Cin­co apun­tes

El Observador - La Renuncia de Sendic - - Opinión - ADOL­FO GAR­CÉ (*)

Sor­pre­sa y me­dia.

Era una cri­sis ter­mi­nal. O pe­día li­cen­cia o re­nun­cia­ba. El sta­tu quo era in­sos­te­ni­ble. Eso se sa­bía. Lo que no po­día­mos sa­ber es que, una vez más, Sen­dic di­ría una co­sa pa­ra ter­mi­nar ha­cien­do otra. To­do in­di­ca­ba que no iba a re­nun­ciar. Se es­pe­ra­ba que fue­ra al Ple­na­rio Na­cio­nal del Fren­te Am­plio a bus­car apoyo y no a dar un pa­so al cos­ta­do. En al­gún mo­men­to en­tre el jue­ves y el sá­ba­do de ma­ña­na cam­bió de opinión. Hi­zo bien.

Da­ño in­ter­na­cio­nal: la im­pen­sa­da re­pú­bli­ca ba­na­ne­ra.

“Vi­ce­pre­si­den­te de Uru­guay re­nun­cia por acu­sa­cio­nes de co­rrup­ción”. La no­ti­cia co­rrió co­mo re­gue­ro de pól­vo­ra por los por­ta­les in­ter­na­cio­na­les y ge­ne­ra un da­ño muy im­por­tan­te a la ima­gen del país. Es un he­cho. Es­te epi­so­dio, a los ojos de la opinión pú­bli­ca mun­dial, nos de­ja en la lis­ta de las re­pú­bli­cas ba­na­ne­ras. No lo so­mos. Pe­ro, a ve­ces, co­mo en es­te ca­so, nos es­for­za­mos por pa­re­cer­lo.

Da­ño na­cio­nal: la pe­da­go­gía del des­cré­di­to.

To­do el epi­so­dio ge­ne­ra, ade­más, un da­ño no me­nor al te­ji­do de­mo­crá­ti­co uru­gua­yo. Na­da las­ti­ma tan­to la con­fian­za de la ciu­da­da­nía en lo que Gae­tano Mos­ca dio en lla­mar la “cla­se po­lí­ti­ca” que las sos­pe­chas de co­rrup­ción. La pro­fun­di­dad de la he­ri­da en la cre­di­bi­li­dad es di­rec­ta­men­te pro­por­cio­nal al car­go po­lí­ti­co ocu­pa­do por el im­pli­ca­do. El “hom­bre de la ca­lle”, que evo­qué días atrás, ten­drá una ra­zón más pa­ra no creer en la po­lí­ti­ca.

Un la­do bueno: leu­co­ci­tos ac­ti­vos en la so­cie­dad ci­vil.

La re­nun­cia de Sen­dic es con­se­cuen­cia di­rec­ta de la in­dig­na­ción de­mos­tra­da por una par­te im­por­tan­te de la opinión pú­bli­ca. El sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co de la po­lí­ti­ca uru­gua­ya fun­cio­nó. Hu­bo in­ves­ti­ga­ción, de­nun­cias, de­ba­te pú­bli­co, enojo, re­cla­mos, pre­sio­nes. La pren­sa ju­gó un pa­pel im­por­tan­te. No hu­bo cons­pi­ra­ción. Hu­bo un es­fuer­zo va­le­ro­so por mi­rar la ca­ja ne­gra del po­der por el ojo de la ce­rra­du­ra y por in­for­mar ac­cio­nes re­pro­ba­bles.

Otro la­do bueno: leu­co­ci­tos ac­ti­vos en el FA.

Es cier­to, al par­ti­do de go­bierno le cos­tó mucho. Ma­ne­jó mal to­do el epi­so­dio del tí­tu­lo aca­dé­mi­co de Sen­dic. Ter­mi­nó sien­do cóm­pli­ce de ver­da­des a me­dias y men­ti­ras a se­cas. Pe­ro fue comprendiendo la gra­ve­dad de la nue­va ola de de­nun­cias, las vin­cu­la­das al uso per­so­nal e in­de­bi­do del di­ne­ro de los con­tri­bu­yen­tes. Ac­ti­vó un Tri­bu­nal de Con­duc­ta Po­lí­ti­ca que se to­mó en se­rio su tra­ba­jo. Lue­go asi­mi­ló la en­ti­dad del in­for­me ele­va­do por el TCP. Fue an­te la in­mi­nen­cia de un pro­nun­cia­mien­to ad­ver­so que el vi­ce­pre­si­den­te ter­mi­nó cam­bian­do de opinión y re­nun­cian­do.

Doc­tor en Cien­cia Po­lí­ti­ca, Do­cen­te e In­ves­ti­ga­dor en el Ins­ti­tu­to de Cien­cia Po­lí­ti­ca, Fa­cul­tad de Cien­cias So­cia­les, Ude­laR adol­fo­gar­ce@gmail.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.