Pe­ña­rol sa­be lo que quie­re y no fa­lla

EL AU­RI­NE­GRO SE SOLIDIFICÓ EN LO CO­LEC­TI­VO, AFIANZÓ SU ES­TRUC­TU­RA MÁS ALLÁ DE LAS INDIVIDUALIDADES, Y CUANDO MI­RA HA­CIA ADE­LAN­TE OBSERVA UN FU­TU­RO PRO­ME­TE­DOR

El Observador - Referi - - PORTADA - MAR­CE­LO DECAUX twit­ter.com/mar­de­ca­ux

Pe­ña­rol no sin­tió los 20 días sin fút­bol y lo más im­por­tan­te es que se mos­tró co­mo un con­jun­to se­rio, bien plan­ta­do en la cancha, con mu­chas as­pi­ra­cio­nes, con dis­tin­tas al­ter­na­ti­vas pa­ra lle­gar al gol y pa­ra ju­gar el fút­bol que quie­re. En po­cas pa­la­bras, el gru­po se con­so­li­dó y le va ga­nan­do a lo in­di­vi­dual.

El análisis va más allá de los seis triun­fos con­se­cu­ti­vos, de la pun­ta en es­te Clausura que le son­ríe. Es­te equi­po au­ri­ne­gro ha mos­tra­do co­sas muy in­tere­san­tes en sus úl­ti­mos com­pro­mi­sos y con­tra Fé­nix, fue su me­jor pro­duc­ción.

Que­dó de­mos­tra­do que el gran es­fuer­zo eco­nó­mi­co que se hi­zo pa­ra traer a ju­ga­do­res de re­nom­bre tu­vo su de­vo­lu­ción. Por­que to­dos rin­den, to­dos jue­gan, to­dos co­la­bo­ran en es­te pro­ce­so exi­to­so.

Y lo que es me­jor pa­ra los di­ri­gi­dos por Leonardo Ra­mos es que pa­re­ce que se co­no­cie­ran des­de ha­ce mu­cho tiem­po cuando en reali­dad no es así.

Pe­ña­rol tie­ne una ba­se de un equi­po ti­tu­lar que ca­si no se to­ca, pe­ro cuando fal­tan fi­gu­ras ti­tu­la­res que son re­so­nan­tes – co­mo ocu­rrió el otro día con las au­sen­cias del Ce­bo­lla Ro­drí­guez, quien es­tá en la se­lec­ción, o de Fa­bián Es­to­ya­noff, sus­pen­di­do–, po­cos se acor­da­ron de ellos.

Y ese es un gran atri­bu­to que tie­ne es­te equi­po: cuen­ta con un plan­tel ri­co y el que en­tra, en la ma­yo­ría de los ca­sos, su­ma.

De atrás pa­ra ade­lan­te

En to­das sus lí­neas, Pe­ña­rol tie­ne fut­bo­lis­tas des­ta­ca­dos que con el pa­so de los en­cuen­tros van ga­nan­do rit­mo y me­jor pro­duc­ción.

1) Si se ha­bla de la de­fen­sa, hay que co­men­zar con los dos avio­nes que tie­ne por las ban­das. Tan­to Gui­ller­mo Varela por de­re­cha co­mo Lu­cas Hernández por iz­quier­da son fun­da­men­ta­les, so­bre to­do cuando cru­zan la mi­tad de la cancha con pe­lo­ta do­mi­na­da. An­te Fé­nix, fue­ron fi­gu­ras.

Algo si­mi­lar ocu­rre con Fa­bri­cio For­mi­li­ano –quien el sá­ba­do con­vir­tió su pri­mer gol en los au­ri­ne­gros–, que ha de­mos­tra­do una gran ca­pa­ci­dad en el jue­go aé­reo tan­to de­fen­si­vo co­mo ofen­si­vo cuando le ha to­ca­do su­bir. Del Ca­chi­la Arias se ha es­cri­to mu­cho y bien, aun­que el otro día se equi­vo­có y se hi­zo ex­pul­sar ton­ta­men­te cuando se ga­na­ba 3-0 con co­mo­di­dad, so­lo por ir a dis­cu­tir una ju­ga­da.

