A Sen­dic lo co­ci­na­ron a “ba­ño ma­ría”

Unos lo em­pu­ja­ron a ha­cer lo que lo con­de­nó y otros lo em­pu­ja­ron a caer

El Observador - La Renuncia de Sendic - - Opinión - NEL­SON FER­NÁN­DEZ twit­ter @fer­nan­dez­nel­son

Sen­dic fue co­mo el cho­co­la­te que se fun­de a “ba­ño ma­ría”, ese que se co­ci­na a fue­go len­to y en for­ma in­di­rec­ta. Lo “co­ci­na­ron” sin que se die­ra cuen­ta, y cuan­do lo hi­zo, ya era tar­de.

Raúl, el hi­jo del que le­van­tó la ban­de­ra de “los pe­lu­dos” y pren­dió la lla­ma de la re­vo­lu­ción en los años se­sen­ta, se ha­bía creí­do el cuen­to que le hi­cie­ron so­bre sus con­di­cio­nes de lí­der de re­no­va­ción, al que te­nía el des­tino mar­ca­do en la fren­te con el si­llón pre­si­den­cial.

En su vida per­so­nal, que se ha vuel­to un dra­ma de im­pre­de­ci­ble desen­la­ce, le han he­cho más da­ño los que le hi­cie­ron creer aquel re­la­to vic­to­rio­so, que los que lo em­pu­ja­ron al va­cío en las úl­ti­mas ho­ras. Aque­llos no qui­sie­ron ha­cer­le da­ño, pe­ro lo hi­cie­ron.

El “ba­ño ma­ría” es un mé­to­do que con­sis­te en poner lo que se quiere di­sol­ver den­tro de un re­ci­pien­te chi­co, que va den­tro de otro más gran­de, con agua hir­vien­do. Se ca­lien­ta el lí­qui­do del re­ci­pien­te gran­de, el que va ca­len­tan­do gra­dual­men­te el con­te­ni­do del re­ci­pien­te más chi­co; en for­ma sua­ve pe­ro cons­tan­te.

Sen­dic no es el úni­co que se pre­sen­tó con un tí­tu­lo uni­ver­si­ta­rio fal­so. Por ejem­plo, el se­cre­ta­rio po­lí­ti­co del Fren­te Am­plio y director de Im­pre­sio­nes y Pu­bli­ca­cio­nes Ofi­cia­les (IM­PO), Gon­za­lo Re­bo­le­do, se pre­sen­ta­ba co­mo so­ció­lo­go y tam­po­co te­nía tí­tu­lo, pe­ro si­gue lo más cam­pan­te en am­bos car­gos.

Sen­dic no es el úni­co que pa­gó gas­tos per­so­na­les con di­ne­ros pú­bli­cos, ni en el go­bierno de Mu­ji­ca ni en an­te­rio­res y en mu­chos ca­sos por mon­tos ma­yo­res.

Sen­dic no es el úni­co que ges­tio­nó un en­te con despilfarro de di­ne­ros pú­bli­cos, que hi­zo in­ver­sio­nes por más de lo pre­vis­to, que ge­ne­ró un dé­fi­cit alar­man­te y con sos­pe­chas de irre­gu­la­ri­da­des.

Sen­dic no es el úni­co que mien­te o que cam­bia de ver­sión. Si has­ta se pu­so de mo­da lo de “co­mo te di­go una co­sa, te di­go la otra”.

¿Por qué ca­yó en­ton­ces? Por­que Sen­dic in­cu­rrió en to­do eso a la vez, que es ma­lo por sí mis­mo; por­que a la ho­ra de de­fen­der­se lo ha­ce tan mal que es di­fi­cil de imi­tar, y por­que pa­ra el Fren­te Am­plio se ha­bía con­ver­ti­do en una mo­les­tia que era in­so­por­ta­ble, in­to­le­ra­ble e inacep­ta­ble.

