Ca­sa­va­lle nos in­ter­pe­la

Un es­ce­na­rio de po­bre­za y mi­se­ria, de gue­rra de nar­co­trá­fi­co, pe­ro a la vez de his­to­rias que con­mue­ven, me­re­ce una res­pues­ta. ¿So­mos ca­pa­ces de so­lu­cio­nar sus pro­ble­mas no aten­di­dos du­ran­te dé­ca­das?

El Observador Fin de Semana - - Opinión - RI­CAR­DO PEIRANO

Al con­cluir un año y co­men­zar otro, cir­cu­lan con rapidez y un cier­to de­jo de fri­vo­li­dad los de­seos de un “muy fe­liz año nue­vo” o “lo me­jor pa­ra el año que se ini­cia” o “mis me­jo­res de­seos pa­ra el pró­xi­mo año”. No es que esas ex­pre­sio­nes de bue­na vo­lun­tad y de éxi­tos no sean sin­ce­ras. Es que son más bien tan ge­né­ri­cas que po­co nos di­cen a ca­da uno. Se apli­can a lo eco­nó­mi­co, en pri­mer lu­gar, tan­to a ni­vel per­so­nal co­mo na­cio­nal; se apli­can a la sa­lud; se apli­can tam­bién a de­seos de ma­yo­res éxi­tos per­so­na­les. No son ma­los es­tos de­seos de paz y pros­pe­ri­dad pe­ro, en úl­ti­ma ins­tan­cia, son de­ma­sia­do ma­te­ria­les o tie­nen en cuen­ta prin­ci­pal­men­te el bie­nes­tar ma­te­rial. Y to­do ello está bien. Es bueno que así sea. Pe­ro es po­co.

No podemos de­jar que es­tos de­seos, que a ve­ces se di­cen sin pen­sar mu­cho, nos ocul­ten los reales pro­ble­mas del país. To­dos as­pi­ra­mos a que crez­ca la economía, el em­pleo, el sa­la­rio, las ex­por­ta­cio­nes, la in­ver­sión. Tam­bién a que ba­je la po­bre­za, la mor­ta­li­dad in­fan­til y la in­fla­ción. Y no es­toy se­gu­ro de que to­dos es­te­mos con­ten­tos con que ba­je el dé­fi­cit fis­cal: por lo me­nos a una bue­na par­te de la ban­ca­da par­la­men­ta­ria del FA no le preo­cu­pa mu­cho. To­dos as­pi­ra­mos tam­bién a sa­car la lo­te­ría, o el Cin­co de Oro. Y otros as­pi­ran a que el Es­ta­do nos si­ga dan­do de­re­chos y be­ne­fi­cios, au­men­tan­do las ju­bi­la­cio­nes y los sa­la­rios por ar­te de ma­gia y no por ma­yor pro­duc­ti­vi­dad. Po­cos, en cam­bio, es­tán dis­pues­tos a su­pe­rar­se pa­ra me­jo­rar su ni­vel de vi­da, su edu­ca­ción, la si­tua­ción de su fa­mi­lia. Pa­re­ce que se­gui­mos es­pe­ran­do que las “fuen­tes de tra­ba­jo” sur­jan y se man­ten­gan por ra­zo­nes des­co­no­ci­das co­mo las que ha­cen ma­nar el agua de las fuen­tes. Sa­qué­mos­lo de la ca­be­za: no hay “fuen­tes” de tra­ba­jo. Hay em­pleos que se crean, otros que se trans­for­man y otros que des­apa­re­cen. Lo im­por­tan­te es que crez­ca el em­pleo glo­bal y no que se ex­hi­ban ci­fras la­men­ta­bles co­mo la pér­di­da de 40.000 pues­tos de tra­ba­jo co­mo ocu­rrió en los úl­ti­mos dos años pe­se al cre­ci­mien­to de la economía, al­go que de­be­ría in­ter­pe­lar muy se­ve­ra­men­te al go­bierno, más allá de ex­pre­sio­nes ais­la­das de “preo­cu­pa­ción” por el pro­ble­ma, aun­que no de “ocu­pa­ción” pa­ra re­sol­ver­lo.

