El hash­tag he­cho ban­de­ra

La mo­vi­da em­pe­zó con los aco­sa­do­res de Holly­wood pe­ro se es­par­ció el res­to de la cul­tu­ra es­ta­dou­ni­den­se y a la po­lí­ti­ca

El Observador Fin de Semana - - Tema - SE­BAS­TIAN AUYANET twit­ter.com/Se­bau­ya­net

To­do co­men­zó con una se­rie de in­con­ta­bles acu­sa­cio­nes de aco­so con­tra Har­vey Weins­tein, el po­de­ro­so pro­duc­tor de Holly­wood que dis­pa­ró a es­tre­llas co­mo Quen­tin Ta­ran­tino. Pe­ro rá­pi­da­men­te se con­vir­tió en al­go mu­cho más gran­de; un sis­mo den­tro de la prin­ci­pal fábrica de cons­truc­ción de sen­ti­do es­ta­dou­ni­den­se, que se de­rra­mó ha­cia otros es­ta­men­tos de la vi­da so­cial del país, in­clui­do el ám­bi­to pri­va­do.

Tie­ne es­pe­cial re­le­van­cia que el pro­ce­so ha­ya co­men­za­do de es­te mo­do, y que des­de el ám­bi­to de las artes se ha­ya ori­gi­na­do una dis­cu­sión y una ca­de­na de su­ce­sos que pro­ba­ble­men­te de­fi­na a uno de los cam­bios so­cia­les más sig­ni­fi­ca­ti­vos de nues­tra era: el fi­nal de la épo­ca de la nor­ma­li­za­ción del abu­so a las mu­je­res en to­dos los ám­bi­tos. La pa­ta vir­tual del mo­vi­mien­to co­men­zó con un lla­ma­mien­to de la ac­triz Alys­sa Mi­lano, una de las vo­ces más crí­ti­cas con­tra Weins­tein, al mun­do en ge­ne­ral: “si to­das las mu­je­res que su­frie­ron aco­so se­xual es­cri­bie­ran #MeToo (en es­pa­ñol “yo tam­bién”), co­mo sta­tus, qui­zá le da­ría­mos a la gen­te una no­ción de la mag­ni­tud del pro­ble­ma”.

Los úl­ti­mos números ha­blan de más de 68.000 res­pues­tas al tuit de Mi­lano, pe­ro el hash­tag ha si­do uti­li­za­do más de un mi­llón de ve­ces so­lo en la red so­cial Twit­ter. En ape­nas 24 ho­ras des­pués del lla­ma­do de Mi­lano, Facebook re­gis­tró unos 4.7 mi­llo­nes de con­ver­sa­cio­nes re­la­cio­na­das al te­ma, que por su­pues­to tras­cen­dió a Weins­tein y aho­ra ha­ce caer al­tos man­dos y una cre­cien­te lis­ta de po­lí­ti­cos y per­so­na­li­da­des que van des­de el chef Ma­rio Ba­ta­li has­ta el se­na­dor de­mó­cra­ta Al Fran­ken, pa­san­do por pe­rio­dis­tas sa­lien­tes del am­bien­te co­mo Glenn Th­rush (re­por­te­ro es­tre­lla del New York Ti­mes a car­go de la ad­mi­nis­tra­ción de Do­nald Trump) y Ryan Liz­za (pe­rio­dis­ta po­lí­ti­co de The New Yor­ker).

El nom­bre del mo­vi­mien­to no es nue­vo: al día si­guien­te de su tuit, Mi­lano su­po que Ta­ra­na Bur­ke lo ha­bía crea­do años an­tes de que si­quie­ra Twit­ter exis­tie­ra.

Se­ma­na a se­ma­na, Es­ta­dos Uni­dos se sor­pren­de con una nue­va re­ve­la­ción acer­ca de al­gún personaje pú­bli­co en­vuel­to en acu­sa­cio­nes si­mi­la­res que en la ma­yo­ría de los ca­sos, asien­ten. Uno de los se­ña­la­dos más re­cien­tes es el re­co­no­ci­do ac­tor Dus­tin Hoff­man, quien fue du­ra­men­te in­cre­pa­do por el pre­sen­ta­dor John Oli­ver en su pro­gra­ma de TV du­ran­te una en­tre­vis­ta y que ha de­bi­do ha­cer fren­te a nue­vas acu­sa­cio­nes que van apa­re­cien­do, pro­ve­nien­tes de años an­te­rio­res.

