His­to­rias de re­nun­cias es­ca­sas

La caí­da de un vi­ce­pre­si­den­te es co­sa ra­ra en Uru­guay; al­gu­nos de ellos han cum­pli­do pa­pe­les de­ci­si­vos. El car­go fue crea­do cons­ti­tu­cio­nal­men­te en 1943

El Observador - La Renuncia de Sendic - - Tema - MI­GUEL ARREGUI

La de­po­si­ción o la re­nun­cia de un vi­ce­pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca –a pro­pó­si­to del ca­so Raúl Fer­nan­do Sen­dic– fue­ron su­ce­sos ex­tra­or­di­na­rios en la his­to­ria uru­gua­ya, tan­to que muy po­cas ve­ces su­ce­die­ron, y siem­pre co­mo con­se­cuen­cia de un gol­pe de Es­ta­do.

En 1942 el pre­si­den­te Al­fre­do Bal­do­mir des­ti­tu­yó al vi­ce­pre­si­den­te César Char­lo­ne, en tan­to Jor­ge Sa­pe­lli se ne­gó a seguir a Juan Ma­ría Bor­da­berry a fi­nes de ju­nio de 1973.

Al­gu­nos vi­ce­pre­si­den­tes no ter­mi­na­ron su pe­río­do por cau­sas di­ver­sas: des­de la muer­te de Hu­go Ba­ta­lla en 1998, has­ta el ce­se de Al­feo Brum en 1952 de­bi­do a la apro­ba­ción de una re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal en 1951 que eli­mi­nó el car­go e ins­tau­ró el Con­se­jo Na­cio­nal de Go­bierno. Otros vi­ce­pre­si­den­tes, sin em­bar­go, asu­mie­ron la pri­me­ra ma­gis­tra­tu­ra tras la muer­te del ti­tu­lar y cum­plie­ron ci­clos his­tó­ri­cos tan dis­cu­ti­dos co­mo no­to­rios: Juan Lin­dol­fo Cues­tas, Luis Batlle Be­rres, Jor­ge Pa­che­co Are­co.

Un car­go re­la­ti­va­men­te nue­vo

El car­go de vi­ce­pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca re­cién fue crea­do por la Cons­ti­tu­ción de 1934, apro­ba­da en un ple­bis­ci­to du­ran­te la dic­ta­du­ra de Ga­briel Te­rra. Has­ta en­ton­ces, se­gún dis­po­nían las Cons­ti­tu­cio­nes de 1830 y 1918, el sus­ti­tu­to o su­plen­te del pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca era el ti­tu­lar del Se­na­do.

El car­go de vi­ce­pre­si­den­te fue eli­mi­na­do por la Cons­ti­tu­ción de 1952, que in­tro­du­jo el Po­der Eje­cu­ti­vo co­le­gia­do de nue­ve miem­bros, y re­pues­to por la Cons­ti­tu­ción de 1967, que ri­ge has­ta hoy.

No hu­bo vi­ce­pre­si­den­tes du­ran­te la dic­ta­du­ra que se ex­ten­dió en­tre 1973 y 1985. Des­pués que los mi­li­ta­res de­pu­sie­ron a Bor­da­berry en ju­nio de 1976, la Pre­si­den­cia fue ejer­ci­da en for­ma in­te­ri­na por Alberto De­mi­che­li, quien pre­si­día el Con­se­jo de Es­ta­do. El 1º de se­tiem­bre asu­mió Apa­ri­cio Mén­dez, quien era uno de los tres vi­ce­pre­si­den­tes del Con­se­jo de Es­ta­do y con­tó con la anuen­cia de los ofi­cia­les ge­ne­ra­les.

Du­ran­te el si­glo XIX, que fue par­ti­cu­lar­men­te sa­cu­di­do, mu­chos ti­tu­la­res del Se­na­do ejer­cie­ron la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca en for­ma in­te­ri­na. Só­lo al­gu­nos per­ma­ne­cie­ron un tiem­po más o me­nos pro­lon­ga­do, co­mo Ata­na­sio Cruz Agui­rre en­tre 1864 y 1865, o To­más Go­men­so­ro, en­tre 1873 y 1874.

El te­nien­te ge­ne­ral Má­xi­mo San­tos (1847-1889) se sir­vió de la Pre­si­den­cia del Se­na­do pa­ra tram­pear el sis­te­ma, que prohi­bía la re­elec­ción, y ejer­cer por se­gun­da vez la pri­me­ra ma­gis­tra­tu­ra. Aca­bó su man­da­to pre­si­den­cial en fe­bre­ro de 1886, lue­go to­mó un pues­to co­mo se­na­dor, se hi­zo ele­gir pre­si­den­te de la Cá­ma­ra al­ta, el 24 de ma­yo de ese año re­nun­ció el nue­vo pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, Fran­cis­co Vidal, quien fue su cóm­pli­ce en la ma­nio­bra, y San­tos asu­mió otra vez la pri­me­ra ma­gis­tra­tu­ra.

