El boom de mi­gra­ción ca­ri­be­ña

El Observador Fin de Semana - - Tema - Twit­ter.com/mcas­ti­nei­rass

Cuan­do la ve­ne­zo­la­na Ca­mi­la Gon­zá­lez se ba­ja del au­to, el cho­fer de Uber es­cu­pe la bi­lis que se ve­nía aguan­tan­do ca­si to­do el via­je: “¿Por qué no te vas a tu país?” Pa­ra que que­de cla­ro de­rra­pa las llan­tas del au­to con­tra el as­fal­to en la es­qui­na de Chu­ca­rro y Ga­briel Pe­rei­ra y se va.

Ca­mi­la se ríe, mue­ve las ca­de­ras y pa­sa a abrir su lo­cal de es­té­ti­ca con el mis­mo bri­llo con que arran­có el día. Ella no se ofen­de, el via­je em­pe­zó mal des­de el mo­men­to en que le cues­tio­nó al cho­fer el ca­mino que es­ta­ba to­man­do. “No so­por­tan ver que un ex­tran­je­ro ten­ga más éxi­to que ellos”, di­ce, “no me lo to­mo mal por­que yo tam­bién soy uruguaya y ade­más, ar­mo los me­jo­res ma­tes”.

Au­ra Me­ca­do lle­gó ha­ce cua­tro años a Uru­guay des­de Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na y uno de los pri­me­ros con­se­jos que le die­ron fue que se sa­ca­ra esas cal­zas ro­sa­das fluo­res­cen­tes que ha­bía traí­do en su equi­pa­je. Es por su bien, le di­je­ron: “no que­rés pa­re­cer una pros­ti­tu­ta”.

Ellas, mu­je­res in­mi­gran­tes, vie­ron la ca­ra de un Uru­guay que a los lo­ca­les les cues­ta re­co­no­cer, el Uru­guay xe­nó­fo­bo, rea­cio a lo dis­tin­to y con­ser­va­dor. Pe­ro ellas pre­fie­ren mi­rar to­do lo otro.

Ven un país que las aco­gió, que les per­mi­tió em­pren­der, es­tu­diar y que­rer. Sin em­bar­go, pa­sar las fies­tas le­jos de los afec­tos, las cos­tum­bres y el fol­clo­re nun­ca es fá­cil.

Pa­ra pe­lear con­tra el des­arrai­go, es­tas dos mu­je­res co­ci­nan.

La odi­sea de los in­gre­dien­tes

Es vier­nes an­tes de Na­vi­dad y Mon­te­vi­deo pa­re­ce otro. Ni en el Ca­ri­be vi­vió Au­ra tan­to ca­lor. Su mi­sión es con­se­guir le­che eva­po­ra­da, el in­gre­dien­te secreto de su co­ci­na, en la tien­da de unos pe­rua­nos. Lue­go pien­sa ir a Ciu­dad Vie­ja, al úni­co pues­to que le ven­de plá­ta­nos. Plá­ta­nos de ver­dad, que no son lo mis­mo que una ba­na­na.

Los plá­ta­nos ma­du­ros son el in­gre­dien­te prin­ci­pal de su pla­to es­tre­lla es­te Año Nue­vo.

Y no es cual­quier co­mien­zo de año, es­te es el pri­me­ro que va a pa- Es­tas son las pri­me­ras fies­tas que Au­ra Mer­ca­do pa­sa con sus tres hi­jos. Ca­mi­la Gon­zá­lez ven­de sus ha­lla­cas a $ 200 ca­da una.

sar con sus tres hi­jos des­pués de cua­tro años sin ver­los. Tie­ne bien fres­co en la me­mo­ria el día en que lle­ga­ron, ha­ce dos me­ses. Le ha­bía da­do ins­truc­cio­nes cla­ras al más gran­de, Mi­chael, por si se le com­pli­ca­ba la en­tra­da. Mi­chael de­bía de­cir que su via­je era por Reu­ni­fi­ca­ción Familiar, un de­re­cho que Uru­guay re­co­no­ce a los ex­tran­je­ros que quie­ren traer a sus pa­rien­tes. Y por las du­das, Au­ra le hi­zo me­mo­ri­zar nú­me­ro y ar­tícu­lo de la nor­ma que lo es­ta­ble­ce.

A pe­sar de las pre­cau­cio­nes, en mi­gra­ción los pa­ra­ron. Mi­chael hi­zo to­do lo que su ma­dre le ha­bía or­de­na­do y lo­gra­ron pa­sar. Afue­ra los es­pe­ra­ba ella, con los pe­los de pun­ta. “Ahí es­tán mis hom­bres”, re­cuer­da ha­ber pen­sa­do al ver­los, eri­za­da de la emo­ción y el llan­to Si en 2014 el to­tal de ve­ne­zo­la­nos que ob­tu­vie­ron re­si­den­cia fue 78, pa­ra se­tiem­bre de es­te año ya se re­gis­tra­ban 1.617. Can­ci­lle­ría es­ti­ma que el cre­ci­mien­to por año es del 20%, se­gún in­for­mó a Por­tal 180. Con los do­mi­ni­ca­nos pa­só al­go si­mi­lar en­tre 2013 y 2014 has­ta que Uru­guay de­ci­dió exi­gir vi­sa pa­ra el in­gre­so, de­ci­sión que di­fi­cul­tó pe­ro no fre­nó los arri­bos. Va­rios ac­ti­vis­tas lo con­si­de­ran una vio­la­ción a los de­re­chos hu­ma­nos. con­te­ni­do, “es­ta­ban mu­cho más gran­des que cuan­do los de­jé”.

