Sen­dic, au­ge y caí­da

To­do fue muy ver­ti­gi­no­so. El ca­pi­tal po­lí­ti­co, la for­ma de vida y has­ta la apa­rien­cia per­so­nal de Sen­dic cam­bia­ron en un pif­paf

El Observador - La Renuncia de Sendic - - Tema - LEO­NAR­DO PE­REY­RA twit­ter.com/leo­pe­rey­ra5

Las caí­das due­len más cuan­do más al­to se vue­la, y el vue­lo del re­nun­cian­te vi­ce­pre­si­den­te Raúl Fer­nan­do Sen­dic Ro­drí­guez fue lo su­fi­cien­te­men­te re­le­van­te co­mo pa­ra que el gol­pe re­ci­bi­do le mue­va el es­que­le­to a él y a su fuer­za po­lí­ti­ca, re­pli­que en la es­truc­tu­ra ins­ti­tu­cio­nal del país y re­cuer­de que, mu­chas ve­ces, con­vie­ne an­dar por la vida li­ge­ro de equi­pa­je y ayuno de pe­sa­das he­ren­cias.

Por­que di­fí­cil­men­te Raúl Fer­nan­do Sen­dic hu­bie­ra em­pren­di­do el vue­lo del que se des­pe­ñó en es­tas ho­ras, sin el so­plo de su pa­dre Raúl Sen­dic An­to­nac­cio, el “Be­be”, el mí­ti­co lí­der y gue­rri­lle­ro tu­pa­ma­ro, al que mu­chos evo­ca­ron cuan­do le die­ron pis­ta al hi­jo aho­ra caí­do en des­gra­cia.

Pe­ro, se sa­be, el pe­so de la san­gre pue­de do­tar al he­re­de­ro de una trans­fu­sión de ca­pa­ci­da­des y po­si­bi­li­da­des úni­cas, pe­ro tam­bién pue­de con­ver­tir­se en una pe­sa­da lá­pi­da. Am­bas co­sas ocu­rrie­ron en el ca­so de Raúl Fer­nan­do aun­que, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, la re­la­ción con su mí­ti­co pa­dre fue de to­do me­nos sen­ci­lla y ar­mo­nio­sa.

Cuan­do el lí­der tu­pa­ma­ro ca­yó pre­so en la dé­ca­da de 1970, Raúl Fer­nan­do, hoy de 54 años, era un ni­ño y la re­la­ción con su pa­dre se ci­men­tó úni­ca­men­te en las vi­si­tas que le rea­li­za­ba a la cár­cel de vez en cuan­do.

En su Pay­san­dú na­tal, jun­to a su ma­dre Nil­da y su her­mano Ramiro, Raúl Fer­nan­do co­no­ció la po­bre­za y el pe­so de un ape­lli­do que, por pri­me­ra vez, le ju­ga­ba en con­tra. En me­dio de la po­bre­za y cer­ca­do por una so­cie­dad con­ser­va­do­ra y asus­ta­da por la dic­ta­du­ra, por­tar el ape­lli­do Sen­dic era una con­de­na.

Lue­go, Raúl Fer­nan­do se fue del país ha­cia Cu­ba y, a la dis­tan­cia geo­grá­fi­ca, se le su­ma­ron las di­fe­ren­cias ideo­ló­gi­cas.

En la isla ca­ri­be­ña, así co­mo en Sue­cia, se ha­bían he­cho fuer­tes los de­no­mi­na­dos “seis­pun­tis­tas”, di­ri­gen­tes de­ser­to­res del MLN que, en las cár­ce­les de la dic­ta­du­ra, re­fun­da­ron el Mo­vi­mien­to 26 de mar­zo. Es­te gru­po ba­sa­ba su ideo­lo­gía en seis pun­tos en los que, en­tre otras co­sas, anun­cia­ban su fi­de­li­dad a la Unión So­vié­ti­ca co­mo van­guar­dia de la re­vo­lu­ción mun­dial, y a Cu­ba co­mo fa­ro so­cia­lis­ta del con­ti­nen­te. Ade­más, bus­ca­ban las más pe­que­ñas grie­tas en el pen­sa­mien­to del res­to de la iz­quier­da pa­ra ba­jar­les o su­bir­les el pul­gar apli­can­do su par­ti­cu­lar mi­ra­da del lí­mi­te en­tre lo bur­gués y lo pro­le­ta­rio.

