Ca­ro­li­na y Ve­ró­ni­ca parecen “car­ní­vo­ras”; ¿lo se­rán?

Otra cam­pa­ña en la que cues­ta vi­sua­li­zar una can­di­da­ta pre­si­den­cial con chan­ce

El Observador Fin de Semana - - Análisis - NEL­SON FERNÁNDEZ Es­pe­cial pa­ra El Ob­ser­va­dor

Hay un ra­zo­na­mien­to so­bre di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos que los cla­si­fi­ca en “car­ní­vo­ros” y “her­bí­vo­ros” y alu­de a su vo­lun­tad y ca­pa­ci­dad pa­ra cons­ti­tuir­se en lí­der y ob­te­ner vic­to­rias elec­to­ra­les.

Los que li­de­ran y triun­fan son los pri­me­ros, por­que los her­bí­vo­ros se con­for­man con ali­men­tar­se con “ve­ge­ta­les”, ya que les cues­ta “mor­der la car­ne” y por­que sien­ten un lí­mi­te de has­ta don­de lle­gar: no les gus­ta ge­ne­rar “san­gre”. Con esa ba­rre­ra, el “pre­mio ma­yor” les que­da gran­de.

No ten­go cla­ro la au­to­ría de esa ima­gen pa­ra dis­tin­guir po­lí­ti­cos pe­ro ayu­da mu­cho a en­ten­der có­mo se de­fi­ne una com­pe­ten­cia po­lí­ti­co-elec­to­ral. Pe­ro es más in­tere­san­te aún cuan­do esa cla­si­fi­ca­ción abre otras dos va­rian­tes.

Es­tán los que pa­re­ce que fue­ran “car­ní­vo­ros” pe­ro al mo­men­to de ser pro­ba­dos, de­mues­tran que son “her­bí­vo­ros”, y ade­más es­tán aque­llos que pa­re­ce que fue­ran “her­bí­vo­ros”, pe­ro sor­pren­den con ata­que ines­pe­ra­do, por­que real­men­te son “car­ní­vo­ros”.

Las mu­je­res no la han te­ni­do fá­cil en la po­lí­ti­ca uruguaya y pe­se a que se es­tán cum­plien­do

80 años de la primera pos­tu­la­ción de mu­je­res al Par­la­men­to, no hay un so­lo ca­so de pos­tu­la­ción pre­si­den­cial fe­me­ni­na, sal­vo al­gu­nos ca­sos sim­bó­li­cos o tes­ti­mo­nia­les.

Aho­ra aso­ma una po­si­bi­li­dad, que se da con el em­pu­je del re­cla­mo de equi­pa­ra­ción de de­re­chos pa­ra las mu­je­res, pe­ro na­da es fá­cil.

Por lo tan­to, no se­rá por­que le abran ca­mino a una mu­jer sino por­que al­gu­na de las di­ri­gen­tes po­lí­ti­cas se lan­za con fuer­za y sin te­mor a mos­trar y usar los dien­tes.

En es­te es­ce­na­rio, la se­na­do­ra na­cio­na­lis­ta Ve­ró­ni­ca Alonso y la mi­nis­tra fren­team­plis­ta Ca­ro­li­na Cos­se, parecen “car­ní­vo­ras” y el

2018 de­mos­tra­rá si efec­ti­va­men­te lo son, in­de­pen­dien­te­men­te de su suer­te elec­to­ral a cor­to o me­diano pla­zo.

Am­bas se mues­tran desafian­tes a los li­de­raz­gos “na­tu­ra­les”, pe­ro más lan­za­das que otros co- Alonso quie­re ser la op­ción que com­pi­ta a La­ca­lle Pou.

rre­li­gio­na­rios o ca­ma­ra­das que aso­man co­mo de­ci­di­dos a ju­gar la ca­rre­ra, pe­ro que por ser res­pe­tuo­sos en ex­ce­so, o sen­ci­lla­men­te ti­mo­ra­tos, se que­dan en el in­ten­to.

Las vic­to­rias elec­to­ra­les en se­rio son pa­ra los “car­ní­vo­ros”.

