Sen­dic y su co­mu­ni­ca­ción: un ma­nual de to­do lo que es­tá mal

La for­ma errá­ti­ca con la que el vi­ce­pre­si­den­te afron­tó ca­da cri­sis lo per­ju­di­có enor­me­men­te

El Observador - La Renuncia de Sendic - - Tema - SE­BAS­TIÁN PANZL twit­ter.com/spanzl

No lo hi­ce, no lo hi­ce. Yo nun­ca lo hi­ce”, di­jo Raúl Sen­dic acer­ca de su fal­so tí­tu­lo. Ape­nas 24 ho­ras des­pués, el vi­ce­pre­si­den­te vol­vió a ha­blar del asun­to an­te los me­dios pe­ro con un men­sa­je di­fe­ren­te. Sos­tu­vo que efec­ti­va­men­te ha­bía ter­mi­na­do la li­cen­cia­tu­ra y anun­ció que mos­tra­ría la do­cu­men­ta­ción.

Pa­la­bras más, pa­la­bras me­nos, y con 24 ho­ras de di­fe­ren­cia, es­tos fue­ron los dos con­tra­dic­to­rios men­sa­jes que el vi­ce­pre­si­den­te Raúl Sen­dic brin­dó an­te los me­dios de co­mu­ni­ca­ción en la po­lé­mi­ca acer­ca de su fal­so tí­tu­lo.

El 24 de fe­bre­ro de 2016, El Ob­ser­va­dor in­for­mó, en ba­se a sus pro­pias de­cla­ra­cio­nes, que Sen­dic no era li­cen­cia­do en Ge­né­ti­ca Hu­ma­na por la Uni­ver­si­dad de la Ha­ba­na. Esa tar­de, el je­rar­ca brin­dó una de­cla­ra­ción an­te los me­dios (en la que no acep­tó pre­gun­tas) en la cual in­ten­tó lim­piar su ima­gen. Con tono cal­mo y pau­sa­do, co­men­tó que es­ta­ba muy tran­qui­lo y que pron­to lle­ga­ría la in­for­ma­ción des­de Cu­ba. Po­cos días des­pués, sin ha­ber mos­tra­do nin­gún pa­pel, ha­bla­ba del asun­to co­mo un “te­ma ce­rra­do”.

En ju­nio de 2017, un año y cua­tro me­ses des­pués de aque­lla ta­pa de El Ob­ser­va­dor, por pri­me­ra vez sa­lió de su bo­ca la pa­la­bra “error” al re­fe­rir­se al asun­to. Sen­dic re­co­no­ció su equi­vo­ca­ción en “no ha­ber va­li­da­do los es­tu­dios” en Uru­guay. “No le di la im­por­tan­cia a la va­li­da­ción que ten­dría que ha­ber te­ni­do. Lo ad­mi­to con ab­so­lu­ta ho­nes­ti­dad”, afir­mó en una en­tre­vis­ta que con­ce­dió a Ca­nal 10. El da­ño a su ima­gen por el mal ma­ne­jo de la cri­sis desata­da por el su­pues­to tí­tu­lo ya es­ta­ba he­cho. La ho­nes­ti­dad ha­bía lle­ga­do tar­de.

Des­de en­ton­ces, ca­da apa­ri­ción pú­bli­ca del vi­ce­pre­si­den­te, en res­pues­ta a las po­lé­mi­cas que han sur­gi­do en torno a su fi­gu­ra, ha si­do errá­ti­ca. La co­mu­ni­ca­ción fue uno de sus prin­ci­pa­les enemi­gos, de acuer­do a la opinión de los ex­per­tos en la ma­te­ria.

Pe­ro no siem­pre fue ma­la. Cuan­do aso­mó co­mo can­di­da­to en la in- ter­na fren­team­plis­ta, tu­vo va­rios acier­tos en ese ru­bro. Su lis­ta, la 711, apos­tó fuer­te­men­te a las re­des so­cia­les du­ran­te la cam­pa­ña. Los en­car­ga­dos del área de co­mu­ni­ca­ción lo con­ven­cie­ron, por ejem­plo, de crear una cuen­ta de Twit­ter pa­ra di­fun­dir sus ac­ti­vi­da­des y opi­nar so­bre te­mas de ac­tua­li­dad. Quie­nes tra­ba­ja­ban con él en aquel en­ton­ces re­cuer­dan que, por en­sa­yo y error, lo­gra­ron in­tere­san­tes re­sul­ta­dos, que ayu­da­ron a po­si­cio­nar­lo co­mo una fi­gu­ra jo­ven, que se mue­ve con fa­ci­li­dad en un mun­do di­gi­tal, se­gún con­ta­ron a El Ob­ser­va­dor exin­te­gran­tes de su equi­po de cam­pa­ña.

Pe­ro con el pa­so del tiem­po, ca­da vez fue más di­fí­cil pa­ra los ex­per­tos acer­car­se a él pa­ra ayu­dar­lo a co­rre­gir erro­res en sus ex­po­si­cio­nes pú­bli­cas, re­dac­tar sus dis­cur­sos o su­ge­rir­le qué te­mas abor­dar y qué te­mas evi­tar, agre­ga­ron los in­for­man­tes. Pa­ra ese en­ton­ces, Sen­dic es­ta­ba atrin­che­ra­do jun­to a sus ase­so­res más ín­ti­mos y al res­to del equi­po le re­sul­ta­ba di­fí­cil que el po­lí­ti­co es­cu­cha­ra sus con­se­jos.