“Esas co­sas no nos gus­tan, pe­ro ya se ha­bló y él re­co­no­ció su error”, di­jo Ra­mos en la con­fe­ren­cia de pren­sa.

2) En la mi­tad de la cancha apa­re­ce la me­jor con­tra­ta­ción has­ta el mo­men­to: Wal­ter Gar­gano. De a po­co, se ha ido afian­zan­do en el equi­po de Ra­mos y le da un to­que de dis­tin­ción al jue­go car­bo­ne­ro. To­ca de pri­me­ra, ha­bi­li­ta a sus com­pa­ñe­ros y has­ta se ani­ma de ti­ro li­bre. El pa­lo le ju­gó en con­tra es­ta vez.

Pe­ro no so­lo él. Guz­mán Pe­rei­ra, quien mu­chas ve­ces en­tró en un cono de som­bras, ju­gó uno de sus me­jo­res par­ti­dos co­mo do­ble 5 y mos­tró que es­tá afian­za­do. An­te Ram­pla, con el re­torno del Ce­bo­lla, se­gu­ra­men­te vuel­va al ban­co, pe­ro es un re­cam­bio de lu­jo cuando an­da en­chu­fa­do.

Un acier­to de Ra­mos fue co­lo­car a Die­go Ros­si –de­lan­te­ro ne­to– co­mo vo­lan­te por afue­ra. Des­de que lo hi­zo, el fut­bo­lis­ta le ha ren­di­do muy bien. Sa­be con la pe­lo­ta, en­ca­ra y tam­bién lle­ga al gol. Lle­va ocho en es­ta tem­po­ra­da.

Por el ca­rril opues­to, Gas­tón Ro­drí­guez apro­ve­chó es­ta vez la opor­tu­ni­dad de ser ti­tu­lar y se co­mió la cancha. Hi­zo un sur­co por la zur­da y nun­ca lo pu­die­ron ban­car. Fue otra de las fi­gu­ras.

3) En ma­te­ria ofen­si­va to­dos es­pe­ra­ban el gol de Lu­cas Via­tri, que se ha­bía ne­ga­do por cin­co en­cuen­tros. Ni bien em­pe­zó el par­ti­do an­te Fé­nix, tu­vo un pe­nal y el ar­que­ro Da­río De­nis se lo con­tu­vo. Mu­chos pen­sa­ron que se po­dría caer aními­ca­men­te, pe­ro si­guió con su jue­go y en­con­tró el gol que tan­to es­pe­ra­ba. Eso de­mues­tra lo fuer­te que es des­de el pun­to de vis­ta psi­co­ló­gi­co.

De Ma­xi­mi­li­ano Ro­drí­guez es­tá ca­si to­do es­cri­to. Si bien el otro día no fue fi­gu­ra des­co­llan­te, es un fut­bo­lis­ta que ha­ce un jue­go in­te­li­gen­te, que ro­ta por to­do el fren­te de ata­que y que siempre es­tá cer­ca del pe­li­gro pa­ra el ar­co de en­fren­te. Es otra de las gran­des con­tra­ta­cio­nes au­ri­ne­gras pa­ra la se­gun­da mi­tad del año.

Pe­ro el equi­po tam­bién fun­cio­na en otros as­pec­tos. Por ejem­plo, los dos pri­me­ros go­les lle­ga­ron de pe­lo­ta quie­ta. Eso es algo que se tra­ba­ja en Los Aro­mos, no hay na­da im­pro­vi­sa­do.

Pe­ña­rol apro­bó con no­ta sus pri­me­ros seis par­ti­dos, pe­ro so­bre to­do los úl­ti­mos dos en los que ju­gó muy bien, tan­to el clá­si­co co­mo an­te Fé­nix. De se­guir así, con­so­li­dán­do­se ca­da vez más en la cancha, pi­san­do a los ri­va­les fut­bo­lís­ti­ca y fí­si­ca­men­te, se­rá un can­di­da­to más fir­me a me­di­da que pa­sen los par­ti­dos. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.