ME­DIÁ­TI­COS DE LEY

De­ci­sio­nes ofi­cia­les que bus­can re­pa­rar in­jus­ti­cias, ge­ne­ran da­ños co­la­te­ra­les en el res­to de la po­bla­ción

El Observador Fin de Semana - - Portada -

Se de­di­can al de­re­cho pe­ro ma­ne­jan muy bien las cá­ma­ras y tie­nen al­ta vi­si­bi­li­dad: có­mo tra­ba­jan los abo­ga­dos más fa­mo­sos

Los le­gis­la­do­res y go­ber­nan­tes de­ben ad­mi­nis­trar ten­sio­nes to­do el tiem­po. Cada de­ci­sión, sea en una ley, de­cre­to o re­so­lu­ción, tien­de a fa­vo­re­cer a un sec­tor y a mal­hu­mo­rar a otro. Sim­ple­men­te por aque­llo de lo im­po­si­ble de con­for­mar a to­do el mun­do, las ac­cio­nes ofi­cia­les son por de­fi­ni­ción an­ti­pá­ti­cas y des­pier­tan vo­ces de des­con­ten­to.

En las úl­ti­mas se­ma­nas al­gu­nas de­ci­sio­nes por par­te de go­ber­nan­tes, ya sea en el ám­bi­to del Po­der Le­gis­la­ti­vo, del Eje­cu­ti­vo y en lo de­par­ta­men­tal, pu­sie­ron arri­ba de la me­sa la po­lé­mi­ca acer­ca de has­ta dón­de se pue­den to­mar de­ci­sio­nes des­de el po­der sin li­mi­tar li­ber­ta­des in­di­vi­dua­les.

¿En qué se pa­re­cen el co­bro de un “pea­je” por par­te de la In­ten­den­cia de Sal­to a tu­ris­tas que quie­ren lle­gar a las ter­mas de Ara­pey, con la apro­ba­ción de la ley so­bre vio­len­cia ha­cia las mu­je­res ba­sa­da en gé­ne­ro, y la sus­pen­sión de la aper­tu­ra del co­rra­li­to mu­tual?

Si bien no tie­nen co­ne­xión di­rec­ta y la com­pa­ra­ción pue­de pa­re­cer an­to­ja­di­za, cada una de esas de­ci­sio­nes –a su ma­ne­ra– li­mi­tan li­ber­ta­des y po­nen en du­da la opor­tu­ni­dad de la me­di­da. Al me­nos así lo ven quie­nes se sien­ten afec­ta­dos.

La ley so­bre vio­len­cia ha­cia las mu­je­res pro­vo­có reac­cio­nes con­tra­rias no so­lo en la dis­cu­sión par­la­men­ta­ria por par­te de al­gu­nos le­gis­la­do­res de la opo­si­ción, sino de ana­lis­tas de dis­tin­to pelo. El co­lum­nis­ta del se­ma­na­rio Vo­ces Hoe­nir Sart­hou, por ejem­plo, con­si­de­ró que la nor­ma ge­ne­ra un ré­gi­men ju­rí­di­co “ab­so­lu­ta­men­te di­fe­ren­cial pa­ra hom­bres y mu­je­res en in­fi­ni­dad de áreas de la vi­da”. En su pu­bli­ca­ción, Sart­hou (que es abo­ga­do) re­pa­sa la re­dac­ción del ar­tícu­lo sex­to, don­de se de­fi­nen las dis­tin­tas for­mas de vio­len­cia ba­sa­da en gé­ne­ro.