“Ma­nos bru­jas”

César Char­lo­ne (1895-1973) tu­vo un pa­pel cen­tral du­ran­te el ci­clo de Ga­briel Te­rra, en la dé­ca­da de 1930, en pa­ra­le­lo a la “Gran De­pre­sión” eco­nó­mi­ca mun­dial. Fue le­gis­la­dor, mi­nis­tro de Tra­ba­jo y fi­nal­men­te mi­nis­tro de Ha­cien­da. Co­mo tal, con­ci­bió el “re­va­lúo” del oro, un pa­se má­gi­co que per­mi­tió au­men­tar en gran for­ma la can­ti­dad de di­ne­ro cir­cu­lan­te, a cos­ta de en­vi­le­cer­lo. Dio al Ban­co de la Re­pú­bli­ca el con­trol del co­mer­cio ex­te­rior, has­ta en­ton­ces li­bre; pro­te­gió a la in­dus­tria con aran­ce­les y re­for­zó el con­trol de cam­bios de mo­ne­das, que se in­tro­du­jo en 1931 y se ex­ten­dió, con va­rian­tes, has­ta la li­be­ra­li­za­ción de 1974.

Char­lo­ne fue de­ci­si­vo en el cie­rre de la eco­no­mía uru­gua­ya, que vi­ró ha­cia una lar­ga era de

•••

En 1942 el pre­si­den­te Al­fre­do Bal­do­mir des­ti­tu­yó al vi­ce­pre­si­den­te César Char­lo­ne, en tan­to Jor­ge Sa­pe­lli se ne­gó a seguir a Juan Ma­ría Bor­da­berry a fi­nes de ju­nio de 1973.

•••

Da­ni­lo As­to­ri, ac­tual mi­nis­tro de Eco­no­mía y vi­ce­pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca en­tre 2010 y 2015, du­ran­te la Pre­si­den­cia de Jo­sé Mu­ji­ca, ha si­do un lí­der fun­da­men­tal de la iz­quier­da du­ran­te ca­si tres dé­ca­das

pro­tec­cio­nis­mo, con­tro­les bu­ro­crá­ti­cos y es­ta­tis­mo. Ese mo­do de ver las co­sas re­pre­sen­tó el fin del Uru­guay eco­nó­mi­ca­men­te abier­to y li­be­ral que ha­bía pros­pe­ra­do en gran for­ma du­ran­te el pri­mer si­glo de in­de­pen­den­cia.

Char­lo­ne fue can­di­da­to a la vi­ce­pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca en 1938, com­ple­tan­do fór­mu­la con el “del­fín” y cu­ña­do de Te­rra, el ge­ne­ral Al­fre­do Bal­do­mir. Pe­ro es­te lo des­ti­tu­yó tras su gol­pe de Es­ta­do del 21 de fe­bre­ro de 1942, por el que se des­mon­tó el sis­te­ma ins­ti­tu­cio­nal crea­do por Te­rra en la Cons­ti­tu­ción de 1934.

Des­pués César Char­lo­ne se­ría mi­nis­tro de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res del pre­si­den­te Luis Batlle Be­rres, en­tre 1949 y 1950. Lue­go, a par­tir de 1967, co­mo mi­nis­tro de Ha­cien­da de Jor­ge Pa­che­co Are­co, li­de­ra­ría la “con­ge­la­ción de pre­cios y sa­la­rios” de ju­nio de 1968, un drás­ti­co plan an­tin­fla­cio­na­rio.

El gol­pe de 1973

El em­pre­sa­rio y po­lí­ti­co co­lo­ra­do Jor­ge Sa­pe­lli (1926-1996), vi­ce­pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca ele­gi­do en no­viem­bre de 1971, se opu­so al gol­pe de Es­ta­do que Juan Ma­ría Bor­da­berry for­ma­li­zó el 27 de ju­nio de 1973. Más tar­de, Bor­da­berry le ofre­ció pre­si­dir el Con­se­jo de Es­ta­do, ór­gano con­sul­ti­vo del ré­gi­men, pe­ro Sa­pe­lli se ne­gó.

Sa­pe­lli fue in­ge­nie­ro y em­pre­sa­rio de la cons­truc­ción y li­de­ró al­gu­nas gre­mia­les pa­tro­na­les. En las elec­cio­nes in­ter­nas de los par­ti­dos ha­bi­li­ta­dos de 1982, du­ran­te la fa­se de aper­tu­ra de­mo­crá­ti­ca, fue can­di­da­to co­mún por Mon­te­vi­deo del Batllis­mo Uni­do, sec­tor li­de­ra­do por Ju­lio San­gui­net­ti y En­ri­que Ta­ri­go, quie­nes se­rían pre­si­den­te y vi­ce­pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, res­pec­ti­va­men­te, a par­tir de 1985.

