A fuer­za de go­les abre su pro­pio ca­mino

FRAN­CO LÓ­PEZ TRA­BA­JÓ DES­DE SU IN­FAN­CIA Y A LOS 16 AÑOS VIA­JÓ A PRO­BAR SUER­TE EN LA CA­PI­TAL; TRAS DE­FEN­DER A EL TAN­QUE SISLEY, HOY ANO­TA GO­LES PA­RA CE­RRO Y ES FE­LIZ

El Observador - Referi - - PORTADA - MAR­CE­LO DECAUX twit­ter.com/mar­de­ca­ux

Pay­san­dú lo fue ha­cien­do hom­bre de a po­co. Cre­ció ju­gan­do al baby fút­bol en Co­lón pri­me­ro y des­pués en Cen­te­na­rio, has­ta que su ni­vel era tan bueno que fue lla­ma­do a de­fen­der a la se­lec­ción san­du­ce­ra.

El di­ne­ro no so­bra­ba en su ca­sa ni mu­cho me­nos, pe­ro su ma­dre Lau­ra lla­mó un día a un pro­gra­ma ra­dial y le con­si­guió una be­ca en una es­cue­la pri­va­da, el Cen­tro Cul­tu­ral Nei­ke. Allí pu­do ha­cer los seis años.

Des­pués que co­men­zó el li­ceo pú­bli­co, ya no le fue de­ma­sia­do bien a Fran­co Ló­pez, el de­lan­te­ro de Ce­rro que fue el ta­pa­do de la cuar­ta fe­cha del Clau­su­ra.

Su ma­dre te­nía una es­pe­cie de al­ma­cén-kios­co y él lle­gó a aten­der­lo con una de sus tres her­ma­nas.

“Mi vie­ja cru­za­ba a Co­lón en Ar­gen­ti­na y traía mer­ca­de­ría a gra­nel pa­ra po­der ven­der­la en Pay­san­dú más ba­ra­ta y ha­cer la di­fe­ren­cia”, co­men­tó el fut­bo­lis­ta a Re­fe­rí.

Fran­co di­ce que no co­bra­ba na­da, “pe­ro al me­nos, pi­co­tea­ba al­go de co­mi­da ahí”, se­gún re­cuer­da son­rien­do.

Te­nía 14 años y en su ca­sa vi­vía con su ma­dre, su abue­la y sus tres her­ma­nas. En­tre las dos mu­je­res sos­te­nían la ca­sa ha­cien­do lim­pie­zas co­mo em­plea­das do­més­ti­cas. En­ton­ces un día de­ci­dió ayu­dar a pa­rar la olla.

Con­si­guió tra­ba­jo ha­cien­do la­dri­llos de ba­rro y de­di­can­do más de 10 ho­ras por día, aún con 14 años.

Fa­bri­car esa cla­se de la­dri­llos no es sen­ci­llo y lle­va to­do un pro­ce­so, ex­pli­ca.

“Tra­ba­ja­ba en La Cos­ta­ne­ra de Pay­san­dú y ahí me ti­ra­ban unos man­gos. Te­nía un molde que lle­na­ba de ba­rro. Eso iba al horno un ra­to, des­pués lo sa­ca­ba y lo mo­ja­ba con agua, le agre­ga­ba más ba­rro y es­pe­ra­ba que se­ca­ra. Ca­da la­dri­llo lle­va­ba co­mo una ho­ra”, re­cuer­da Fran­co.

Él que­ría se­guir ju­gan­do al fút­bol y en­ton­ces via­jó a la ca­pi­tal, a la ca­sa de su tío Ro­dol­fo “Mu­do” Ló­pez, quien ju­ga­ba en Mi­ra­mar Mi­sio­nes con Pa­li­to Pe­rei­ra y Pa­pe­li­to Fer­nán­dez, el fa­lle­ci­do Car­los De Cas­tro, Pa­blo Gra­no­che y Dar­win Quin­ta­na, en­tre otros.

Su tío lo co­bi­jó en su ca­sa cuan­do lle­gó con 16 años.

Lue­go de un año, su ma­dre y su abue­la Né­li­da se vi­nie­ron con to­da la fa­mi­lia a vi­vir a Mon­te­vi­deo.

“Es que so­mos muy fa­mi­lie­ros y no que­rían de­jar­me so­lo. Ellas vi­nie­ron pa­ra la ca­pi­tal y con­si­guie­ron tra­ba­jo de em­plea­das do­més­ti­cas, al­go que ya co­no­cían de Pay­san­dú. Mien­tras tan­to, mi tío tam­bién me ban­ca­ba en su ca­sa”, ex­pli­có.