La ley de­fi­ne a la “vio­len­cia sim­bó­li­ca” co­mo la “ejer­ci­da a tra­vés de men­sa­jes, va­lo­res, sím­bo­los, íco­nos, sig­nos e im­po­si­cio­nes so­cia­les, eco­nó­mi­cas, po­lí­ti­cas, cul­tu­ra­les y de creen­cias re­li­gio­sas que trans­mi­ten, re­pro­du­cen y con­so­li­dan re­la­cio­nes de do­mi­na­ción, ex­clu­sión, de­sigual­dad y dis­cri­mi­na­ción, que con­tri­bu­yen a na­tu­ra­li­zar la su­bor­di­na­ción de las mu­je­res”. Al res­pec­to, Sart­hou re­fle­xio­nó: “Con esos cri­te­rios, to­do, des­de las his­to­rie­tas de Su­per­man has­ta los pós­ters de la Se­lec­ción Uru­gua­ya de Fút­bol, pa­san­do por la Bi­blia y el mi­to de la vir­gi­ni­dad de Ma­ría, po­drían ser ca­li­fi­ca­dos, por cier­tas men­ta­li­da­des hoy muy en­quis­ta­das en el po­der, co­mo ‘sím­bo­los o íco­nos cul­tu­ra­les o de creen­cias re­li­gio­sas que con­tri­bu­yen a na­tu­ra­li­zar la su­bor­di­na­ción de las mu­je­res’. Y so­bre to­das esas co­sas –las use o no– se le es­tá con­fi­rien­do al go­bierno de turno, y a la ma­ra­ña de or­ga­nis­mos ‘de gé­ne­ro’ crea­dos o re­gu­la­dos por la ley, el po­der de ac­tuar, con­tro­lar y prohi­bir”.

El abo­ga­do y co­lum­nis­ta co­men­tó a El Ob­ser­va­dor que la ley res­pon­de a un “mo­de­lo cul­tu­ral” im­ple­men­ta­do a ni­vel glo­bal. Ase­gu­ró que la “cen­su­ra bus­ca­da, en los he­chos ya es­tá ins­ta­la­da”, y con la apro­ba­ción del pro­yec­to

“Pue­de pa­sar que (la ley de vio­len­cia ha­cia la mu­jer ba­sa­da en gé­ne­ro) se apli­que o no se apli­que. Lo ma­lo de las le­yes aun­que no se apli­quen es que es­tán ahí, y la li­ber­tad de pen­sa­mien­to no pue­de de­pen­der de quién la apli­ca” Hoe­nir Sat­hou ABO­GA­DO Y CO­LUM­NIS­TA DE VO­CES

“La ideo­lo­gía de gé­ne­ro es­tá ge­ne­ran­do con­fu­sión” Da­niel Stur­la CAR­DE­NAL

se ge­ne­ra un “res­pal­do le­gal” que “restringe el pen­sa­mien­to” de mu­chos uru­gua­yos.

“Esa ló­gi­ca va cer­ce­nan­do las for­mas de expresión y afec­ta al pen­sa­mien­to, al ar­te, a la pu­bli­ci­dad y al pe­rio­dis­mo. Va a ha­ber que cui­dar­se de di­fun­dir ideas”, agre­gó.

Por su par­te, el pro­fe­sor de Fi­lo­so­fía del De­re­cho Ós­car Sar­lo, di­jo a El Ob­ser­va­dor que pa­ra bus­car “igual­dad” se apli­có con esa ley un “fun­da­men­to ideo­ló­gi­co”.

Ade­más, se­gún pu­bli­có el se­ma­na­rio Bús­que­da el pre­si­den­te de la Su­pre­ma Cor­te de Jus­ti­cia, Jorge Che­diak, con­si­de­ra “im­po­si­ble” por cues­tio­nes pre­su­pues­ta­les cum­plir con lo que man­da esa ley. Otro que sa­lió al cru­ce fue el ar­zo­bis­po de Mon­te­vi­deo, Da­niel Stur­la, quien con­si­de­ró que la “ideo­lo­gía de gé­ne­ro es­tá ge­ne­ran­do una con­fu­sión”.

El car­de­nal de­fi­nió la ley co­mo “in­jus­ta” y ase­gu­ró que ha­ber­la apro­ba­do fue un “error”. Stur­la se opo­ne a esa “ideo­lo­gía que va con­tra el or­den hu­mano de la crea­ción del hom­bre, y con­tra la fa­mi­lia cons­ti­tui­da por un es­po­so, una es­po­sa y los hi­jos”.

Pea­je y co­rra­li­to

Días atrás, fue la In­ten­den­cia de Sal­to la que es­tu­vo en el cen­tro de la po­lé­mi­ca con el co­bro de un “pea­je” a tu­ris­tas que pre­ten­dían in­gre­sar a la zo­na de las ter­mas de Ara­pey. Vi­si­tan­tes lo­ca­les y ex­tran­je­ros se en­con­tra­ron con un pues­to de con­trol an­tes de in­gre­sar al pre­dio del cen­tro re­crea­ti­vo del de­par­ta­men­to del nor­te, don­de les exi­gían $ 80 por per­so­na pa­ra po­der pa­sar. Pa­ra el cons­ti­tu­cio­na­lis­ta Mar­tín Ris­so con esa me­di­da se es­tá gra­van­do la cir­cu­la­ción y, en ca­so de que se con­si­de­re un im­pues­to, es in­cons­ti­tu­cio­nal. Se­gún ex­pli­có a

El Ob­ser­va­dor, los go­bier­nos de­par­ta­men­ta­les no pue­den crear im­pues­tos más allá de lo que la Cons­ti­tu­ción les per­mi­te, y la cir­cu­la­ción no for­ma par­te de esas pre­rro­ga­ti­vas.

