Nin­gu­na mu­jer fue can­di­da­ta con chan­ce

Es po­si­ble que el pe­so de una so­cie­dad que re­le­ga­ba a la mu­jer a po­si­cio­nes se­cun­da­rias, fue­ra in­clu­so asi­mi­la­do por aque­llas va­lien­tes y fir­mes mi­li­tan­tes po­lí­ti­cas, co­mo una re­gla no es­cri­ta

El Observador Fin de Semana - - Opinión -

Ha­ce 80 años que mu­je­res uru­gua­yas lar­ga­ban sus can­di­da­tu­ras en elec­cio­nes na­cio­na­les, con una pos­tu­la­ción sim­bó­li­ca y sin mu­cha chan­ce, pe­ro po­nien­do por primera vez nom­bre y ape­lli­do en las lis­tas. En to­do el tiem­po que ha pa­sa­do des­de aque­lla his­tó­ri­ca vo­ta­ción de mar­zo de 1938 no ha ha­bi­do una mu­jer, al me­nos una, que se lan­za­ra al rue­do con pre­ten­sio­nes pre­si­den­cia­les reales.

Las ex­pli­ca­cio­nes pue­den ser va­rias y la prin­ci­pal ar­gu­men­ta­ción es­ta­rá en el ma­chis­mo rei­nan­te en el mun­do de la po­lí­ti­ca, y más ge­ne­ral en los es­pa­cios de to­ma de de­ci­sio­nes. Pe­ro lo cier­to es que hu­bo mu­je­res fuer­tes, in­clu­so de las que le­van­ta­ban la voz y ha­cían tem­blar a va­rios hom­bres, pe­ro no hu­bo una que se lan­za­ra a la are­na, aun­que más sea pa­ra ver qué pa­sa­ba.

La co­mu­nis­ta Ju­lia Aré­va­lo era du­ra y com­ba­ti­va, tan­to co­mo la sin­di­ca­lis­ta y di­ri­gen­te so­cia­lis­ta Jor­ge­li­na Mar­tí­nez. La co­lo­ra­da batllis­ta Al­ba Ro­ba­llo era po­pu­lar y se ha­cía res­pe­tar, pe­ro tam­po­co se lan­zó. Es po­si­ble que el pe­so de una so­cie­dad que re­le­ga­ba a la mu­jer a po­si­cio­nes se­cun­da­rias, fue­ra in­clu­so asi­mi­la­do por aque­llas va­lien­tes y fir­mes mi­li­tan­tes po­lí­ti­cas, co­mo una re­gla no es­cri­ta.

Al fi­nal de la dic­ta­du­ra, la na­cio­na­lis­ta Cris­ti­na Mae­so fue una ex­pre­sión de de­re­cha blan­ca y no se achi­có an­te la aplas­tan­te ma­yo­ría wil­so­nis­ta que la des­pre­cia­ba, Pe­ro cuan­do fue can­di­da­ta lo hi­zo a la vi­ce­pre­si­den­cia, de­trás de Juan Car­los Pays­sé.

Pa­ra 2014, con su ex­pe­rien­cia co­mo le­gis­la­do­ra, mi­nis­tra y car­gos in­ter­na­cio­na­les, Ana Lía Pi­ñey­rúa, in­ten­tó abrir­se pa­so co­mo pre­can­di­da­ta den­tro de Unidad Na­cio­nal (he­rre­ris­mo y alia­dos), pe­ro sin mu­cha fuer­za.

La his­to­ria es lar­ga y el 2018 que está abrién­do­se ca­mino po­dría te­ner al­gu­na no­ve­dad.

En 1938, la es­cri­to­ra fe­mi­nis­ta Sa­ra Rey Ál­va­rez ha­bía fun­da­do el Par­ti­do In­de­pen­dien­te De­mó­cra­ta Fe­mi­nis­ta, que se pre­sen­tó con la lis­ta 62 y un em­ble­ma que era una ban­de­ra era azul con un sol en el me­dio. Aque­lla lis­ta, cu­rio­sa­men­te, pa­re­cía al ini­cio res­pe­tar la re­gla de la “cuo­ta” del “dos y uno”, por­que es­ta­ba en­ca­be­za­da por Sa­ra Rey, y se­gui­da por Ma­ría Isa­bel Ce­dro, pe­ro lue­go iba un hombre: Pe­dro Lo­rus­so. Y des­pués 11 mu­je­res más. To­das can­di­da­tas a dipu­tadas, na­da más que eso. La si­guien­te elec­ción fue his­tó­ri­ca por­que ga­na­ron ban­cas las pri­me­ras par­la­men­ta­rias.