Cues­tas le abrió la puer­ta a Batlle

El 25 de agos­to de 1897, el jo­ven Ave­lino Arre­don­do ase­si­nó de un dis­pa­ro al pre­si­den­te Juan Idiar­te Bor­da, mien­tras és­te mar­cha­ba con su sé­qui­to por la ca­lle Sa­ran­dí des­de la Igle­sia Ma­triz al edi­fi­cio del Ca­bil­do de Mon­te­vi­deo. Su su­ce­sor, Juan Lin­dol­fo Cues­tas (1837-1905), pre­si­den­te del Se­na­do, ten­dría una ac­tua­ción muy lar­ga y sig­ni­fi­ca­ti­va.

Pa­ra em­pe­zar, Cues­tas ne­go­ció de in­me­dia­to el fin de la re­vo­lu­ción de las mi­li­cias del Par­ti­do Na­cio­nal li­de­ra­das por Apa­ri­cio Sa­ra­via. El Pac­to de La Cruz es­ta­ble­ció una suer­te de primitiva co­par­ti­ci­pa­ción en el po­der, pues con­ce­dió a los re­bel­des la ad­mi­nis­tra­ción de seis de­par­ta­men­tos. Una fór­mu­la si­mi­lar ha­bía ter­mi­na­do en 1872 con la Re­vo­lu­ción de las Lan­zas.

En fe­bre­ro de 1898, Juan Lin­dol­fo Cues­tas, a quien lla­ma­ban “Feol­fo”, dio un gol­pe de Es­ta­do con apoyo de sec­to­res del Par­ti­do Na­cio­nal y del Par­ti­do Co­lo­ra­do, en­tre ellos el del jo­ven Jo­sé Batlle y Ordóñez, lí­der ra­di­cal en as­cen­so que agi­ta­ba la con­sig­na “Cues­tas, cues­te lo que cues­te”.

Los le­gis­la­do­res ele­gi­dos en no­viem­bre de 1898 de­sig­na­ron a Cues­tas co­mo pre­si­den­te cons­ti­tu­cio­nal. Asu­mió el 1º de mar­zo de 1899 y en­tre­gó el go­bierno a su su­ce­sor, Batlle y Ordóñez, el 1º de mar­zo de 1903, cin­co años y me­dio des­pués del ase­si­na­to de Idiar­te Bor­da. En­ton­ces se abrió un ci­clo de­ci­si­vo en la his­to­ria del país.

Otro Batlle y más batllis­mo

Cuan­do el pre­si­den­te To­más Be­rre­ta mu­rió el 2 de agos­to de 1947, fue su­plan­ta­do por el vi­ce­pre­si­den­te Luis Batlle Be­rres (18971964). Él era so­brino de Jo­sé Batlle y Ordóñez, pre­si­den­te en dos oca­sio­nes y crea­dor de una era, y pa­dre de Jor­ge Batlle Ibá­ñez, pre­si­den­te en­tre 2000 y 2005. Es­ta­ba allí por­que sus dos pri­mos ce­lo­sos e in­flu­yen­tes, César y Lo­ren­zo Batlle Pa­che­co, hi­jos de Don Pe­pe, se ha­bían opues­to a que com­pi­tie­ra por la Intendencia de Mon­te­vi­deo en las elec­cio­nes na­cio­na­les del año an­te­rior.

Batlle Be­rres asu­mió la Pre­si­den­cia en un mo­men­to de ex­pan­sión eco­nó­mi­ca y enor­mes re­ser­vas mo­ne­ta­rias, tras la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, re­cien­te­men­te fi­na­li­za­da, y la re­cons­truc­ción eu­ro­pea. Ra­di­ca­li­zó el re­for­mis­mo so­cio- eco­nó­mi­co del batllis­mo ori­gi­nal, y pro­fun­di­zó la po­lí­ti­ca de in­dus­tria­li­za­ción que se fi­nan­ció con car­gas im­po­si­ti­vas al sec­tor agro­pe­cua­rio, pro­tec­ción aran­ce­la­ria ca­da vez más al­ta y ti­pos de cam­bios múl­ti­ples. Creó va­rias em­pre­sas pú­bli­cas en áreas cen­tra­les de la eco­no­mía y es­ti­mu­ló la bu­ro­cra­cia. Sin em­bar­go, a di­fe­ren­cia de los paí­ses ve­ci­nos, en los que go­ber­na­ban Ge­tú­lio Var­gas y Juan Do­min­go Pe­rón, cau­di l los que desa­rro­lla­ron po­lí­ti­cas so­cio- eco­nó­mi­cas si­mi la­res, el pre­si­den­te uru­gua­yo man­tu­vo una im­pe­ca­ble fo­ja de­mo­crá­ti­ca.

