El día des­pués: Jo­sé Mu­ji­ca ga­na po­der en el go­bierno

To­po­lansky en la vi­ce pue­de me­jo­rar dis­ci­pli­na par­la­men­ta­ria pe­ro com­pli­car de­ci­sio­nes de Váz­quez

El Observador - La Renuncia de Sendic - - Entrevista - MAR­TÍN VIGGIANO twit­ter.com/mar­tin­vig­giano

Si se asu­me que la nue­va vi­ce­pre­si­den­ta de Uru­guay se­rá la se­na­do­ra Lu­cía To­po­lansky, el cam­bio pue­de ge­ne­rar re­per­cu­sio­nes pro­fun­das en la di­ná­mi­ca del go­bierno. El as­cen­so del Mo­vi­mien­to de Par­ti­ci­pa­ción Po­pu­lar (MPP) a pre­si­dir la Asam­blea Ge­ne­ral y ser su­plen­te del pre­si­den­te Ta­ba­ré Váz­quez pue­de te­ner con­se­cuen­cias en la di­ná­mi­ca ac­tual de la ad­mi­nis­tra­ción. Pa­ra em­pe­zar, To­po­lansky es, a los efec­tos prác­ti­cos, co­mo si el ex­pre­si­den­te Jo­sé Mu­ji­ca (2010-2015) es­tu­vie­ra en la vi­ce­pre­si­den­cia. Por lo tan­to su ac­cio­nar, por más in­de­pen­den­cia que ten­ga, se­rá en sin­to­nía con lo que pien­se y di­ga Mu­ji­ca.

To­po­lansky es una di­ri­gen­te con mu­cha ex­pe­rien­cia de ne­go­cia­ción en el Par­la­men­to. Tie­ne, a di­fe­ren­cia de Sen­dic, años en el Se­na­do y eso le pue­de ser­vir pa­ra zur­cir los acuer­dos que el has­ta aho­ra vi­ce­pre­si­den­te no pu­do al­can­zar.

Des­de el pun­to de vis­ta de Váz­quez, es­to úl­ti­mo pue­de ser po­si­ti­vo. Es es­pe­ra­ble que el puen­te que aho­ra sig­ni­fi­ca el MPP en la vi­ce­pre­si­den­cia ge­ne­ra un víncu­lo Eje­cu­ti­vo-Le­gis­la­ti­vo más flui­do. Aun­que tam­po­co se de­ben des­es­ti­mar an­te­ce­den­tes de ro­ces en­tre Váz­quez y To­po­lansky, co­mo cuan- do en 2005 el man­da­ta­rio ve­tó la po­si­bi­li­dad de que la se­na­do­ra asu­mie­ra en el mi­nis­te­rio de Vi­vien­da.

“Lo más im­por­tan­te es te­ner una vi­ce­pre­si­den­cia que fun­cio­ne co­mo tal; eso es cla­ve”, di­jo a El Ob­ser­va­dor el doc­tor en cien­cia po­lí­ti­ca, Adol­fo Gar­cé. Pa­ra el ana­lis­ta, sin em­bar­go, el as­cen­so de To­po­lansky pue­de ge­ne­rar efec­tos ne­ga­ti­vos pa­ra los in­tere­ses del go­bierno. A jui­cio de Gar­cé, pa­ra los in­tere­ses de Váz­quez, del mi­nis­tro de Eco­no­mía y Fi­nan­zas, Da­ni­lo As­to­ri, y del can­ci­ller, Ro­dol­fo Nin, “no es lo ideal” que el MPP in­cre­men­te su po­der. En te­mas co­mo la po­lí­ti­ca ex­te­rior y la eco­nó­mi­ca, el sec­tor de Mu­ji­ca ha mar­ca­do dis­cre­pan­cias que aho- ra, en una po­si­ción más re­le­van­te, pue­de ha­cer­la pe­sar.

“De to­das for­mas, en tér­mi­nos del fun­cio­na­mien­to del go­bierno, la sa­li­da de Sen­dic po­ne pun­to fi­nal a la cri­sis y re­pa­ra un puen­te ro­to que ha­bía con el Par­la­men­to”, agre­gó Gar­cé.

Por otra par­te, la sa­li­da de Sen­dic y la asun­ción de To­po­lansky

LO DI­JO

“La re­nun­cia de Sen­dic pue­de ser pa­ra el FA otro ‘sus­to que des­pier­te al ma­ma­do’”. Adol­fo Gar­cé PO­LI­TÓ­LO­GO

ge­ne­ra un cam­bio en la ban­ca­da del Fren­te Am­plio en el Se­na­do. Has­ta hoy, la lis­ta 711 te­nía dos se­na­do­res más el vo­to del vi­ce­pre­si­den­te. Al re­nun­ciar Sen­dic, o bien asu­me él su ban­ca u otro di­ri­gen­te de su sec­tor, pe­ro en to­do ca­so su re­pre­sen­ta­ción se re­du­ce a dos le­gis­la­do­res. En cam­bio el MPP ga­na uno y pa­sa a te­ner sie­te de los 14 se­na­do­res del FA. Eso pa­sa por­que en lu­gar de To­po­lansky asu­mi­ría Char­les Ca­rre­ra, di­ri­gen­te del MPP que hoy ocu­pa la Se­cre­ta­ría Ge­ne­ral del Mi­nis­te­rio del Interior.

Otro “sus­to pa­ra el ma­ma­do”

Si bien es­te sá­ba­do se es­pe­cu­la­ba con una re­be­lión de los le­gis­la­do­res de la 711, ello fue des­car­ta­do y lo más pro­ba­ble es que aho­ra el FA cie­rre fi­las pa­ra sa­lir a flo­te de es­ta cri­sis. “Es­te es otro sus­to que des­pier­ta al ma­ma­do. Es una cri­sis bru­tal sin pre­ce­den­tes des­de la res­tau­ra­ción de­mo­crá­ti­ca”, con­si­de­ró Gar­cé. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.