Pin y ver­de

El vi­ce­pre­si­den­te ter­mi­nó re­nun­cian­do por no po­der jus­ti­fi­car an­te el tri­bu­nal del FA gas­tos de po­ca mon­ta

El Observador - La Renuncia de Sendic - - Tema -

El vi­ce­pre­si­den­te Raúl Sen­dic ca­yó por no po­der ex­pli­car an­te el Tri­bu­nal de Con­duc­ta Po­lí­ti­ca (TCP) del Fren­te Am­plio gas­tos por po­co más de $ 20.000 y US$ 295. Eso lle­vó al ór­gano éti­co del oficialismo a con­si­de­rar que “la cuan­tía de una mal­ver­sa­ción y el gra­do de en­ri­que­ci­mien­to tie­nen im­por­tan­cia só­lo re­la­ti­va”. “Un en­ri­que­ci­mien­to in­de­bi­do de mon­to po­co im­por­tan­te es tam­bién una vio­la­ción de prin­ci­pios que de­ben con­si­de­rar­se fun­da­men­ta­les”, con­clu­yó el dic­ta­men.

La con­tun­den­cia de esas afir­ma­cio­nes le dan a la Fis­ca­lía –que in­ves­ti­ga a Sen­dic por su ges­tión en ANCAP– ele­men­tos muy con­cre­tos pa­ra acu­sar­lo por con­duc­tas de­lic­ti­vas. Ade­más, cuan­do Sen­dic de­cla­re an­te la Jus­ti­cia, en apro­xi­ma­da­men­te un mes, ya no ten­drá fue­ros. Los per­de­rá es­ta se­ma­na una vez que for­ma­li­ce su re­nun­cia an­te el Par­la­men­to.

El TCP sub­ra­yó que Sen­dic tu­vo “di­fi­cul­tad o im­po­si­bi­li­dad de di­lu­ci­dar” los gas­tos que reali­zó.

En los dos pe­río­dos en los que es­tu­vo en ANCAP, en­tre 2005 y 2008 co­mo director, y en­tre 2010 y 2013 co­mo pre­si­den­te, Sen­dic pa­só las tar­je­tas cor­po­ra­ti­vas de ANCAP (Vi­sa y Mas­ter Card) 396 ve­ces.

En el pri­mer pe­río­do lo hi­zo

76 ve­ces, y en el se­gun­do – en­tre 2010 y 2013– efec­tuó 320 com­pras. Jus­ta­men­te de ellas, hay una trein­te­na, que van des­de ro­pa has­ta su­per­mer­ca­dos y com­pras de elec­tro­do­més­tios y son las que el vi­ce­pre­si­den­te no pu­do jus­ti­fi­car. Esos da­tos sur­gen de un pe­di­do de ac­ce­so a la in­for­ma­ción pú­bli­ca que reali­zó el se­ma­na­rio Bús­que­da y que pu­bli­có el 8 de ju­nio pa­sa­do, y que tam­bién ha­bían for­mu­la­do las pe­rio­dis­tas Pa­tri­cia Ma­drid y Viviana Rug­gie­ro pa­ra el li­bro “Sen­dic, la ca­rre­ra del hi­jo pró­di­go”. Ese día en el pro­gra­ma Así nos va de Car­ve, las pe­rio­dis­tas in­for­ma­ron que Sen­dic gas­tó en to­tal US$ 38 mil y $539 mil con las tar­je­tas cor­po­ra­ti­vas.

Al ana­li­zar esos gas­tos, el TCP pu­so el fo­co en cua­tro com­pras rea­li­za­das en Chica­go (Es­ta­dos Uni­dos) por US$ 295 en mar­zo de 2012 y otra en la mue­ble­ría Di­vino por $ 6.745. “Pre­gun­ta­do so­bre qué ha­bía com­pra­do allí, di­jo que no lo re­cor­da­ba, y des­pués co­men­tó por dos ve­ces: ‘me pa­re­ce muy ra­ra esa com­pra en Di­vino’, ‘a mí me pa­re­ce muy ra­ra esa com­pra’”.

