Iz­quier­da y co­rrup­ción

La res­pues­ta del Fren­te Am­plio an­te es­tos ca­sos ha cam­bia­do con el tiem­po y las reac­cio­nes an­te ac­tos irre­gu­la­res son ca­da vez me­nos ful­mi­nan­tes

El Observador - La Renuncia de Sendic - - Tema - DIE­GO CA­YO­TA twit­ter.com/Die­goCa­yo­ta a

Po­dre­mos me­ter la pa­ta pe­ro no la mano en la la­ta, y al que la me­ta se la cor­ta­mos”, di­jo Ta­ba­ré Váz­quez cuan­do asu­mió co­mo in­ten­den­te de Mon­te­vi­deo en 1990. La frase la re­pi­tió en 2004, en la cam­pa­ña que lo lle­va­ría a su pri­mer man­da­to co­mo pre­si­den­te. Era ca­si un es­lo­gan. Pa­ra el Fren­te Am­plio, la co­rrup­ción era uno de los te­mas en los que se di­fe­ren­cia­ría de los par­ti­dos tra­di­cio­na­les al lle­gar al go­bierno.

Y así fue en el ini­cio. En el go­bierno mu­ni­ci­pal de Váz­quez (1990-1995) un ma­ne­jo des­pro­li­jo de di­ne­ro le cos­tó el car­go a los di­rec­to­res de la intendencia Car­los Coi­tin­ho, Was­hing­ton Pu­chet­ta, Be­naj­mín Li­be­roff y Daniel Me­sa. Sin du­dar­lo, Váz­quez los re­mo­vió de su car­go aun­que le­jos es­ta­ba de ti­pi­fi­car­se un de­li­to.

En 2003, el Tri­bu­nal de Con­duc­ta Po­lí­ti­ca del FA con­si­de­ró que Ma­rio Areán, se­cre­ta­rio pri­va­do del en­ton­ces in­ten­den­te de Mon­te­vi­deo, Ma­riano Ara­na, era “un ope­ra­dor po­lí­ti­co con am­plias po­si­bi­li­da­des de in­ter­cam­bio de fa­vo­res” con “em­pre­sa­rios po­de­ro­sos” lue­go de la ad­ju­di­ca­ción de la ca­fe­te­ría del atrio del Pa­la­cio Mu­ni­ci­pal a la con­fi­te­ría y de la li­ci­ta­ción ga­na­da por W Loun­ge en el Par­que Ro­dó. La Jus­ti­cia in­ves­ti­gó el he­cho pe­ro ar­chi­vó la cau­sa por fal­ta de mé­ri­tos. Sin em­bar­go, Areán re­nun­ció a su car­go por­que, se­gún di­jo, es­ta­ba “har­to de los ata­ques co­bar­des” con­tra él y Ara­na.

Pe­ro pa­sa­ron los años en el ejer­ci­cio del po­der y las reac­cio­nes de los “com­pa­ñe­ros” an­te ac­tos irre­gu­la­res o has­ta ile­ga­les ca­da vez son me­nos ful­mi­nan­tes, so­bre to­do con aque­llos que ocu­pan al­tos car­go de go­bierno.

Bengoa, Ni­co­li­ni y Plu­na

En di­ciem­bre de 2007, el director de ca­si­nos mu­ni­ci­pa­les, Juan Car­los Bengoa, se con­ver­ti­ría en el pri­mer pro­ce­sa­do con pri­sión del Fren­te Am­plio impu­tado por los de­li­tos de frau­de, con­cu­sión y con­jun­ción del in­te­rés pú­bli­co con el pri­va­do lue­go de co­me­ter di­ver­sas irre­gu­la­ri­da­des en el arren­da­mien­to de slots.

El mi­nis­tro de Eco­no­mía y lí­der de Asam­blea Uru­guay, Da­ni­lo As­to­ri, de­fen­dió la inocen­cia del di­ri­gen­te de su sec­tor has­ta el úl­ti­mo mi­nu­to. Re­cién en 2014 en una en­tre­vis­ta con Océano FM re­co­no­ció que esa de­fen­sa ha­bía si­do un error. El Ple­na­rio Na­cio­nal del par­ti­do de go­bierno le sus­pen­dió la afi­lia­ción de por vida a Bengoa.

Ese mis­mo año la Jus­ti­cia ab­sol­vió de cul­pa al ex­se­na­dor Leo­nar­do Ni­co­li­ni (MPP), quien uti­li­zó un car­né de asis­ten­cia en hos­pi­ta­les pú­bli­cos pa­ra po­der ser ope­ra­do en uno. No obs­tan­te, la Jus­ti­cia en­ten­dió que el ex­par­la­men­ta­rio no per­si­guió nin­gún fin de lu­cro pues­to que pa­gó la in­ter­ven­ción de su bol­si­llo. El Tri­bu­nal de Con­duc­ta del Fren­te Am­plio re­sol­vió ar­chi­var el ca­so pe­ro Ni­co­li­ni ya ha­bía si­do obli­ga­do a re­nun­ciar a su sec­tor po­lí­ti­co y no vol­vió a ocu­par car­gos de re­le­van­cia en la ac­ti­vi­dad po­lí­ti­ca.

En 2010, el fis­cal Luis Ba­jac pi­dió el pro­ce­sa­mien­to sin pri- sión de Ro­dol­fo Nin No­voa por un de­li­to de “fal­si­fi­ca­ción ideo­ló­gi­ca por un par­ti­cu­lar” por no ha­ber men­cio­na­do en su de­cla­ra­ción ju­ra­da de 2007, co­mo vi­ce­pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, su par­ti­ci­pa­ción en una so­cie­dad ru­ral en Ce­rro Lar­go que in­te­gra jun­to a dos her­ma­nos.

