Cien­cia y trans­pa­ren­cia pa­ra me­jo­rar la se­gu­ri­dad

Es in­tere­san­te que se ha­ya uti­li­za­do un método cien­tí­fi­co pa­ra eva­luar si un pro­gra­ma in­for­má­ti­co pa­ra pre­ve­nir de­li­tos fue efi­caz; se­ría bueno que el Mi­nis­te­rio del In­te­rior pu­bli­ca­ra los da­tos

El Observador Fin de Semana - - Opinión - JUAN DUBRA

Re­cien­te­men­te se die­ron a co­no­cer las ci­fras de in­se­gu­ri­dad de no­viem­bre, que mues­tran un au­men­to de 58% en los ho­mi­ci­dios res­pec­to del mis­mo mes de 2016. Es­te in­cre­men­to que de­jó un sal­do de un pro­me­dio de un ho­mi­ci­dio por día du­ran­te no­viem­bre, re­vir­tió la ten­den­cia a la ba­ja que mos­tra­ba es­te de­li­to res­pec­to al año pa­sa­do. Tam­bién he­mos se­gui­do con in­te­rés la evo­lu­ción de las ra­pi­ñas, los epi­so­dios de ca­je­ros de­to­na­dos, el video de los de­lin­cuen­tes fes­te­jan­do con ar­mas especiales y el vis­to­so asal­to a un ca­mión blin­da­do en Sa­ya­go.

En es­te con­tex­to es im­por­tan­te pen­sar el rol de la evi­den­cia cien­tí­fi­ca pa­ra me­jo­rar las po­lí­ti­cas de se­gu­ri­dad. Uru­guay en los úl­ti­mos años ha te­ni­do lu­gar una re­for­ma am­plia en te­mas de se­gu­ri­dad, es­pe­cial­men­te en la Po­li­cía Na­cio­nal: me­jo­ra de los sis­te­mas de in­for­ma­ción, en­tre­na­mien­to pa­ra aná­li­sis cri­mi­nal, avan­ce en las con­di­cio­nes la­bo­ra­les, en­tre otras. La in­cor­po­ra­ción de tec­no­lo­gía fue una ca­rac­te­rís­ti­ca saliente: el uso de cá­ma­ras de se­gu­ri­dad, sis­te­mas de de­tec­ción de lla­ma­das, el uso de ban­cos de da­tos con ter­mi­na­les en po­der de los agen­tes, y la in­cor­po­ra­ción de Pre­dPol, un soft­wa­re pre­dic­ti­vo que fue muy pu­bli­ci­ta­do en Uru­guay ( El Ob­ser­va­dor tu­vo una no­ta im­por­tan­te el 28 de di­ciem­bre de 2015, y lo co­men­ta­ron el mi­nis­tro Bo­no­mi y una se­rie de ana­lis­tas) y que se eva­lua­ría ri­gu­ro­sa­men­te. Co­mo lle­ga­mos a los dos años de esa no­ta, qui­se ave­ri­guar la in­for­ma­ción dis­po­ni­ble so­bre es­ta eva­lua­ción.

¿Qué es lo que ha­ce Pre­dPol con­cre­ta­men­te? Se­gún un co­mu­ni­ca­do de pren­sa de ma­yo del 2015 del Mi­nis­te­rio del In­te­rior, en 2014 la po­li­cía de Mon­te­vi­deo co­men­zó a uti­li­zar el pro­gra­ma pa­ra pre­de­cir cuán­do y dón­de era más pro­ba­ble que ocu­rrie­ran los de­li­tos. Es un soft­wa­re desa­rro­lla­do por ma­te­má­ti­cos de Ca­li­for­nia que to­ma los da­tos del Sis­te­ma de Se­gu­ri­dad de Uru­guay (fe­cha, ho­ra, lu­gar y ti­po de in­ci­den­te) y es­ta­ble­ce áreas de 150 me­tros cua­dra­dos don­de hay más chan­ces de que ocu­rra una ra­pi­ña. En la no­ta de di­ciem­bre del 2015, Ri­car­do Frai­man, ase­sor del Mi­nis­te­rio del In­te­rior y coor­di­na­dor del pro­gra­ma de ges­tión in­te­gral de se­gu­ri­dad ciu­da­da­na del BID, Pre­dPol ge­ne­ra diez áreas de 150 me­tros cua­dra­dos por sec­cio­nal, y pre­vio a co­men­zar ca­da turno de pa­tru­lla­je, las au­to­ri­da­des cuen­tan con esa in­for­ma­ción pa­ra im­par­tir ór­de­nes so­bre los lu­ga­res a re­co­rrer en bus­ca de ge­ne­rar un efec­to di­sua­si­vo. El soft­wa­re to­ma una ba­se de da­tos que tie­ne en cuen­ta los even­tos re­gis­tra­dos en los úl­ti­mos dos años, pe­ro otor­gán­do­le más pe­so a los más re­cien­tes. La fór­mu­la ma­te­má­ti­ca uti­li­za­da no la co­no­cen ni si­quie­ra las má­xi­mas je­rar­quías del go­bierno, da­do que for­ma par­te del secreto de sus in­ven­to­res.

