EL AÑO DEL FE­MI­NIS­MO

La ma­si­va mar­cha del 8 de mar­zo, lue­go de un ini­cio de año es­pe­cial­men­te vio­len­to con­tra ellas, mar­có un 2017 en el que las mu­je­res de­ja­ron su se­llo

El Observador Fin de Semana - - Portada - LEONARDO PE­REY­RA twit­ter.com/LeoPe­rey­ra5

Es sa­bi­da la dis­cri­mi­na­ción pa­de­ci­da por las mu­je­res en la his­to­ria de un mun­do en el que los hom­bres se acos­tum­bra­ron a man­dar en ca­si to­das las ci­vi­li­za­cio­nes an­ti­guas y en esa in­ven­ción lla­ma­da pa­tria que, eti­mo­ló­gi­ca­men­te, no es otra co­sa que la tie­rra pa­ter­na.

Hu­bo un tiem­po en el que, pues­tos a enu­me­rar mu­je­res po­de­ro­sas o in­flu­yen­tes, ape­nas aso­ma­ba el nom­bre de Cleo­pa­tra, de Ma­rie Cu­rie o de las mí­ti­cas ama­zo­nas.

Co­mo mu­cho, se con­ce­día que de­trás de un hombre re­le­van­te siem­pre ha­bía una gran mu­jer que lo es­pe­ra­ba en ca­sa cuan­do re­gre­sa­ba de tra­ba­jar, de go­ber­nar, de ele­gir go­ber­nan­tes, de ejer­cer de ar­tis­ta o de in­ves­ti­ga­dor.

“Tie­ne la in­te­li­gen­cia de un hombre y la sen­si­bi­li­dad de una mu­jer”, de­cía el fi­ló­so­fo fran­cés Jean Paul Sar­tre acer­ca de su pa­re­ja y co­le­ga Si­mo­ne de Beau­voir allá por la dé­ca­da del 30. Y era con­si­de­ra­do un elo­gio.

Sin ir tan le­jos en el tiem­po ni en la dis­tan­cia, bas­ta con re­cor­dar que las uru­gua­yas re­cién fue­ron ha­bi­li­ta­das pa­ra vo­tar en las elec­cio­nes de 1938 lue­go de que el pri­mer batllis­mo las be­ne­fi­cia­ra con una ba­te­ría de le­yes que, en­tre otras co­sas, les per­mi­tie­ron di­vor­ciar­se por vo­lun­tad pro­pia y te­ner li­cen­cia por ma­ter­ni­dad.

En la se­gun­da mi­tad del si­glo XX y en lo que co­rre del si­glo XXI, las mu­je­res en Uru­guay y en el mun­do han ido avan­zan­do en de­re­chos fun­da­men­ta­les ga­na­dos a fuer­za de im­pul­sos in­di­vi­dua­les, pe­ro tam­bién em­pu­ja­das por mo­vi­mien­tos fe­mi­nis­tas or­ga­ni­za­dos que, en uso de la nue­va jer­ga del “to­dos y to­das”, bus­can “em­po­de­rar” aún más al gé­ne­ro fe­me­nino sin que los lí­mi­tes de esa lu­cha sean de­ma­sia­do pre­ci­sos.

Es así que, en es­te 2017 que se ter­mi­na y en es­te país, los es­tí­mu­los lo­ca­les e in­ter­na­cio­na­les vol­vie­ron a agi­tar una “agen­da de de­re­chos” que, con el co­rrer de los me­ses, pa­rió pro­tes­tas, de­ba­tes, le­yes, y de­ci­sio­nes po­lí­ti­cas que tu­vie­ron a las mu­je­res co­mo pro­ta­go­nis­tas en su lu­cha con­tra lo que de­no­mi­nan co­mo el pa­triar­ca­do.

Vic­to­rias

Uno de los per­cu­to­res de ese es­ta­do de co­sas fue la mar­cha del 8 de mar­zo que ce­le­bró el Día In­ter­na­cio­nal de la Mu­jer, y jun­tó a ca­si tan­ta gen­te co­mo la que se con­cen­tró en torno del Obe­lis­co a los Cons­ti­tu­yen­tes el 27 de no­viem­bre de 1983 pa­ra pro­tes­tar con­tra la dic­ta­du­ra mi­li­tar. Du­ran­te la ma­ni­fes­ta­ción se es­cu­cha­ron va­rias de las reivindicaciones que po­co más tar­de fruc­ti­fi­ca­ron en le­yes con­cre­tas.