Pe­ro so­bre to­do, Sen­dic ca­yó por­que sus pro­pios com­pa­ñe­ros de ru­ta se con­ven­cie­ron de que lo peor vie­ne en el juz­ga­do pe­nal que lo in­ves­ti­ga, y que an­tes que sea pro­ce­sa­do lo me­jor era sa­car­lo de en­ci­ma.

El Tri­bu­nal de Con­duc­ta Po­lí­ti­ca ma­ne­jó en su fa­llo un con­cep­to fir­me so­bre la éti­ca de los go­ber­nan­tes: la co­rrup­ción no se de­ter­mi­na a par­tir de cier­to mon­to; es co­rrup­ción y pun­to.

Mu­ji­ca dis­cre­pa con eso y tie­ne una va­ra fle­xi­ble pa­ra me­dir el com­por­ta­mien­to. No es una di­fe­ren­cia ideo­ló­gi­ca ni de con­si­de­ra­ción de es­tra­te­gia po­lí­ti­ca: es una con­cep­ción de va­lo­res.

Esa con­cep­ción fue un se­má­fo­ro en ver­de pa­ra el despilfarro en ANCAP y en AN­TEL.

Pe­ro la gen­te no com­pra eso de que se pue­de me­ter la mano en la la­ta, si es por unas mo­ne­das y po­cos bi­lle­tes; hay una re­ser­va mo­ral que de­ter­mi­na que la in­to­le­ran­cia a la co­rrup­ción es di­fe­ren­te a la de otros paí­ses. Los uru­gua­yos se in­dig­na­ron con los US$ 5.000 que ANCAP dio a una ra­dio que no exis­tía. La fies­ta de La Te­ja con un al­tí­si­mo cos­to por per­so­na in­dig­nó tan­to o más que lo de la cal o el portland.

Sen­dic ca­yó por lo que hi­zo, por có­mo lo hi­zo, y por su pé­si­ma de­fen­sa. Ca­yó por su des­pres­ti­gio per­so­nal, por su des­ba­rran­que de po­pu­la­ri­dad, por ser ob­je­to de to­das las bur­las po­lí­ti­cas, y por­que a la ma­yo­ría del Fren­te le da­ba ver­güen­za te­ner­lo en sus fi­las (y en ese car­go).

Pe­ro lo que hi­zo en ANCAP fue por­que tu­vo lu­ces ver­des y aplau­sos, y nun­ca una ob­ser­va­ción. ¿ Por qué iba a de­te­ner­se si le ha­cían creer que esa ges­tión era su ca­ta­pul­ta a la Vi­ce­pre­si­den­cia pri­me­ro y a la Pre­si­den­cia des­pués?

Aho­ra, otros ace­le­ra­ron una caí­da que veían inevi­ta­ble. Y co­mo Mu­ji­ca no ce­día en la de­fen­sa, tan­to pa­ra pro­te­ger­lo co­mo pa­ra mos­trar su po­der en la in­ter­na fren­tis­ta, y co­mo no era po­si­ble un con­sen­so pa­ra una san­ción ejem­pla­ri­zan­te que sa­tis­fi­cie­ra a los in­dig­na­dos vo­tan­tes, fue ne­ce­sa­rio poner a Sen­dic a “ba­ño ma­ría”.

Y eso se pro­lon­gó has­ta la ma­ña­na del sá­ba­do. En­ton­ces Raúl no fue a de­fen­der­se sino a en­tre­gar­se.

Aque­lla ges­tión en ANCAP no fue ca­ta­pul­ta, sino se­pul­tu­ra po­lí­ti­ca. Y to­da­vía que­da la Jus­ti­cia.

Cae Sen­dic pe­ro la fac­tu­ra de cos­tos po­lí­ti­cos to­da­vía no es­tá pa­ga­da.

•••

Sen­dic ca­yó por lo que hi­zo, por có­mo lo hi­zo, y por su pé­si­ma de­fen­sa. Ca­yó por su des­pres­ti­gio per­so­nal, por su des­ba­rran­que de po­pu­la­ri­dad, por ser ob­je­to de to­das las bur­las po­lí­ti­cas

•••

D. BATTISTE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.