El re­no­va­dor que se que­dó sin oxí­geno en el go­bierno

La caí­da en des­gra­cia de Sen­dic lo ais­ló y lo pu­so en un rol tes­ti­mo­nial en el go­bierno

El Observador - La Renuncia de Sendic - - Tema - MAR­TÍN NATALEVICH twit­ter.com/mna­ta­lev

Jo­sé Mu­ji­ca, aún sien­do pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, lo abra­zó y de ahí en más fue to­do subida pa­ra Raúl Sen­dic. El ex­pre­si­den­te des­ta­ca­ba su ju­ven­tud y com­pro­mi­so y ba­jo el pa­ra­guas de la re­no­va­ción lo pu­so a com­ba­tir en pri­me­ra línea con to­dos los pre­ten­dien­tes que que­rían acom­pa­ñar a Ta­ba­ré Váz­quez.

La ba­ta­lla no pre­sen­ta­ba de­ma­sia­da di­fi­cul­tad. El Mo­vi­mien­to de Par­ti­ci­pa­ción Po­pu­lar (MPP) era la prin­ci­pal fuer­za den­tro del Fren­te Am­plio y Sen­dic se trans­for­mó rá­pi­do en la me­jor al­ter­na­ti­va que se le ofre­cía al ac­tual pre­si­den­te.

Sen­dic tu­vo su pri­me­ra cam­pa­ña pre­si­den­cial. Pe­ro en ju­nio de 2014 po­cos po­dían su­po­ner que po­si­ble­men­te esa fue­ra la úl­ti­ma. De he­cho, la ló­gi­ca que im­pe­ra­ba era la con­tra­ria: la jo­ven pro­me­sa que ha­bía li­de­ra­do ANCAP se ca­ta­pul­ta­ría a la pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca des­de el Se­na­do y, qui­zás, so­lu­cio­na­ría la re­no­va­ción fren­team­plis­ta de ca­ra al 2019.

Y los seis me­ses que co­rrie­ron des­de el 1º de mar­zo de 2015 iban en esa línea. El vi­ce­pre­si­den­te era to­do lo que el Eje­cu­ti­vo po­día desear: un ne­xo con la ban­ca­da de se­na­do­res del Fren­te Am­plio y tam­bién de la opo­si­ción; el hom­bre que de­fen­día la agen­da y la po­si­ción del Eje­cu­ti­vo en el Par­la­men­to. Hay se­na­do­res que re­cuer­dan esos pri­me­ros me­ses de Sen­dic con en­tu­sias­mo. El vi­ce­pre­si­den­te es­ta­ba ac­ti­vo y con ini­cia­ti­va.

Has­ta que se vo­tó la co­mi­sión in­ves­ti­ga­do­ra par­la­men­ta­ria por ANCAP y ahí co­men­zó a ir to­do en ba­ja­da. “Yo mis­mo pro­pu­se que la in­ves­ti­ga­ción se cons­ti­tu­ye­ra por­que pien­so –a pe­sar de que al­gu­nos me di­cen que fui un in­ge­nuo– que era bueno que se crea­ra una co­mi­sión in­ves­ti­ga­do­ra pa­ra ana­li­zar esa ges­tión”, di­jo Sen­dic en Sub­ra­ya­do es­te año, po­cos días des­pués de com­pa­re­cer an­te el Tri­bu­nal de Con­duc­ta Po­lí­ti­ca del Fren­te Am­plio.

Des­de agos­to de 2015 en ade­lan­te un día sí, y otro tam­bién, com­pa­re­cían per­so­nas an­te ese cuer­po le­gis­la­ti­vo pa­ra ofre­cer un tes­ti­mo­nio que com­pro­me­tía al je­rar­ca. Una de las pri­me­ras vo­ces que em­bre­tó al lí­der de la 711 fue la del mi­nis­tro de Eco­no­mía, Da­ni­lo As­to­ri.

Los dos años que hu­bo en­tre ese he­cho y la re­nun­cia de Sen­dic a la vi­ce­pre­si­den­cia fue un tro­pe­zón tras otro. Con ca­da caí­da, la otro­ra pro­me­sa elec­to­ral del Fren­te Am­plio que­da­ba un po­co más so­lo en el go­bierno y en el par­ti­do.