El ter­cer ca­so en don­de es­tu­vie­ron en jue­go li­ber­ta­des in­di­vi­dua­les fue en la de­ci­sión del Mi­nis­te­rio de Sa­lud Pú­bli­ca de sus­pen­der la aper­tu­ra del co­rra­li­to mu­tual pre­vis­to pa­ra fe­bre­ro de 2018. Des­de ha­ce al­gu­nos años, los usua­rios de mu­tua­lis­tas que cum­plie­ran cier­tos re­qui­si­tos po­dían cam­biar­se de pres­ta­dor sin ar­gu­men­tar mo­ti­vo.

Pe­ro, du­ran­te la úl­ti­ma aper­tu­ra del co­rra­li­to, fue des­ba­ra­ta­da una or­ga­ni­za­ción que se de­di­ca­ba a ofre­cer di­ne­ro a usua­rios a cam­bio de ano­tar­se en de­ter­mi­na­das mu­tua­lis­tas.

Por eso, con la idea de evi­tar la in­ter­me­dia­ción lu­cra­ti­va (que es de un de­li­to), el go­bierno le qui­tó a los usua­rios, al me­nos por es­te año, la po­si­bi­li­dad de cam­biar­se de mu­tua­lis­ta.

El pre­si­den­te de la Co­mi­sión de Pro­mo­ción y De­fen­sa de la Com­pe­ten­cia, Javier Go­men­so­ro, di­jo a El Ob­ser­va­dor que si bien en el mu­tua­lis­mo “no es pri­mor­dial el fin de lu­cro, es una ac­ti­vi­dad que tie­ne un com­po­nen­te eco­nó­mi­co y que es­tá en com­pe­ten­cia”. Por eso cues­tio­nó la sus­pen­sión de la aper­tu­ra del co­rra­li­to. “Du­ran­te es­tos pe­río­dos se veían cla­ra­men­te los be­ne­fi­cios de la li­bre com­pe- ten­cia al con­su­mi­dor. To­das las mu­tua­lis­tas ofre­cían di­fe­ren­tes pro­gra­mas pa­ra cap­tar afi­lia­dos. Es ne­ga­ti­vo que eso se pier­da”, ex­pre­só.

En tan­to, a jui­cio del pro­fe­sor Sar­lo, la de­ci­sión del go­bierno ge­ne­ra al­gu­na con­tra­dic­ción y por eso es dis­cu­ti­ble. “Las mu­tua­lis­tas no so­lo de­ben te­ner fi­nes de lu­cro. Son em­pre­sas pri­va­das de in­te­rés pú­bli­co, y tie­nen be­ne­fi­cios de la ley que no les per­mi­ten ser em­pre­sas co­mu­nes. Que el Es­ta­do tra­te de pro­te­ger­las de ma­ne­ra que el mer­ca­do no las des­tru­ya, pa­re­ce ra­zo­na­ble, por­que la sa­lud pú­bli­ca es un ser­vi­cio so­cial”, re­fle­xio­nó.

Las per­so­nas que aho­ra quie­ran cam­biar­se de pro­vee­dor de­be­rán pre­sen­tar­se a la Jun­ta Na­cio­nal de Sa­lud (Ju­na­sa) y ar­gu­men­tar al­gu­nos de los tres mo­ti­vos per­mi­ti­dos pa­ra ha­cer­lo: ra­zo­nes eco­nó­mi­cas, cam­bio de do­mi­ci­lio o dis­con­for­mi­dad con el pres­ta­dor. Lue­go, co­mien­za un pro­ce­di­mien­to que aún se desconoce, pa­ra que fi­nal­men­te la Ju­na­sa se ex­pi­da y de­ter­mi­ne si ha­bi­li­ta el cam­bio de mu­tua­lis­ta.

C. DOS SAN­TOS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.