LO DI­JO

“A ocho años de la ley es di­fí­cil que si­ga ha­bien­do mie­do a de­nun­ciar”

El Observador Fin de Semana - - Tema -

rios Pú­bli­cos”, rea­li­za­da por el mi­nis­tro de tri­bu­nal de ape­la­cio­nes ci­vil, Ed­gar­do Ettlin, quien se­ña­la que el aco­sa­dor de­be­rá res­pon­der pa­tri­mo­nial­men­te -sea com­pa­ñe­ro de tra­ba­jo, su­pe­rior, je­rar­ca o em­plea­dor- co­mo tam­bién su je­rar­ca o em­plea­dor en ca­so de ha­ber te­ni­do co­no­ci­mien­to de la si­tua­ción y no ha­ber he­cho na­da.

En el ca­so de los fun­cio­na­rios pú­bli­cos, la ley per­mi­te de­man­dar so­la­men­te al fun­cio­na­rio aco­sa­dor o a su je­rar­ca omi­so, o a la Ad­mi­nis­tra­ción de la cual de­pen­día, o a am­bos. Aun­que Ettlin en­tien­de que la víc­ti­ma de aco­so se­xual po­drá de­man­dar di­rec­ta­men­te al Es­ta­do por el da­ño oca­sio­na­do por ese fun­cio­na­rio pú­bli­co, sin ne­ce­si­dad de re­cu­rrir a la ley de aco­so.

En ese sen­ti­do Ettlin ci­tó en su in­ves­ti­ga­ción una con­de­na que re­ci­bió el Mi­nis­te­rio del In­te­rior por la con­duc­ta de un je­rar­ca po­li­cial que acu­só a una su­bor­di­na­da de te­ner “abun­dan­te ma­te­rial por­no­grá­fi­co” en su compu­tado­ra, co­sa que lue­go no se pro­bó en el pro­ce­so dis­ci­pli­na­rio con­tra la fun­cio­na­ria. Si bien no se tra­tó de

Ge­rar­do Rey

un ca­so es­tric­ta­men­te de aco­so se­xual se en­ten­dió que se re­la­cio­na con la te­má­ti­ca por la impu­tación fal­sa ci­ta­da apun­ta­ba a una le­sión mo­ral de la dig­ni­dad, co­mo su­ce­de con el aco­so.

Pro­ble­ma de gé­ne­ro

Se­gún las es­ta­dís­ti­cas que lle­va la Ins­pec­ción Ge­ne­ral de Tra­ba­jo de esa car­te­ra, des­de que se apro­bó la ley de aco­so se­xual en 2009 las de­nun­cias se dis­pa­ra­ron. De un pro­me­dio de cua­tro de­nun­cias anua­les des­de 2005, pasaron a re­gis­trar­se 26 en 2010, 45 en 2011, 64 en 2012 y un pi­co de 86 en 2013.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.