So­bre las com­pras rea­li­za­das en su­per­mer­ca­dos, el tri­bu­nal di­jo que Sen­dic dio ex­pli­ca­cio­nes “con­tra­dic­to­rias” y que “cual­quie­ra que sea la ver­dad (...) ha que­da­do co­mo ex­pli­ca­ción pú­bli­ca, nun­ca rec­ti­fi­ca­da, un re­la­to que su­po­ne una cra­sa irre­gu­la­ri­dad en el uso de la tar­je­ta”.

Él ha­bía di­cho que so­lo re­cor­da­ba una en el mar­co de una reunión con el equi­po ge­ren­cial en la que “se man­dó ha­cer una com­pra”. Sin em­bar­go, el TCP le pre­gun­tó si el fun­cio­na­rio a quien se man­dó a efec­tuar esa com­pra fir­mó por él o co­no­cía el có­di­go nu­mé­ri­co de la tar­je­ta. Sen­dic tu­vo que ad­mi­tir fi­nal­men­te que no se en­vió a na­die, sino que fue él per­so­nal­men­te. Se tra­ta de una com­pra de $ 2.364 rea­li­za­da en se­tiem­bre de 2010, a la que se su­mó otra de $ 399 el mes si­guien­te y otra de $ 2.035 en ma­yo de 2011.

Con res­pec­to a las com­pras rea­li­za­das en Chica­go el 3 y 4 de mar­zo en una tien­da de elec­tró­ni­ca Ve­ri­zon (US$ 85,59), un co­mer­cio de ro­pa Bur­ling­ton (US$ 120,38), la tien­da Macy’s (US$ 43,79) y un lo­cal de sou­ve­nirs de la ca­de­na Bye Bye Chica­go (US$ 45,14), Sen­dic ex­pre­só: “No sé, la ver­dad, no sé, no ten­go ni idea de có­mo se hi­zo, la ver­dad que no lo sé”.

Sen­dic se que­jó tam­bién de que se mi­ra­ra con lu­pa sus gas­tos y no los de los res­tan­tes di­rec­to­res, pe­ro, al me­nos con la tar­je­ta Vi­sa –la úni­ca en la que se co­no­ce el de­ta­lle de los es­ta­dos de cuen­tas– sur­ge que los gas­tos de res­tan­tes je­rar­cas se ajus­ta­ron a lo que es una tar­je­ta cor­po­ra­ti­va: bá­si­ca­men­te al­muer­zos y re­ga­los em­pre­sa­ria­les, alojamientos en ho­te­les y tras­la­dos.

Tam­bién di­jo en su de­fen­sa que de­vol­vió gas­tos. Sin em­bar­go, el tri­bu­nal se­ña­ló que las úni­cas cin­co de­vo­lu­cio­nes de di­ne­ro que hi­zo no coin­ci­den con es­tos gas­tos sos­pe­cho­sos. Pa­ra el tri­bu­nal un agra­van­te im­por­tan­te es que in­cum­plió el re­gla­men­to que él mis­mo creó pa­ra “poner fin a la fal­ta de con­trol que ha­bía im­pe­ra­do an­tes”, se­gún sus pro­pias ex­pli­ca­cio­nes. La re­gla­men­ta­ción apro­ba­da en mar­zo de 2011 obli­ga­ba a ca­da director a efec­tuar men­sual­men­te sus com­pro­ban­tes de pa­go, que se con­ser­va­rían du­ran­te 20 años. “Ello acen­túa su pro­pia res­pon­sa­bi­li­dad por­que su con­di­ción de pre­si­den­te lo obli­ga­ba a ha­cer cum­plir la nor­ma ade­más de cum­plir­la él mis­mo”, con­clu­yó el tri­bu­nal. •

G.ZA­MO­RA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.