En bue­na par­te de la iz­quier­da,

•••

Di­fí­cil­men­te Raúl Fer­nan­do Sen­dic hu­bie­ra em­pren­di­do el vue­lo del que se des­pe­ñó en es­tas ho­ras, sin el so­plo de su pa­dre Raúl Sen­dic An­to­nac­cio, el “Be­be”, el mí­ti­co lí­der y gue­rri­lle­ro tu­pa­ma­ro, al que mu­chos evo­ca­ron cuan­do le die­ron pis­ta al hi­jo aho­ra caí­do en des­gra­cia.

los seis­pun­tis­tas eran co­no­ci­dos con el apo­do de “los cá­ta­ros”, en re­fe­ren­cia a un gru­po re­li­gio­so que apa­re­ció en Eu­ro­pa en el si­glo X y pre­di­ca­ba un as­ce­tis­mo ra­di­cal.

Raúl Fer­nan­do ad­hi­rió con fer­vor a la pu­re­za ideo­ló­gi­ca del mo­vi­mien­to 26 de Mar­zo, cor­tan­do ama­rras de­fi­ni­ti­vas con su pa­dre quien, has­ta el fi­nal de sus días, si­guió abre­van­do de la ver­tien­te más he­te­ro­do­xa del mo­vi­mien­to gue­rri­lle­ro que ha­bía ayu­da­do a fun­dar.

El jo­ven di­ri­gen­te del 26 de Mar­zo vol­vió a Uru­guay jun­to con la de­mo­cra­cia y la re­la­ción con su pa­dre si­guió sien­do es­ca­sa. Sen­dic An­to­nac­cio mu­rió en 1989 en Fran­cia a dón­de ha­bía via­ja­do pa­ra tra­tar­se de una ra­ra en­fer­me­dad. En ese mis­mo año, Raúl Fer­nan­do se pre­sen­tó co­mo can­di­da­to a edil por el 26 de Mar­zo pe­ro no tu­vo suer­te. La si­guien­te dé­ca­da lo en­con­tró di­ri­gien­do el se­ma­na­rio La Ju­ven­tud – ór­gano de pren­sa del 26 de Mar­zo– y alen­tan­do jun­to a sus com­pa­ñe­ros seis­pun­tis­tas las po­si­cio­nes más ra­di­ca­les de la iz­quier­da.

En 1999 lle­gó a la Cá­ma­ra de Dipu­tados tras un acuer­do con el Mo­vi­mien­to de Par­ti­ci­pa­ción Po­pu­lar (MPP) li­de­ra­do por Jo­sé Mu­ji­ca, quien ya des­pun­ta­ba co­mo el cau­di­llo po­pu­lar que le la­va­ría la ca­ra al mo­vi­mien­to tu­pa­ma­ro y le gran­jea­ría un mon­tón de vo­tos al Fren­te Am­plio.

Par­ti­ci­pan­tes de aquel pac­to se­ña­la­ron a El Ob­ser­va­dor que Sen­dic sen­tía una es­pe­cie de “ti­ro­neo” y “va­ci­la­ba” acer­ca de su fu­tu­ro po­lí­ti­co. Se pre­gun­ta­ba, di­cen, qué hu­bie­ra he­cho su pa­dre en esa si­tua­ción, y creía que si “El Be­be” es­tu­vie­ra con­du­cien­do a los tu­pa­ma­ros es­tos –tal vez– ha­brían adop­ta­do un ca­mino más “ra­di­cal” fren­te a la co­yun­tu­ra po­lí­ti­ca.