“Creo que lo que #MeToo re­pre­sen­ta es que es al­go que le ha pa­sa­do a prác­ti­ca­men­te to­das las mu­je­res que co­no­cis­te. Creo que es real­men­te im­por­tan­te que no per­mi­ta­mos que es­to se con­vier­ta en la his­to­ria so­bre es­ta per­so­na que hi­zo to­das es­tas co­sas te­rri­bles por­que es un mons­truo, y de­jar en cla­ro que en reali­dad no son so­lo mons­truos… pa­sa en to­dos los paí­ses y to­dos los días, y lo co­me­ten ami­gos, co­le­gas, ´bue­na gen­te´, que se preo­cu­pa por el me­dio am­bien­te y los ni­ños e in­clu­so el fe­mi­nis­mo, su­pues­ta­men­te”, ex­pli­có al dia­rio The Guar­dian Ca­ro­li­ne Cria­do-Pé­rez, creadora del si­tio de­di­ca­do a mos­trar la ba­ja re­pre­sen­ta­ti­vi­dad de las mu­je­res en los me­dios lla­ma­do The Wo­men´s Room.

La de­mo­cra­ti­za­ción del fe­mi­nis­mo a tra­vés de las re­des so­cia­les es uno de los im­pac­tos de es­tas pla­ta­for­mas que no ad­mi­te dis­cu­sión, con an­te­ce­den­tes co­mo #Brin­gBac­kOu­rGirls, di­fun­di­do tras el se­cues­tro de 300 mu­je­res en Ni­ge­ria, o #NiU­naMe­nos, ac­ti­va­do pa­ra de­nun­ciar el fe­mi­ci­dio en Ar­gen­ti­na, tam­bién de al­can­ce con­ti­nen­tal.

El mo­vi­mien­to es­ca­ló de tal for­ma que la re­vis­ta Ti­me ter­mi­nó se­ña­lan­do co­mo “per­so­na del año” a to­das aque­llas mu­je­res que rom­pie­ron el si­len­cio. Y es que si bien los ecos de es­te mo­vi­mien­to di­gi­tal re­so­na­ron en di­fe­ren­tes par­tes del mun­do, el epi­cen­tro de to­do si­gue sien­do Es­ta­dos Uni­dos, don­de ade­más se dis­cu­ten las di­men­sio­nes ra­cia­les del asun­to: “¿Pue­de el # yotambién fi­nal­men­te qui­tar a los hom­bres ne­gros la eti­que­ta ex­clu­si­va de abu­sa­do­res se­ria­les?”, se pre­gun­ta Dah­leen Glan­ton en una co­lum­na de opinión pa­ra el Chica­go Tri­bu­ne.

Y si bien mu­chas de es­tas cues­tio­nes es­tán en dis­cu­sión, ya hay efec­tos cla­ros y tan­gi­bles: la elec­ción es­pe­cial en el es­ta­do de Ala­ba­ma, pa­ra la que par­tía co­mo fa­vo­ri­to el re­pu­bli­cano Roy Moo­re, tu­vo a las mu­je­res co­mo fac­tor im­por­tan­te en su de­rro­ta, sal­pi­ca- da por in­nu­me­ra­bles acu­sa­cio­nes de aco­so se­xual. De to­dos mo­dos, los números se­ña­lan que aun­que un 57% de mu­je­res vo­tó por el de­mó­cra­ta Doug Jo­nes, un 63% de mu­je­res blan­cas vo­tó de to­dos mo­dos por Moo­re.

No es­ca­pa tam­po­co al efec­to #MeToo el pro­pio pre­si­den­te de los Es­ta­dos Uni­dos, Do­nald Trump, quien ha vis­to a las mu­je­res que lo han acu­sa­do de abu­sos en el pa­sa­do vol­ver a por él. Ha­ce so­lo al­gu­nas se­ma­nas, Jes­si­ca Leeds, Sa­mant­ha How­ley y Ra­chel Crooks de­ta­lla­ron sus acu­sa­cio­nes a la pre­sen­ta­do­ra Meghyn Kelly en su show pa­ra la ca­de­na NBC. In­clu­so una ex­con­cur­san­te del pro­gra­ma The Ap­pren­ti­ce, que de­vol­vió a Trump a la fa­ma y lo ac­ti­vó den­tro de la po­lí­ti­ca, de­man­dó al ac­tual pre­si­den­te. Trump po­dría ser lla­ma­do a de­cla­rar, pe­ro su abo­ga­do pe­lea pa­ra que se le con­ce­da la in­mu­ni­dad ba­jo el ar­gu­men­to de que un jui­cio en­tor­pe­ce­ría su ges­tión al fren­te del go­bierno de los Es­ta­dos Uni­dos.

A lo lar­go de la cam­pa­ña po­lí­ti­ca, unas 16 mu­je­res han acu­sa­do al pre­si­den­cia­ble de aco­so se­xual. Sin em­bar­go, tras la lle­ga­da de Trump a la Ca­sa Blan­ca, el pe­so de sus di­chos, por in­creí­ble que pa­rez­ca, se di­lu­yó. Con marchas mul­ti­tu­di­na­rias en ca­si to­das las ciu­da­des im­por­tan­tes del país ba­jo en hash­tag #MeToo, es­tas mu­je­res vol­vie­ron a te­ner una pla­ta­for­ma pa­ra con­tar su his­to­ria. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.