Batlle Be­rres, lí­der de la Lis­ta 15, lo­gró una aplas­tan­te vic­to­ria en las elec­cio­nes de 1954, por lo que pre­si­dió el Con­se­jo Na­cio­nal de Go­bierno en­tre 1955 y 1956. Pe­ro su po­de­ro­sa per­so­na­li­dad se vio di­fu­mi­na­da en­tre los nue­ve con­se­je­ros que in­te­gra­ban el Po­der Eje­cu­ti­vo co­le­gia­do. Ya en­ton­ces el mo­de­lo de eco­no­mía ce­rra­da que se de­no­mi­nó “neo­batllis­mo” es­ta­ba ago­ta­do, lo que abrió dos dé­ca­das de es­tan­ca­mien­to y cri­sis.

Pa­che­co en blan­co y ne­gro

Jor­ge Pa­che­co Are­co ( 19201998), un po­lí­ti­co co­lo­ra­do más bien se­cun­da­rio, asu­mió la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca tras la muer­te de Óscar Ges­ti­do el 7 de di­ciem­bre de 1967. Ca­si de in­me­dia­to se mos­tró co­mo un lí­der re­suel­to, cuan­do no sim­ple­men­te au­to­ri­ta­rio. El país so­por­ta­ba una gra­ve cri­sis eco­nó­mi­ca, con una in­fla­ción ese año de 136%, un pro­fun­do des­con­ten­to en di­ver­sos sec­to­res y una cre­cien­te con­flic­ti­vi­dad la­bo­ral. La gue­rri­lla del MLN-Tu­pa­ma­ros, aun­que to­da­vía pe­que­ña, rea­li­za­ba ca­da vez más ac­cio­nes.

En la era Pa­che­co Are­co, que se ex­ten­dió has­ta el 1º de mar­zo de 1972, cuan­do en­tre­gó el go­bierno a su pro­te­gi­do, Juan Ma­ría Bor­da­berry, la vio­len­cia po­lí­ti­ca al­can­zó su pa­ro­xis­mo.

En po­co más de cua­tro años de ges­tión, re­ple­tos de even­tos de to­do ti­po y ca­rac­te­ri­za­dos por la cre­cien­te re­vuel­ta es­tu­dian­til y sin­di­cal, la ac­ción gue­rri­lle­ra y de gru­púscu­los de ex­tre­ma de­re­cha, man­tu­vo tor­men­to­sas re­la­cio­nes con el Par­la­men­to. Por su ga­bi­ne­te pa­sa­ron 46 mi­nis­tros.

Ad­qui­rió gran po­pu­la­ri­dad en cier­tos sec­to­res, has­ta el pun­to de que ca­si el 30% de los vo­tan­tes res­pal­da­ron su re­elec­ción en 1971, y fue re­pu­dia­do por mu­chos otros, en par­ti­cu­lar por la iz­quier­da. Su es­tre­lla po­lí­ti­ca co­men­zó a apa­gar­se con el ple­bis­ci­to cons­ti­tu­cio­nal de 1980, cuan­do apo­yó la pro­pues­ta del ré­gi­men dic­ta­to­rial, aun­que to­da­vía com­pi­tió en las tres elec­cio­nes na­cio­na­les si­guien­tes.

As­to­ri y Sen­dic

Da­ni­lo As­to­ri, ac­tual mi­nis­tro de Eco­no­mía y vi­ce­pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca en­tre 2010 y 2015, du­ran­te la Pre­si­den­cia de Jo­sé Mu­ji­ca, ha si­do un lí­der fun­da­men­tal de la iz­quier­da du­ran­te ca­si tres dé­ca­das

Im­pu­so una línea eco­nó­mi­ca de ma­triz so­cial­de­mó­cra­ta a los tres go­bier­nos co­rri­dos del Fren­te Am­plio y usu­fruc­tuó uno de los pro­ce­sos de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co más lar­gos de la his­to­ria.

Raúl Fer­nan­do Sen­dic, vi­ce­pre­si­den­te des­de el 1º de mar­zo de 2015 y mo­ti­vo de es­te re­pa­so, ex­pe­ri­men­tó un as­cen­so rá­pi­do y una caí­da fa­tal.

Sen­dic y As­to­ri: dos vi­ce­pre­si­den­tes, dos vi­sio­nes y en mu­chos ca­sos, ve­re­das opues­tas

AR­CHI­VO

Jor­ge Pa­che­co Are­co asu­mió la Pre­si­den­cia lue­go de la muer­te de Óscar Ges­ti­do, en 1967.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.