Tam­bién fue­ron lan­za­das con­sig­nas ra­di­ca­les por un gru­po me­nor del mo­vi­mien­to fe­mi­nis­ta (hu­bo re­cla­mos de cas­tra­cio­nes, in­vi­ta­cio­nes a pren­der fue­go las igle­sias y otras bar­ba­ri­da­des por el es­ti­lo).

A par­tir de allí, el 2017 se abrió co­mo una opor­tu­ni­dad pa­ra las mu­je­res más mi­li­tan­tes, y los po­lí­ti­cos apu­ra­ron el tran­co en le­yes que ve­nían fra­ca­san­do o avan­zan­do a los tum­bos. Fue así que una se­ma­na des­pués de la mar­cha por 18 de Ju­lio, el Se­na­do apro­bó la ley de cuo­ta que con­fir­mó un pro­ce­so ini­cia­do en 2009 y que obli­ga a los par­ti­dos po­lí­ti­cos a po­ner a una mu­jer por ca­da dos hom­bres en sus lis­tas elec­to­ra­les.

El vo­to par­la­men­ta­rio fue uná­ni­me aun­que en al­gu­nos sec­to­res con­si­de­ra­ron in­jus­ta esa “dis­cri­mi­na­ción po­si­ti­va” y mu­chas mu­je­res ar­gu­men­ta­ron que pre­fe­rían pros­pe­rar en la po­lí­ti­ca por sus pro­pios me­dios.

La ca­de­na de ase­si­na­tos de mu­je­res en ma­nos de sus pa­re­jas, ex­pa­re­jas y otros hom­bres de su cer­ca­nía desem­bo­ca­ron en pro­tes­tas ca­lle­je­ras y en una nue­va ley uná­ni­me en su apro­ba­ción par­la­men­ta­ria pe­ro po­lé­mi­ca fue­ra de las paredes del Po­der Le­gis­la­ti­vo.

Es así que en oc­tu­bre fue vo­ta­da la de­no­mi­na­da “ley de fe­mi­ci­dio” que es­ta­ble­ce pe­nas más se­ve­ras pa­ra aque­llos crí­me­nes que ten­gan a una mu­jer co­mo víc­ti­ma.

El con­sen­so po­lí­ti­co es­tu­vo le­jos de las di­fe­ren­cias que sur­gie­ron en otros ám­bi­tos de la so­cie­dad en don­de se con­si­de­ró que la ley es, an­tes que na­da, dis­cri­mi­na­to­ria y, des­pués, in­ser­vi­ble.

La con­sig­na “Ni una me­nos” se ex­pan­dió en car­te­les ca­lle­je­ros, en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y en las re­des so­cia­les y, una vez más, anidó en el Par­la­men­to.

El 13 de di­ciem­bre la Cá­ma­ra de Dipu­tados ter­mi­nó de apro­bar una ley con­tra la vio­len­cia ha­cia las mu­je­res ba­sa­da en gé­ne­ro, que in­tro­du­ce el de­li­to de abu­so se­xual co­mo sus­ti­tu­to al aten­ta­do vio­len­to al pudor, y que su­ma agra­van­tes pa­ra que los abu­sa­do­res es­tén más tiem­po pre­sos.

El batllis­mo y la iz­quier­da

Des­de aquel 27 de mar­zo de 1938 en el que las mu­je­res uru­gua­yas pu­die­ron vo­tar por primera vez, la agen­da de los de­re­chos fe­me­ni­nos ha ido ga­nan­do o per­dien­do ho­jas al in­flu­yo de ten­den­cias in­ter­na­cio­na­les y de de­ci­sio­nes po­lí­ti­cas de en­tre­ca­sa.

Y, en esa an­da­du­ra, pa­re­ce ha­ber un hi­lo con­duc­tor en­tre aquel pri­mer batllis­mo de Jo­sé Batlle y Or­dó­ñez, que fue pio­ne­ro en dar­le más de­re­chos a las mu­je­res, y es­te fren­team­plis­mo que, en­tre otras co­sas, le­ga­li­zó el abor­to y apro­bó el ma­tri­mo­nio en­tre per­so­nas del mis­mo se­xo.