Al mis­mo tiem­po, ha­cía bue­nas mi­gas con Ta­ba­ré Váz­quez, a quien in­vi­ta­ba pa­ra que di­vul­ga­ra su pa­la­bra a tra­vés de CX 36 Cen­te­na­rio, la ra­dio pro­pie­dad del 26 de Mar­zo. Era, di­cen al­gu­nos com­pa­ñe­ros de en­ton­ces, una cir­cuns­tan­cia en la que Sen­dic se sen­tía pleno. Es­ta­ba en la Cá­ma­ra de Dipu­tados, el di­ne­ro de los ne­go­cios del 26 de Mar­zo le per­mi­tían te­ner en sus ma­nos me­dios de pren­sa en la que pro­pa­la­ba sus ideas –la 36 era la ra­dio pre­fe­ri­da por la mi­li­tan­cia de iz­quier­da– y se mos­tra­ba in­tran­si­gen­te en sus ideas, hon­ran­do aque­lla “pu­re­za” ideo­ló­gi­ca de los “cá­ta­ros” po­lí­ti­cos.

Im­pla­ca­ble con sus ad­ver­sa­rios –pi­dió re­cu­rren­te­men­te la re­nun­cia del pre­si­den­te Jor­ge Batlle du­ran­te la cri­sis de 2002– in­clu­so sus alia­dos del MLN, am­plia­do en el MPP, que­da­ron ubi­ca­dos a su dies­tra.

Tan­to que en las elec­cio­nes de 2004 de­ci­dió rom­per con los vie­jos com­pa­ñe­ros de su pa­dre y se lan­zó so­lo con su 26 de Mar­zo. Pe­ro el vue­lo fue cor­ti­to, los vo­tos no le die­ron pa­ra re­no­var su ban­ca y Sen­dic se dio con­tra el sue­lo. Los com­pa­ñe­ros que lo ro­dea­ban en­ton­ces di­cen que Raúl Fer­nan­do no te­nía to­da­vía en su ca­be­za la idea de ac­ce­der a lu­ga­res de mucho pri­vi­le­gio, pe­ro le te­mía al os­tra­cis­mo po­lí­ti­co y a no es­tar a la al­tu­ra de su pe­dri­grí re­vo­lu­cio­na­rio.

Váz­quez, aquel di­ser­tan­te de CX 36 con­ver­ti­do en pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, le agra­de­ció los mi­nu­tos al ai­re con la vi­ce­pre­si­den­cia de ANCAP e, im­pre­vis­ta­men­te, el hi­jo de Sen­dic em­pe­zó a ca­rre­tear de nue­vo cuan­do pa­re­cía que ha­bía que­da­do en la vía.

En las elec­cio­nes de 2009 ya ha­bía ar­ma­do su pro­pio sec­tor, la lis­ta 711, cu­yo le­ma lle­va­ba su nom­bre pe­ro, en reali­dad, evo­ca­ba la fi­gu­ra de su pa­dre: “Por la sen­da de Raúl Sen­dic”.

La lis­ta 711 ob­tu­vo una so­la ban­ca en la Cá­ma­ra de Dipu­tados pe­ro, con la lle­ga­da de Mu­ji­ca a la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca, la bue­na es­tre­lla de Raúl Fer­nan­do se en­cen­dió co­mo nun­ca an­tes.

Mu­ji­ca lo arro­pó co­mo si se tra­ta­ra de un hi­jo po­lí­ti­co, lo de­sig­nó en la pre­si­den­cia de ANCAP y le trans­mi­tió, a los vie­jos y nue­vos tu­pa­ma­ros, que Sen­dic se­ría el he­re­de­ro, ya no de sus es­ca­sos bie­nes, pe­ro sí de su ca­pi­tal po­lí­ti­co.