Con el tiem­po, Sen­dic pa­só a te­ner un rol ca­si tes­ti­mo­nial. De­jó de asis­tir a las reunio­nes de coor­di­na­ción con los otros par­ti­dos –un ám­bi­to que él mis­mo ha­bía im­pul­sa­do– y aun­que en la fo­to de los con­se­jos de mi­nis­tros abier­tos si­guió apa­re­cien­do al la­do de Váz­quez, el vi­ce­pre­si­den­te ya no ope­ra­ba co­mo ese ne­xo que se ha­bía mos­tra­do tan útil. El cam­bio da­ñó el víncu­lo en­tre el Eje­cu­ti­vo y la ban­ca­da de se­na­do­res del Fren­te Am­plio.

Sin agen­da pro­pia y sin in­vo­lu­crar­se de­ma­sia­do en las ta­reas de go­bierno, las úni­cas no­ti­cias que sa­lían a la luz so­bre el vi­ce­pre­si­den­te se trans­for­ma­ban en es­cán­da­los en los que es­ta­ba en jue­go la éti­ca y la re­gu­la­ri­dad en la ges­tión. Sen­dic tam­bién fue no­ve­dad a par­tir de los nu­me­ro­sos via­jes que hi­zo al ex­te­rior.

En sus dos pri­me­ros años de ges­tión, el vi­ce­pre­si­den­te reali­zó 14 via­jes del país en los que es­tu­vo 82 días en el ex­te­rior, se­gún un re­le­va­mien­to que hi­zo El Ob­ser­va­dor en abril de es­te año cru­zan­do da­tos de re­gis­tros ofi­cia­les del Par­la­men­to y Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca. La ci­fra su­pera am­plia­men­te a la de to­dos sus an­te­ce­so­res des­de la vuel­ta a la de­mo­cra­cia.

En­tre esas mi­sio­nes es­tu­vo el po­lé­mi­co via­je a Zam­bia, en el que Sen­dic gas­tó US$ 11.041 en­tre pa­sa­jes y viá­ti­cos. El vi­ce­pre­si­den­te via­jó tam­bién a Ar­gen­ti­na, Co­lom­bia, Ecua­dor, Cu­ba, Bél­gi­ca, Congo, Ru­sia, Du­bái, Ara­bia Sau­di­ta, Ita­lia y Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na.

Asis­tió a cum­bres de Ce­lac (Co­mu­ni­dad de Es­ta­dos La­ti­noa­me­ri­ca­nos y Ca­ri­be­ños), a la Unión In­ter­par­la­men­ta­ria y dis­tin­tas reunio­nes de je­fes de Es­ta­do. Tam­bién fue en­via­do co­mo re­pre­sen­tan­te del go­bierno a ce­le­bra­cio­nes, di­fe­ren­tes aniver­sa­rios e in­clu­so al se­pe­lio del lí­der cu­bano Fi­del Cas­tro. A Cu­ba, de he­cho, ha­bía ido an­tes pa­ra en­ca­be­zar la de­le­ga­ción uru­gua­ya que par­ti­ci­pó de la fe­ria del li­bro. Sen­dic vi­si­tó ade­más a las tro­pas uru­gua­yas que sir­ven pa­ra ONU en mi­sio­nes de paz en el Congo, y par­ti­ci­pó en Ro­ma de la lec­tu­ra de sen­ten­cia a mi­li­ta­res uru­gua­yos acu­sa­dos de par­ti­ci­par en la re­pre­sión de la dic­ta­du­ra (1973-1985).

Pe­ro se­gu­ra­men­te na­da de eso que­da­rá en el re­cuer­do cuan­do se cuen­te la his­to­ria del vi­ce­pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca. •

Con ca­da caí­da, la otro­ra pro­me­sa elec­to­ral del Fren­te Am­plio que­da­ba un po­co más so­lo en el go­bierno y en el par­ti­do.

•••

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.