Gar­gano, la pie­za cla­ve

Va­lor. Con so­lo cuatro par­ti­dos Wal­ter Gar­gano se adue­ñó del me­dio­cam­po au­ri­ne­gro y se­rá fi­ja en el par­ti­do del do­min­go

El Observador - Referi - - PORTADA - DA­NI­LO COS­TAS twit­ter.com/DCos­tas8

No importa lo que uno ten­ga que re­sig­nar pa­ra ve­nir, lo que cuen­ta es lo que vie­ne. Hay que es­tar pre­pa­ra­do y lu­char por lo que es Pe­ña­rol; es­ta­mos en el equi­po más importante y hay que sa­cri­fi­car­se pa­ra ga­nar, no hay otra”, fue­ron sus pa­la­bras el día de su pre­sen­ta­ción.

Sa­cri­fi­cio y vic­to­ria, pi­la­res de una his­to­ria for­ja­da en un Da­nu­bio cam­peón, en su re­co­rri­do eu­ro­peo y el tí­tu­lo lo­gra­do en 2011 con Uruguay en la

Co­pa Amé­ri­ca.

Cuan­do Wal­ter Gar­gano se de­ci­dió a ju­gar en Pe­ña­rol, lo hi­zo sa­bien­do que el ne­go­cio pre­vio pin­ta­ba un es­ce­na­rio de­sola­dor y que de­bía de­jar mu­cho es­fuer­zo pa­ra re­ver­tir el es­ce­na­rio. Ha­bía más por per­der que por ga­nar. Lle­ga­ba a un equi­po se­dien­to de vic­to­rias, con mu­cha com­pe­ten­cia en su pues­to y el ries­go de hi­po­te­car su cha­pa de ju­ga­dor de se­lec­ción si no se adap­ta­ba a la du­re­za del me­dio lo­cal.

Pe­ro res­pon­dió con cre­ces y se adue­ñó del pues­to en un abrir y ce­rrar de ojos. Pu­so pau­sa en zo­na de vér­ti­go, equi­li­brio en las tran­si­cio­nes y tran­qui­li­dad en la lí­nea de com­ba­te don­de se de­ci­den los par­ti­dos. Leo­nar­do Ra­mos en­con­tró en Gar­gano un ju­ga­dor dis­pues­to a ocu­par es­pa­cios y con pri­vi­le­gio pa­ra leer los par­ti­dos.

En un mer­ca­do de pa­ses don­de Pe­ña­rol en re­la­ción a años an­te­rio­res con­tra­tó me­nos y me­jor, to­dos los que lle­ga­ron lo hi­cie­ron pa­ra ser ti­tu­la­res. Gui­ller­mo Va­re­la, Fa­bri­cio For­mi­li­ano, Ma­xi­mi­li­ano Ro­drí­guez, Mat­hías Co­ru­jo y Lu­cas Via­tri son una mues­tra.

Sin em­bar­go Gar­gano ele­vó en se­cre­to su ren­di­mien­to has­ta vol­ver­se in­dis­pen­sa­ble. Su ta­rea no bri­lla, se en­car­ga siem­pre del tra­ba­jo su­cio y lo ha­ce me­jor que mu­chos. Hi­zo re­le­gar a Guz­mán Pe­rei­ra a un rol se­cun­da­rio en el do­ble cin­co y Pe­ña­rol vol­vió a te­ner un vo­lan­te que lo­gra sa­car la pe­lo­ta lim­pia cuan­do in­ten­ta sa­lir ju­gan­do.

Gar­gano, que en­tre­nó al mar­gen ayer en Los Aro­mos por una con­trac­tu­ra en el só­leo, no se ba­ja del clá­si­co. Es la pie­za cla­ve en un fun­cio­na­mien­to co­lec­ti­vo que, lue­go de mu­cho tiem­po, co­mien­za a bri­llar. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.