Sen­dic pa­só de ser una fi­gu­ra muy po­pu­lar en la in­ter­na del Fren­te Am­plio a co­se­char un fuer­te re­cha­zo. Una en­cues­ta de la con­sul­to- ra Ci­fra di­vul­ga­da por Telemundo el 1° de agos­to aler­tó que el 55% de los fren­team­plis­tas sen­tía an­ti­pa­tía por él. En el to­tal de los uru­gua­yos, el re­cha­zo al­can­za­ba el 69%. Las ca­ren­cias en la co­mu­ni­ca­ción tu­vie­ron in­ci­den­cia en el de­te­rio­ro de su ima­gen.

El director de la agen­cia de me­dios Quatromanos, Álvaro Amo­ret­ti, opi­nó que el ca­so Sen­dic de­be­ría ser ana­li­za­do en las uni­ver­si­da­des y en los fo­ros de co­mu­ni­ca­ción co­mo un ejem­plo cla­ro de to­do lo que no se de­be ha­cer pa­ra ma­ne­jar ade­cua­da­men­te una cri­sis. El ex­per­to to­mó co­mo ejem­plo el ca­so de la su­pues­ta li­cen­cia­tu­ra en Ge­né­ti­ca Hu­ma­na.

“De­mos­tró que ni si­quie­ra es­ta­ba pre­pa­ra­do pa­ra la po­si­bi­li­dad de que, al­gún día, al­guien des­cu­brie­ra su men­ti­ra y le pre­gun­ta­ra por ello. Lue­go, con la cri­sis de­cla­ra­da, lla­mó a una con­fe­ren­cia de pren­sa pa­ra des­men­tir al me­dio y des­men­tir­se a sí mis­mo, di­cien­do que sí te­nía el tí­tu­lo y que pron­to lo ex­hi­bi­ría. Lo hi­zo sa­bien­do que es­ta­ba, de nue­vo, min­tien­do, cuan­do lo que se acon­se­ja en una cri­sis es apo­yar­se só­lo en he­chos”, di­jo Amo­ret­ti.

“De­bió ha­ber he­cho una con- fe­ren­cia de pren­sa, o emi­ti­do un co­mu­ni­ca­do, o con­ce­di­do una en­tre­vis­ta pa­ra dar la ca­ra y de­cir `Se­ño­res, me equi­vo­qué. Y pi­do dis­cul­pas’. Cla­ro que hu­bie­ra afec­ta­do su ima­gen. ¿Pe­ro se­gui­ría­mos hoy ha­blan­do de ese te­ma de la mis­ma for­ma o di­ría­mos que, co­mo le pue­de pa­sar a cual­quie­ra, Sen­dic co­me­tió un error pe­ro lo ad­mi­tió y se dis­cul­pó?”, se pre­gun­tó.

En la mis­ma línea, el director de la agen­cia de co­mu­ni­ca­ción Improfit, Ale­jan­dro Butler, sos­tu­vo que, a par­tir del mal ma­ne­jo del te­ma del tí­tu­lo, si­guie­ron los erro­res. “Pa­re­ce ha­ber si­do sub­es­ti­ma­da la im­por­tan­cia del ma­ne­jo co­mu­ni­ca­cio­nal. No se lee una es­tra­te­gia de­trás de las di­fe­ren­tes apa­ri­cio­nes me­diá­ti­cas. La ciu­da­da­nía pue­de per­do­nar erro­res si el im­pli­ca­do los re­co­no­ce, pi­de dis­cul­pas y se co­rri­ge, pe­ro lo que no per­do­na es la so­ber­bia y la men­ti­ra. En el ma­ne­jo co­mu­ni­ca­cio­nal no hu­bo un re­co­no­ci­mien­to cla­ro de erro­res, no hu­bo dis­cul­pas ni co­rrec­cio­nes con­tun­den­tes; por mo­men­tos to­do lo con­tra­rio. El mal ma­ne­jo de su pri­me­ra cri­sis re­la­cio­na­da al tí­tu­lo lo arras­tró a agra­var y a con­ti­nuar co­me­tien­do erro­res en los si­guien­tes epi­so­dios”, di­jo. •

LO DI­JO

“Cuan­do no se re­sis­te el ar­chi­vo, se ha­ce muy di­fí­cil el tra­ba­jo de los ase­so­res en co­mu­ni­ca­ción” Ale­jan­dro Butler DIRECTOR DE IMPROFIT

LO DI­JO

“Con las tar­je­tas cor­po­ra­ti­vas (Sen­dic) no ana­li­zó la mag­ni­tud de la cri­sis po­ten­cial a la que se en­fren­ta­ba y reac­cio­nó de ma­ne­ra equi­vo­ca­da” Álvaro Amo­ret­ti DIRECTOR DE QUATROMANOS

D.BATTISTE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.