Mi­lán, el fu­tu­ro de la vio­la se ade­lan­tó

FA­CUN­DO MI­LÁN RE­CI­BIÓ UNA LLA­MA­DA A FI­NES DEL AÑO PA­SA­DO: ERA CÉ­SAR SAN­TOS –QUIEN FA­LLE­CIÓ DOS DÍAS DES­PUÉS–, DI­CIÉN­DO­LE QUE NO SE SOR­PREN­DIE­RA SI EN 2017 DE­BU­TA­BA EN PRI­ME­RA

El Observador - Referi - - PORTADA - MAR­CE­LO DECAUX twit­ter.com/mar­de­ca­ux

To­da su fa­mi­lia es de Da­nu­bio. Su pa­pá na­ció fren­te a Jar­di­nes del Hi­pó­dro­mo. Su abue­lo tra­ba­ja en la car­ni­ce­ría San Pablo, que es­tá tam­bién fren­te al cam­po de jue­go de los da­nu­bia­nos.

La his­to­ria de Fa­cun­do Mi­lán em­pie­za ahí. En esa ba­rria­da que lle­vó a que de­fen­die­ra a tres equi­pos de baby fút­bol: Itu­zain­gó, Pri­ma­ve­ra y Po­ten­cia.

Cuando te­nía 9 años, el pro­fe­sor Ro­dri­go Cas­tro –ami­go de su pa­dre– lo fue a ver de­fen­dien­do a Pri­ma­ve­ra y se lo re­co­men­dó na­da me­nos que a Cé­sar San­tos, un pró­cer de De­fen­sor Spor­ting, quien es­tu­vo 30 años al fren­te de la es­cue­li­ta de las ju­ve­ni­les vio­le­tas, ade­más de ha­ber si­do el pre­pa­ra­dor fí­si­co del his­tó­ri­co De­fen­sor de 1976 que ter­mi­nó con la he­ge­mo­nía de los gran­des.

“Día por me­dio me lla­ma­ba. Hi­ci­mos una gran amis­tad. Me lla­mó el 31 de di­ciem­bre y me di­jo que no me sor­pren­die­ra si de­bu­ta­ba en Pri­me­ra en 2017, que se­gu­ra­men­te no se­gui­ría en sub 16. Yo me pu­se muy con­ten­to. Pe­ro él no me di­jo que es­ta­ba in­ter­na­do, no qui­so preo­cu­par­me y se mu­rió dos días des­pués”, ex­pli­có Fa­cun­do a Re­fe­rí, quien con ape­nas 16 años de­bu­tó el do­min­go con De­fen­sor Spor­ting y anotó los dos go­les pa­ra ven­cer a Pla­za Co­lo­nia.

La muer­te de San­tos fue un gol­pe muy fuer­te pa­ra es­te chi­qui­lín. “Era co­mo su pre­fe­ri­do. Mi vie­jo no me de­jó ir al ve­lo­rio por­que me veía de­pri­mi­do. Me vi­ne aba­jo aními­ca­men­te por­que dos días an­tes ha­bía­mos ha­bla­do por te­lé­fono y no po­día creer que hu­bie­ra fa­lle­ci­do”, in­di­có.

Al po­co tiem­po de lle­gar a De­fen­sor, ojea­do­res de Da­nu­bio qui­sie­ron lle­vár­se­lo. Si bien to­da su fa­mi­lia es hin­cha de ese club, su pa­dre –pe­se a que él so­lo te­nía 9 años–, lo de­jó ele­gir. “El que de­ci­de sos vos”, le di­jo. Y Fa­cun­do, que se crió en­tre hin­chas fran­jea­dos y en el ba­rrio, pre­fi­rió que­dar­se en los vio­le­tas.

“Es­ta­ba có­mo­do en la es­cue­li­ta de De­fen­sor. Me tra­ta­ban muy bien”, ex­pli­có Fa­cun­do.

Pe­ro tam­bién Pe­ña­rol y Na­cio­nal fue­ron por él por­que ya a esa edad de­mos­tra­ba un gran ni­vel go­lea­dor. Y se que­dó.

Lle­va un his­to­rial de to­dos sus go­les, que has­ta aho­ra son 118 en ju­ve­ni­les, más los dos del do­min­go en Pri­me­ra.