Pe­ro es­te fin de año 2017, creo que ade­más de to­das esas co­sas, nos in­ter­pe­la pa­ra 2018 la cuen­ca de Ca­sa­va­lle. Un es­ce­na­rio de po­bre­za y mi­se­ria, de gue­rra de nar­co­trá­fi­co, pe­ro a la vez es­ce­na­rio de his­to­rias que con­mue­ven (re­co­mien­do dos his­to­rias es­pec­ta­cu­la­res y es­pe­ran­za­do­ras que se pu­bli­ca­ron ayer vier­nes en El Ob­ser­va­dor so­bre dos jó­ve­nes es­tu­dian­tes de li­ceo, Gon­za­lo Se­na y Ro­dri­go Mo­rei­ra, que rom­pen el mol­de de la me­dia­nía y del con­for­mis­mo), de fa­mi­lias ho­nes­tas y tra­ba­ja­do­ras que bus­can un me­jor ho­ri­zon­te pa­ra sí y pa­ra sus hi­jos, de ex­pe­rien­cias edu­ca­ti­vas de ges­tión pri­va­da que mues­tran que sí se pue­de de­rro­tar a la po­bre­za, a la mar­gi­na­li­dad y a la de­s­es­pe­ran­za y que po­drían re­pli­car­se en mu­chos en­tor­nos ca­ren­cia­dos de Mon­te­vi­deo y del in­te­rior a po­co que el go­bierno se pu­sie­ra las pi­las en ma­te­ria edu­ca­ti­va.

Ca­sa­va­lle mues­tra lo peor del país: edu­ca­ción fra­ca­sa­da, plan de vi­vien­da fra­ca­sa­do, po­lí­ti­cas so­cia­les fra­ca­sa­das, po­lí­ti­cas sa­ni­ta­rias fra­ca­sa­das, re­co­lec­ción de ba­su­ra fra­ca­sa­da, au­ge de nar­co­trá­fi­co y de la frag­men­ta­ción so­cial. Y tam­bién mues­tra no­ta­bles his­to­rias de su­pera­ción, y has­ta de he­roís­mo. Pe­ro Ca­sa­va­lle es al­go que no que­re­mos ver o que que­re­mos ver le­jos de no­so­tros o no con­si­de­rar par­te de no­so­tros. Si Uru­guay quie­re ofre­cer un fu­tu­ro a sus nue­vas ge­ne­ra­cio­nes tie­ne que ser ca­paz de re­cu­pe­rar Ca­sa­va­lle (y otros ba­rrios si­mi­la­res). Y tie­ne la opor­tu­ni­dad de ha­cer­lo em­pe­zan­do por el área edu­ca­ti­va. Ahí está la lla­ve que abre to­das las de­más puer­tas: in­se­gu­ri­dad, es­tig­ma­ti­za­ción y frag­men­ta­ción so­cial, frac­tu­ra familiar, in­sa­lu­bri­dad, etc. La bue­na edu­ca­ción, y eso ya está pro­ba­do has­ta el can­san­cio en la teo­ría pe­ro so­bre to­do en la prác­ti­ca, re­cu­pe­ra va­lo­res, abre ho­ri­zon­tes, en­cau­za con­duc­tas, une fa­mi­lias, de­rro­ta a la dro­ga. Las so­lu­cio­nes po­li­cia­les, co­mo la del jue­ves 21, son ne­ce­sa­rias pe­ro de nin­gún mo­do su­fi­cien­tes. Es pre­ci­so ir a la raíz de los pro­ble­mas y eso es lo más di­fí­cil por­que no da ré­di­tos elec­to­ra­les, y me­nos de cor­to pla­zo.

Ca­sa­va­lle nos in­ter­pe­la co­mo so­cie­dad. ¿So­mos ca­pa­ces de so­lu­cio­nar los pro­ble­mas allí ge­ne­ra­dos y no aten­di­dos du­ran­te dé­ca­das? La so­lu­ción –y no la de tie­rra arra­sa­da- es po­si­ble. Si so­mos ca­pa­ces de dar­la, se­re­mos ca­pa­ces de dar so­lu­ción a mu­chos de los pro­ble­mas del país. •

D. BATTISTE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.