Frai­man ex­pli­ca­ba que el go­bierno uru­gua­yo ad­qui­rió una li­cen­cia pa­ra el uso del soft­wa­re, lo que de­man­dó una in­ver­sión de unos US$ 140.000 anua­les cu­brien­do apro­xi­ma­da­men­te la mi­tad de las sec­cio­na­les de Mon­te­vi­deo. La no­ta no ex­pli­ca­ba si eso era pa­ra aho­rrar di­ne­ro, o pa­ra lle­var a ca­bo la eva­lua­ción de im­pac­to, pa­ra ver si el pro­gra­ma ser­vía.

¿Cuál fue el re­sul­ta­do de la im­ple­men­ta­ción de Pre­dPol? Pa­ra eva­luar po­lí­ti­cas pú­bli­cas es im­por­tan­te iden­ti­fi­car los efec­tos cau­sa­les de las intervenciones, es de­cir qué cam­bios en las va­ria­bles de in­te­rés (en es­te ca­so de­li­tos) se de­ben a la po­lí­ti­ca en cues­tión y no a otras cir­cuns­tan­cias (co­mo por ejem­plo cam­bios en la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca o en el des­em­pleo). Pa­ra ello, los ex­pe­ri­men­tos alea­to­rios con­tro­la­dos cons­ti­tu­yen el di­se­ño ideal. Pa­ra es­te ca­so (no ten­go los de­ta­lles pues no he po­di­do ac­ce­der al tra­ba­jo ori­gi­nal) se po­dría ele­gir alea­to­ria­men­te en­tre las sec­cio­na­les de Mon­te­vi­deo en cuá­les se usa­ría Pre­dPol y en cuá­les no. Lue­go, si se ob­ser­va que el cri­men ca­yó más en las de Pre­dPol, se po­drá con­cluir con bas­tan­te cer­te­za que la caí­da se de­bió a la uti­li­za­ción del soft­wa­re. Si ese hu­bie­ra si­do el pro­ce­di­mien­to, se­ría el úni­co ex­pe­ri­men­to que co­noz­co en el área de se­gu­ri­dad en Uru­guay.

En es­te ca­so con­cre­to, la mi­tad de las sec­cio­na­les de po­li­cía de Mon­te­vi­deo fue­ron asig­na­das a Pre­dPol, que a jui­cio de Frai­man, en la mis­ma no­ta, ha­bía de­mos­tra­do te­ner un buen po­der de pre­dic­ción. En la otra mi­tad de Mon­te­vi­deo fun­cio­na­ba el método tra­di­cio­nal que in­ten­ta iden­ti­fi­car los lla­ma­dos pun­tos ca­lien­tes de de­li­tos de­fi­ni­dos por la Unidad de Aná­li­sis Cri­mi­nal lo­cal. En am­bos ca­sos, se es­ta­ble­cie­ron en los com­pro­mi­sos de ges­tión pa­gos adi­cio­na­les a los ofi­cia­les que es­tu­vie­ran al me­nos 30% de su tiem­po de pa­tru­lla­je en las áreas de­sig­na­das por uno u otro sis­te­ma.

En el “Do­cu­men­to de Mar­co Sec­to­rial de Se­gu­ri­dad Ciu­da­da­na y Jus­ti­cia” del BID, al que ac­ce­dí el 28 de di­ciem­bre por la web del Banco, en­con­tré evi­den­cia so­bre los re­sul­ta­dos, los cua­les me pa­re­ce im­por­tan­te dis­cu­tir en de­ta­lle. En es­te do­cu­men­to, coor­di­na­do por San­ti­so y Al­va­ra­do, se des­cri­ben los re­sul­ta­dos de un es­tu­dio de Ga­lia­ni y Jait­man a pu­bli­car­se en 2017 (no lo he en­con­tra­do on­li­ne, ni en la web de los au­to­res ni la del BID). Se­gún el do­cu­men­to, en dos ex­pe­ri­men­tos alea­to­rios con­tro­la­dos de pa­tru­lla­je en Uru­guay, se con­clu­yó que los ana­lis­tas del cri­men con ade­cua­do en­tre­na­mien­to eran tan efec­ti­vos en re­du­cir el de­li­to co­mo un soft­wa­re. Es­te re­sul­ta­do es su­ma­men­te in­tere­san­te pa­ra pen­sar el rol de la tec­no­lo­gía en las po­lí­ti­cas de se­gu­ri­dad.