En­tre­nó du­ran­te un año en Mi­ra­mar Mi­sio­nes pe­ro sin fi­char y no que­dó. Lue­go fue a ha­cer una prue­ba a Da­nu­bio, pe­ro du­ran­te dos se­ma­nas es­tu­vo en­gri­pa­do y tam­po­co fue ele­gi­do pa­ra que­dar en el plan­tel de di­vi­sio­nes me­no­res.

“Fue un ba­jón que no sa­lie­ran las co­sas co­mo uno que­ría. La co­sa es­ta­ba di­fí­cil y me que­ría vol­ver a Pay­san­dú. Es­tu­ve a pun­to de ha­cer­lo”, re­cuer­da.

Pe­ro a los po­cos días, su tío es­cu­chó en una emi­so­ra de ra­dio que El Tan­que Sisley bus­ca­ba as­pi­ran­tes pa­ra Cuar­ta di­vi­sión. Se pre­sen­tó y fue ele­gi­do.

Hi­zo un año de Cuar­ta, uno de Ter­ce­ra, has­ta que lo as­cen­die­ron a Pri­me­ra, con la que tu­vo bue­nas y ma­las.

Lo hi­zo de­bu­tar Raúl Mö­ller con­tra Wan­de­rers en Flo­ri­da.

“Fue una mez­cla de to­do por­que se me cru­zó por la ca­be­za aque­lla vez que me qui­se vol­ver a Pay­san­dú, y el he­cho de po­der de­bu­tar en Pri­me­ra. Mi vie­ja y mi abue­la ha­bían he­cho mu­cho por mi ca­rre­ra co­mo fut­bo­lis­ta. Me pa­ga­ban el bo­le­to, me com­pra­ban los za­pa­tos de fút­bol, en­ton­ces en­ten­dí que era el mo­men­to pa­ra de­vol­ver­les to­do lo que ha­bían he­cho”, in­di­có.

En El Tan­que le to­có des­cen­der con el To­la An­tú­nez co­mo téc­ni­co, pe­ro tam­bién as­cen­dió sien­do go­lea­dor en Se­gun­da di­vi­sión con el ar­gen­tino Da­río Tem­pes­ta. To­do en seis me­ses, por­que jus­to en la A se ju­ga­ba el Uru­gua­yo Es­pe­cial.

Jus­to di­ce que Tem­pes­ta fue quien le dio la con­fian­za ne­ce­sa­ria pa­ra asen­tar­se co­mo ju­ga­dor, aun­que tam­bién re­cuer­da a otro téc­ni­co, Ignacio Ordóñez, de la Cuar­ta.

“En El Tan­que pa­sa­mos mo­men­tos eco­nó­mi­cos muy di­fí­ci­les ya es­tan­do en Pri­me­ra. No nos pa­ga­ban, nos ba­ñá­ba­mos con agua fría en el De­lla Va­lle y cuan­do as­cen­di­mos, si no re­cu­rría­mos a la Mu­tual, no nos hu­bie­ran pa­ga­do el pre­mio”, aña­dió.

Pa­ra él, pa­sar a Ce­rro fue un sal­to gran­de. “Fue un cam­bio brus­co por­que es otra co­sa. La ro­pa que nos dan, el pa­go al día, uno pue­de vi­vir más tran­qui­lo”.

Ha­ce un tiem­po se mu­dó de la Unión –en don­de vi­vía con su tío– y hoy vi­ve en el Bu­ceo con su ma­dre, su abue­la, sus tres her­ma­nas, la pa­re­ja de una de es­tas y sus dos so­bri­nos, Lo­ren­zo –de dos años– y Maia –de cuatro–, a quie­nes dos por tres lle­va a pa­sear a al­gún par­que.

“En mi dor­mi­to­rio duer­mo con mi abue­la y mi her­ma­na me­nor de 18 años”, ex­pli­ca. “En­tre to­dos, nos di­vi­di­mos los gas­tos, pe­ro de al­gu­na ma­ne­ra, me sien­to el hom­bre de la ca­sa”, agre­ga.

Tie­ne ga­nas de ter­mi­nar el li­ceo y des­pués ha­cer un cur­so de téc­ni­co o pre­pa­ra­dor fí­si­co, por­que le gus­ta­ría se­guir en el fút­bol.

Hoy Fran­co es fe­liz en Ce­rro y es­pe­ra se­guir cre­cien­do. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.