Al de­jar la vi­ce­pre­si­den­cia, Nin No­voa asu­mió una ban­ca en el Se­na­do, por lo que la jue­za Ca­nes­sa ini­ció en di­ciem­bre de 2010 el trá­mi­te de desafue­ro pa­ra po­der juz­gar­lo y res­pon­der así al pe­di­do del fis­cal. Sin em­bar­go, Nin No­voa man­tu­vo sus fue­ros par­la­men­ta­rios, gra­cias al res­pal­do del Fren­te Am­plio y el Par­ti­do Co­lo­ra­do en el Par­la­men­to. El ca­so que­dó con­ge­la­do has­ta 2015, cuan­do el ex­vi­ce­pre­si­den­te per­dió sus fue­ros par­la­men­ta­rios y fue de­sig­na­do can­ci­ller. En ese en­ton­ces la cau­sa ha­bía pres­crip­to.

El cie­rre de Plu­na es otro de los mo­men­tos en los que la co­rrup­ción so­bre­vo­ló al Fren­te Am­plio. Lue­go del pro­ce­sa­mien­to del ex­pre­si­den­te del di­rec­to­rio de Plu­na SA y CEO de Lead­ga­te, Ma­tías Cam­pia­ni, y sus so­cios Se­bas­tián Hirsch y Ar­tu­ro Álvarez De­mal­de, por el de­li­to de es­ta­fa, la Jus­ti­cia pu­so el ojo so­bre dos al­tos je­rar­cas del go­bierno de Jo­sé Mu­ji­ca.

El mi­nis­tro de Eco­no­mía, Fer­nan­do Lo­ren­zo, y el pre­si­den­te del Ban­co Re­pú­bli­ca, Fer­nan­do Ca­lloia, fue­ron pro­ce­sa­dos sin pri­sión por el de­li­to de abu­so de fun­cio­nes. Las irre­gu­la­ri­da­des es­tu­vie­ron en el aval que el BROU otor­gó a una ae­ro­lí­nea española (Cosmo) pa­ra que par­ti­ci­pa­ra en el re­ma­te de los avio­nes de Plu­na.

Des­de el Fren­te Am­plio siem­pre res­pal­da­ron la ges­tión de am­bos je­rar­cas y tan­to Mu­ji­ca co­mo As­to­ri los de­fen­die­ron pú­bli­ca­men­te. El ca­so nun­ca fue ana­li­za­do por el Tri­bu­nal de Con­duc­ta Po­lí­ti­ca.

Lo­ren­zo re­nun­ció a su car­go y no ape­ló el fa­llo. En 2014, con el res­pal­do del Fren­te Líber Seregni se postuló co­mo can­di­da­to a dipu­tado por el Nue­vo Es­pa­cio pe­ro tras ser elec­to re­nun­ció a su ban­ca. “No se pue­de ser re­pre­sen­tan­te na­cio­nal ba­jo la eter­na sos­pe­cha so­bre mi per­so­na y mi ac­cio­nar”, sos­tu­vo Lo­ren­zo en una car­ta tras anun­ciar que no asu­mi­ría.

Ca­lloia tam­bién re­nun­ció pe­ro ape­ló el fa­llo y fue de­sig­na­do al fren­te de la Cor­po­ra­ción Na­cio­nal pa­ra el De­sa­rro­llo. Un Tri­bu­nal de Ape­la­cio­nes le dio la ra­zón, pe­ro la Su­pre­ma Cor­te de Jus­ti­cia ra­ti­fi­có la sen­ten­cia.

“El res­pon­sa­ble no es Ca­lloia; el res­pon­sa­ble era yo en úl­ti­ma ins­tan­cia, co­mo co­rres­pon­de, y lo di­je, y lo di­je pú­bli­ca­men­te”, di­jo Mu­ji­ca en el Se­na­do cuan­do se vo­tó la ve­nia pa­ra que Ca­lloia asu­mie­ra al fren­te de la CND. Cuan­do la Su­pre­ma Cor­te ra­ti­fi­có la sen­ten­cia re­nun­ció a su car­go.

«Po­dre­mos me­ter la pa­ta pe­ro no la mano en la la­ta, y al que la me­ta se la cor­ta­mos». Ta­ba­ré Váz­quez EN 1990 AL ASU­MIR CO­MO IN­TEN­DEN­TE DE MON­TE­VI­DEO

«No se pue­de ser re­pre­sen­tan­te na­cio­nal ba­jo la eter­na sos­pe­cha so­bre mi per­so­na y mi ac­cio­nar». Fer­nan­do Lo­ren­zo EX­MI­NIS­TRO DE ECO­NO­MÍA, QUE RE­NUN­CIÓ A SU CAR­GO Y DE­CI­DIÓ NO ASU­MIR SU BAN­CA­DA EN DIPU­TADOS

La se­cre­ta­ria

El año pa­sa­do, el Ban­co de Pre­vi­sión So­cial (BPS) dic­ta­mi­nó que Asam­blea Uru­guay ha­bía eva­di­do los apor­tes de la se­cre­ta­ria del ex­di­rec­tor del So­dre, Jor­ge Orri­co, du­ran­te 20 años.

El mi­nis­tro de Eco­no­mía y lí­der del sec­tor, Da­ni­lo As­to­ri, ha­bía di­cho que el gru­po acep­ta­ría el fa­llo y no re­cu­rri­ría la de­ci­sión. “Es­te te­ma tie­ne que ser di­lu­ci­da­do en el BPS y a esa de­fi­ni­ción nos va­mos a ate­ner”, di­jo As­to­ri a Có­di­go País. El he­cho no ge­ne­ró ma­yo­res co­men­ta­rios den­tro del Fren­te Am­plio. •

A.CUEN­CA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.