Por qué Alonso pa­re­ce “car­ní­vo­ra”? Ella co­men­zó en “Co­rren­ta­da Wil­so­nis­ta”, en la se­cre­ta­ría de Fran­cis­co Ga­lli­nal, y en­se­gui­da bus­có mar­car vo­tos con lis­ta pro­pia, lue­go se fue de ese sec­tor, qui­so for­ta­le­ce­se en “Unidad Na­cio­nal” de he­rre­ris­tas y alia­dos, y fi­nal­men­te aban­do­nó esa co­rrien­te pa­ra pa­sar­se a la pos­tu­la­ción de Jorge La­rra­ña­ga. Fue se­na­do­ra por Alian­za Na­cio­nal pe­ro al po­co tiem­po mar­có dis­tan­cia. Y mien­tras va­rios in­ten­den­tes da­ban vuel­tas pa­ra de­cir que no que­rían se­guir apo­yan­do a La­rra­ña­ga, ella fue la úni­ca que se ani­mó a de­cir­le en la ca­ra que bus­ca­ba su pro­pio ca­mino. Eso es de “car­ní­vo­ro”.

En su par­ti­do hay un pre­can­di­da­to con­so­li­da­do, Luis La­ca­lle Pou, y otro que su­fre des­gas­te, Jorge La­rra­ña­ga, por­que en su co­rrien­te lo cues­tio­nan o lo aban­do­nan.

¿La in­ter­na se po­la­ri­za o hay es­pa­cio pa­ra ter­ce­ra vía? Alonso sa­be que los in­ten­den­tes ha­cen re­be­lión pe­ro no tie­nen una fi­gu­ra pa­ra li­de­rar el mo­vi­mien­to con fuer­za. El in­ten­den­te Ser­gio Bo­ta­na que­dó in­có­mo­do cuan­do Emi­li­ano Co­te­lo le pre­gun­tó en Te­le­mun­do 12 si pre­ten­día ser candidato pre­si­den­cial con los po­cos vo­tos de su de­par­ta­men­to. Dos ve­ces di­jo que no. ¿En­ton­ces? Si él se ex­clu­ye, ¿cuál de ellos es el que po­dría asu­mir esa pos­tu­la­ción na­ci­da en el in­te­rior pro­fun­do?

Ve­ró­ni­ca ve que Bo­ta­na, y los otros, son her­bí­vo­ros, y co­mo ella pa­re­ce car­ní­vo­ra, el jue­go es que no sea una ter­ce­ra vía, sino ter­mi­ne sien­do la que po­la­ri­ce con La­ca­lle.

No se­rá na­da fá­cil que un mo­vi­mien­to de in­ten­den­tes del in­te­rior, ar­ma­do pa­ra ha­cer es­cu­char la voz de fue­ra de la ca­pi­tal, ter­mi­ne apo­yan­do a una di­ri­gen­te de Mon­te­vi­deo. Pe­ro si Alonso, ade­más de pa­re­cer “car­ní­vo­ra”, lo es, en­ton­ces po­dría lle­gar a ju­gar la ca­rre­ra con otra fuer­za.

No es fá­cil, pe­ro hay una chan­ce.

ECos­se bus­ca cre­cer des­de el MPP l 2015 abrió con un fa­vo­ri­to pa­ra la can­di­da­tu­ra del Fren­te Am­plio: Raúl Sen­dic.

El ex pre­si­den­te de ANCAP creía que la ex­pre­si­den­ta de ANTEL era uno de sus apo­yos de afue­ra de la 711. Pe­ro es­ta­ba equi­vo­ca­do.

Cos­se lle­ga a la po­lí­ti­ca de la mano del MPP, y con la con­fian­za de Lu­cía To­po­lansky, pe­ro tie­ne vi­da pro­pia por fue­ra del mo­vi­mien­to. Ella, que pa­re­ce car­ní­vo­ra, sa­be que el MPP está lleno de her­bí­vo­ros, por­que es un mo­vi­mien­to ho­ri­zon­tal, de­li­be­ra­ti­vo has­ta el ex­ce­so, y don­de no hay ni car­go de se­cre­ta­rio ge­ne­ral pa­ra mos­trar que “nai­des es más que nai­des”. Ella no se sien­te un par de otros, y sus ojos mi­ran cual­quier or­ga­ni­za­ción con un es­que­ma de man­do ver­ti­cal.