Aho­ra, des­pués de ha­ber gas­ta­do más de US$ 4.000 y de ha­ber pa­sa­do sus úl­ti­mas se­ma­nas de ofi­ci­na en ofi­ci­na ges­tio­nan­do las re­si­den­cias, quie­re ce­le­brar. To­do está en­ca­mi­na­do, el más chi­co de sus hi­jos está ins­crip­to en el li­ceo y pa­ra los otros dos es­pe­ra po­der po­ner un ne­go­cio de la­va­do de au­tos. So­lo que­da co­ci­nar.

Au­ra cuen­ta sus pla­nes mien­tras eli­ge los plá­ta­nos ma­du­ros que va a usar pa­ra el pas­te­lón. Jo­sé, el due­ño del pues­to, le ha­ce un des­cuen­to, por­que ade­más de lle­var­se ca­si 30 plá­ta­nos le trae a to­da la clien­te­la do­mi­ni­ca­na. El pas­te­lón com­bi­na un pu­ré de plá­ta­nos con car­ne sal­tea­da y que­so, mu­cho que­so. Tie­ne un sa­bor agri­dul­ce que ya en el pri­mer bo­ca­do se lle­va la re­sis­ten­cia de cual­quier lo­cal que le ten­ga mie­do a la mez­cla en­tre plá­ta­nos y car­ne.

En Ve­ne­zue­la, por otro la­do, el cen­tro de la fies­ta son las ha­lla­cas. La tra­di­ción dic­ta que ca­da fa­mi­lia pre­pa­ra las su­yas y des­pués vie­ne el in­ter­cam­bio. No hay dos for­mas de ha­cer ha­lla­cas que sean igua­les.

Ven­der pe­que­ños pla­ce­res de la gas­tro­no­mía ve­ne­zo­la­na se con­vir­tió en una for­ma fá­cil de con­se­guir di­ne­ro pa­ra los re­cién lle­ga­dos, que apro­ve­chan la nos­tal­gia de los que cam­bia­ron de ca­sa ha­ce ya va­rios años.

Así fue que Ca­mi­la pu­do com- prar unas ho­jas de plá­tano, in­gre­dien­te prin­ci­pal de es­te pas­tel re­lleno con va­rias car­nes que lle­va ade­más acei­tu­nas, al­ca­pa­rras, y pa­sas de uva. To­do eso se po­ne den­tro de una ma­sa, se en­vuel­ve en pe­que­ños pa­que­tes de ho­jas de plá­tano y se hier­ve. Es­te año pre­pa­ró unas 350 ha­lla­cas que ven­de a 200 pe­sos ca­da una.

Co­la­bo­ra­ción ca­ri­be­ña

La Na­vi­dad pa­sa­da, a Ca­mi­la le lle­gó una lla­ma­da de su ahi­ja­do que le tra­jo un sa­bor amar­go a sus fies­tas. Es­ta­ba va­ra­do sin pla­ta en un ae­ro­puer­to de Bra­sil, e in­ten­ta­ba lle­gar a Mon­te­vi­deo.

Sin­tió cul­pa de es­tar dis­fru­tan­do con su ma­dre, su pe­rra y su hi­ja Ma­ría, a quie­nes ha­bía lo­gra­do traer, mien­tras él es­ta­ba per­di­do en un país des­co­no­ci­do, así que le dio in­di­ca­cio­nes pa­ra lle­gar a su ca­sa y lo es­pe­ró, ner­vio­sa. El jo­ven tu­vo que ha­cer true­que con su ce­lu­lar por un pa­sa­je a Uru­guay.

Ca­mi­la le dio de co­mer y lo lla­mó su “re­fu­gia­do”. Un año des­pués, tie­ne otro in­qui­lino, un jo­ven que lle­gó, tam­bién sin na­da, y que bus­ca ha­cer­se un fu­tu­ro en el país. Ese es el ca­mino que han se­gui­do mi­les de ca­ri­be­ños que es­ca­pan de los pro­ble­mas de sus paí­ses, prin­ci­pal­men­te, de Ve­ne­zue­la, Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na y Cu­ba. Ca­mi­la en­tien­de lo que los em­pu­ja a sa­lir y se com­pa­de­ce: “él sen­tía que si no lo ma­ta­ba el ham­bre lo ma­ta­ba la de­lin­cuen­cia“.

Los que vie­nen de Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, por su par­te, sa­ben que tie­nen una re­fe­ren­te, y que esa es Au­ra. Ella fun­dó la Aso­cia­ción de Do­mi­ni­ca­nos Jua­na Sal­ti­to­pa y des­de que lle­gó ha par­ti­ci­pa­do en ac­ti­vi­da­des de va­rias ONG, fes­ti­va­les gas­tro­nó­mi­cos y even­tos que pro­mue­ven la cul­tu­ra de su país. Esa es su ma­ne­ra de ins­ta­lar­se, ten­dien­do re­des.

Los úl­ti­mos días de 2018 de­jan las lu­chas de es­tas mu­je­res atrás. Aho­ra, pa­ra am­bas hay nue­vos co­mien­zos. Y a pe­sar de to­do, del gris, del frío, de los po­lí­ti­cos y de las in­jus­ti­cias, ellas eli­gen son­reír. VIDEO. Vea el video de es­ta no­ta en El Ob­ser­va­dor TV

C. DOS SAN­TOS

D. BATTISTE

MA­RIA­NA CASTIÑEIRAS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.