TAR­DÍA RE­NUN­CIA INEVI­TA­BLE

El Observador - La Renuncia de Sendic - - Opinión -

Aco­rra­la­do por el ri­gu­ro­so fa­llo del tri­bu­nal de éti­ca del Fren­te Am­plio, aban­do­na­do por ca­si to­dos los sec­to­res que in­ten­ta­ron de­fen­der­lo y per­di­do su pres­ti­gio per­so­nal y po­lí­ti­co por acu­mu­la­ción de clau­di­ca­cio­nes y de­nun­cias pe­na­les, a Raúl Sen­dic no le que­da­ba otro ca­mino. Su re­nun­cia a la vi­ce­pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca no asu­me fuer­za le­gal has­ta que la for­ma­li­ce an­te la Asam­blea Ge­ne­ral, re­qui­si­to que no es re­em­pla­za­do ni por el ges­to po­lí­ti­co de anun­ciar­la en el Ple­na­rio – al que pre­ci­pi­tó en un mar de con­fu­sio­nes – ni por la rá­pi­da acep­ta­ción por par­te del pre­si­den­te Ta­ba­ré Váz­quez.

Pe­ro al mar­gen del pro­ce­di­mien­to es­co­gi­do y de las con­se­cuen­cias que to­do es­te pro­ce­so ten­ga pa­ra la alian­za de iz­quier­da, lo pri­mor­dial es que su di­mi­sión es lo más con­ve­nien­te pa­ra el país. De lo con­tra­rio, sub­sis­tía la no­ci­va pers­pec­ti­va ins­ti­tu­cio­nal de que una fi­gu­ra des­acre­di­ta­da an­te la opinión pú­bli­ca y el sis­te­ma par­ti­da­rio asu­mie­ra la pre­si­den­cia en ca­sos de via­jes al ex­te­rior de Váz­quez, re­pre­sen­ta­ra al país en al­gún even­to o si­guie­ra al fren­te del Se­na­do y la Asam­blea Ge­ne­ral. Su di­mi­sión de­bió con­cre­tar­se an­tes, pa­ra evi­tar una lar­ga ago­nía que in­ci­dió ne­ga­ti­va­men­te en la cre­di­bi­li­dad de la trans­pa­ren­cia y la rec­ti­tud que, sin ex­cep­cio­nes, de­ben re­gir la con­duc­ta de to­das las per­so­nas que ocu­pan car­gos de res­pon­sa­bi­li­dad.

Sen­dic ha­bía ini­cia­do un lar­go pro­ce­so de de­te­rio­ra­da ima­gen pú­bli­ca me­ses atrás, cuan­do El Ob­ser­va­dor re­ve­ló la inexis­ten­cia del tí­tu­lo de li­cen­cia­do que uti­li­zó du­ran­te años. Se agu­di­zó des­pués con el pe­so de las mi­nu­cio­sas de­nun­cias de pre­sun­tos de­li­tos co­me­ti­dos du­ran­te los años en que pre­si­dió el di­rec­to­rio de ANCAP. Fue­ron pre­sen­ta­das por los cua­tro par­ti­dos opo­si­to­res con re­pre­sen­ta­ción par­la­men­ta­ria en el fue­ro pe­nal de la Jus­ti­cia, an­te la cual com­pa­re­ce­rá co­mo in­da­ga­do en oc­tu­bre y que even­tual­men­te de­ci­di­rá si es o no cul­pa­ble de los car­gos en su con­tra. Y pre­ci­pi­tó su caí­da la du­ra con­de­na emi­ti­da por el Tri­bu­nal de Con­duc­ta Po­lí­ti­ca del Fren­te Am­plio por el uso in­de­bi­do de las tar­je­tas cor­po­ra­ti­vas de cré­di­to, su­pues­ta­men­te li­mi­ta­do a gas­tos re­la­cio­na­dos di­rec­ta­men­te con la fun­ción pú­bli­ca pe­ro que uti­li­zó en com­pras con­si­de­ra­das de ti­po per­so­nal.

La des­apa­ri­ción de Sen­dic del es­ce­na­rio gu­ber­na­men­tal y po­lí­ti­co se ha­bía tor­na­do inevi­ta­ble an­te el pe­so com­bi­na­do de las trans­gre­sio­nes com­pro­ba­das y de las de­nun­cias pe­na­les en su con­tra. El ca­so no ter­mi­na con su re­nun­cia. No so­lo es­tá pen­dien­te el pro­nun­cia­mien­to de la Jus­ti­cia sino que per­sis­ti­rán por buen tiem­po los co­le­ta­zos de una si­tua­ción que ha aver­gon­za­do tan­to a su Fren­te Am­plio co­mo al país en­te­ro. Pe­ro al me­nos se ha se­gui­do el cur­so que co­rres­pon­día, que de­ja a to­dos una lec­ción que no pue­de elu­dir­se. Tan­to el sis­te­ma po­lí­ti­co co­mo la ciu­da­da­nía tie­nen que to­mar en cuen­ta la ne­ce­si­dad de ex­tre­ma pru­den­cia y cui­da­do se­lec­ti­vo en la elec­ción de las per­so­nas a quie­nes se le da el vo­to o que son de­sig­na­das pa­ra car­gos di­ri­gen­tes. Es una ne­ce­si­dad que mu­chas ve­ces fa­lla, tan­to pa­ra po­si­cio­nes elec­ti­vas co­mo pa­ra el nombramiento de je­rar­cas en los or­ga­nis­mos del Es­ta­do, co­mo, una vez más y en for­ma inusual­men­te re­so­nan­te y cos­to­sa, ha ocu­rri­do con Sen­dic.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.