“Si la ex­po­si­ción sir­ve pa­ra que me vean tra­ba­jar, me pa­re­ce bár­ba­ro”

AN­DRÉS OJE­DA - 33 AÑOS

El Observador Fin de Semana - - Tema -

Héc­tor Amo­dio Pé­rez pa­ra al­gu­nos es “el trai­dor” de los tu­pa­ma­ros, pa­ra otros, un hom­bre so­me­ti­do a un pro­ce­so ju­di­cial in­jus­to. Pa­ra An­drés Oje­da fue el pro­ta­go­nis­ta del ca­so que mar­có un an­tes y un des­pués en su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal. En 2015, cuan­do el ex­tu­pa­ma­ro via­jó a Uru­guay des­de Es­pa­ña pa­ra pre­sen­tar un li­bro y ter­mi­nó pro­ce­sa­do con pri­sión, Oje­da y su so­cio Fer­nan­do Po­sa­da, ape­nas pa­sa­ban los 30 años. Pe­ro eso no le im­por­tó a Amo­dio Pé­rez pa­ra ele­gir­los co­mo sus de­fen­so­res.

De ser los ayu­dan­tes aca­dé­mi­cos del pro­fe­sor de de­re­cho pe­nal Gus­ta­vo Bor­des, pa­sa­ron a te­ner luz pro­pia y a que sus ca­ras –es­pe­cial­men­te la de Oje­da– apa­re­cie­ran día tras día en los in­for­ma­ti­vos y pro­gra­mas pe­rio­dís­ti­cos de te­le­vi­sión. Tan­to es así, que cuan­do to­mó el ca­so lle­gó a ser la per­so­na con ma­yor ex­po­si­ción me­diá­ti­ca con 32 mi­nu­tos en una se­ma­na en­te­ra, se­gún las me­di­cio­nes rea­li­za­das por Fo­co Au­di­to­ría Mul­ti­me­dia.

Pa­ra Oje­da, a los 33 años ser re­co­no­ci­do por abo­ga­dos “del fus­te de Gon­za­lo Fer­nán­dez, Ama­deo Otat­ti o Gastón Chá­vez”, pe­ro tam­bién por quie­nes se lo cru­zan en la ca­lle, tie­ne que ver con las de­fen­sas de las que ha par­ti­ci­pa­do que, cree, son su prin­ci­pal cu­rrí­cu­lum vi­tae.

A la de Amo­dio Pé­rez, le si­guie­ron otras cau­sas co­mo la de­fen­sa del exin­ten­den­te co­lo­ra­do Ger­mán Cou­tin­ho, o el mi­li­tar Raúl Mer­mot. En to­das op­ta por sa­lir a ex­pli­car su ac­tua­ción en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. “Yo no ten­go dra­ma de rom­per al­gu­nos pa­ra­dig­mas y si la ex­po­si­ción sir­ve pa­ra que me vean tra­ba­jar me pa­re­ce bár­ba­ro”, di­ce y en­fa­ti­za que ser me­diá­ti­co no so­lo sir­ve al abo­ga­do, sino que for­ma par­te de una bue­na de­fen­sa.

En los me­dios en­con­tró un lu­gar tan par­ti­cu­lar, que pa­re­ce que hu­bie­ran tres Oje­da en uno: el que de­be lim­piar la ima­gen de su de­fen­di­do an­te la opi­nión pú­bli­ca, el que tie­ne un es­pa­cio en te­le­vi­sión pa­ra ex­pli­car te­mas ju­rí­di­cos en VTV y en ca­nal 4, y el que apa­re­ce en ta­pas de re­vis­tas o pro­gra­mas de fa­rán­du­la pa­ra con­tar de­ta­lles so­bre su ca­sa­mien­to con la ac­triz y mo­de­lo Na­ta­lie Yof­fe, que tam­bién es su co­le­ga. Y, se­gún di­ce, lo­gró un “equi­li­brio sano” en­tre los tres.

Si to­ma un ca­so es por­que cree “que pue­de ha­cer la di­fe­ren­cia”, si apa­re­ce en una pan­ta­lla es pa­ra que “la gen­te en­tien­da cier­tos te­mas” que los pue­den in­dig­nar, y si de­ja mos­trar cier­tos as­pec­tos de su vi­da pri­va­da es por­que es cons­cien­te que se ca­só con una mu­jer fa­mo­sa y no cree que sea jus­to dar­se el lu­jo de ele­gir “a qué pro­gra­ma de te­le­vi­sión va y a cuál no”, ase­gu­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.