car los ob­je­tos que ha­bían aden­tro y ven­der­los en el mer­ca­do ne­gro. A su vez, las ca­sas po­dían ser ocu­pa­das, ven­di­das o al­qui­la­das. En mu­chos ca­sos, pa­sa­ban de ser ho­ga­res de fa­mi­lia a con­ver­tir­se en de­pó­si­tos de ar­mas, dro­gas, ob­je­tos ro­ba­dos o en lu­ga­res de reunión de de­lin­cuen­tes.

Lue­go de de­ce­nas de alla­na­mien­tos, de­ten­cio­nes e in­cau­ta­cio­nes, la ope­ra­ción Mi­ra­dor –co­mo se de­no­mi­nó al ope­ra­ti­vo del miér­co­les 20– tu­vo co­mo pri­mer im­pac­to 10 for­ma­li­za­cio­nes con me­di­das cau­te­la­res que fue­ron des­de el arres­to do­mi­ci­lia­rio a la pri­sión pre­ven­ti­va.

La ban­da Los chin­gas co­men­zó co­mo un gru­po de ra­pi­ñas y hur­tos, lue­go in­cur­sio­nó en un pe­que­ño mer­ca­do de dro­gas. Y, con el de­bi­li­ta­mien­to de los Al­gor­ta y de los Se­ga­de –con quien lle­gó a for­mar una alian­za–, lo­gró po­seer gran par­te del con­trol del nar­co­trá­fi­co, al pun­to que so­lo la co­caí­na pu­ra in­cau­ta­da en los alla­na­mien­tos de es­ta se­ma­na su­pe­ra­ba los US$ 112 mil. En me­dio de la gue­rra en­tre los Se­ga­de y los Al­gor­ta por el do­mi­nio del ba­rrio 40 Se­ma­nas, otra ban­da se ha­cía es­cu­char a los ti­ros des­de el Ce­rro: la de Luis Al­ber­to “Be­ti­to” Suá­rez. Si bien es­tu­vo en pri­sión du­ran­te 11 años por va­rios de­li­tos, el Be­ti­to se­guía sien­do el je­fe de su or­ga­ni­za­ción, pe­ro ne­ce- si­ta­ba alia­dos. Fue así que ge­ne­ró una alian­za con los Al­gor­ta y lo de­mos­tró en 2016 cuan­do la viu­da del Ta­to Se­ga­de fue se­cues­tra­da e in­ci­ne­ra­da por tres her­ma­nos de Suá­rez, que es­tán en pri­sión por ese ca­so.

Los ba­la­zos si­guie­ron y se lle­va­ron la vi­da de más de 20 per­so­nas en­tre lí­de­res, si­ca­rios des­cu­bier­tos y co­la­bo­ra­do­res. Al­gu­nas de esas muer­tes si­guen sien­do in­ves­ti­ga­das y el fis­cal Gó­mez aguar­da pe­ri­cias de ar­mas in­cau­ta­das en la ope­ra­ción Mi­ra­dor pa­ra de­ter­mi­nar si de allí sa­lie­ron al­gu­nos de esos dis­pa­ros. “Si so­mos, que se no­te”, sue­len de­cir y es­cri­bir a mo­do de es­lo­gan los in­te­gran­tes de Los chin­gas. En los úl­ti­mos años co­men­za­ron a ha­cer­se no­tar y la ope­ra­ción Mi­ra­dor fue el pri­mer gran gol­pe pa­ra in­ten­tar si­len­ciar­los. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.