Em­pe­zó en la sub 13 y lo subie­ron a Sép­ti­ma con me­nos edad. Hi­zo seis go­les y al año si­guien­te fue go­lea­dor de esa di­vi­sio­nal con 34 ano­ta­cio­nes. Luego en Sex­ta, vol­vió a ser má­xi­mo ar­ti­lle­ro, na­da me­nos que con 49 tan­tos, mien­tras que en sub 16 lle­va­ba 29 en 17 par­ti­dos. Lle­va 19 hat tricks y tie­ne las 19 pe­lo­tas. En­ton­ces, lo lla­ma­ron a la se­lec­ción sub 17, en la que tam­bién era uno de los me­no­res por edad. Ju­gó un en­cuen­tro por el Sud­ame­ri­cano an­te Chi­le.

En­tien­de que con­tra Da­nu­bio “es un clá­si­co de in­fe­rio­res. Hay más ri­va­li­dad que en Pri­me­ra. Nun­ca le hi­ce me­nos de dos go­les ca­da vez que lo en­fren­té. En uno, le hi­ce cua­tro en Sex­ta di­vi­sión”.

Al­ter­nó un par­ti­do en Ter­ce­ra con­tra Sud Amé­ri­ca y fue as­cen­di­do a en­tre­nar con la Pri­me­ra. Lo hi­zo du­ran­te tres se­ma­nas. El téc­ni­co Eduar­do Ace­ve­do le ha­bía di­cho que en dos me­ses lo iba a ha­cer de­bu­tar, pe­ro no es­pe­ró y fue es­te pa­sa­do fin de se­ma­na. La pa­la­bra de Cé­sar San­tos se cum­plió.

“Des­de que me con­vo­có el en­tre­na­dor pa­ra el par­ti­do an­te Pla­za, es­tu­ve muy an­sio­so. Los com­pa­ñe­ros me ayu­da­ron mu­cho a es­tar tran­qui­lo”, in­di­có. Pe­ro tam­bién esos pro­pios com­pa­ñe­ros cum­plie­ron con el ri­to ín­ti­mo y le ra­pa­ron la mi­tad de la ca­be­za. Lo hi­zo el ar­que­ro Gas­tón “Mo­ne­da” Ro­drí­guez. En Co­lo­nia otros fut­bo­lis­tas lo ayu­da­ron a pe­lar­se.

“Cuando fui a en­trar, Eduar­do me di­jo: ‘No te­nés que de­mos­trar na­da, ni a mí ni a na­die. Ha­cé lo que sa­bés, ahí cer­ca del área, trian­gu­lar y postear’”, re­cor­dó.

Has­ta que lle­gó el pri­mer gol que abrió un par­ti­do muy ce­rra­do en Co­lo­nia: “No me sa­lía el gri­to. No lo po­día creer. Que­ría gri­tar ¡gol!, pe­ro no lo con­se­guía. Lo gri­té re­cién cuando mis com­pa­ñe­ros me abra­za­ron”.

El óm­ni­bus en el re­torno a Mon­te­vi­deo era una fies­ta por el triun­fo y él era mo­ti­vo de to­do ti­po de bro­mas.

Ad­mi­ra a Luis Suá­rez. “Lo mi­ro pa­ra apren­der. Veo có­mo se mue­ve y la po­ten­cia que tie­ne”.

A su vez, le con­tó a Re­fe­rí que hoy irá al Cen­te­na­rio a ver a Uru­guay: “Ya es­ta­mos aden­tro del Mun­dial”, sos­tu­vo.

Fa­cun­do es­tu­dia en el li­ceo 37 y cur­sa quin­to año Hu­ma­nís­ti­co. Quie­re se­guir ad­mi­nis­tra­ción de em­pre­sas.

“Me gus­ta y hay que es­tu­diar siempre, si no, en ca­sa me ma­tan. Pri­me­ro es­tá el es­tu­dio”, di­ce. Ade­más, su hermana Belén de­jó la va­ra muy al­ta. Con so­lo 19 años ya es­tá en ter­ce­ro de Fa­cul­tad de Me­di­ci­na. Quie­re ser anes­te­sis­ta: “La ten­go co­mo ejem­plo y me po­ne pre­sión (son­ríe). Es que pa­só de pri­me­ro a cuar­to de li­ceo ¡con 12! Yo soy bueno, pe­ro no lle­go a tan­to”.

Se am­pa­ra en su fa­mi­lia. “La fa­mi­lia es el 80% de to­do. Te acon­se­jan con la ver­dad. Es im­por­tan­te es­cu­char”, di­ce.

Ha­ce un par de me­ses se ofre­ció pa­ra ser al­can­za­pe­lo­tas en el Fran­zi­ni de los par­ti­dos de Pri­me­ra.

“Me gus­ta­ba es­tar ahí, al la­do de los ju­ga­do­res pa­ra ver có­mo era el am­bien­te”, ad­mi­tió. Hoy lo vi­ve des­de aden­tro. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.