Dos de las pri­me­ras le­gis­la- do­ras uru­gua­yas elec­tas en 1942 per­te­ne­cían al Par­ti­do Co­lo­ra­do (So­fía Al­va­rez y Mag­da­le­na An­to­ne­lli) y una al Par­ti­do Co­mu­nis­ta (Ju­lia Aré­va­lo)

Al­ba Ro­ba­llo, co­lo­ra­da que lue­go par­ti­ci­pó de la fundación del Fren­te Am­plio, se con­vir­tió en la primera mu­jer mi­nis­tra tras asu­mir la car­te­ra de Cul­tu­ra du­ran­te el go­bierno de Jorge Pacheco Are­co en 1968.

Ca­si cin­cuen­ta años des­pués, el Par­ti­do Co­mu­nis­ta pu­so en el Par­la­men­to a la primera se­na­do­ra tran­se­xual, Mi­che­lle Suá­rez. El even­to his­tó­ri­co ter­mi­nó tris­te­men­te. Suá­rez fue for­za­da a re­nun­ciar a su par­ti­do tras com­pro­bar­se que, en su rol de abo­ga­da, fal­si­fi­có fir­mas pa­ra sa­car­le la pa­tria po­tes­tad a un pa­dre.

Por otra par­te, si nos ate­ne­mos a la vo­lun­tad ex­pre­sa­da por los lí­de­res po­lí­ti­cos más im­por­tan­tes, es muy pro­ba­ble que en las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de 2019 el país ten­ga por primera vez en su his­to­ria a una mu­jer en la fór­mu­la ga­na­do­ra.

No obs­tan­te, hay quie­nes sos­tie­nen que la cau­sa fe­mi­nis­ta se está yen­do de ma­dre y que ya no dis­tin­gue en­tre un cán­di­do e in­efi­caz pi­ro­po de un abu­so se­xual.

Que to­do se tra­ta de una vul­gar ven­gan­za de gé­ne­ro de la que par­ti­ci­pan per­so­nas po­co re­pre­sen­ta­ti­vas de la ma­yo­ría de las mu­je­res y con mu­cho tiem­po li­bre pa­ra mi­li­tar por la cau­sa. Que la his­to­ria es pen­du­lar y que, si se la em­pu­ja gro­se­ra­men­te, vol­ve­rá con su peor ca­ra.

Del otro la­do, sos­tie­nen que las mu­je­res si­guen sien­do gol­pea­das fí­si­ca y emo­cio­nal­men­te por par­te de un mun­do pen­sa­do pa­ra be­ne­fi­cio mas­cu­lino. Que se les pa­ga me­nos que a los hom­bres por el mis­mo tra­ba­jo; que se ha avan­za­do un po­co en la “igual­dad de gé­ne­ros”pe­ro que no al­can­za; que la lu­cha es jus­ta y que le­jos está de ha­ber cul­mi­na­do.

Pe­ro, más allá de diag­nós­ti­cos y pro­nós­ti­cos, re­sul­ta evi­den­te que en can­ti­dad de palabras di­chas, ma­ni­fes­ta­cio­nes ca­lle­je­ras, es­pa­cios en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y le­yes con­su­ma­das y por con­su­mar, en es­ta par­te del mun­do y en es­ta cir­cuns­tan­cia, las fe­mi­nis­tas de­ja­ron su se­llo.

“El amor ha si­do el opio de las mu­je­res. Mien­tras no­so­tras amá­ba­mos, los hom­bres go­ber­na­ban”

Ka­te Mi­llet

ES­CRI­TO­RA Y FE­MI­NIS­TA ES­TA­DOU­NI­DEN­SE

“No me pa­re­cía ade­cua­da la ley de cuo­ta (fe­me­ni­na en el Par­la­men­to). La vo­té por el re­cla­mo de las com­pa­ñe­ras”

Luis La­ca­lle Pou

LÍ­DER DEL PAR­TI­DO NA­CIO­NAL

“¡Me dan ga­nas de ir­me y po­ner­me una pe­lu­ca!”

Pe­dro Bor­da­berry

SE­NA­DOR CO­LO­RA­DO DU­RAN­TE LA VO­TA­CIÓN DE LA LEY DE CUO­TA FE­ME­NI­NA

“El peor enemi­go de las mu­je­res es el ta­ba­co”

Ta­ba­ré Váz­quez

PRE­SI­DEN­TE DE LA RE­PÚ­BLI­CA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.