Ca­ro­li­na sa­be que Mu­ji­ca di­ce un día una co­sa, y otro día otra co­sa, y que las du­das so­bre una nue­va pos­tu­la­ción se pro­lon­ga­rá en el tiem­po, aun­que “Pe­pe” di­ga que no pue­de, y que Lu­cía no lo de­ja. Cos­se sa­be que el MPP no obe­de­ce a Mu­ji­ca y lo dis­cu­te co­mo el MLN dis­cu­tía a Sen­dic (pa­dre), pe­ro que no hay uno só­lo en el mo­vi­mien­to co­mo pa­ra to­mar la du­ra de­ter­mi­na­ción de co­rrer­lo pa­ra un cos­ta­do. Tam­po­co hay en el MPP una fi­gu­ra de pro­yec­ción na­cio­nal co­mo pa­ra com­pe­tir con el in­ten­den­te Da­niel Mar­tí­nez.

En­ton­ces, só­lo una “car­ní­vo­ra” pue­de lan­zar una can­di­da­tu­ra mien­tras “Pe­pe” es­té pre­sen­te en el ima­gi­na­rio co­mo po­si­ble abue­lo pre­si­den­te.

En el MPP di­cen que el gru­po que está en el im­pul­so de Cos­se es va­ria­do e in­clu­ye al­gu­nos de la 609, pe­ro sin víncu­lo or­gá­ni­co. ¿La van a apo­yar? No la van a pro­po­ner, pe­ro en­tien­den que ella sí lo ha­rá, y que cuan­do pa­se el tiem­po y no ha­ya otro, el MPP no po­drá de­cir que no a su pos­tu­la­ción, por­que si no hay al­ter­na­ti­va, ve­tar­la se­ría por dis­cri­mi­nar a una mu­jer.

Si Cos­se y Alonso son efec­ti­va­men­te car­ní­vo­ras, el 2018 es el año en el que de­ben de­mos­trar­lo, por­que si no lo ha­cen, lue­go se­rá de­ma­sia­do tar­de. Y por­que po­drán con­ven­cer de que son her­bí­vo­ras.

El pro­ble­ma co­mún pa­ra am­bas mu­je­res es que su suer­te elec­to­ral no de­pen­de de ellas mis­mas; aun­que ha­gan to­do bien, el es­ce­na­rio de hoy mues­tra que Cos­se no po­dría con Da­niel Mar­tí­nez y que Alonso no po­dría con La­ca­lle Pou.

Ese es­ce­na­rio pue­de cam­biar, pe­ro no por ellas, sino por even­tua­les erro­res que pu­die­ran co­me­ter los fa­vo­ri­tos pa­ra ca­da in­ter­na.

Más allá de los “apa­ra­tos mi­li­tan­tes”, el vo­tan­te de iz­quier­da ve­rá que hay una elec­ción ries­go­sa y prio­ri­za­rá la can­di­da­tu­ra con más chan­ce a la que más le agra­de o sin­to­ni­ce con su pen­sa­mien­to.

En la otra tien­da, la co­rrien­te “To­dos” va con más fuer­za y la gen­te vi­sua­li­za a su lí­der co­mo la prin­ci­pal car­ta de al­ter­na­ti­va.

Pa­ra la fi­nal del cam­peo­na­to, ca­da hin­cha­da quie­re al de­lan­te­ro más go­lea­dor. No arries­ga.

Mar­tí­nez ya de­mos­tró que es car­ní­vo­ro y en su ca­rre­ra a la IMM se lle­vó pues­to a va­rios.

La­ca­lle Pou tam­bién, lo hi­zo con los he­rre­ris­tas pri­me­ro (in­clu­so con su pa­dre que no veía con muy bue­nos ojos la pos­tu­la­ción en 2014) y lue­go con La­rra­ña­ga.

Fren­te a es­tos dos car­ní­vo­ros, Ca­ro­li­na y Ve­ró­ni­ca mos­tra­rán en el nue­vo año, cuál es el me­nú que pre­fie­ren: ¿el de La Ve­ge­ta­ria­na o el de las pa­rri­llas del Mer­ca­do del Puer­to? •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.