En abril de 2011, Mu­ji­ca con­vo- có a los su­yos a “blin­dar” a Raúl Fer­nan­do y, aun­que se en­con­tró con una fuer­te re­sis­ten­cia en el MPP, lo­gró el co­me­ti­do. Por aque­llos días, Váz­quez co­men­ta­ba que le “en­can­ta­ría” te­ner a Sen­dic co­mo com­pa­ñe­ro de fór­mu­la y eran mi­les los se­gui­do­res de una pá­gi­na de Fa­ce­book en la que se in­vi­ta­ba a los ci­ber­nau­tas a par­ti­ci­par del fu­tu­ro a tra­vés de la con­sig­na “Co­noz­ca­mos más del pró­xi­mo pre­si­den­te”.

En 2014 Sen­dic se con­vir­tió en vi­ce­pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca acom­pa­ñan­do a Váz­quez, y su gru­po cre­ció has­ta con­ver­tir­se en una de las prin­ci­pa­les co­lum­nas del Fren­te Am­plio.

To­do fue muy ver­ti­gi­no­so. El ca­pi­tal po­lí­ti­co, la for­ma de vida y has­ta la apa­rien­cia per­so­nal de Sen­dic cam­bia­ron en un pif­paf. Aquel ra­di­cal, que en fotos de ha­ce no mu­chos años apa­re­cía con una mo­des­ta cam­pe­ra y lu­cien­do un tu­pi­do bi­go­te, se afei­tó, mo­de­ró sus pro­pues­tas, se cal­zó un tra­je ele­gan­te y se ro­deó de guar­daes­pal­das.

A quie­nes le ha­cían no­tar el cam­bio en las ideas y en el guar­da­rro­pa, Sen­dic les in­si­nua­ba que no te­nía que ex­hi­bir el car­né de re­vo­lu­cio­na­rio an­te na­die. Al­can­za­ba con goo­glear su ape­lli­do pa­ra men­su­rar las en­tra­das que ha­bla­ban de cár­ce­les, exilio y ba­las.

El res­to de la his­to­ria es­tá muy fres­ca. Las de­nun­cias en la Jus­ti­cia por su ges­tión en ANCAP, el tí­tu­lo que di­jo te­ner y no tie­ne, los gas­tos con una tar­je­ta de cré­di­to del Es­ta­do que lo de­ja­ron al bor­de del no­caut, el aban­dono de sus pro­pios com­pa­ñe­ros, y el dic­ta­men con­de­na­to­rio del tri­bu­nal de éti­ca del Fren­te Am­plio lo arras­tra­ron a la re­nun­cia fi­nal.

Hoy las agen­cias de no­ti­cias in­ter­na­cio­na­les ha­blan de ese Sen­dic que, con su de­ci­sión, mar­có un hi­to en la his­to­ria ins­ti­tu­cio­nal del país. Hoy, cuan­do se di­ce Sen­dic, se pien­sa an­tes en el vi­ce­pre­si­den­te re­nun­cian­te Sen­dic Ro­drí­guez que en Sen­dic An­to­nac­cio, aquel gue­rri­lle­ro que con­du­jo a los tu­pa­ma­ros cin­cuen­ta años atrás. Fi­nal­men­te, la fa­ma del hi­jo su­peró a la del pa­dre. La his­to­ria tie­ne esas vuel­tas pa­ra­dó­ji­cas y crue­les.

•••

Hoy, cuan­do se di­ce Sen­dic, se pien­sa an­tes en el vi­ce­pre­si­den­te re­nun­cian­te Sen­dic Ro­drí­guez que en Sen­dic An­to­nac­cio, aquel gue­rri­lle­ro que con­du­jo a los tu­pa­ma­ros cin­cuen­ta años atrás. Fi­nal­men­te, la fa­ma del hi­jo su­peró a la del pa­dre.

•••

En las elec­cio­nes de 2004 de­ci­dió rom­per con los vie­jos com­pa­ñe­ros de su pa­dre y se lan­zó so­lo con su 26 de Mar­zo. Pe­ro el vue­lo fue cor­ti­to, los vo­tos no le die­ron pa­ra re­no­var su ban­ca y Sen­dic se dio con­tra el sue­lo.

D.BATTISTE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.