Es­te re­sul­ta­do que im­pli­ca que no hu­bo di­fe­ren­cias es­ta­dís­ti­ca­men­te sig­ni­fi­ca­ti­vas en los de­li­tos en las sec­cio­na­les que uti­li­za­ron Pre­dPol y las que se ba­sa­ron en las predicciones de los ana­lis­tas lo­ca­les, son con­sis­ten­tes con las de­cla­ra­cio­nes de la co­mi­sa­rio Ana So­sa, quien está al fren­te de la Unidad de Anál­sis Cri­mi­nal de la Po­li­cia Na­cio­nal de Uru­guay. En “La So­cie­dad Está con­for­me con el PADO,” (180.com.uy del 6 de ju­nio del 2017) So­sa des­ta­ca que la Po­li­cía de­jó de uti­li­zar el pro­gra­ma Pre­dPol que usó du­ran­te dos años por­que lo­gró re­sul­ta­dos si­mi­la­res con su pro­pio tra­ba­jo con otro soft­wa­re. “El Pre­dPol es un soft­wa­re que re­co­gía la in­for­ma­ción del Sis­te­ma de Ges­tión de Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca y con al­go­rit­mos que no­so­tros des­co­no­ce­mos pre­ten­día pre­de­cir dón­de po­dría lle­gar a ocu­rrir un de­li­to”, ex­pli­có. “Lo uti­li­zá­ba­mos en 2014 y 2015, y lo uti­li­zá­ba­mos pa­ra­le­la­men­te con el aná­li­sis de la Unidad de Aná­li­sis Cri­mi­nal. Cul­mi­na­do ese pro­ce­so po­día­mos lle­gar a es­ta­ble­cer que los re­sul­ta­dos eran ca­si igua­les, pe­ro te­nía un cos­to”, se­ña­ló.

¿Có­mo se pue­de uti­li­zar la cien­cia pa­ra me­jo­rar la se­gu­ri­dad?

Del mis­mo do­cu­men­to del BID se des­pren­de no so­lo que Pre­dPol no tu­vo re­sul­ta­dos (es­ta­dís­ti­ca­men­te sig­ni­fi­ca­ti­vos) más fa­vo­ra­bles que los ana­lis­tas lo­ca­les, sino tam­bién que se­gún el tra­ba­jo de Ga­lia­ni y Jait­man ha­bía una opor­tu­ni­dad de me­jo­ra en la dis­tri­bu­ción del per­so­nal po­li­cial en el tiem­po y el es­pa­cio, ya que cuan­do se con­cen­tra­ban fuer­zas es­pe­cia­li­za­das pa­ra re­du­cir ro­bos en los lu­ga­res y tur­nos de ma­yor in­ci­den­cia de­lic­ti­va, és­tas te­nían un ma­yor po­ten­cial de éxi­to. Se­gún el do­cu­men­to del BID co­mo re­sul­ta­do del es­tu­dio de Ga­lia­ni y Jait­man se de­ci­dió for­ta­le­cer la unidad de aná­li­sis cri­mi­nal y el des­plie­gue de una fuer­za es­pe­cia­li­za­da con tur­nos de tra­ba­jo fle­xi­bles pa­ra ir a los lu­ga­res don­de se con­cen­tra el cri­men se­gún la unidad de aná­li­sis cri­mi­nal. Es­te es el ori­gen de la es­tra­te­gia ac­tual Pro­gra­ma de Al­ta De­di­ca­ción Ope­ra­ti­va (PADO) im­ple­men­ta­do ac­tual­men­te.

De to­do es­te asun­to, es in­tere­san­te que se ha­ya uti­li­za­do un método cien­tí­fi­co pa­ra eva­luar si una in­ter­ven­ción era efi­caz. Por su­pues­to, se mez­cla la par­te po­lí­ti­ca, por­que la uti­li­za­ción del soft­wa­re se ha­bía anun­cia­do a cua­tro vien­tos co­mo la pa­na­cea, y no se co­men­tó mu­cho cuan­do de­jó de uti­li­zar­se. Se­ría in­tere­san­te que el Mi­nis­te­rio del In­te­rior hi­cie­ra pú­bli­cos los da­tos de la in­ter­ven­ción pa­ra po­der es­tu­diar en de­ta­lle el di­se­ño, y los efec­tos. Fal­ta evi­den­cia cien­tí­fi­ca so­bre el te­ma, y se­ría in­tere­san­te co­no­cer lo que hay. En ese sen­ti­do tam­bién se­ría in­tere­san­te que el Mi­nis­te­rio del In­te­rior di­vul­ga­ra la eva­lua­ción mis­ma; no es fá­cil con­se­guir que dos eco­no­mis­tas de re­nom­bre en un área se in­vo­lu­cren en una eva­lua­ción a ni­vel lo­cal. •

C. DOS SAN­TOS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.