La primera le­gis­la­do­ra, por cues­tión de días, fue la se­na­do­ra co­lo­ra­da So­fía Ál­va­rez de De­mi­che­li que asu­mió el 10 de fe­bre­ro de 1943, y cin­co días des­pués lo hi­cie­ron en la Cá­ma­ra de Dipu­tados la co­mu­nis­ta Ju­lia Aré­va­lo de Ro­che y la batllis­ta Mag­da­le­na An­to­ne­lli Mo­reno.

Y el 4 de mar­zo, lue­go de cons­ti­tui­do el ga­bi­ne­te mi­nis­te­rial y que el se­na­dor Luis Ma­tiau­de fue de­sig­na­do mi­nis­tro de Sa­lud Pú­bli­ca, Isa­bel Pin­to de Vidal asu­mió co­mo se­na­do­ra por el Par­ti­do Co­lo­ra­do.

La maes­tra trots­kis­ta Zul­ma No­ga­ra fue la primera mu­jer en en­ca­be­zar una lis­ta al Po­der Eje­cu­ti­vo, pe­ro eso fue en 1954 cuan­do no ha­bía car­go de “pre­si­den­te” sino que la au­to­ri­dad era co­le­gia­da: Con­se­jo Na­cio­nal de Go­bierno. Ella fue la primera ti­tu­lar se­gui­da de Al­ber­to Sen­dic y otros cua­tro hom­bres. Pe­ro era un par­ti­do chi­co, mar­gi­nal, el Par­ti­do Obre­ro que ob­tu­vo ape­nas 65 vo­tos. En la elec­ción si­guien­te, la de 1958, vol­vió a en­ca­be­zar la lis­ta del en­ton­ces ya Par­ti­do Obre­ro Re­vo­lu­cio­na­rio (POR) que lue­go se­ría uno de los fun­da­do­res del Fren­te Am­plio y hoy per­ma­ne­ce en la coa­li­ción. Pre­sen­cia tes­ti­mo­nial.

La elec­ción de 1984 tu­vo por ac­ci­den­te la primera mu­jer can­di­da­ta a la Presidencia, aun­que eso fue por­que an­tes de la vo­ta­ción y cuan­do las lis­tas ya es­ta­ban im­pre­sas, mu­rió el candidato Nés­tor Bo­len­ti­ni. Su com­pa­ñe­ra de fór­mu­la Nelly Mar­ga­ri­ta Pé­rez de Li­ma que­dó co­mo la can­di­da­ta de la “Unión Pa­trió­ti­ca (Sal­va­guar­da de la de­mo­cra­cia), pe­ro tam­bién fue tes­ti­mo­nial con 302 vo­tos.

En la si­guien­te elec­ción se ins­cri­bió la primera lis­ta a la Presidencia en­ca­be­za­da por una mu­jer: Nancy Es­pa­san­dín, por el “Par­ti­do Con­ver­gen­cia (So­cia­lis­ta)” con 190 vo­tos.

Des­pués es­tu­vo el ca­so Ma­bel Por­ti­llo por el “Par­ti­do del Sol” en 1994 que tu­vo 2.258 vo­tos y al­gún in­ten­to en pri­ma­rias que no pa­só esa fa­se. Uno fue el de Cons­tan­za Mo­rei­ra que fue pre­can­di­da­ta pre­si­den­cial en 2014, aun­que to­dos sa­bían que Ta­ba­ré Váz­quez te­nía ase­gu­rar la pos­tu­la­ción por el Fren­te Am­plio pa­ra ese año.

Aho­ra los dos par­ti­dos fa­vo­ri­tos pa­ra de­fi­nir la elec­ción de 2019, tie­nen ca­da le­ma una mu­jer dis­pues­ta a dar ba­ta­lla, y tra­ba­jan­do pa­ra ello, Ca­ro­li­na Cos­se en el Fren­te Am­plio y Ve­ró­ni­ca Alonso en el Par­ti­do Na­cio­nal. Pe­ro no la tie­nen na­da fá­cil.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.